ÉL LE DIO INSTRUCCIONES

Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

“Porque la parte de Jehová es su pueblo; Jacob la cuerda de su heredad. Hallólo en tierra de desierto, Y en desierto horrible y yermo; Trájolo alrededor, instruyólo, Guardólo como la niña de su ojo.
Como el águila despierta su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas:
Jehová solo le guió, Que no hubo con él dios ajeno.”
Deuteronomio 32:9-12

Dios instruyó a la nación de Israel lo mismo que a nosotros. Lo hizo para enseñarnos que Dios en Su gran misericordia, nos ha dado Su Sagrada Escritura.

Él no nos ha dejado para que en medio de la oscuridad del pecado busquemos el camino a tientas, sino que nos ha provisto con la lámpara para nuestros pies la cual es lumbrera para nuestro camino.

Él tampoco nos ha dejado a nuestro propio poder que es muy limitado, para el estudio de Su Sagrada Escritura. Él nos ha suplido con un instructor infalible, Su Espíritu Santo es nuestro instructor.

“Mas vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.
No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino como á los que la conocéis, y que ninguna mentira es de la verdad.
¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este tal es anticristo, que niega al Padre y al Hijo.
Cualquiera que niega al Hijo, este tal tampoco tiene al Padre. Cualquiera que confiese al Hijo tiene también al Padre.
Pues lo que habéis oído desde el principio, sea permaneciente en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio fuere permaneciente en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.
Y esta es la promesa, la cual él nos prometió, la vida eterna.
Os he escrito esto sobre los que os engañan.
Pero la unción que vosotros habéis recibido de él, mora en vosotros, y no tenéis necesidad que ninguno os enseñe; mas como la unción misma os enseña de todas cosas, y es verdadera, y no es mentira, así como os ha enseñado, perseveraréis en él.”
1Juan 2:20-27

La visión e interpretación correcta de la verdad de Dios no es un logro intelectual, sino una bendición otorgada por Dios a los Suyos, pues está escrito:

“Respondió Juan, y dijo: No puede el hombre recibir algo, si no le fuere dado del cielo.” Juan 3:27

No importa qué tan legible una carta haya sido escrita, si el que la recibe es ciego, simplemente no podrá leerla. Es por esto que Dios nos dice:

“Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado;
Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual á lo espiritual.
Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente.”
1Corintios 2:12-14

El discernimiento espiritual, es impartido solamente por el Espíritu Santo de Dios.



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.