REDENCIÓN ETERNA

Escuche Esta Sección

La manera que Cristo nos ha amado, es una travesía de amor,
Y se ha dado a Sí mismo como la Ofrenda del Sacrificio,
Que Dios requería para nuestra salvación;
De olor fragante para agradarle.

Debido a ello, tenemos redención en Cristo.
Él no solo es el Gran Redentor;
Sino que maravillosamente proclamamos,
Que Él es el pago por nuestro rescate.

Él se da a Sí mismo, Su Vida, Su Sangre.
Mientras en la cruz, Él sufre,
El Justo por los injustos;
Cuando sangró, gimió y murió
Por nuestros pecados, para redimirnos
De todas nuestras iniquidades, y para librarnos
De la maldición de la Ley Divina
Haciéndose a Sí mismo maldición por nosotros.

Cuando Él derramó Su preciosa sangre,
Para la remisión de nuestros pecados,
Eso fue el pago por nuestro rescate.

Alabemos Su precioso e inmortal Nombre,
Sacrificándose y ofreciéndose una vez y para siempre,
Él ha obtenido redención eterna para nosotros.
Apesar de ser un lenguaje muy noble y sublime,
Es firme y seguro - “¡Redención Eterna!”

Tenemos redención, ¿donde? ¡En Cristo!
Através de Su expiación,
Incluso el perdón de nuestros pecados,
De acuerdo a las riquezas de Su Gracia.

Por medio de Su sangre, Él ha redimido á Su pueblo,
Millones de personas; así que mis amigos,
Él es de Dios, hecho por nosotros redención.

Por: John Kershaw, Abril 18, 1848.