MEDIO SICLO: EL PAGO POR LA EXPIACIÓN

Por el Hno. John Gill
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Dios estipuló que cuando el pueblo de Israel fuese enumerado, el rescate de la muerte u ofrenda por la expiación debía ser de medio siclo. Esta ofrenda por liberación, era típica al rescate logrado por medio de Cristo.

Este rescate también llamado el dinero de la expiación de sus almas, de medio siclo, era pagado de igual manera por un rico que por un pobre. De esa manera, ellos eran preservados de cualquier plaga entre ellos y Dios registra:

“Cuando tomares el número de los hijos de Israel conforme á la cuenta de ellos, cada uno dará á Jehová el rescate de su persona, cuando los contares, y no habrá en ellos mortandad por haberlos contado.
Esto dará cualquiera que pasare por la cuenta, medio siclo conforme al siclo del santuario. El siclo es de veinte óbolos: la mitad de un siclo será la ofrenda á Jehová.
Cualquiera que pasare por la cuenta, de veinte años arriba, dará la ofrenda á Jehová.
Ni el rico aumentará, ni el pobre disminuirá de medio siclo, cuando dieren la ofrenda á Jehová para hacer expiación por vuestras personas.
Y tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones, y lo darás para la obra del tabernáculo del testimonio: y será por memoria á los hijos de Israel delante de Jehová, para expiar vuestras personas.”
Éxodo 30:12-16

En el Antiguo Testamento, ningún otro era redimido por Cristo sino solo los israelitas. De la misma manera en el Nuevo Testamento, ningún otro es redimido por Cristo, sino el Israel espiritual de Dios.

Estos que Dios ha escogido Cristo ha redimido, redimirá y serán salvados con salvación eterna. Todo el “Israel de Dios,” ambos gentiles como también de judíos, son gente enumerada por los cuales la expiación fue pagada.

Estos son aquellos cuyos nombres fueron escritos en el libro de la Vida del Cordero. Ellos son particular y claramente conocidos por Él, incluso los conoce por su nombre.

Estos son las ovejas por las que Él dio Su vida, ellos son un pueblo especial y particular. El medio siclo fue pagado por el rico y pobre, no más por uno ni menos por otro.

A pesar de que algunos de los redimidos por Cristo sean redimidos de pecados más graves que otros, de todos modos todos ellos son redimidos de todos sus pecados y por el mismo precio, el precio de Su sangre, de Su vida.

De la misma manera que el medio siclo fue el pago de la expiación, solo la expiación operada por Cristo es la que trae paz, reconciliación y satisfacción completa a la justicia de Dios por todos los pecados de ellos.

De esta manera, ninguna plaga vendrá sobre ellos, ellos han sido rescatados, han sido liberados de la muerte eterna en el hoyo de destrucción, ellos son salvados de la segunda muerte.

“Sin embargo, en una ó en dos maneras habla Dios; Mas el hombre no entiende.
Por sueño de visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho;
Entonces revela al oído de los hombres, Y les señala su consejo;
Para quitar al hombre de su obra, Y apartar del varón la soberbia.
Detendrá su alma de corrupción, Y su vida de que pase á cuchillo.
También sobre su cama es castigado Con dolor fuerte en todos sus huesos,
Que le hace que su vida aborrezca el pan, Y su alma la comida suave.
Su carne desfallece sin verse, Y sus huesos, que antes no se veían, aparecen.
Y su alma se acerca al sepulcro, Y su vida á los que causan la muerte.
Si tuviera cerca de él Algún elocuente anunciador muy escogido, Que anuncie al hombre su deber;
Que le diga que Dios tuvo de él misericordia, Que lo libró de descender al sepulcro, Que halló redención:”
Job 33:14-24



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.