MERECEDOR DE NADA

Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

El verdadero cristiano es una persona que no espera nada de este mundo. El verdadero cristiano no pone sus esperanzas en este mundo, porque por medio de la Sagrada Escritura sabe que este mundo está condenado a ser destruido por la eternidad.

El verdadero cristiano no es una persona buena, el verdadero cristiano es un miserable y vil pecador que por la gracia de Dios, ha recibo perdón por sus pecados y ha sido salvado.

¿Cree Ud. que merece el perdón y salvación que Dios da? Tome unos minutos para auto examinarse, ver su verdadero ser interior de la manera que Solo Dios y Ud. conoce y hágase esa pregunta.

Si usted llega a la conclusión de que sí cree que es merecedor de esas bendiciones, eso es una clara indicación de que Ud. no es cristiano.

“Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar á los pecadores, de los cuales yo soy el primero.” 1Timoteo 1:15

“Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles, que no soy digno de ser llamado apóstol, porque perseguí la iglesia de Dios.
Empero por la gracia de Dios soy lo que soy: y su gracia no ha sido en vano para conmigo; antes he trabajado más que todos ellos: pero no yo, sino la gracia de Dios que fué conmigo.”
1Corintios 15:9-10

Una de las mejores pruebas que Dios nos ha dejado para saber si verdaderamente somos o no un cristiano (aunque nos denominemos así), es hacernos esta pregunta: ¿Odio yo mi ser natural? Pues Dios inspira al apóstol Pablo a declarar:

“Pero las cosas que para mí eran ganancias, helas reputado pérdidas por amor de Cristo.
Y ciertamente, aun reputo todas las cosas pérdida por el eminente conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y téngolo por estiércol, para ganar á Cristo,”
Filipenses 3:7-8

“Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como á uno de tus jornaleros.” Lucas 15:19



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.