UN PEREGRINO NOSTALGICO

Por el Hno. Johannes Evangelist Gossner
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

“Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor: No calles á mis lágrimas; Porque peregrino soy para contigo, Y advenedizo, como todos mis padres. Déjame, y tomaré fuerzas, Antes que vaya y perezca.” Salmo 39:12-13

Todos ellos sintieron y sienten que aquí no estaban en casa. Todos ellos sintieron y sienten nostalgia, ellos se denominan a sí mismos como extranjeros y peregrinos, quienes fueron ordenados soportar por un tiempo la estadía en este suelo y tierra extranjera, pero que no podían resistir un anhelo por ir a su patria.

Aquellos que tienen a su patria querida en su corazón, no pueden ser completamente feliz en ningún otro lado como estando en ella. No importa lo bien que les vaya en el país donde habiten, no pueden olvidarla.

¡Feliz es aquel que se siente un extraño aquí! ¡Feliz es aquel que nunca está bien aquí! sino solo en la medida en que tiene su caminar en lugares celestiales.

A pesar de que aquí muchas alegrías sonrían a los herederos del cielo, de todos modos ellos piensan: No, esto es muy diferente, aquí todo es nada, ¡si solamente yo estuviese en casa!

Este mundo aquí es nada más que pruebas y juicio, y sólo en el sentido de que ellos están siendo refinados para ir a casa, es que por la gracia de Dios, ellos están a gusto aquí.

Esto es porque ningún hijo que no ha sido probado, ningún hijo sin corrección es recibido, aceptado ni admitido allí.

Esto los impulsa al presente a rogar: Padre, déjame solo por un momento, alivia mi castigo un poco, para que pueda recuperar fuerza, antes de ir ahí.

Un suspiro y clamor por misericordia, un anhelo por "ver el sol romper a través de las nubes," y así poder ver algo del cielo sereno de las maravillas de su tierra natal.

Habiendo sido bendecido con las arras del Espíritu Santo, el corazón de ellos se abre paso hacia su tierra natal, pues su derecho de hijo y la herencia prometida son seguros.

“Porque no tenemos aquí ciudad permanente, mas buscamos la por venir.” Hebreos 13:14



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.