Sinopsis Sobre El Fin De La Era De La Iglesia Institucional Visible,
Como La Representante Del Reino De Dios Aquí En La tierra

Por el Hno. Zin Yi -Fecha Noviembre 28, del 2002-
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

El objetivo de este artículo, es para servir como un complemento del estudio titulado ”El fin de la era de la iglesia externa” y de ninguna manera tiene como meta, servir como un estudio exhaustivo en el tema muy amplio e importante de lo que comúnmente se conoce como la enseñanza de “Apartarse ó Salir” de la iglesia institucional, visible, corporativa.

LA GRAN TRIBULACIÓN

Cuando estudiamos la Sagrada Escritura, por la gracia de Dios aprendemos que en este momento, estamos viviendo al final del período denominado “La Gran Tribulación.”

Esto fue lo que Dios enseñó en los pasajes de los Olivos: “Y sentándose él en el monte de las Olivas, se llegaron á él los discípulos aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo? Mateo 24:3, Marcos 13, y Lucas 21.

“Esto significa que efectivamente, Satanás quien es la “…abominación desoladora…” que fue revelada a través del profeta Daniel, durante todo este período, ha estado reinando libremente en el “…lugar santo…” Mateo 24:15

“Por tanto, cuando viereis la abominación del asolamiento, que fué dicha por Daniel profeta, que estará en el lugar santo, (el que lee, entienda).”

Y “…Jerusalén…” ha sido “…cercada de ejércitos…” (Lucas 21:20). “Y cuando viereis á Jerusalem cercada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado.”

El hecho de que Satanás un día iba a estar “…asentado en el lugar santo…” fue predicho por Dios al declarar que él iba a estar: [Satanás] Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, ó que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios.“ 2Tesalonicenses 2:4

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas las gentes.
Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, en lo alto junto á las estrellas de Dios ensalzaré mi solio, y en el monte del testimonio me sentaré, á los lados del aquilón;
Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
Mas tú derribado eres en el sepulcro, á los lados de la huesa.“
Isaías 14:12-15

La referencia al hecho de que Satanás se sentaría “…en el templo de Dios…” es claramente un comentario sobre la “…abominación de la desolación…” que estaría en el “…lugar santo…” o como leemos en: Marcos 13:14 “…donde no debe…”

“Empero cuando viereis la abominación de asolamiento, que fué dicha por el profeta Daniel, que estará donde no debe (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan á los montes.”

LA IGLESIA DEL ANTIGUO TESTAMENTO, UNA LECCIÓN PARA LA IGLESIA DEL NUEVO TESTAMENTO

Pasajes paralelos a lo enseñado anteriormente registrados en el Antiguo Testamento, nos dirigen a estudiar cuidadosamente la historia bíblica de Israel y de Judá, “la iglesia del Antiguo Testamento.”

“Este es aquél que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sina, y con nuestros padres; y recibió las palabras de vida para darnos:” Hechos 7:38

Debemos hacer esto a fin de comprender cómo es que Dios iba a hacer frente ó lidiar con a la era del cuerpo corporativo de la iglesia del Nuevo Testamento.

Por la gracia de Dios, estos pasajes sirven para advertir a los verdaderos creyentes que viven en estos “últimos días” de este, el más horrible de los acontecimientos.

“Empero estas cosas fueron en figura de nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.
Ni seáis honradores de ídolos, como algunos de ellos, según está escrito: Sentóse el pueblo á comer y á beber, y se levantaron á jugar.
Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veinte y tres mil.
Ni tentemos á Cristo, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.
Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.
Y estas cosas les acontecieron en figura; y son escritas para nuestra admonición, en quienes los fines de los siglos han parado.”
1Corintios 10:6-11

“Por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas, y los varones de Judá, y los moradores de Jerusalem.
Y volviéronme la cerviz, y no el rostro: y cuando los enseñaba, madrugando y enseñando, no escucharon para recibir corrección:
Antes asentaron sus abominaciones en la casa sobre la cual es invocado mi nombre, contaminándola.”
Jeremías 32:32-34

“Por tanto, vivo yo, dice el Señor Jehová, ciertamente por haber violado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también: mi ojo no perdonará, ni tampoco tendré yo misericordia.” Ezequiel 5:11

“Díjome entonces: Hijo del hombre, ¿no ves lo que éstos hacen, las grandes abominaciones que la casa de Israel hace aquí, para alejarme de mi santuario? Mas vuélvete aún, y verás abominaciones mayores.” Ezequiel 8:6

“Y díjome: ¿No has visto, hijo del hombre? ¿Es cosa liviana para la casa de Judá hacer las abominaciones que hacen aquí? Después que han llenado la tierra de maldad, y se tornaron á irritarme, he aquí que ponen hedor á mis narices.
Pues también yo haré en mi furor; no perdonará mi ojo, ni tendré misericordia, y gritarán á mis oídos con gran voz, y no los oiré.”
Ezequiel 8:17-18 (Lea versos 5-18)

En Daniel 8 y 11 Dios registra una profecía directa pronunciada en contra de la iglesia del Nuevo Testamento:

“Y engrandecióse [el cuerno pequeño] hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las holló.
Aun contra el príncipe de la fortaleza se engrandeció, y por él fué quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fué echado por tierra.
Y el ejército fué le entregado á causa de la prevaricación sobre el continuo sacrificio: y echó por tierra la verdad, é hizo cuanto quiso, y sucedióle prósperamente.”
(8:10-12)

“Y serán puestos brazos de su parte; y contaminarán el santuario de fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación espantosa.” (11:31)

Cristo en Mateo 24, reafirma que la profecía anterior se llevaría a cabo en el futuro, en la era del Nuevo Testamento:

“Y SALIDO Jesús, íbase del templo; y se llegaron sus discípulos, para mostrarle los edificios del templo.
Y respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? de cierto os digo, que no será dejada aquí piedra sobre piedra, que no sea destruida.”
(v. 1-2)

“Por tanto, cuando viereis la abominación del asolamiento, que fué dicha por Daniel profeta, que estará en el lugar santo, (el que lee, entienda),
Entonces los que están en Judea, huyan á los montes.”
(v. 15-16)

Un vistazo a Daniel 12, especialmente versos 8-11 (teniendo en cuenta la referencia del verso 11 a la “…abominación espantosa…”), Dios nos enseña que el reino de Satanás en el “…templo de Dios…” es aquello que debía ocurrir en lo postrero de los últimos días de la era del Nuevo Testamento, y más concretamente, durante el tiempo que Él en su Sagrada Escritura denomina como “La Gran Tribulación.”

“Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿qué será el cumplimiento ['achariyth] de estas cosas?
Y dijo: Anda, Daniel, que estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del cumplimiento
[qets].
Muchos serán limpios, y emblanquecidos, y purificados; mas los impíos obrarán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero entenderán los entendidos.
Y desde el tiempo que fuere quitado el continuo sacrificio hasta la abominación espantosa
[nathan], habrá mil doscientos y noventa días.” Daniel 12:8-11

LOS CREYENTES DEBEN HUIR DEL LUGAR SANTO QUE AHORA ESTA PROFANADO

¿Cuál es la instrucción directa de Dios para el creyente, cuando tales eventos espirituales inimaginablemente horribles se están llevando a cabo?

“Y cuando viereis á Jerusalem cercada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción [su desolación] ha llegado.
Entonces los que estuvieren en Judea, huyan á los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.”
Lucas 21:20-21

Como hemos visto hasta ahora en los varios pasajes, los términos “…lugar santo…” “…casa de Dios…” “…santuario…” “…Israel…” “…Jerusalén…” y “…Judea…” se refieren siempre al pueblo de Dios congregado.

De la manera que Dios usa estos vocablos y como se encuentran compuestos en estos contextos, por la gracia de Dios cuando los comparamos; podemos aprender que la frase “…estará donde no debe…” de Marcos 13:14 se identifica a lo mismo y Dios registra:

“…ni se levante la ira sobre toda la congregación: empero vuestros hermanos, toda la casa de Israel, lamentarán el incendio que Jehová ha hecho.” Levítico 10:6

“Y díjole Jehová: Yo he oído tu oración y tu ruego, que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días.
Mas si obstinadamente os apartareis de mí vosotros y vuestros hijos, y no guardareis mis mandamientos y mis estatutos que yo he puesto delante de vosotros, sino que fuereis y sirviereis á dioses ajenos, y los adorareis;
Yo cortaré á Israel de sobre la haz de la tierra que les he entregado; y esta casa que he santificado á mi nombre, yo la echaré de delante de mí, é Israel será por proverbio y fábula á todos los pueblos;
Y esta casa que estaba en estima, cualquiera que pasare por ella se pasmará, y silbará, y dirá: ¿Por qué ha hecho así Jehová á esta tierra, y á esta casa?”
1Reyes 9:3, 6-8

“Asimismo edificó altares en la casa de Jehová, de la cual Jehová había dicho: Yo pondré mi nombre en Jerusalem.” 2Reyes 21:4

“…tú empero estás entre nosotros, oh Jehová, y sobre nosotros es invocado tu nombre; no nos desampares.” Jeremías 14:09

“OID esto, casa de Jacob, que os llamáis del nombre de Israel, los que salieron de las aguas de Judá, los que juran en el nombre de Jehová, y hacen memoria del Dios de Israel, mas no en verdad ni en justicia:” Isaías 48:1

“Lava de la malicia tu corazón, oh Jerusalem, para que seas salva. ¿Hasta cuándo dejarás estar en medio de ti los pensamientos de iniquidad?” Jeremías 4:14

De allí la orden de Dios:

“Entonces los que estuvieren en Judea, huyan á los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella.” Lucas. 21:21

Comparado con esta orden:

“Entonces los que están en Judea, huyan á los montes;
Y el que sobre el terrado, no descienda á tomar algo de su casa;
Y el que en el campo, no vuelva atrás á tomar sus vestidos.”
Mateo 24:16-18

Y también esta:

“Empero cuando viereis la abominación de asolamiento, que fué dicha por el profeta Daniel, que estará donde no debe (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea huyan á los montes;
Y el que esté sobre el terrado, no descienda á la casa, ni entre para tomar algo de su casa;
Y el que estuviere en el campo, no vuelva atrás á tomar su capa.”
Marcos 13:14-16

“Con seguridad esto es alarmante para los verdaderos creyentes, ya que Dios aquí está enseñando no sólo que Satanás iba a ser permitido entrar sino también regir sobre la iglesia visible corporativa.”

Al mismo tiempo Dios nos ordena que al momento que eso ocurriera, los creyentes debían “huir” de este cuerpo que ahora carece de la ”luz de Dios en su candelero.”

LA LUZ DEL CANDELERO ES QUITADA

Esta siniestra expresión de la manera que es encontrada en Jeremías 25, fue dada por Dios como una sentencia de muerte.

Dios la dio en un momento en el que la iglesia corporativa visible del Antiguo Testamento, recibió el anuncio de parte de Dios de su segura destrucción por los babilonios y de la cautividad resultante de 70 años (oficialmente a partir de la muerte de Josías en el año 609 A. C.)

“PALABRA que fué á Jeremías acerca de todo el pueblo de Judá en el año cuarto de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, el cual es el año primero de Nabucodonosor rey de Babilonia;
La cual habló Jeremías profeta á todo el pueblo de Judá, y á todos los moradores de Jerusalem, diciendo:”
Jeremías 25:1-2

Y continúa:

“Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos: Por cuanto no habéis oído mis palabras,
Y haré que perezca de entre ellos voz de gozo y voz de alegría, voz de desposado y voz de desposada, ruido de muelas, y luz de lámpara.
Y toda esta tierra será puesta en soledad, en espanto; y servirán estas gentes al rey de Babilonia setenta años.”
(v. 8, 10-11)

Una advertencia muy similar contra la iglesia en Efeso es encontrada en el libro del Apocalipsis

“Recuerda por tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré presto á ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” (v. 2:5)

De acuerdo a Mateos 5:15, el “…candelero…” (luchnia, proviene de luchnos, que traducido viene a ser “vela” ó “luz”) es aquello sobre el cual se pone la “vela” iluminada o prendida, y de allí “…alumbra á todos los que están en casa…”

Además Dios con el lenguaje simple de Apocalipsis 1, nos deja saber que: “…los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.” (v. 20)

Por Su gracia para con los hijos de los hombres, Dios nos demuestra la verdad que con la palabra candelero, Él simboliza o representa a una iglesia que es reconocida por Dios.

Por último, por Su gracia Él nos enseña que la función principal, la característica que Dios espera de una asamblea aprobada por Él, es la de dar testimonio de Su Evangelio.

“Y daré á mis dos testigos, y ellos profetizarán por mil doscientos y sesenta días, vestidos de sacos.
Estas son las dos olivas, y los dos candeleros que están delante del Dios de la tierra.”
Apocalipsis 11:3-4

Por lo tanto, la eliminación de la “luz de la vela,” o del “…candelero…” es una referencia directa a una iglesia cuyo testimonio no es aprobado por Dios. Ella es ahora un organismo muerto.

En ambos Jeremias 25 y Apocalipsis 2, el cumplimiento eventual, así como la causa inicial de la advertencia, se debió a la apostasía espiritual. “…Por cuanto no habéis oído mis palabras…” “…Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete…”

En ambos casos, a nivel nacional y corporativamente para Judá, como también congregacionalmente y corporativamente para la iglesia en Efeso (una representación de las iglesias del Nuevo Testamento), Dios les dio amplio aviso y con mucha anticipación.

Dios nos da una versión más explícita de dicha advertencia en Levítico 26 (comparado también a lo discutido previamente en 1Reyes 9)

“Y si con esto no me oyereis, mas procediereis conmigo en oposición, Yo procederé con vosotros en contra y con ira, y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados.
Y comeréis las carnes de vuestros hijos, y comeréis las carnes de vuestras hijas:
Y destruiré vuestros altos, y talaré vuestras imágenes, y pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos, y mi alma os abominará:
Y pondré vuestras ciudades en desierto, y asolaré vuestros santuarios, y no oleré la fragancia de vuestro suave perfume.
Yo asolaré también la tierra, y se pasmarán de ella vuestros enemigos que en ella moran:
Y á vosotros os esparciré por las gentes, y desenvainaré espada en pos de vosotros: y vuestra tierra estará asolada, y yermas vuestras ciudades.”
(v. 27-33)

JACOB HUYE A EGIPTO

El hecho de que Dios usa la frase “…grande tribulación…” (thlipsis megale), en Hechos 7 en relación a los acontecimientos que rodean la migración de Jacob a Egipto durante la época de la hambruna, es de mucho interés para nosotros.

“Vino entonces hambre en toda la tierra de Egipto y de Canaán, y grande tribulación; y nuestros padres no hallaban alimentos.” (v. 11)

La eventual y definitiva salida de Jacob de Canaán, la Tierra Prometida, fue 215 años después de la promesa que Dios dio a Abraham que Canaán sería una POSESIÓN PERPETUA para su simiente.

La acción de dejar y abandonar la herencia eterna dada por Dios para un descendiente de Abraham, y no solo un descendiente sino un patriarca, era inconcebible e inimaginable

Y Dios registra:

“Así descendió Jacob á Egipto, donde murió él y nuestros padres;” Hechos 7:15

Dios en Jeremías 16 hace referencia de esta tierra, como una tierra a la cual los judíos, la nación de Israel, contaminó. Al mismo tiempo, Dios establece una relación entre la casa que ellos contaminaron, con la tierra.

“Por manera que para enojo mío y para ira mía me ha sido esta ciudad, desde el día que la edificaron hasta hoy, para que la haga quitar de mi presencia;
Por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas, y los varones de Judá, y los moradores de Jerusalem.
Y volviéronme la cerviz, y no el rostro: y cuando los enseñaba, enseñaba, madrugando y enseñando, no escucharon para recibir corrección:
Antes asentaron sus abominaciones en la casa sobre la cual es invocado mi nombre, contaminándola.
Y edificaron altares á Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinnom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas á Moloch, lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar á Judá.
Y con todo, ahora así dice Jehová Dios de Israel, á esta ciudad, de la cual decís vosotros, Entregada será en mano del rey de Babilonia á cuchillo, á hambre, y á pestilencia:”
Jeremías 32:31-36

“Por tanto, vivo yo, dice el Señor Jehová, ciertamente por haber violado mi santuario con todas tus abominaciones, te quebrantaré yo también: mi ojo no perdonará, ni tampoco tendré yo misericordia.” Ezequiel 5:11

“Y serán puestos brazos de su parte; y contaminarán el santuario de fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación espantosa.
Y con lisonjas hará pecar á los violadores del pacto: mas el pueblo que conoce á su Dios, se esforzará, y hará.”
Daniel 11:31-32

“Mas primero pagaré al doble su iniquidad y su pecado; porque contaminaron mi tierra con los cuerpos muertos de sus abominaciones, y de sus abominaciones llenaron mi heredad.” Jeremías 16:18

Debemos subrayar el punto de que la causa principal del éxodo forzado desde la tierra de Canaán que el Patriarca tuvo que llevar a cabo, fue la hambruna severa.

Habiendo tomado nota de que Dios se refiere a este evento, como el tiempo de “…grande tribulación…” nos preguntamos si hambre de cualquier tipo iba a ser experimentada a través del tiempo de la gran tribulación durante la era del Nuevo Testamento, cuando los creyentes serian ordenados salir de “Jerusalén / Judea” y de hecho, por la gracia de Dios encontramos esta profecía solemne en el libro de Amós:

“He aquí vienen días, dice el Señor Jehová, en los cuales enviaré hambre á la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oir palabra de Jehová.
E irán errantes de mar á mar: desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán.
En aquel tiempo las doncellas hermosas y los mancebos desmayarán de sed.”
Amós 8:11-13

LA IGLESIA ETERNA ES LA NOVIA POR LA CUAL CRISTO MURIÓ

Esto no significa que de alguna manera Dios ha abandonado a Su pueblo. ¿Cuál es la identidad de su pueblo? Ellos por supuesto son, aquellos por quien Cristo vino:

“Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.” Mateo 1:21

Cristo es el Salvador de este “cuerpo”:

“Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia; y él es el que da la salud al cuerpo.” Efesios 5:23

Es esta la iglesia que Cristo amó y por la cual se entregó:

“Maridos, amad á vuestras mujeres, así como Cristo amó á la iglesia, y se entregó á sí mismo por ella.” Efesios 5:25

De hecho, ¿no son estas las ovejas por quienes el Buen Pastor dio su vida?:

“Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas.” Juan 10:11

Ya que Dios en Su Sagrada Escritura deja abundantemente claro de que en lo concerniente a Dios, Él detesta a todos los que hacen iniquidad.

“No estarán los insensatos delante de tus ojos: Aborreces á todos los que obran iniquidad.” Salmo 5:5

Como también Dios claramente nos informa que incluso Sus elegidos para salvación, antes de que Él los salve, ellos son: “…por naturaleza hijos de ira, también como los demás.” Efesios 2:3

Con seguridad en lo mas mínimo, seria herejía, mantener la posición y proclamar que el amor de Dios, incluso el hecho de que Él se entregó a Sí mismo como la mas grande demostración de ese amor, fue para la mujer “…virtuosa…” como también para la “…ramera…”

“Por tanto, ramera, oye palabra de Jehová:
Así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto han sido descubiertas tus vergüenzas, y tu confusión ha sido manifestada á tus enamorados en tus fornicaciones; y á los ídolos de tus abominaciones, y en la sangre de tus hijos, los cuales les diste;
Por tanto, he aquí que yo junto todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y reunirélos contra ti alrededor, y descubriréles tu vergüenza, y verán toda tu torpeza.”
Ezequiel 16:35-37

Aquella que comete adulterio, que toma extranjeros en lugar de su esposo:

“Y con todas tus abominaciones y tus fornicaciones no te has acordado de los días de tu mocedad, cuando estabas desnuda y descubierta, cuando estabas envuelta en tu sangre.
Y fué que después de toda tu maldad (¡ay, ay de ti! dice el Señor Jehová,)
Edificástete alto, y te hiciste altar en todas las plazas:
En toda cabeza de camino edificaste tu altar, y tornaste abominable tu hermosura, y abriste tus piernas á cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones.

Arriba ^

Y fornicaste con los hijos de Egipto, tus vecinos, de grandes carnes; y aumentaste tus fornicaciones para enojarme.
Por tanto, he aquí que yo extendí sobre ti mi mano, y disminuí tu provisión ordinaria, y te entregué á la voluntad de las hijas de los Filisteos que te aborrecen, las cuales se avergüenzan de tu camino deshonesto.
Fornicaste también con los hijos de Assur por no haberte hartado; y fornicaste con ellos, y tampoco te hartaste.
Multiplicaste asimismo tu fornicación en la tierra de Canaán y de los Caldeos: ni tampoco con esto te hartaste.
¡Cuán inconstante es tu corazón, dice el Señor Jehová, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una poderosa ramera,
Edificando tus altares en cabeza de todo camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante á ramera, menospreciando el salario,
Sino como mujer adúltera, por cuanto que en lugar de su marido recibe á ajenos.
A todas las rameras dan dones; mas tú diste tus dones á todos tus enamorados; y les diste presentes, porque entrasen á ti de todas partes por tus fornicaciones.”
Jeremías 16:22-33

La mujer que quiebra el pacto del matrimonio:

“Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y te daré en sangre de ira y de celo.
Y te entregaré en mano de ellos: y destruirán tu alto, y derribarán tus altares, y te harán desnudar de tus ropas, y se llevarán los vasos de tu gloria, y te dejarán desnuda y descubierta.”
Ezequiel 16:38-39

La doctrina bíblica de la Expiación definitiva, Especial o Limitada no permitirá la interpretación ó el entendimiento de que el amor expiatorio de Cristo fue para la totalidad de la iglesia visible.

“Cuando estudiamos Su Sagrada Escritura, por Su gracia llegamos a aprender que sin lugar a dudas, su pueblo son aquellos cuyos “…nombres están escritos en los cielos…” desde antes de la fundación del mundo.”

“Mas no os gocéis de esto, que los espíritus se os sujetan; antes gozaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” Lucas 10:20

Estos son aquellos que están “…sepultados con él por el bautismo en la muerte: para que así como Cristo resucitó de entre los muertos…” ellos también a la “vida nueva.”

“Porque somos sepultados juntamente con él á muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.” Romanos 6:4

Ellos son los “…vasos de oro y de plata…” hechos para “honor,” en contraste con los “…vasos de madera y de barro…” hechos para “deshonra.”

“Mas en una casa grande, no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro: y asimismo unos para honra, y otros para deshonra.” 2Timoteo 2:20

“¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza?
¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira preparados para muerte,
Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, mostrólas para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria;
Los cuales también ha llamado, es á saber, á nosotros, no sólo de los Judíos, mas también de los Gentiles?
Como también en Oseas dice: Llamaré al que no era mi pueblo, pueblo mío; Y á la no amada, amada.
Y será, que en el lugar donde les fué dicho: Vosotros no sois pueblo mío: Allí serán llamados hijos del Dios viviente.”
Romamos 9:21-26

Estos son los elegidos de Dios, con el nombre de Dios y la ciudad la Nueva Jerusalén escrito sobre ellos.

“Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalem, la cual desciende del cielo de con mi Dios, y mi nombre nuevo.” Apocalipsis 3:12

De hecho, la propia Nueva Jerusalén es una figura que apunta a la Esposa de Cristo.

“Y yo Juan vi la santa ciudad, Jerusalem nueva, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.” Apocalipsis 21:2

Ella es la “esposa” del Cordero:

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque son venidas las bodas del Cordero, y su esposa se ha aparejado.” Apocalipsis 19:7

Esta la iglesia invisible, es el eterno “…tabernáculo de Dios con los hombres.”:

“Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos.” Apocalipsis 21:3

Esta es la iglesia invisible, compuesta solamente por aquellos que experimentan la “primera resurrección:”

“Mas los otros muertos no tornaron á vivir hasta que sean cumplidos mil años. Esta es la primera resurrección.
Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad en éstos; antes serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.”
Apocalipsis 20:5-6

Este es el “ejército grande en extremo”:

“Y díjome: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo del hombre, y di al espíritu: Así ha dicho el Señor Jehová: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán.
Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies, un ejército grande en extremo.”
Ezequiel 37:9-10

Dentro de los cuales Dios puso Su Espíritu Santo para que puedan vivir:

“Por tanto profetiza, y diles: Así ha dicho el Señor Jehová: He aquí, yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré á la tierra de Israel.
Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abriere vuestros sepulcros, y os sacare de vuestras sepulturas, pueblo mío.
Y pondré mi espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.”
Ezequiel 37:12-14

Dios de hecho nos enseña que estos son la otra “casa de Israel.”

“Por tanto, di á la casa de Israel: Así ha dicho el Señor Jehová: No lo hago por vosotros, oh casa de Israel, sino por causa de mi santo nombre, el cual profanasteis vosotros entre las gentes á donde habéis llegado.
Y santificaré mi grande nombre profanado entre las gentes, el cual profanasteis vosotros en medio de ellas; y sabrán las gentes que yo soy Jehová, dice el Señor Jehová, cuando fuere santificado en vosotros delante de sus ojos.
Y yo os tomaré de las gentes, y os juntaré de todas las tierras, y os traeré á vuestro país.
Y esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.
Y os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré corazón de carne.
Y pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos, y guardéis mis derechos, y los pongáis por obra.”
Ezequiel 36:22-27

“Díjome luego: Hijo del hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo talados.” Ezequiel 37:11

LA IGLESIA DEL PRIMOGÉNITO

De hecho, Dios en Hebreos 12 claramente distingue el cuerpo eterno de Cristo, con el lenguaje más descriptivo al declarar:

“Mas os habéis llegado al monte de Sión, y á la ciudad del Dios vivo, Jerusalem la celestial, y á la compañía de muchos millares de ángeles,
Y á la congregación de los primogénitos que están alistados en los cielos, y á Dios el Juez de todos, y á los espíritus de los justos hechos perfectos,
Y á Jesús el Mediador del nuevo testamento, y á la sangre del esparcimiento que habla mejor que la de Abel.”
(v. 22-24)

Se requeriría de gimnasia exegética autoritaria, para de alguna manera cambiar lo que Dios describe en los versos anteriores, a una descripción de la iglesia visible, corporativa, externa (cualquiera que sea su denominación).

Como vimos en las referencias anteriores en el Libro del Apocalipsis, la “…Jerusalén celeste…”, por definición, es la antítesis ó contradicción de la “…Jerusalén, que ahora es…”

“Porque Agar ó Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto á la que ahora es Jerusalem, la cual sirve con sus hijos.” Gálatas 4:25

En efecto, todos los “hijos de la promesa”, como “Isaac”, pertenecen a “…la Jerusalem de arriba libre es; la cual es la madre de todos nosotros.” Gálatas 4:22-31

Ellos no son “nacidos” [gennao] “de la carne,“ sino por la promesa: “Mas el de la sierva nació según la carne; pero el de la libre nació por la promesa.” Gálatas 4:23

EL JUICIO ES PRIMERAMENTE PARA EL JUDÍO

Dios en Su Sagrada Escritura nos enseña que los Judíos fueron el pueblo al cual Él “confió la palabra (dichos ó pregones) de Dios”

“¿QUÉ, pues, tiene más el Judío? ¿ó qué aprovecha la circuncisión?,
Mucho en todas maneras. Lo primero ciertamente, que la palabra de Dios les ha sido confiada.”
Romanos 3:1-2

Antes de cualquier otra nación, los descendientes de Abraham fueron traídos a existencia y Dios les dio Su palabra, Su Evangelio:

“Mas los Judíos, visto el gentío, llenáronse de celo, y se oponían á lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.
Entonces Pablo y Bernabé, usando de libertad, dijeron: A vosotros á la verdad era menester que se os hablase la palabra de Dios; mas pues que la desecháis, y os juzgáis indignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos á los Gentiles.”
Hechos 13:45-46

“Porque no me avergüenzo del evangelio: porque es potencia de Dios para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego.” Romanos 1:16

“Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios concertó con nuestros padres, diciendo á Abraham: Y en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra.
A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado á su Hijo, le envió para que os bendijese, á fin de que cada uno se convierta de su maldad.”
Hechos 3:25-26

“Y PASANDO [Pablo y Silas] por Amphípolis y Apolonia, llegaron á Tesalónica, donde estaba la sinagoga de los Judíos. Y Pablo, como acostumbraba, entró á ellos, y por tres sábados disputó con ellos de las Escrituras,” Hechos 17:1-2

Debido a la “posición principal” de los Judíos con respecto a Dios y Su Palabra, la Biblia enseña que ellos son los que Dios juzgará “primero” y registra:

“Tribulación y angustia sobre toda persona humana que obra lo malo, el Judío primeramente, y también el Griego.” Romanos 2:9

Cuando nos mantenemos escudriñando la Sagrada Escritura, por la gracia de Dios podemos llegar a aprender que sin duda, estamos viviendo en un momento en el cual estamos siendo testigos de la manera en que la preparación de Dios para el último día se desenvuelve.

Ya que por Su voluntad, Dios decidió dejar de soportar los pecados de la “casa grande,” en la que los vasos de honra y los de deshonra residen.

“Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor á los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Mas en una casa grande, no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro: y asimismo unos para honra, y otros para deshonra.” 2Timoteo 2:20

Verdaderamente Dios está juzgando:

“Mas vosotras, ovejas mías, así ha dicho el Señor Jehová: He aquí yo juzgo entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos.” Ezequiel 34:17

“Por tanto, así les dice el Señor Jehová: He aquí, yo, yo juzgaré entre la oveja gruesa y la oveja flaca,” Ezequiel 34:20

Porque ella la que debe ser la mujer virtuosa:

“Mujer fuerte, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente á la de piedras preciosas.” Proverbios 31:10

Sin mancha y arruga:

“Para presentársela gloriosa para sí, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha.” Efesios 5:27

Ha llegado a ser una mujer que quebranta el matrimonio:

“Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y te daré en sangre de ira y de celo.
Y te entregaré en mano de ellos: y destruirán tu alto, y derribarán tus altares, y te harán desnudar de tus ropas, y se llevarán los vasos de tu gloria, y te dejarán desnuda y descubierta.”
Ezequiel 16:38-39

Dios con lenguaje duro declara que “…Jerusalén…” es una mujer menstruante y ella llegó a ser abominación entre sus enemigos:

“Sión extendió sus manos, no tiene quien la consuele; Jehová dió mandamiento contra Jacob, que sus enemigos lo cercasen: Jerusalem fué en abominación entre ellos.” Lamentaciones 1:17

Y sus pecados han llegado hasta el cielo:

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas;
Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.”
Apocalipsis 18:4-5

“Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” 1Pedro 4:17

Y,

“Y díjole Jehová: Pasa por medio de la ciudad, por medio de Jerusalem, y pon una señal en la frente á los hombres que gimen y que claman á causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella.
Y á los otros dijo á mis oídos: Pasad por la ciudad en pos de él, y herid; no perdone vuestro ojo, ni tengáis misericordia.
Matad viejos, mozos y vírgenes, niños y mujeres, hasta que no quede ninguno: mas á todo aquel sobre el cual hubiere señal, no llegaréis; y habéis de comenzar desde mi santuario. Comenzaron pues desde los varones ancianos que estaban delante del templo.
Y díjoles: Contaminad la casa, y henchid los atrios de muertos: salid. Y salieron, é hirieron en la ciudad.”
Ezequiel 9:4-7

LA ADVERTENCIA ES PARA LA IGLESIA

El pasaje anterior del Antiguo Testamento, proviene del libro de Ezequiel. Ezequiel fue un profeta que Dios llamó para la obra específica de ser instrumental advirtiendo del juicio que venia.

“Díjome luego: Hijo del hombre, ve y entra á la casa de Israel, y habla á ellos con mis palabras.
Porque no eres enviado á pueblo de habla profunda ni de lengua difícil, sino á la casa de Israel.”
Ezequiel 3:4-5

Y en el capitulo 5, Dios nos deja saber que Él tiene en mente a Jerusalén:

“Así ha dicho el Señor Jehová: Esta es Jerusalem: púsela en medio de las gentes y de las tierras alrededor de ella.
Y ella mudó mis juicios y mis ordenanzas en impiedad más que las gentes, y más que las tierras que están alrededor de ella; porque desecharon mis juicios y mis mandamientos, y no anduvieron en ellos.”
Ezequiel 5:4-5

Y declara lo que iba a hacer con ella:

“Así pues ha dicho el Señor Jehová: He aquí yo contra ti; si, yo, y haré juicios en medio de ti á los ojos de las naciones.
Y haré en ti lo que nunca hice, ni jamás haré cosa semejante, á causa de todas tus abominaciones.”
Ezequiel 5:8-9

El lenguaje de esta advertencia, por supuesto, nos lleva directamente al capítulo 24 de Mateo, donde el Señor Jesús, hablando de La Gran Tribulación, declara:

“Porque habrá entonces grande aflicción, cual no fué desde el principio del mundo hasta ahora, ni será.” (v. 21)

¿La causa? Dios en Ezequiel 5:9 nos deja saber que es por “…causa de todas tus abominaciones.” ¿Cuáles son las “abominaciones” que Dios tiene en mente? Él en los versículos 6 al 8 describe la naturaleza de las abominaciones de Jerusalén en detalle:

“Y ella mudó mis juicios y mis ordenanzas en impiedad más que las gentes, y más que las tierras que están alrededor de ella; porque desecharon mis juicios y mis mandamientos, y no anduvieron en ellos.
Por tanto, así ha dicho Jehová: ¿Por haberos multiplicado más que á las gentes que están alrededor de vosotros, no habéis andado en mis mandamientos, ni habéis guardado mis leyes? Ni aun según las leyes de las gentes que están alrededor de vosotros habéis hecho.
Así pues ha dicho el Señor Jehová: He aquí yo contra ti; si, yo, y haré juicios en medio de ti á los ojos de las naciones.”

De la misma manera que la reprensión directa de los versos anotados fue durante el tiempo de actividad pecaminosa de “la casa de Israel,” es decir, “Jerusalén.”

Con la sentencia articulada en el verso 9 paralela a la de Mateo 24:21, así mismo La Gran Tribulación de la era del Nuevo Testamento se enfoca completamente en la iglesia cristiana corporativa y visible.

EL JUICIO DE DIOS ESTA SOBRE TODA LA IGLESIA CORPORATIVA VISIBLE

¿Escuchará ó prestará atención la Casa de Israel? ¿Podemos decir con exactitud que Judá sabía realmente lo que su fin iba a ser? Por la gracia de Dios, encontramos un ejemplo de esa profecía en 2Reyes 20.

“Entonces Isaías dijo á Ezechîas: Oye palabra de Jehová:
He aquí vienen días, en que todo lo que está en tu casa, y todo lo que tus padres han atesorado hasta hoy, será llevado á Babilonia, sin quedar nada, dijo Jehová.”
(v. 16-17)

De la misma manera, Dios francamente en Ezequiel nos dice cual seria el fin de la casa de Israel cuando registra:

“Mas la casa de Israel no te querrán oir, porque no me quieren oír á mí: porque toda la casa de Israel son tiesos de frente, y duros de corazón.” Ezequiel 3:7

“¿Es este lenguaje una mera expresión hiperbólica de parte de Dios?
En otras palabras, ¿es esto una simple figura que consiste en aumentar excesivamente aquello de que se habla?”

O podría ser que en realidad “…toda la casa de Israel son tiesos de frente y duros de corazón”? Dios en Su registro de Ezequiel 8 claramente nos dice que esto es así:

“Díjome luego: Entra, y ve las malvadas abominaciones que éstos hacen allí. Entré pues, y miré, y he aquí imágenes de todas serpientes, y animales de abominación, y todos los ídolos de la casa de Israel, que estaban pintados en la pared alrededor [idolatría].
Y delante de ellos estaban setenta varones de los ancianos de la casa de Israel, y Jaazanías hijo de Saphán estaba en medio de ellos, cada uno con su incensario en su mano; y del sahumerio subía espesura de niebla.
Y me dijo: Hijo del hombre, ¿has visto las cosas que los ancianos de la casa de Israel hacen en tinieblas, cada uno en sus cámaras pintadas
[idolatría]? porque dicen ellos: No nos ve Jehová; Jehová ha dejado la tierra.
Díjome después: Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que hacen éstos.
Y llevóme á la entrada de la puerta de la casa de Jehová, que está al aquilón; y he aquí mujeres que estaban allí sentadas endechando á Tammuz
[idolatría].
Luego me dijo: ¿No ves, hijo del hombre? Vuélvete aún, verás abominaciones mayores que éstas.”
(v. 9-15)

Dios en Jeremías 9 identifica y asemeja a la casa de Israel con las naciones paganas, haciendo hincapié en la amplia corrupción a nivel nacional de las personas que declaran ser llamadas por el nombre de Dios ó declaran representar el nombre de Dios, y registra:

“A Egipto, y á Judá, y á Edom, y á los hijos de Ammón y de Moab, y á todos los arrinconados en el postrer rincón, que moran en el desierto; porque todas las gentes tienen prepucio, y toda la casa de Israel tiene prepucio en el corazón.” (v. 26)

Sabemos, por supuesto, que Israel y Judá, siendo ellas la entidad corporativa del Antiguo Testamento, fueron completamente destruidos por los asirios y los babilonios, respectivamente.

Ellos fueron destruidos totalmente porque como naciones, ellas eran totalmente corruptas. De hecho, TODAS ellas estaban incircuncisas en sus corazones.

Sorprendentemente Dios hace eco de la totalidad de su destrucción en el Nuevo Testamento, en Mateo 24 donde registra lo siguiente: “…¿Veis todo esto? de cierto os digo, que no será dejada aquí piedra sobre piedra, que no sea destruída.” (v. 2)

Y en Marcos 13 Dios declara:

“¿Ves estos grandes edificios? no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.” (v. 2)

Como también lo ratifica así:

“Estas cosas que veis, días vendrán que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruída.” Lucas 21:6

Pongamos mucha atención a la advertencia que Dios nos da. El Todopoderoso Dios declara: “…Ni una sola piedra…”

La pregunta que debemos hacernos nosotros es: ¿vamos a prestar atención a la advertencia del Dios Todopoderoso, o vamos a escuchar y obedecer a un hombre?

Dios nos ha advertido de muchas maneras, por Su gran misericordia para con los hijos de los hombres, Él nos está ordenando a salir de las iglesias pues Satanás está reinando allí y Su Santo Espíritu las ha abandonado y por ende nadie encontrará salvación dentro de ellas.

No olvidemos que Dios declara que:

“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy presuroso; voz amarga del Día de Jehová; gritará allí el valiente.
Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento,
Día de trompeta y de algazara, sobre las ciudades fuertes, y sobre las altas torres.
Y atribularé los hombres, y andarán como ciegos, porque pecaron contra Jehová: y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.
Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de Jehová; pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo: porque ciertamente consumación apresurada hará con todos los moradores de la tierra.”
Sofonías 1:14-19

“Y ASI nosotros, como ayudadores juntamente con él, os exhortamos también á que no recibáis en vano la gracia de Dios.
En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salud te he socorrido: he aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salud”
2Corintios 6:1-2

El Día Del Juicio empieza este 21 de Mayo 2011 Dios en Su Santa Palabra la Biblia ¡lo garantiza!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.