¿Por Qué Memorizar La Escritura?.

Por el Hno. Scott Sperling
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿Por qué molestarse en memorizar la Biblia? Aquí compartimos algunas razones. Primeramente porque Dios nos ordena hacerlo:

“Por tanto, pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis por señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos.” Deuteronomio 11:18

Guardando la Palabra de Dios en nuestros corazones y nuestras mentes, nos ayuda a obedecerla.

“Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.” Deuteronomio 30:14

“La ley de su Dios está en su corazón; Por tanto sus pasos no vacilarán.” Salmo 37:31

“En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.” Salmo 119:11

“La Palabra de Dios evita que tengamos pensamientos impíos y vanos.
Cuando memorizamos la Escritura, necesariamente uno debe meditar en Ella en nuestro tiempo libre.”

Esto llenará nuestra mente y no dará lugar para que tengamos pensamientos que no nos edifican. A través de la memorización de la Escritura, uno puede fácilmente obedecer a Dios cuando exhorta:

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad.” Filipenses 4:8

Memorizar la Escritura es una batalla contra la tentación y Cristo es nuestro ejemplo en este punto.

En Mateo 4 y Lucas 4, cada vez que Él fue tentado por Satanás, Él lo resistió citando la Escritura.

Dios por medio del apóstol Pablo declara que la Sagrada Escritura es un arma para la batalla espiritual y registra:

“Y tomad el yelmo de salud, y la espada del Espíritu; que es la palabra de Dios;” Efesios 6:17

Memorizar la Escritura incrementa nuestro entendimiento de los versos que memorizamos. Memorizar significa que uno se aprende cada una de las palabras y medita en cada una de ellas.

Mientras hacemos esto, naturalmente nos podríamos preguntar ¿por qué esta Palabra?

Meditación de cada Palabra, a través del Espíritu, nos da un entendimiento profundo del verso y revela significado que está escondido o pasa desapercibido en una lectura superficial.

“Más que todos mis enseñadores he entendido: Porque tus testimonios son mi meditación.” Salmo 119:99

Memorizar la Escritura nos ayuda a testificar y a enseñar, si la Palabra de Dios está en nuestro corazón, el Espíritu Santo la traerá a nuestra mente en el tiempo apropiado.

“La palabra de Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, enseñándoos y exhortándoos los unos á los otros con salmos é himnos y canciones espirituales, con gracia cantando en vuestros corazones al Señor.” Colosenses 3:16

Qué bueno es, que cuando sin una Biblia todavía podemos meditar, aconsejar, confortar, reprobar con lo que Dios declara en Ella, “Bendeciré á Jehová que me aconseja: Aun en las noches me enseñan mis riñones.” Salmo 16:7

“Memorizar la Escritura nos ayuda en nuestras oraciones, ¡qué mejor manera de hablar con Dios, que estar familiarizado con el lenguaje de Dios a través de Su Palabra!”

“Orando en todo tiempo con toda deprecación y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda instancia y suplicación por todos los santos,” Efesios 6:18

Memorizar la Escritura mejora nuestra conversación diaria. Lo que decimos refleja sobre lo que meditamos y lo que queda guardado en nuestros corazones.

“Generación de víboras, ¿cómo podéis hablar bien, siendo malos? porque de la abundancia del corazón habla la boca.” Mateo 12:34

Ahora Padre celestial, danos el deseo y los medios para almacenar Tu Palabra perfecta en nuestros corazones. Dirige el tiempo y las circunstancias para lograr esto.
Te rogamos nos des diligencia para ser fieles en esto, bendícenos con la oportunidad de que la memorización de Tu Palabra, sea para uso fructífero de Ella. Te pedimos esto en el nombre de Cristo Jesús, Amén.

Arriba ^

TECNICAS PARA MEMORIZAR VERSOS

Pidiendo a Dios Su dirección, considera hacer de la memorización de la Palabra de Dios, un componente duradero de tu vida devocional.

De esa manera tú también podrás decir con el salmista: “En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.” Salmo 119:11

Como hemos anotado, memorizar la Escritura tiene valor por muchas razones, entre ellas está el hecho de que nos permite entenderla más mientras meditamos en los versos.

La labor de memorizar la Escritura, ayuda en nuestra proclamación del Verdadero Evangelio, ya que los versos estarán “en la punta de la lengua.”

“También mientras meditamos en Ella, nuestra mente no tendrá lugar para pensamientos vanos y pecaminosos que no ayudan a nuestra edificación.”

Un buen punto de partida para empezar la memorización de la Escritura, es la memorización de versos individuales.

Por medio de este artículo, compartiremos técnicas específicas que por la gracia de Dios, he encontrado que me ayudaron a memorizar versos.

Una de las herramientas más valiosas para mí en la memorización de la Escritura, es un grupo de tarjetas de vocabulario o mnemotécnicas de 3 x 5 pulgadas que es el equivalente a 7.62 x 12.7 centímetros.

Ellas son muy útiles porque su tamaño compacto permite que sea fácil tenerlas en cualquier lugar y además ellas son duraderas.

Como primer paso, te recomiendo que visites tu tienda de útiles escolares ó papelería donde podrás comprar un paquete, ellas son populares así que asegúrate de comprar suficientes.

Ahora, los que usamos “teléfonos inteligentes” u organizadores como el iPod, existen algunos programas como Flascards Touch y para el Droid, encontré un programa llamado StudyDroid totalmente gratis.

Para empezar, escoge un verso que te gustaría memorizar. De allí dale al verso un titulo que describa en contenido del verso.

Escribe el “título” del verso en un lado de la tarjeta y en el otro lado de la tarjeta, copia el verso con el capítulo y su cita.

Ahora ya estás list@ para empezar a memorizar. Además de esta labor, te recomendamos algunas cosas que debes hacer mientras memorizas el verso.

  1. Ora por la selección de versos que vas a empezar a memorizar y ora que Dios te de éxito memorizándolos.
  2. Lee el contexto del verso para que lo puedas entender mejor.
  3. Antes de empezar a memorizarlo, lee el verso algunas veces por completo hasta que sientas que tienes un buen entendimiento del verso.
    Por la gracia de Dios, aprenderás que a medida que memorizas y practicas el verso, tu entendimiento del verso aumentará.

  4. si te es posible, repite el verso en alta voz.
  5. Cuando recites el verso, siempre empieza con el "título" que le has dado, de allí el capítulo y cita (por ejemplo Salmo 90:1), el verso y después el capítulo y cita otra vez.
  6. Cuando empieces a memorizar el verso, aprende el título, la referencia (libro y cita) y la primera frase, todo como una unidad.
  7. Continúa memorizando agregando frases adicionales una por una.
  8. Mientras memorizas el verso, piensa cómo es que se aplica a tu propia vida.
  9. Usa momentos de sosiego o quietud durante el día, para practicar tu verso como mientras esperas que cambie la luz de transito, mientras esperas en línea en el supermercado, etc.
  10. Asegúrate que aprendes el verso perfectamente, no omitas palabras mientras lo memorizas.
  11. Examina y estudia nuevos versos que te encuentres memorizando, por lo menos una vez al día, hasta que los sepas fluidamente.

Es nuestra oración en Fuente De Sabiduría, que el Señor Todopoderoso sea llenándonos de las bendiciones espirituales que solo vienen con el aprendizaje de Su Sagrada Escritura, Amén.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.