¿Qué Significa Ser Un Verdadero Cristiano?

Por el Hno. Albert N. Martin
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Hay muchas cuestiones en las cuales la ignorancia es de poca importancia. Por ejemplo, la mayoría de nosotros no estamos familiarizados con la teoría de la relatividad de Einstein. Sí, eso casi no afecta nuestras vidas.

Pero no nos podemos dar el lujo de declarar ignorancia ni ser indiferentes a la pregunta ¿qué significa ser un verdadero cristiano?

“Nunca ninguno de nosotros debemos tener la suposición ligera de que yo soy un verdadero cristiano.
¿Por qué razón? Porque la suposición incorrecta es trágica y fatal por la eternidad.”

Lamentablemente en nuestros días, muchas personas como también grupos han decidido auto-denominarse cristianos. Otra cosa lamentable es que ahora también la palabra cristiano se ha convertido en un sinónimo de mundano.

Dios ha permitido esto debido a que el juicio de Dios ya ha empezado el cual debia empezar por Su iglesia corporativa e institucional. Dios registra esta verdad así:

“Porque es tiempo de que el juicio comience de la casa de Dios: y si primero comienza por nosotros, ¿qué será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?” 1Pedro 4:17

Este castigo tiene que ver o está relacionado con la ceguera espiritual que Dios ha traído sobre una gran cantidad de creyentes profesantes. En 2Tesalonicenses 2 Dios nos advirtió que este evento vendría.

“EMPERO os rogamos, hermanos, cuanto á la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestro recogimiento á él,
Que no os mováis fácilmente de vuestro sentimiento, ni os conturbéis ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como nuestra, como que el día del Señor esté cerca.
No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá sin que venga antes la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,
Oponiéndose, y levantándose contra todo lo que se llama Dios, ó que se adora; tanto que se asiente en el templo de Dios como Dios, haciéndose parecer Dios.”
2Tesalonicenses 2:1-4

Entonces, escudriñemos las Sagradas Escrituras para que por la gracia de Dios, lleguemos á aprender cuándo es que una persona tiene el derecho a denominarse “cristiano”.

Determinaremos eso, exponiendo las cuatro definiciones que Dios en Su Santa Palabra nos ha dejado. Por Su gracia, por medio de estas definiciones llegaremos á aprender que un verdadero cristiano, es una persona….

  1. quien por la gracia de Dios ha confrontado su problema personal con el pecado.
  2. quien Dios le ha permitido considerar seriamente el remedio que Dios da para el pecado.
  3. quien Dios ha movido a actuar de acuerdo a los requerimientos que Dios da para salvación.
  4. quien su vida testifica de su arrepentimiento y fe, los cuales son dones dados por Dios.

1. QUIEN POR LA GRACIA DE DIOS HA CONFRONTADO SU PROBLEMA PERSONAL CON EL PECADO << lista >>

La cristiandad es única en el hecho de que es una religión para el pecador. Cuando el ángel anunció a José que se acercaba el nacimiento de Cristo, dijo:

“Y parirá un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará á su pueblo de sus pecados.” Mateo 1:21

El mismo Señor declaró: “No he venido á llamar justos, sino pecadores á arrepentimiento.” Lucas 5:32

Un verdadero cristiano es aquel a quién Dios ha dado Vida eterna y ha permitido que encare seriamente su problema personal con el pecado.

Dios declara: “Y yo os tomaré de las gentes, y os juntaré de todas las tierras, y os traeré á vuestro país.
Y esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.
Y os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré corazón de carne.”
Ezequiel 36:24-26

Todo lo que la Biblia enseña sobre el pecado puede ser resumido en este hecho: cada uno de nosotros tiene un antecedente o historial malo y un corazón malo.

ANTECEDENTE MALO

Al decir “antecedente malo” no estoy usando la terminología que describe la culpabilidad que el ser humano da al pecado. Nosotros obtuvimos este mal antecedente mucho antes de nuestra existencia y participación en este mundo.

“De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó á todos los hombres, pues que todos pecaron.” Romanos 5:12

Todos nosotros pecamos en Adán. Dios designó a nuestro primer padre para que representara a toda la raza humana, entonces; ya que él pecó todos pecamos en él y todos fuimos acusados de esa culpa.

Además después de que nacemos, culpas adicionales se acumulan debido a nuestras propias transgresiones y ellas también nos acusan delante de Dios.

“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien y nunca peque” Eclesiastés 7:20

“Dios mide toda nuestra experiencia humana por medio de un estándar, patrón o modelo que es totalmente inflexible.
Este no solo pesa nuestras obras externas, sino también nuestros pensamientos.”

El mismo Señor Jesús declaró: “Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,” Marcos 7:21

Dios tiene un historial detallado en el cual cada uno de nuestros pensamientos, cada intención, cada obra, y cada dimensión de nuestra experiencia humana que va contraria a Su Ley, se encuentra registrada.

Este historial que está entre los libros que serán abiertos en el Día Del Juicio, tiene documentada toda nuestra culpa. De aquí que Dios declara en Romanos 3 que toda la raza humana es culpable delante del Todopoderoso Dios.

“Empero sabemos que todo lo que la ley dice, á los que están en la ley lo dice, para que toda boca se tape, y que todo el mundo se sujete á Dios:
Porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de él; porque por la ley es el conocimiento del pecado.”
(v. 19-20 )

CORAZÓN MALO

En conjunto con nuestro antecedente malo, nuestro problema con el pecado también proviene de lo que somos verdaderamente.

Cuando Adán pecó, él no solo llegó a ser culpable delante de Dios; él también llegó a ser sucio, deshonesto, corrupto, infestado e inmundo en su naturaleza.

Habiendo heredado esa naturaleza de Adán, todos nosotros tenemos el problema de una naturaleza malvada y un corazón malo. Dios lo describe así:

“Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” Jeremías 17:9

Como vimos anteriormente, Dios registra esto en otros lados de esta manera:

“Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios,
Los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, las desvergüenzas, el ojo maligno, las injurias, la soberbia, la insensatez.
Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.”
Marcos 7:21-23

Dios por medio del apóstol Pablo declara: “Por cuanto la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta á la ley de Dios, ni tampoco puede.” Romanos 8:7

En su naturaleza, la disposición del corazón de cada ser humano puede ser representada con un puño cerrado levantado contra el Dios vivo.

¿Te has preocupado profundamente alguna vez de tu antecedente y corazón malo?  Un verdadero cristiano es aquel que con toda seriedad medita en su corazón sobre su propio problema del pecado.

El grado al cual nosotros los seres humanos sentimos que el pecado difiere de una persona a otra, dirige la cantidad de tiempo en el cual nosotros vemos el problema de nuestro pecado.

Pero en un punto o momento en la vida del que será salvo y únicamente por la intervención activa de Dios el Espíritu Santo, cada uno que ha sido escogido para salvación, se da cuenta que es responsable y merecedor de condenación eterna debido a su antecedente y corazón malo.

2. QUIEN DIOS HA PERMITIDO SERIAMENTE CONSIDERAR EL REMEDIO QUE DIOS DA PARA EL PECADO << lista >>

Gracias a Su incomprensible misericordia, Dios ha tomado la iniciativa para hacer algo por aquel pecador:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16

“En esto consiste el amor: no que nosotros hayamos amado á Dios, sino que él nos amó á nosotros, y ha enviado á su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” 1Juan 4:10

“Empero Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó,” Efesios 2:4

Estos versos familiares nos enseñan que la verdadera fe cristiana no es una maquinación o una confabulación religiosa de ayúdate a ti mismo, donde tú mismo te curas o tú mismo te tapas con la ayuda de Dios.

“La verdadera fe cristiana es única en el hecho de que Cristo es el Único Salvador para los pecadores. Que toda nuestra ayuda proviene de Dios y que Él nos encuentra en la situación precaria donde nos encontramos.”

Una vez que Dios nos da Vida eterna, llegamos a entender el hedho de que nosotros no nos podemos levantar a nosotros mismos. Este remedio tiene por lo menos tres maravillosos, simples, pero profundos puntos de enfoque.

El Primero: está atado á la persona del Señor JesúsCristo quien es Dios y hombre. y lo declara así: “…Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14:6

El Segundo: está centrado en la cruz donde Cristo demostró el sacrificio de Su muerte que llevó a cabo desde antes de la fundación del mundo.

Juan el bautista usa la imagen del Antiguo Testamento del cordero preparado para el sacrificio cuando él señala al Señor Jesús y declara:

“El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Juan 1:29

El mismo Señor Jesús declaró: “Como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Mateo 20:28

Arriba ^

No debemos pensar de la cruz como una idea abstracta, vaga e indeterminada, ni como un símbolo religioso. Tampoco debemos pasar por alto y olvidar que Dios llevó a cabo el sacrificio de su muerte y resurrección, desde antes de la fundación del mundo.

“Su significado es el que Dios declara que es.
La cruz es el lugar donde Dios demostró el sacrificio que ya habia llevado a cabo, donde por medio de imputación amontonó sobre Sí mismo, todos los pecados de Su pueblo.”

Dios por medio del apóstol Pablo, describe así la atribución de la responsabilidad que cayó sobre Él:

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición; (porque está escrito: Maldito cualquiera que es colgado en madero:)” Gálatas 3:13

Y también:

“Al que no conoció pecado, [Dios lo] hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” 2Corintios 5:21

Además:

“Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de él el rostro, fué menospreciado, y no lo estimamos.
Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.
Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados.
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.”
Isaías 53:3-6

El Tercero: el remedio de Dios, es ofrecido a todos los hombres sin discriminación. Pero el ser humano de su propia voluntad, no vendrá a Él de acuerdo á lo que Dios requiere, pues espiritualmente es un cadaver.

En su naturaleza pecaminosa, el hombre seguirá lo que está en su corazón. Y Dios declara al ser humano que: “Porque donde está vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón.” Lucas 12:34

Pero gracias a Dios, en el sacrificio de Cristo desde antes de la fundación del mundo, Dios ha provisto un remedio que es ofrecido a todos, (aunque no provisto para todos). Esta oferta de gracia viene en una invitación libre de restricciones.

Aprendemos esto cuando Dios declara: “A TODOS los sedientos: Venid á las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad, y comed. Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y leche.” Isaías 55:1

Y también: “Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.” Mateo 11:28

3. QUIEN DIOS HA MOVIDO A ACTUAR DE ACUERDO A LOS REQUERIMIENTOS QUE DIOS DA PARA SALVACIÓN << lista >>

Cuando el Señor Jesús empezó Su ministerio terrenal, Él declaró: “…diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio.” Marcos 1:15

En seguida después de Su crucifixión y resurrección, Él ordena a Sus discípulos que:

“Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem.” Lucas 24:47

Dios por medio del apóstol Pablo también predicó. “Testificando á los Judíos y á los Gentiles arrepentimiento para con Dios, y la fe en nuestro Señor Jesucristo.” Hechos 20:21

Para obtener la provisión de Dios para el pecado, debemos arrepentirnos y debemos creer.

ARREPENTIMIENTO

Pero ¿qué es arrepentimiento? esta es una definición:

“arrepentimiento para vida es gracia salvadora por medio de la cual un pecador, reconociendo verdaderamente su pecado y aprehensión (esto es la comprensión o entendimiento) de la misericordia de Dios en Cristo, con dolor y odio por su pecado camina hacia Dios con propósito total y esfuerzo desde ese momento, en busca de la nueva obediencia.”

Arrepentimiento es el hijo pródigo recapacitando en aquel país lejano y volviendo a su padre. Una vez que él reconoció su pecado, se levantó y volvió a su padre dándole la espalda a todo aquello que perteneció a su viejo estilo de vida.

Trayéndolo a casa estaba la confianza de que su padre era misericordioso y lleno de gracia. Vemos claramente que ese cuadro es un hermoso pincelazo, es el cuadro del amor de nuestro Señor Jesús para Sus escogidos cuando Él dice:

“Y levantándose, vino á su padre. Y como aun estuviese lejos, viólo su padre, y fué movido á misericordia, y corrió, y echóse sobre su cuello, y besóle.” Lucas 15:20

“Pongamos mucha atención sobre el hecho de que el hijo pródigo no vino a su padre con orgullo, pompa ni lujo o grandeza.
Tampoco vino declarando que él había hecho una decisión de regresar a casa.”

El verdadero arrepentimiento tiene que ver con el reconocimiento de que yo he pecado contra el Dios del cielo y que no soy digno de ser llamado Su hijo.

Sí, cuando yo estoy preparado (gracias a la obra del Espíritu Santo de darme un corazón nuevo y un alma resucitada), voy a venir mansamente.

El Padre me busca y me encuentra (pues soy yo el que está perdido) enrredado en mis pecados y echa Sus brazos de Su amor reconciliador, y de Su gracia salvadora sobre mí.

FE

El arrepentimiento siempre va de la mano con la fe. ¿Qué es la fe? Fe es el arrojarme sobre el Salvador en la desnudez de mis necesidades, confiando que Él será para mí todo lo que Él ha prometido que será.

La fe por medio de la cual somos salvados, es la fe de Cristo y no nuestra fe. Ella es dada como dádiva o regalo a cada uno que será salvado. Por medio de ella Dios me dará todo lo que hay en Cristo.

¿Qué es lo que hay en Cristo? Entre otras cosas el sacrificio demostrado, con Su muerte sobre la cruz, sacrificio que expía, purga, lava y me purifica de todos mis pecados.

También está Su justicia que es contada como si fuese mía, y Su regalo y garantía del Espíritu Santo en mí y quién aplica Su Palabra a mi corazón. En Cristo también está la adopción, santificación y finalmente la glorificación.

“Mas de él sois vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, y justificación, y santificación, y redención:” 1Corintios 1:30

4. QUIEN SU VIDA TESTIFICA DE ARREPENTIMIENTO Y FE, LOS CUALES SON DONES DADOS POR DIOS << lista >>

Dios por medio del apóstol Pablo ordena: “…que se arrepintiesen y se convirtiesen á Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento.” Hechos 26:20

Hablando de estas palabras, él es movido a escribir: “Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas.” Efesios 2:10

Además, Dios continúa por medio del apóstol en Gálatas 5 que la fe obra por el amor: “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión; sino la fe que obra por la caridad.” (v. 6)

Dondequiera que hay verdadera fe en Cristo, verdadero amor por Cristo será implantado. Y donde hay verdadero amor por Cristo, habrá obediencia a Cristo.

El Señor Jesús declaró: “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, aquél es el que me ama; y el que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré á él.
Dícele Judas, no el Iscariote: Señor, ¿qué hay porque te hayas de manifestar á nosotros, y no al mundo?
Respondió Jesús, y díjole: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos á él, y haremos con él morada.
El que no me ama, no guarda mis palabras: y la palabra que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me envió.”
Juan 14:21-24

Nuestra salvación es debido a que Dios nos otorga la fe de Cristo y no porque le amamos ni porque le obedezcamos, pues una confianza que no produce amor y obediencia no es la fe salvadora.

La verdadera fe, obra proporcionándote gozo al amar y obedecer a tu Salvador en TODO lo que Él ha estipulado en Su Maravilloso Plan De Dios Para Salvación.

Esta Fe [Cristo] te capacita a vivir una vida que glorifica a Dios. Con la verdadera Fe en tí, tú estás dispuesto a ser tachado como “fuera de moda” por el hecho de que crees que hay estándares divinos éticos y morales los cuales no se deben cambiar.

Tú estás dispuesto a permanecer firme en tu convicción contra la inmoralidad sexual, contra el asesinato de bebés antes de nacer, contra la incremente mundanalidad que plaga la iglesia de hoy y contra cualquier otro pecado pues el Señor Jesús declara:

“Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adulterina y pecadora, el Hijo del hombre se avergonzará también de él, cuando vendrá en la gloria de su Padre con los santos ángeles.” Marcos 8:38

De aquí que un verdadero cristiano no es uno que simplemente dice:

“Yo sé que soy un pecador, pero me he arrepentido y he creído en mi Señor y Salvador.”

No, eso no es suficiente.

El verdadero arrepentimiento y fe, (los cuales son dádivas de Dios para Sus escogidos) deben ser demostrados y reflejados en tu vida, y ella debe estar llena del propósito a la obediencia a la Ley de JesúsCristo, Su Palabra.

El Señor Jesús declara: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Mateo 7:21

Y también: “El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él;” 1Juan 2:4

PREGUNTAS IMPORTANTES

¿Puedes tú verdaderamente proclamar que eres cristiano de la manera que la Biblia lo exige y define? ¿Manifiesta tu vida los frutos de arrepentimiento y fe? ¿Posees una vida que está atada a Cristo, que obedece a Cristo y que confiesa a Cristo?

“Se que no somos perfectos, cada día debemos orar: 'Señor perdona mis ofensas.'
Pero al mismo tiempo tú debes crucificar la carne, correr del pecado y no prestarle oído y de allí poder decir:”

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” Filipenses 1:21

¿Eres tú un verdadero cristiano? Yo dejo la respuesta para que tú la respondas en las profundidades de los compartimentos de tu mente y tu corazón. Responde con la respuesta con la cual tú estés preparado a encarar la eternidad.

No te complazcas con ninguna otra respuesta sino con la que te encontrará con beneplácito y aprobación en la muerte y por la gracia de Dios, a salvo en el Día Del Juicio. ¡Amén!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.