Siete Mil Rodillas y Bocas

Por el Hno. David R. Reid
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

“Y yo haré que queden en Israel siete mil; todas rodillas que no se encorvaron á Baal, y bocas todas que no lo besaron.“ 1Reyes 19:18

¿Qué es lo significante de las 7000 par de rodillas y 7000 bocas? Dios en 1Reyes 19 indica que su importancia y relevancia ¡no no radica en lo que estas rodillas y bocas hicieron, sino en lo que no hicieron!

“Estas rodillas “…no se encorvaron á Baal…”, ellas no se arrodillaron a ningún dios pagano que Dios aquí denomina con el nombre de Baal, y las bocas no besaron a ninguna de las imágenes de los baales.”

Ya que este hecho es suficientemente significante en la mente de Dios para registrarlo en Su Sagrada Escritura, no pasemos por alto las lecciones que Él tiene para nosotros en este verso de Su Palabra.

En Romanos 15, Dios nos asegura que Él aquí tiene algo para nosotros: “Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.“ (v. 4)

Regresemos hacia atrás un poquito y demos un vistazo al entorno o marco histórico para estas rodillas y bocas fieles. Para que te enteres de toda la historia, te invitamos a leer 1Reyes 16 al 19.

Por la gracia de Dios, encontrarŠs que durante este tiempo particular en la historia de Israel, no estaba de moda ser un creyente en el Dios Jehová.

Esto siempre ha sido algo común en la historia del ser humano, podemos verlo también en la historia de nuestros días.

El notorio rey Acháb y la malvada reina Jezabel, regían la tierra de la nación de Israel y los judíos habían sido entregados a la inmoralidad y la idolatría. Muchos de los verdaderos profetas habían sido asesinados abiertamente por las fuerzas de la reina Jezabel.

Ninguna protesta pública estaba siendo expresada por ningún grupo dentro de la nación. De hecho, la vida de cualquier individuo hubiese sido puesta en riesgo si hubiese hablado en contra de estas condiciones corruptas.

Fue contra este trasfondo triste y lúgubre, que el profeta Elías estalló en la escena con una rapidez espectacular y el anuncio de la sentencia de castigo de parte de Dios.

Por la gracia de Dios en él, Elías se atrevió a hablar públicamente en contra de la decadencia moral y espiritual que habían invadido el país.

Él predicó su sermón de fuego del juicio al propio rey Acháb. Dios milagrosamente protegió, conservó y aseguró a Su profeta fiel y valeroso.

Dios nos enseña que Él tiene muchas maneras de cuidar de los suyos, incluso hoy, incluso a tí mismo.

Elías valerosamente obligó a los profetas de Baal a un gran enfrentamiento entre sus dioses y el Dios de Israel.

“Envía pues ahora y júntame á todo Israel en el monte de Carmelo, y los cuatrocientos y cincuenta profetas de Baal, y los cuatrocientos profetas de los bosques, que comen de la mesa de Jezabel.
Entonces Ach‚b envió á todos los hijos de Israel, y juntó los profetas en el monte de Carmelo.
Y acercándose Elías á todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra.
Y Elías tornó á decir al pueblo: Sólo yo he quedado profeta de Jehová; mas de los profetas de Baal hay cuatrocientos y cincuenta hombres.“
1Reyes 18:19-22

Allí en el monte Carmelo, en una impresionante expocisión de poder y sin lugar a dudas, el mismo Señor les demostró ser el Incuestionablemente Supremo sin lugar a dudas, sobre los Baals y los profetas paganos.

Los profetas de Baal fueron capturados y eliminados. Entonces el Señor envió una lluvia largamente retrasada, como un signo de su bendición.

Por unas horas fugases, parecía que Israel estaba al borde de un renacimiento nacional.

“Respóndeme, Jehová, respóndeme; para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú volviste atrás el corazón de ellos.
Entonces cayó fuego de Jehová, el cual consumió el holocausto, y la leña, y las piedras, y el polvo, y aun lamió las aguas que estaban en la reguera.
Y viéndolo todo el pueblo, cayeron sobre sus rostros, y dijeron: ¡Jehová es el Dios! ¡Jehová es el Dios!
Y díjoles Elías: Prended á los profetas de Baal, que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y llevólos Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló.
Y entonces Elías dijo á Ach‚b: Sube, come y bebe; porque una grande lluvia suena.“
1Reyes 18:37-41

Pero el renacimiento no vino, de hecho ¡el mismo Elías salió corriendo! La reina Jezabel personalmente había amenazado su vida debido a sus acciones en el monte Carmelo.

“Es la primera vez que leemos que Elías estaba atemorizado (19:3), si un gran profeta de Jehová pudo perder su determinación y valentía tan rápidamente, nos permite aprender ¡que no somos invulnerables!”

El hecho de que tengamos gran coraje y testimonio hoy, no es garantía de que somos inmunes a caer en temor mañana.

Para tener fuerza, fortaleza y valentía, debemos constantemente depender en el Señor rogando que sea Él quien nos imparta de Su fuerza y valentía.

Después de escuchar que Jezabel atentaba contra su vida, Elías huyó tan rápido como pudo hasta el extremo sur del país y más allá, todo el camino al monte Horeb en la península del Sinaí.

Allí, lejos de las garras de Jezabel, se puso a argumentar con Dios. Elías estaba convencido de que él era el único creyente fiel, en toda la nación de Israel.

¿Te has sentido así alguna vez? Posiblemente has tratado de servir al Señor tan arduamente, y no parece haber ninguna ayuda, especialmente en tiempo de crisis.

Arriba ^

Algunas veces por algún corto tiempo parece que las cosas van bien, pero entonces ¡el piso se desfonda una vez más!

Tus hermanos y hermanas en Cristo parecen desaparecer exactamente cuando más los necesitas.

“En tu desanimo o desaliento sientes que con seguridad ellos no pueden ser verdaderos cristianos, ¡tú debes ser la única persona que es verdaderamente cristiana en tu trabajo, tu familia, tu…!”

¡Pero Elías estaba equivocado! El no era el único que por la gracia de Dios, se había mantenido auténtico al Señor.

Dios todavía tenía 7000 hombres y mujeres fieles en la nación de Israel, personas que no se habían arrodillado a Baal, ni tampoco habían besado la imagen pagana de uno de los baales.

El recordatorio de los fieles 7000 fieles que el Señor da a Elías, parece ser un leve reproche al profeta.

Es posible que Elías tuviese algunas buenas razones para pensar que él era el único “evangélico” alrededor, pero Dios todavía tenía algunos creyentes fieles a través del país.

Ese “club secreto” de los 7000 todavía existe, ten mucho cuidado antes de saltar a la conclusión de que tú eres el único creyente en tu escuela, trabajo o barrio.

Dios en Su inescrutable gracia, todavía tiene otros creyentes fieles rociados alrededor del mundo.

Sin duda, los 7000 creyentes secretos debieron haber hablado más abiertamente en público y debieron haber apoyado abiertamente el ministerio de Elías.

Ellos verdaderamente tenían una responsabilidad de ponerse en pie y ser contados como creyentes, pero por lo menos y gracias a Dios, ellos son mantenidos fieles.

Ellos no habían encorvado sus rodillas ni besado las imágenes paganas y ¡el Señor los conocía y los contaba!

A pesar de que ellos no tuvieron voluntad de ser contados públicamente, Dios sabía el número exacto de ellos.

Esto debe ser de aliento para nosotros, especialmente para aquellos de nosotros que somos la clase de “cristianos silenciosos.”

Tú sabes que debes hablar más de tu fe, pero por lo menos no has negado al Señor.

Por la gracia de Dios tú has resistido la tentación de “arrodillarte” y “besar” las cosas pecaminosas que dominan y prevalecen en nuestra cultura.

Pon esto en tu corazón y aliéntate, si tú tienes un deseo ferviente de obedecer a Dios y cumplir Su voluntad, pero sientes inseguridad dentro de ti, ruega que Él te de de Su fortaleza y coraje.

Posiblemente es significante que Dios en 1Reyes no dijo que los 7000 creyeron en sus corazones. No, Dios nos da una declaración mas objetiva al dejarnos saber que ellos no se arrodillaron ni besaron la imagen de Baal.

Es posible que tú no seas un directo y franco Elías, pero si Dios verdaderamente vive en ti, evidencia de tu fe (Cristo en ti), será obrada en tu vida.

Incluso si tú no puedes encontrar el coraje para pararte frente a otros y hablar sobre tu fe, continúa orando a Dios que Él obre en ti manteniéndote sin doblar tus rodillas y sin contaminar tu boca.

Dios aquí también tiene un mensaje para aquellos de nosotros, que algunas veces nos encontramos en conductas como el tipo en que Elías se encontró.

Piensa en lo mucho que los 7000 debieron haber sido alentados y qué tanto su fe fue reesforzada como consecuencia del coraje valiente que Elías demostró en el monte Carmelo.

Talvez algunos de esos 7000 creyentes secretos hubiesen salido a apoyarlo, si Elías no hubiese salido corriendo tan rápidamente.

¡Que responsabilidad tan grande tienen los Elías de nuestros días!

Posiblemente nunca sabremos cuantos cristianos secretos han sido alentados y ayudados en su peregrinaje, debido al testimonio abierto de un Elías.

De la misma manera, talvez nunca nos enteremos de cuantos han tropezado, han entorpecido y sido apagados cuando algún Elías “tira la toalla” y se rinde.

Vosotros los Elías que leen esto, tengan siempre presente que los 7000 están mirando.

Dios en Su infinita sabiduría no nos da mucha información sobre la mayoría de los 7000, pero por Su gracia, si tenemos unos pocos detalles sobre algunos de ellos.

Dios nos presenta a Abdias y a los 100 profetas de Jehová (no el que fue inspirado a escribir el libro que lleva ese nombre), los cuales él escondió de la reina Jezabel.

Dios también nos deja ver a Eliseo quien estaba siendo preparado para tomar el lugar de Elías. También Dios en 1Reyes 20:13,28 y 35 nos habla de los profetas de Dios.

“También se encuentra Naboth quien prefirió perder su vida y rehusó permitir que la heredad de su familia cayera en las manos del rey Acháb, que desobedecer a Dios ya que Él no permitía esa transacción.”

Y con seguridad Michéas debe ser contado entre los 7000. Algunos de los 7000 eran más francos y menos secretos que otros.

De hecho, mas tarde Michéas llegaría a ser tan intrépido y franco delante del rey Acháb, como Elías. Es posible que algunos de estos 7000 tuvieron deficiencias significantes.

Por ejemplo, Abdias estuvo relacionado con el servicio del rey Acháb, cuando él debió haberse separado de los asuntos de una corte real tan corrupta como la del rey Acháb.

Pero a pesar de las amplias diferencias en su valor y compromiso, todos ellos tenían una cosa en común. ¡Por la gracia de Dios que los fortalecía, ellos no abandonaron al Señor Dios, ellos no habían doblado la rodilla ante Baal ni besado su imagen!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.