¿SABE UD SI DIOS LO AMA?

“Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré. Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” Romanos 9:15-16

fuentedsabiduria@hotmail.com

P. A veces me pregunto si Dios me ama. Además, si Él es un Dios de amor, ¿por qué hay tanto sufrimiento y dolor en el mundo?

R. En Su decreto la Biblia, Dios explica que la causa de todo ese sufrimiento y dolor son nuestros pecados. Es cierto que en Su Sagrada Escritura, Su Ley, Él revela Su amor hacia el mundo entero, y lo explica así:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” Juan 3:16

Al mismo tiempo Dios declara que:

“Abominación es a Jehová el camino del impío; mas él ama al que sigue la justicia.” Proverbios 15:9

“Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas la senda de los malos perecerá.” Salmo 1:6

P. Pero yo no soy un malvado, soy una persona decente, una persona moral. Estoy seguro que lo bueno que he hecho en esta vida excede a mis errores y a toda mi maldad. ¿Cómo pueden esos versículos aplicarse a mí en particular?

R. De acuerdo al parámetro y los estatutos de la justicia de Dios, aún la persona más moral es vista por Él; como un vil pecador que va camino a la perdición eterna.

Dios en Su Palabra enseña que nadie es lo suficientemente bueno en sí mismo para ir al cielo. Al contrario, todos somos pecadores y culpables delante de Sus ojos y lo explica así:

“Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda. No hay quien busque a Dios.” Romanos 3:10-11

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Jeremías 17:9

“Hay camino que al hombre parece derecho; Empero su fin son caminos de muerte.” Proverbios 14:12

P. Bueno, si delante de Dios soy tan malvado, tan vil pecador, ¿qué va a hacer Dios conmigo?

R. Dios en Su Santa Palabra nos enseña que cuando llegue el fin del mundo, todos los que no estén bajo Su Maravilloso Plan de Salvación, sufrirán toda Su ira y serán destruídos por siempre.

“Porque fuego se ha encendido en mi ira y arderá hasta las profundidades del Seol; devorará la Tierra y sus frutos, y abrazará los fundamentos de los montes.
Yo amontonaré males sobre ellos; emplearé en ellos mis saetas.
Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente y de peste amarga; diente de fieras enviaré también sobre ellos, con veneno de serpientes de la tierra.”
Deuteronomio 32:22-24

“El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el tiempo y el juicio conoce el corazón del sabio.
Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio; mas el trabajo del hombre es grande sobre él;”
Eclesiastés 8:5-6

P. ¡Oh, vamos! Con seguridad las cosas no están tan malas. No creo que Dios vaya a destruír y quemar al hombre y al planeta. No creo que sean así de terrible las cosas.

R. En verdad las cosas están así de malas y Dios asevera, afirma y ratifica lo que ha declarado.
En Su Palabra nos dice que el tiempo de Su juicio cuando Él ponga a este mundo bajo un infierno literal por cinco meses, será terrible.
Después de eso Él destruirá este mundo y todo en el con fuego.

“Y le fué dado que no los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión, cuando hiere al hombre.” Apocalipsis 9:5

“Así será el fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán á los malos de entre los justos,
Y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
Mateo 13:49-50

“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy presuroso; voz amarga del Día de Jehová; gritará allí el valiente.
Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento,
Día de trompeta y de algazara, sobre las ciudades fuertes, y sobre las altas torres.
Y atribularé los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová: y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.
Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová; pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo: porque ciertamente consumación apresurada hará con todos los moradores de la tierra.”
Sofonías 1:14-18

“…cuando se manifestará el Señor Jesús del cielo con los ángeles de su potencia,
En llama de fuego, para dar el pago á los que no conocieron á Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;
Los cuales serán castigados de eterna perdición por la presencia del Señor, y por la gloria de su potencia,”
2Tesalonicenses 1:7-9

P. ¡Eso es terrible! ¿Por qué es que Dios destruirá al hombre?

R. Porque Dios creó al hombre con la responsabilidad de dar cuenta de todas sus acciones. La perfecta justicia de Dios demanda pago por los pecados cometidos.

“Porque la paga del pecado es muerte…” Romanos 6:23

“Por cuanto todos pecaron, y están distituídos de la gloria de Dios;” Romanos 3:23

“Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.” Mateo 12:36

P. ¡Eso es horrible! Pero, ¿ofrece Dios en Su Palabra alguna esperanza por la cual una persona pueda escapar la destrucción que se avecina?

R. Sí, por Su inmensa misericordia Dios mismo se ofreció como substituto y soportó todo el castigo de la agria y vergonzosa destrucción merecida por todo aquel quién Él decidió salvar.

“Al que no conoció pecado, por nosotros [el Padre] lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.“ 2Corintios 5:21

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” Isaías 53:6

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.” Isaías 53:5

“Porque primeramente os he enseñado lo que así mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.”
1Corintios 15:3-4

P. Pero, ¿cómo puedo alcanzar esa salvación? ¿Cómo asegurarme de que Cristo llegue a ser mi substituto y así escapar la destrucción eterna?

R. Ningún ser humano de su propia fuerza o voluntad, puede hacer algo por obtener o alcanzar la salvación que Dios ofrece.
Pero gracias a Su inmensa misericordia, Él ha permitido que leyendo Su Palabra, de acuerdo a Su voluntad, muchos puedan escucharle espiritualmente, creer lo que declara en Ella y clamar que tenga misericordia de ellos para salvación.

“Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” Romanos 10:17

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.” Juan 3:36

“Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, á los que creen en su nombre:
Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.”
Juan 1:12-13

P. Pero, dígame: ¿qué significa creer en Él? Si yo acepto todo lo que la Biblia dice acerca de Cristo como Salvador, ¿seré librado de la destrucción que se avecina?

R. Creer en Cristo significa mucho más que aceptar en nuestra mente las verdades de las Sagradas Escrituras.
Significa que por Su gracia el creyente ha llegado a reconocer y confiar que toda la Biblia es la Ley de Dios para él.
Creer en Cristo también significa que el creyente tiene un continuo y sincero deseo de ser obediente a todos los mandatos y estatutos de la Biblia.
De allí que el creyente descubre, que él es verdaderamente feliz cuando vive de la manera que Dios le instruye en Su Santa Palabra.

“Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido, si guardamos sus mandamientos.” 1Juan 2:3

“Ninguno puede servir á dos señores; porque ó aborrecerá al uno y amará al otro, ó se llegará al uno y menospreciará al otro: no podéis servir á Dios y á Mammón.“ Mateo 6:24

P. ¿Está usted diciendo que no hay otra manera de escapar la destrucción que se avecina, a no ser a través de JesúsCristo? ¿Y qué acerca de todas las otras religiones? ¿Serán sus seguidores destruídos también?

R. Sí así es, ellos no podrán escapar. Debido al hecho de que Dios mantiene a todo ser humano individualmente responsable pos sus pecados, demanda que paguemos por nuestros pecados.
Ningún ser humano ni ninguna de las religiones, incluso aquellas que usan el nombre de JesúsCristo, pueden proveer un substituto para el pecado de sus seguidores.
Cristo es el Único que puede llevar sobre sí nuestra vergüenza y culpa y salvarnos.
Es por esto que uno debe abandonar su religión, buscar a Cristo en Su Palabra y rogar Su perdón y misericordia.

“Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre;” 1Timoteo 2:5

“Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Hechos 4:12

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14:6

Arriba ^

P. ¡Ahora estoy desesperado! ¡No quiero ser destruído en el juicio que se avecina! ¿Qué puedo hacer?

R. Amigo, tenga presente que solo Dios puede salvarle. Solo Dios lleva a cabo el maravilloso milagro de salvación aplicando Su Palabra en los corazones de todo aquel que Él planea salvar.
Como resultado de la salvación, el nuevo creyente tendrá amor por Dios y Su Ley, la Biblia.
Desde el punto de salvación su deleite es obedecer la Ley de Dios, de aquí que si una persona realmente desea salvación, ella pasará mucho tiempo leyendo y escuchando la Biblia cuidadosamente.

“Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” Romanos 10:17

“Porque por gracia sois salvos por la fe; [Cristo] y esto no de vosotros, pues es don de Dios:” Efesios 2:8

“Entonces una mujer llamada Lidia, que vendía púrpura en la ciudad de Tiatira, temerosa de Dios, estaba oyendo; el corazón de la cual abrió el Señor para que estuviese atenta á lo que Pablo decía.” Hechos 16:14

P. Ud. sigue mencionando la Biblia, ¿Qué tan importante es Ella?

R. La Biblia es el libro más importante en el mundo porque Ella es la Palabra de Dios, la Ley de Dios para todos los seres humanos.
El estar leyendo o escuchando á la Biblia, significa encontrarse en el ambiente o lugar donde Dios puede salvarlo si esa es Su voluntad.
Adicionalmente, por la gracia de Dios esa persona aprenderá muchas maravillosas, imponentes e Impresionantes verdades sobre Dios, Su Verdad y Su Maravilloso Plan para Salvación.
De hecho, en el ambiente de la Palabra de Dios, esta persona estará escuchando la voz de Dios, pues Él habla por medio de Su Sagrada Escritura.

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca.” Apocalipsis 1:3

“La ley de Jehová es perfecta, que vuelve el alma: El testimonio de Jehová, fiel, que hace sabio al pequeño.” Salmo 19:7

“BIENAVENTURADOS los perfectos de camino; Los que andan en la ley de Jehová.” Salmo 119:1

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Romanos 10:17

P. ¿Significa esto que debo implorar al Señor Jesús que ponga mi vida bajo Su dominio, que me salve?

R. ¡Sí, absolutamente!. Dios es Misericordioso y Él en Su Palabra nos ordena a clamar por Su misericordia, perdón y salvación admitiendo que somos pecadores que merecemos toda Su ira sobre nosotros.
Clamar a Dios no es una garantía para salvación, pero si verdaderamente deseamos ser salvados, podemos estar seguros de que Dios nos está permitiendo estar en el ambiente en el cual si Él decide, nos salvará.

“… dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.” Isaías 66:2b

“Mas el publicano estando lejos no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que hería su pecho, diciendo: Dios, sé propició á mí pecador.” Lucas 18:13

P. ¿Debo ir a alguna iglesia?

R. ¡Absolutamente no! Las Sagradas Escrituras nos enseñan que debido a la prostitución de las iglesias institucionales, corporativas con el mundo, Dios ya no está salvando dentro de ellas.
Dios ha quitado Su Espíritu de las iglesias y con Él, el ministerio de representar Su reino aquí en la tierra, la era de la iglesia institucional, corporativa, visible ha llegado a su fin.
De hecho, Dios en Su Sagrada Escritura ordena a todos los verdaderos creyentes, que salgan de las iglesias.
Esto es porque ya que Dios ha empezado a preparar al mundo para Su juicio final, como nos enseña en Su Palabra, lo ha empezado y este está sobre las congregaciones locales en todo el mundo.

“Por tanto, cuando viereis la abominación del asolamiento, que fué dicha por Daniel profeta, que estará en el lugar santo, (el que lee, entienda),
Entonces los que están en Judea, huyan á los montes;“
Mateo 24:15-16

“Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?“ 1Pedro 4:17

P. ¿Está realmente cercano el día de la ira y del juicio? ¿Podemos saber cuán cerca está el fin del mundo?

R. ¡Sí! Su juicio está sumamente cercano. Dios nos da mucha información en la Biblia, la cual nos indica que nos encontramos muy cerca del fin del mundo.

“Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad de muchos se enfriará… Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todos los gentiles; y entonces vendrá el fin.” Mateo 24:12,14.

“Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Mateo 24:24

“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento,” Sofonías 1:14-15

P. Por favor explíqueme más sobre el Maravilloso Plan de Dios Para Salvación.

R. Dios en Juan 11 da un extraordinario y destacado ejemplo por medio del cual nos enseña que es solo Él quien lleva a cabo toda la obra para salvar a Sus escogidos.
Cristo resucitó a un hombre llamado Lázaro que habia estado muerto por 4 dias.
Jesús se paró fuera de la tumba de Lázaro, y “…clamó á gran voz: Lázaro, ven fuera.” Juan 11:43 Obviamente que ese cadaver ya podrido, de sí mismo no podía escucharle y mucho menos obedecerle.
De todos modos Lázaro sí escuchó el mandato de Jesús y salió de la tumba con vida.
¿Cómo es que pasó esto? Esto significó que cuando Jesús ordenó al cadaver de Lázaro que saliera, Jesús en Su Espíritu tuvo que darle vida física, oídos para escuchar además de fuerza y voluntad para obedecer la orden de levantarse y salir de la tumba.
Dios en Su Santa Escritura nos enseña que toda persona antes de recibir salvación, espiritualmente está muerta.
De todos modos, Dios nos ordena a buscarle, creer y á arrepentirnos de nuestros pecados.
No obstante, de la misma manera que era imposible que el cadaver de Lázaro escuchara, se levantara y obedeciera la orden de Jesús,
Así mismo es imposible que una pesona espiritualmente muerta, pueda obedecer el mandato de Dios de creer en Jesús para salvación

“Todo lo que el Padre me da, vendrá á mí; y al que á mí viene, no le hecho fuera.” Juan 6:37

“Ninguno puede venir á mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.” Juan 6:44

“Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré.
Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. ”
Romanos 9:15-16

R. De la misma manera, cuando Dios planea salvar y ordena que aquella persona crea y se arrepienta para llegar a ser salvo, Él está hablando a cadáveres espirituales, que de su propia voluntad nunca podrían llegar a ser salvos.
De todos modos, hay aquellos que empiezan a creer en Jesús como su Salvador, aquellos que encuentran que son más felices cuando hacen la voluntad de Dios.
La evidencia está en sus vidas que de alguna manera han llegado a recibir salvación.
Esto solo puede suceder debido a que Dios les ordenó que creyeran, Dios también entró en sus vidas y los salvó.
Debido a que Dios los salvó es que ellos encontraron que ellos habían llegado a creer en Jesús.
Ellos llegaron a sentir que el pecado ahora es desagradable para ellos, fue evidente que Dios los habia escogido para salvación.
A medida que ellos escucharon El Verdadero Evangelio, Dios aplicó Su Palabra á sus vidas y ellos llegaron a ser salvos.
Si tú no eres salvo, escucha á la Biblia diligentemente. Cuidadosamente y en oración lee y lee la Biblia, es posible que quizas tú también recibirás salvación a medida que Dios por medio de Su Santa Escritura, te llame.

“Buscad á Jehová todos los humildes de la tierra, que pusisteis en obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre: quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová.” Sofonías 2:3

R. No importa qué tan terrible hayas vivido, o lo terrible que hayas pecado, de acuerdo a la misericordia de Dios, es totalmente posible que Dios decida tener compasión, piedad y te conceda Su perdón.
De acuerdo a la voluntad de Dios, es posible que tú también seas uno de Sus escogidos para salvación.
Pero ten muy presente que Dios hace todas las cosas de acuerdo a Su horario y voluntad.
Es por eso que pacientemente debes esperar en Él mientras continúas aprendiendo de Su Santa Escritura.

“Bueno es esperar callando en la salud [la salvación] de Jehová.” Lamentaciones 3:26

“En Dios está mi salvación y mi gloria: En Dios está la roca de mi fortaleza, y mi refugio.
Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; Derramad delante de él vuestro corazón: Dios es nuestro amparo. (Selah.)”
Salmo 62:7-8

Nuestra oracion en Fuente De Sabiduría, es que el Señor tenga misericordia de tí y de muchos y les provea un corazón y oídos espirituales para escuchar Su voz y clamar a Él, para de esa manera recibir Su perdón y salvación de la destrucción que se avecina.

“¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron.” Hebreos 2:3

“Tened también vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida del Señor se acerca.” Santiago 5:8

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.