TRINIDAD

Por J. H. Moore -publicado en 1914-
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Dios en algunos de los capítulos ha hecho una reseña frecuente a la Trinidad, la unión de las tres personas (El Padre, El Hijo y el Espíritu Santo) en la deidad de Dios.

De la manera que Dios mismo se presenta en Su Sagrada Escritura, El Padre, El Hijo y el Espíritu Santo poseen la misma divinidad y al mismo tiempo personalmente son distintos el uno del otro.

En un determinado, y muy importante sentido, los tres Son uno. Y sin embargo, en otro sentido igualmente importante, ellos Son tres.

No puede haber ninguna duda sobre Su unidad. En todos los asuntos del universo, Ellos trabajan en conjunto con una unidad que está más allá de la comprensión del ser humano.

Incluso en la creación los encontramos trabajando juntos y leemos: “Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza…” Génesis 1:26

Las palabras traducidas a “…hagamos…” y “…nuestra…” están en plural y señalan la pluralidad de la Deidad de Dios.

Dios también registra en el segundo verso: “…y el Espíritu de Dios se movía sobre la haz de las aguas.” mencionando directamente a ambos, al Espíritu y al Padre estando juntos al principio de la creación.

Yendo al libro inspirado a Juan, Dios refiriéndose a Cristo en este mismo período de creación, registra esta declaración: “Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fué hecho.” Juan 1:3

Y acentúa esta enseñanza cuando registra:

“En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados:
El cual es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura.
Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles é invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fué criado por él y para él.”
Colosenses 1:14-16

Por la gracia de Dios que nos permite entender Su Palabra por medio de Su Palabra, llegamos a aprender que el “…hagamos…” y el “…nuestra…” significan El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

Dios también en el Nuevo Testamento claramente manifiesta y registra a los Tres en el bautismo de Jesús, y leemos:

“Y Jesús, después que fué bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
Y he aquí una voz de los cielos que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo contentamiento.”
Mateo 3:16-17

En el libro a través de Pedro, encontramos mención al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo cuando Dios registra:

“PEDRO, apóstol de Jesucristo, á los extranjeros esparcidos en Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asia, y en Bithinia,
Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sea multiplicada.”
1Pedro 1:1-2

Y en los versos concluyentes del 2do libro a los Corintios leemos:

“La gracia del Señor Jesucristo, y el amor de Dios, y la participación del Espíritu Santo sea con vosotros todos. Amén…” 2Corintios 13:13

En una ocasión Cristo Jesús dijo: “Yo y el Padre una cosa somos.” Juan 10:30

Y reitera la misma verdad al declarar: “Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo á ti vengo. Padre santo, á los que me has dado, guárdalos por tu nombre, para que sean una cosa, como también nosotros.” Juan 17:11

Al mismo tiempo que Dios registra que Cristo, El Espíritu y El Padre Son uno, registra que cada uno hace Su obra al declarar:

“Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora obra, y yo obro.” Juan 5:17

Por medio de estos y otros versos, Dios en Su gran misericordia para con Sus escogidos, permite que ellos aprendan sobre la unidad de la pluralidad en Su Deidad, en la cual se encuentra El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.