SEA YO ENCONTRADO VIVIENDO PARA TODA LA ETERNIDAD

Por Augustus Toplady
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Padre, no vengo a ti confiando en mi propia justicia, sino que siento y confieso que no merezco siquiera recoger las migajas debajo de tu mesa.

Por tu gracia Padre, solo en ti busco ser justificado, y solo en ti me glorío. ¡En tu incomprensible misericordia me permites traer mis pecados, mis cargas, a mi mismo y todo, a la Gran propiciación de tu gracia!

¡Ruego y suplico que me laves en tu propia sangre (me des tu Vida), me cubras con tu justicia, me selles y me hagas parte del pueblo santo que te sirve por medio de tu Santo Espíritu!

Aunque esta es mi súplica y canción - Señor, sé que no soy digno de entrar bajo tu techo ni de que entres en el mío. Pero el Cordero que fue inmolado es digno, y cada partícula de esperanza en mi se centra en Él, en Su convenio, en Su obediencia, en Su humillación, en Su sacrificio, y en Su exaltación.

Porque las arras de Su agonía quitan mis maldades. Por las arras de Su justicia, me recibe en gracia. Y en el manto de Su mérito imputado, sea yo encontrado viviendo para la gloria de toda la eternidad.

“Y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.” Apocalipsis 5:9



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.