TE BUSCARE TEMPRANO

Por The Leisure Hour Volume5
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Muchos cristianos se privan de un importante medio de la gracia debido a que pierden las primeras horas del día en reposo indiferente.

Temprano en la mañana existe una sensación de frescura y quietud, la cual predispone al creyente a la adoración. Su calma serena apacigua y da apoyo al alma que se encuentra en comunión íntima con Dios.

El siguiente extracto puede contener algunas sugerencias provechosas:

Es remarcable la cantidad de ejemplos de levantarse temprano que Dios nos ha dejado en las Sagradas Escrituras. Cualquiera de nosotros puede tomar una concordancia y buscar los pasajes donde Dios registra esto, y quedará sorprendido por su número.

“DIOS, Dios mío eres tú: levantaréme á ti de mañana: Mi alma tiene sed de ti, mi carne te desea, En tierra de sequedad y transida sin aguas.” Salmo 63:1

“Con mi alma te he deseado en la noche; y en tanto que me durare el espíritu en medio de mí, madrugaré á buscarte: porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.” Isaías 26:9

Si nuestro deber es obedecer lo que Dios nos enseña en Su Palabra, ¿no son los ejemplos de este tipo, obligatorios en la vida de cada persona que profesa tener fe en Cristo?

Abraham se levantó muy temprano en la mañana para ofrecer el sacrificio. Y el salmista es inspirado a clamar:

“Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré á ti, y esperaré.” Salmo 5:3

¿No debemos los cristianos levantarnos temprano para adorar a primera hora al Todopoderoso Dios, dar gracias por Sus promesas y rogar Su misericordia?

“Y todo el pueblo venía á él por la mañana, para oirle en el templo.” Lucas 21:38

“Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino á él: y sentado él, los enseñaba.” Juan 8:2

“Y EL primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las drogas aromáticas que habían aparejado, y algunas otras mujeres con ellas.” Lucas 24:1

Y si estas mujeres vinieron temprano en muy demañana al sepulcro, ¿no debemos ahora nosotros también ir muy demañana a buscar comunión con el Señor resucitado?

Cristiano, ¿cuando eres más propenso a descuidar la oración, o llevarla a cabo a toda prisa y sin provecho? ¿No es cuando omites levantarte temprano?

¿Cuando te sientes más propenso a descuidar la lectura de la Biblia? ¿Cuándo ojeas Sus páginas sagradas con negligencia? ¿No es cuando actúas perezosamente, y pierdes horas preciosas en reposo indolente?

¿En qué momento es que podemos examinar detenidamente la Palabra de Dios con alegría, y clamar a Su nombre con fervor? ¿No es cuando nos levantamos temprano, para buscar Su rostro en comunión y traemos nuestro sacrificio a Su trono muy de mañana?

Tanto en la naturaleza como también en Su Sagrada Escritura, Dios nos indica el valor de la meditación, la lectura y la oración en la mañana.

Entonces, no descuides el conjunto de sus indicaciones, pues con los registros de las experiencias de otros cristianos que Dios nos ha dejado, nos muestra los beneficios de levantarse temprano.

Ora al Todopoderoso que en el alba Él te convoque de tu cama diariamente, y que la creación de la mañana atestigüe de tu devoción a Dios, mientras suplicas que el Sol de justicia (Cristo) surja en ti con la salud que es encontrada en Su Palabra.

De allí que tu cuerpo espiritual será fortalecido y tu alma prosperará: “¿Quién es sabio y guardará estas cosas, Y entenderá las misericordias de Jehová?” Salmo 107:43



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.