JUSTICIA DIVINA

Por el Hno. Fred Zaspel
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Dios se revela al ser humano como un Dios justo que exige lo mismo de todos nosotros y condena a todos los que no se ajustan a Su Ley.

Él “…de ningún modo justificará al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, sobre los terceros, y sobre los cuartos.” Éxodo 34:7

El problema es evidente: ¿cómo puede cualquiera de nosotros de alguna manera escapar de la ira de Dios?

¿Cómo puede cualquiera de nosotros alguna vez disfrutar de una bendición de Dios? Incluso si pudiéramos comenzar una nueva o “virar la página” y desde ese punto en adelante, vivir en conformidad perfecta con la Ley de Dios, estaríamos condenados por nuestros pecados pasados.

Entonces, si Dios tiene que condenar a los pecadores, al parecer no hay ninguna esperanza...

Pero Dios es Misericordioso y Justo y si Él decide bendecirnos con Su salvación, podemos estar seguros de que sólo lo hará de tal manera que Su justicia sea cumplida.

Esta es el meollo de su naturaleza y Él no puede negarse a sí mismo. Como lo expresa en esta sorprendente declaración:

“Mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá.” Isaías 51:6



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.