¡La Pobreza De Las Posesiones!

Por el Hno. Paul Bubna
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Uno de los fenómenos de nuestro tiempo “moderno,” es la proliferación de los consejeros o agentes de financiamiento. Supongo que eso es un reflejo del estado general de nuestra sociedad.

Yo recuerdo cuando estábamos saliendo de la gran depresión aquí en los Estados Unidos, la mayoría de la gente vivía con una entrada económica que solo les permitía sobrevivir.

En nuestro hogar no pensábamos en planes financieros para nada. Pero como creyentes en Cristo, el hecho de tener planes financieros es una parte importante de nuestra mayordomía sobre todo lo que Él permite que tengamos.

“¿Te has dado cuenta que la mayoría de las parábolas dadas por el Señor Jesús hablan directamente sobre la mayordomía?”

En otras palabras, Dios en estas parábolas habla del hecho de estar encargado de nuestros bienes principalmente para el beneficio y propagación del Verdadero Evangelio.

Bueno, yo deseo charlar con ud. sobre este tema y para ello como tema base he escogido la parábola del rico insensato. Ella se encuentra en: Lucas 12:16-20

Dios nos permite saber que las tierras de cierto hombre rico habían producido muchos frutos: “Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿qué haré, porque no tengo donde juntar mis frutos?” Lucas 12:17

Entonces, él mismo contestó esta pregunta y dijo: “…Esto haré: derribaré mis alfolíes, y los edificaré mayores, y allí juntaré todos mis frutos y mis bienes;
Y diré á mi alma: Alma, muchos bienes tienes almacenados para muchos años; repósate, come, bebe, huélgate.”
Lucas 12:18-19

Pero… “…díjole Dios: Necio, esta noche vuelven á pedir tu alma; y lo que has prevenido, ¿de quién será?” Lucas 12:20

¿Es posible ser rico e insensato al mismo tiempo? Típicamente pensamos que los ricos son gentes muy inteligentes y muy trabajadoras.

Pero la “inteligencia” y el trabajo arduo, no son los substitutos para la sabiduría que proviene solamente de la Palabra de Dios.

La Unica sabiduría que capacita al ser humano a dar uso de los recursos bajo su control, para obtener el fruto que proviene de la verdadera riqueza; es la Palabra de Dios.

Jesús denominó a este hombre rico como un necio, esto es debido a que él había cometido errores fatales por lo menos en tres campos:

1. EL CAMPO DE SER PROPIETARIO

Los pronombres personales de esta historia enfatizan la errónea idea de este agricultor sobre el tema de ser propietario.

El dijo: “…Esto haré… Yo derribaré mis alfolíes… Yo los edificaré mayores… Yo juntaré todos mis frutos y bienes… Yo diré a mi alma muchos bienes tienes…”

Dios en Génesis 1 y 2 toca claramente el tema de la propiedad. Allí claramente nos enseña que Él hizo todo, y debido a Su virtud creadora Él es dueño de todo.

Él creó a Adán y a Eva, Él los puso en el huerto en el Edén y Él les encargó que administraran todo lo que le pertenece a Él.

De aquí que Dios declara: “DE Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan.” Salmo 24:1 Todas estas cosas le pertenecen a Dios porque Él las creó.

Este agricultor rico poseía un plan lleno de fallas e inexactitudes pues el asumió que él era el dueño de todo lo que poseía. Esta suposición ha sido y es muy común en el mundo.

“Lamentablemente la vida de muchos cristianos profesantes está fuera de ajuste porque ellos no tienen el conocimiento claro de quien es el dueño de lo que poseen.”

Te sorprenderás de cómo las diferentes piezas de tu vida empiezan a tomar forma y a unirse en armonía una vez que tengas esta verdad claramente establecida en tu corazón.

2. EL CAMPO DE LA INVERSION

Debido a que el rico insensato estaba equivocado en lo referente a quien le pertenecían sus bienes, él estaba enfrascado en el tema de sus posesiones, en lugar de estar concentrado en el tema de las inversiones.

Este punto de vista es muy popular en el cristianismo y secularismo moderno. Cuando dejamos a Dios fuera de la fórmula, hedonismo, placer, o sensualidad llega a ser el fruto lógico.

Arriba ^

Hedonismo es la adoración y la persecución del placer. Esta errónea enseñanza predica que debemos tomar la vida suavemente, comer, beber y gozarnos porque después de todo, vivimos una sola vez.

Todo esto suena bien hasta que tú empiezas a hacerlo, entonces la ley del regreso de la desvalorización o mengua se establece y empieza a trabajar en tu vida.

La persecución del placer se convierte en algo vacío. Dios usó la experiencia de Salomón en el libro de Eclesiastés pues él personalmente experimentó esto.

“Si Dios es el dueño de todas las cosas, entonces la pregunta apremiante es:
¿Cómo puedo o cual es la mejor forma de invertir los bienes que Él ha encargado a mi mano, de acuerdo a Su voluntad?”

El verdadero adorador no solo está claramente consciente de que Dios es dueño de todo, sino que posee un deseo creciente de obedecer los mandatos u ordenanzas de Dios.

Para nosotros los verdaderos creyentes, la vida tiene significado solamente cuando empezamos a invertir todo lo que Dios nos ha permitido tener en lo que Él declara que es importante para Su obra.

Eso significa que estaremos preocupados invirtiendo nuestros recursos para asegurarnos de que la Palabra de Dios esté siendo propagada en todo el mundo.

No necesitamos a alguna organización para llevar esto a cabo, nosotros mismos podemos ocuparnos repartiendo folletos que sean fieles a la Palabra de Dios.

Nosotros mismos podemos usar nuestros recursos para comprar Biblias para dar a aquellos que necesitan una.

Y si deseamos trabajar con alguna organización cristiana, nos aseguraremos que ella use esos recursos para la propagación fiel de la Palabra, y no para cosas mundanas ni satisfacciones personales de algún individuo u organización.

De hecho, mas tarde en este capitulo 12 de Lucas, nuestro Señor declara en el verso 31: “Mas procurad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.”

En otras palabras, Él nos está diciendo a todos nosotros: “No pases tu vida persiguiendo la mejor comida, ropa, o albergue, no hagas eso el enfoque de tu vida.

CONFIA EN MI para todo eso, busca primero “…el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.”

3. EL CAMPO DEL VALOR DURADERO

Los planes financieros del acaudalado agricultor también estaban devastadoramente llenos de fallas por la razón de que ellos estaban arraigados en las cosas terrenales.

Estos planes no tenían dimensión eterna, pues en el verso 20 Dios le declara: “…Necio, esta noche vuelven á pedir tu alma; y lo que has prevenido, ¿de quién será?”

El error de este magnate fue doble, él asumió que él viviría por mucho tiempo; pero no fue así. Esto es triste, pero mucho más triste fue el hecho de que él no había hecho preparación para presentarse ante Dios después de su muerte.

Como resultado con seguridad él sufrirá condenación eterna. Nota como el Señor Jesús termina esta historia con este epitafio: “Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico en Dios.” Lucas 12:21

“La frase clave es ser rico en Dios, lo que nos está enseñando es que nosotros podemos invertir lo que Dios pone en nuestras manos para darnos satisfacción, una satisfacción que empieza ahora y dura mucho más allá de la muerte.”

Cerrando, permítame leer la declaración que el Señor Jesús hizo como preámbulo a esta parábola. Leemos en el verso 15: “Y díjoles: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.”

Cuando nos vemos a nosotros mismos como los dueños de lo que poseemos, las cosas que poseemos empiezan a poseernos a nosotros. El punto es ese, cuando las posesiones nos guían a la pobreza, “la pobreza espiritual.”

Por otro lado, llegamos a ser espiritualmente ricos cuando Dios, por medio de la lectura diaria de Su Palabra nos da Su sabiduría la cual es Cristo.

Esta sabiduría (Cristo), nos enseña que Dios es el Creador, y eso es el producto de la acción que Dios hace por medio de Su Hijo que envió para redimirnos.

Esta es la bendición con la cual Él ha bendecido a todos los verdaderos creyentes, quienes caminan en lugares celestiales con toda bendición espiritual en Cristo Jesús.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.