DEMASIADO SABIO PARA ERRAR
Y DEMASIADO BUENO PARA SER CRUEL

Por C. H. Spurgeon
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Debido a que Dios es Justo, Sus juicios caen sobre todo aquel que se rebela contra Él.

Debido a que Dios es Fiel, las solemnes amenazas de Su Palabra se cumplen sin ninguna variación ni tardanza.

Debido a que Dios es Omnipotente, ninguno puede resistírsele, y mucho menos aún derrocar Su Consejo que determinó desde antes de la fundación del mundo.

Debido a que Dios es Omnisciente, no existe ningún problema que lo pueda dominar ó ganar y tampoco existe ninguna dificultad que pueda frustrar ó desconcertar Su sabiduría.

Es debido al hecho de que Dios es quien Es, y lo que Es, la razón por la cual nosotros ahora estamos viendo en la tierra, ¡el desarrollo del derramamiento de Sus juicios!

En vista de Su Justicia Inflexible y Su Inmaculada Santidad, ¡no podíamos esperar ninguna otra cosa que lo ahora se despliega ante nuestros ojos!

La fe perdura y nos sostiene “…como viendo al Invisible.” Hebreos 11:27 La fe soporta las decepciones, las dificultades y los dolores del corazón y de la vida.

Esto debido a Su Bondadosa Gracia sobre los Suyos, mediante el reconocimiento de que todo viene de la mano de Aquel que Es demasiado Sabio para errar, y demasiado Amoroso para ser cruel.

Para todos aquellos que se mantienen ocupados con cualquier otro objeto fuera del mismo Dios, no habrá ni descanso para el corazón, ni paz para la mente.

Pero debido a Su incomprensible favor, cuando recibimos todo lo que entra a nuestras vidas reconociendo que ellas vienen de Su mano, entonces no importa lo que las circunstancias o el entorno puedan ser.

Pues ya sea que habitemos en una choza, una mazmorra de la cárcel, o nos encontremos atados a una estaca como un mártir enfrentando la muerte física, Dios nos permitirá decir:

“Jehová es la porción de mi parte y de mi copa; Tú sustentarás mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado. Bendeciré á Jehová que me aconseja: Aun en las noches me enseñan mis riñones. A Jehová he puesto siempre delante de mí: Porque está á mi diestra no seré conmovido. Alegróse por tanto mi corazón, y se gozó mi gloria: También mi carne reposará segura. Porque no dejarás mi alma en el sepulcro; Ni permitirás que tu santo vea corrupción. Me mostrarás la senda de la vida: Hartura de alegrías hay con tu rostro; Deleites en tu diestra para siempre.” Salmo 16:5-11

Pero ese es el lenguaje de la Fe y no el lenguaje que anda por vista, o de acuerdo a su razón ó sentido.



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.