¿Por Qué Prosperan Los Impios?

Por el Hno. Joseph M. Stowell
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Cuándo cristianos devotos enfrentan una prueba tras otra, muchas veces tendemos a preguntarnos ¿Por qué es que gente “buena” sufre?

En un momento de debilidad, esto nos parece tan injusto, pero en seguida aprendemos en la Sagrada Escritura, que Dios pone pruebas y tribulaciones en nuestras vidas para corregirnos, refinarnos, para fortalecer nuestra fe y para enseñarnos que nuestra dependencia debe ser solamente en Él.

“Una pregunta similar y al mismo tiempo opuesta con la cual los verdaderos creyentes tienen que luchar a menudo, es:
¿por qué prosperan los impíos?”

Esto es lo que Asaph tenía en mente cuando él, bajo la dirección del Espíritu Santo fue inspirado a escribir el Salmo 73.

Dios por medio de Asaph, empieza con una fuerte afirmación de fe hacia el Israel espiritual y registra:

“CIERTAMENTE bueno es Dios á Israel, A los limpios de corazón.” (v. 1)

Pero enseguida él confiesa que casi falla espiritualmente y es movido a registrar:

“Mas yo, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos.” (v. 2)

Así que si tú tienes dificultad encuadrando lo que ves en la vida con lo que has aprendido en la Palabra de Dios, no estás solo.

Pero nota cuidadosamente que eventualmente Dios permitió que Asaph encontrara la verdad, y su envidia y depresión se convirtió en alegría y gratitud.

Es mi oración que la manera en que Dios registra la experiencia de Asaph en el Salmo 73, sea de mucha fortaleza y guía para nosotros en nuestra vida cotidiana.

OBSERVACIÓN

En los versos 4-12, Asaph es inspirado a describir la experiencia que regularmente nosotros percibimos de la vida de los impíos.

Dios lo mueve a anotar que: “Porque no hay ataduras para su muerte…” lo que significa que ellos mueren pacíficamente, y cuando ellos se encuentran físicamente vivos: “…Antes su fortaleza está entera.” (v. 4)

Muchos disfrutan buena salud y todavía peor, muchos de ellos son gente orgullosa, y “…Cúbrense de vestido de violencia.” (v.6)

En otras palabras, ellos usan la violencia para obtener lo que ellos quieren.

Además Asaph observa que los impíos humanamente son tan “prósperos” que: “Sus ojos están salidos de gruesos: Logran con creces los antojos del corazón.” (v.7)

Los impíos son tan corruptos que son arrogantemente malignos: “…y hablan con maldad de hacer violencia; Hablan con altanería.” (v.8)

Muchos de ellos incluso hablan contra el cielo, ellos blasfeman a Dios sin miedo, y simplemente porque algunos tienen muchas posesiones y poder, cualquier cosa que ellos dicen llama la atención de los del resto del mundo.

“Ponen en el cielo su boca, Y su lengua pasea la tierra.” (v.9)

Además Asaph nota que a pesar de que los impíos se burlan de Dios “Y dicen: ¿Cómo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en lo alto?
He aquí estos impíos, sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.”
(v.11-12)

De acuerdo al mundo, ellos “prosperan” en este mundo e incrementan sus riquezas de igual manera.

IRRITACIÓN

Ya que Asaph no tiene sus ojos puestos en el Todopoderoso Dios, todo esto lo desmejora o adolece, enviándolo a una depresión espiritual.

Y él es inspirado a registrar en el verso 13 e incluso declarar:

“Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón, Y lavado mis manos en inocencia;”

En otras palabras: “He vivido una vida recta, para nada; simplemente he sido un tonto.”

De la misma manera que la gran mayoría de las gentes del mundo, por un momento el Salmista se encontró midiendo sus bendiciones, en términos de logros o beneficios terrenales.

Y Asaph es movido a declarar: “Pues he sido azotado todo el día, Y empezaba mi castigo por las mañanas.
Si dijera yo, Discurriré de esa suerte; He aquí habría negado la nación de tus hijos:
Pensaré pues para saber esto: Es á mis ojos duro trabajo,”
(v.14-16)

Hay creyentes sinceros que están en esta situación, ellos tienen problemas reconciliando lo que ven en el mundo con lo que la Biblia enseña.

Y tienen miedo de traer eso al altar de Dios pues tienen miedo y sospecha de todavía ser “cristianos carnales.”

Pero el mantener esas preguntas dentro de ellos produce sufrimientos y los aleja de Dios, lo cual podría guiarlos a una caída espiritual.

REVELACIÓN

Pero las dudas internas del Salmista no persistieron pues debido a las promesas de nuestro Dios, él fue rescatado de esa situación.

Dios no permitió que él se quedara mirando al mundo y sus posesiones efímeras y es inspirado a declarar:

“Hasta que venido al santuario de Dios, Entenderé la postrimería de ellos.” (v. 17)

El entró en comunión a la presencia de Dios y por Su gracia fue permitido ver una perspectiva totalmente diferente.

Es imperativo que en cualquier crisis de la vida, alcemos nuestros ojos a Dios y busquemos entendimiento de Él y en Él.

En esa nueva perspectiva, Dios permite que Asaph vea el fin del impío y es inspirado a escribir:

“Ciertamente los has puesto en deslizaderos; En asolamientos los harás caer.
¡Cómo han sido asolados! ¡cuán en un punto! Acabáronse, fenecieron con turbaciones.
Como sueño del que despierta, Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás sus apariencias.”
(v. 18-20)

“En este momento Dios es paciente, Él permite que el impío 'prospere.'
Pero viene el el día cuando Él se levantará y los destruirá por completo y por la eternidad.”

Por medio de Su Sagrada Escritura, Dios nos permite ver, que desde Su punto de vista ó plan de salvación, nuestro tiempo en esta tierra no es mas que un pensamiento.

Una persona a la cual su prosperidad terrenal es como un pensamiento y después experimenta la destrucción eterna, no se le puede considerar próspero de ninguna manera.

Fortalecido e iluminado por Dios, ahora el Salmista emerge de su depresión y se siente avergonzado por la manera que él consideró su vida en esta tierra y registra:

Arriba ^

“Desazonóse á la verdad mi corazón, Y en mis riñones sentía punzadas.
Mas yo era ignorante, y no entendía: Era como una bestia acerca de ti.”
(v. 21-22)

EL DIOS OMNIPRESENTE

Nuestro Dios misericordioso le permite descubrir lo que la verdadera prosperidad verdaderamente es, y es movido a registrar:

“Con todo, yo siempre estuve contigo:” (v. 23a). Asaph descubrió que él era próspero porque Dios siempre está con él.

Dios amonesta a Sus hijos a que: “Sean las costumbres vuestras sin avaricia; contentos de lo presente; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.” Hebreos 13:5

“Dios nos está enseñando aquí que no debemos envidiar, que debemos estar contentos con lo que Dios ha permitido que tengamos, pues si JesúsCristo ha venido a morar en tu corazon, lo tienes todo.”

LA PROTECCIÓN DE DIOS

“Trabaste de mi mano derecha.” (v. 23b) Dios nos mantiene de nuestra mano derecha, esto es un símbolo de la protección Divina.

Algunas veces la Biblia declara que Dios nos mantiene con Su mano derecha.

La mano derecha en las Sagradas Escrituras tiene el significado de la voluntad de la persona, y ya que Dios nos mantiene protegidos bajo Su voluntad, debido a que Él es Rey, verdaderamente tenemos la única y verdadera prosperidad.

Así es amados míos, cada uno de los verdaderos creyentes es protegido por medio de la poderosa mano (voluntad) de Dios, y eso es lo que Dios enseña es, la verdadera prosperidad.

LA GUÍA DE DIOS

“Hasme guiado según tu consejo,” (v. 24a) Vivimos en un mundo oscuro y espiritualmente complejo, pero Dios nos ha dado Su Espíritu Santo el cual habita en nosotros, y por medio de Él nos enseña toda la verdad y nos guía a Su justicia.

Tenemos lo que se podría denominar como un sistema de radar espiritual que nos guía a través de la oscuridad, corrigiendo nuestro camino constantemente, y manteniéndonos en la dirección correcta.

Debido a que Dios nos ha provisto con esta ayuda espiritual inmesurable, verdaderamente somos prósperos.

EL REGALO DE DIOS

“Y después me recibirás en gloria.” (v. 24b) Dios recalca esta enseñanza asi: “Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” Romanos 6:23

Debido a nuestros pecados somos merecedores de perdición eterna, pero en Su Soberana Voluntad a través de Cristo, Dios ha dado de Su gracia el regalo gratuito de la vida eterna.

Esto verdaderamente es prosperidad con una P mayúscula.

ADORACIÓN

Entonces Asaph es movido a terminar con una maravillosa alabanza “¿A quién tengo yo en los cielos? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.” (v. 25)

Lo que Dios nos está enseñando aquí es, que el deseo y anhelo más intenso de todo verdadero creyente en esta tierra, debe ser que lleguemos a tener una relación intima con nuestro Padre celestial.

Y Asaph es inspirado a agregar: “Mi carne y mi corazón desfallecen: Mas la roca [Cristo] de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.” (v.26)

Lo que suceda con este cuerpo físico es de poca importancia, la verdadera prosperidad es encontrada en la eterna bondad de Dios para los suyos.

¿Por qué prosperan los impíos? Desde el punto de vista de Dios esta pregunta está completamente equivocada.

Pues en los términos de la eternidad los impíos verdaderamente no prosperan.

Bajo estos términos, los hijos de Dios son los que verdaderamente son bendecidos eternamente.

APLICACIÓN

Se cuenta la historia de dos misioneros, esposo y esposa. Ellos habían servido al Señor por un largo y arduo período durante toda sus vidas en tierras foráneas.

Viejos y con la salud ya fallándoles, ellos fueron llamados por su organización misionera a que regresaran a casa.

En el mismo barco donde ellos regresaban se encontraba un embajador de los Estados Unidos, un hombre muy prominente quien también se estaba jubilando y regresando a su casa.

Ellos observaron que este embajador se paseaba alrededor borracho, usaba lenguaje ofensivo y se comportaba con crueldad.

Los misioneros enfermos sentados en unas sillas en la proa del barco, lamentaban el hecho de que este hombre había representado a nuestro país en alguna nación del exterior.

El barco finalmente llegó al muelle, un par de personas de apariencia importante subieron al barco a recibir y a escoltar al embajador y a su esposa.

Muchas personas se aglomeraron alrededor del embajador y una banda empezó a tocar.

El fogonazo o flash de las cámaras fotográficas destellaba una y otra vez mientras que el embajador era presentado con una medalla por su distinguido servicio y a su esposa un ramo grande con muchas rosas.

PEREGRINOS

“La pareja de misioneros tomó sus pertenencias, pasaron en medio de las personas aglomeradas alrededor del embajador.
Nadie había ido a recibirles, nadie había ido a darles la bienvenida 'a casa'…”

Mientras caminaban hacia donde reclamarían sus maletas, el esposo vio que lágrimas corrían en las mejillas de su esposa. “Mi amor ¿estás bien?” preguntó él.

Ella le respondió: “no es justo… Tú deberías ser el que recibiera el honor por tu dedicado servicio a JesúsCristo. Pero no hay personas, no hay bandas, no hay rosas ni tan siquiera flores para nosotros.”

La sabiduría que Dios había dado a ese misionero permitió que él respondiera con ternura y dijera a su esposa: “Mi amor, no te preocupes por eso; pues todavía no estamos yendo a casa.”

¡Por Su gracia, Dios había permitido a este misionero descubrir la realidad del Salmo 73!

¡Bendito sea el Gran Nombre del Todopoderoso Dios por Su misericordia para con los hijos de los hombres, en este día y por la eternidad!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.