UN HOMBRE NO UN MITO

Por el Hno. Thomas Bradbury
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

Demos un vistazo a Job en la manera que él es registrado en las Sagradas Escrituras. Muchos nos dicen que él es un mito, eruditos sabihondos dicen eso, pero no les creemos.

El Espíritu Santo declara: “…HUBO un varón en tierra de Hus…" no un mito, y en Ezequiel 14 Él registra: “Si estuvieren en medio de ella estos tres varones, Noé, Daniel, y Job, ellos por su justicia librarán su vida, dice el Señor Jehová." (v. 14)

Dios es claro al decir: “HUBO un varón en tierra de Hus, llamado Job…" y pon atención a la descripción que el Espíritu Santo da de él cuando registra: “…y era este hombre perfecto y recto, y temeroso de Dios, y apartado del mal.” Job 1:1

Job fue perfecto porque él había recibido la perfección de su Redentor. El fue recto en la rectitud e integridad de su Mediador. El fue temeroso de Dios esperando cada día de su vida, ser rescatado del mal y del error.

Job fue grandiosamente rico, “…y era aquel varón grande más que todos los Orientales.” Job 1:3 Dios por medio de este registro nos enseña que no es pecado tener riquezas materiales, que no hay maldad en el dinero, sino en el amor al dinero.

Es por eso que Dios ha dejado registrado que: “Porque el amor del dinero es la raíz de todos los males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.” 1Timoteo 6:10

De acuerdo a las Sagradas Escrituras, las riquezas materiales son un regalo abundante de parte de Dios sobre los hombres y registra:

Arriba ^

“Las riquezas y la gloria están delante de ti, y tú señoreas á todos: y en tu mano está la potencia y la fortaleza, y en tu mano la grandeza y fuerza de todas las cosas.” 1Crónicas 29:12

También amonesta: “No confiéis en la violencia, Ni en la rapiña; no os envanezcáis: Si se aumentare la hacienda, no pongáis el corazón en ella.” Salmo 62:10

Pon mucha atención a esto, yo hablo honestamente cuando digo que no me opongo al incremento de riquezas materiales, pero oro a Dios me mantenga lejos de anhelarlas.

El hecho de que Job era rico materialmente, lo puso en el camino de la tentación y cuando vino el tiempo de ser desnudado de ellas, él sin duda lo sintió profundamente.

Aun así, por la gracia que Dios implantó en él, con todo su dolor, preocupación, descontento y asombro dentro de sus entrañas, como también la acusación de personas a su rededor, “…no pecó Job, ni atribuyó á Dios despropósito alguno.” Job 1:22

Sino que con buen corazón y consentimiento exclamó: “…Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo tornaré allá. Jehová dió, y Jehová quitó: sea el nombre de Jehová bendito.” Job 1:21

El Espíritu de Dios habitó bienaventuradamente en Job y como el fiel Testigo al convenio de gracia eterno, no dejará de animar y confirmar a todos aquellos que han sido traídos dentro de la asociación espiritual a participar de los sufrimientos de Cristo y Su Soberanía.

Arriba ^