La Marca De Un Discípulo

Por el Hno. Stuart Briscoe
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿Cómo puedo saber si es que otros me ven como un discípulo de Cristo? ¿Cómo es que otros verán que yo soy un discípulo de Dios?

Dios nos da una clara repuesta en Juan 13 cuando declara: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos á otros: como os he amado, que también os améis los unos á los otros.;
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”
(v. 34-35)

La gente sabrá que somos ministros de JesúsCristo por la manera que nos amamos y ministramos los unos a los otros.

Nota que el Señor Jesús no solo da el mandato de amarnos unos a otros, Él también incluye esta frase importante: “…como os he amado…” Al hacer esto, Él nos da el modelo que debemos seguir.

“Nosotros debemos ver la manera que Cristo se comportó y aprender de ella, así sabremos como es que Él espera que nosotros nos comportemos.
Entendido esto, déjeme identificar para Ud. algunas de las formas que el Señor Jesús amó a sus discípulos.”

CON HUMILDAD DE SERVICIO

Vemos primero que: “ANTES de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que su hora había venido para que pasase de este mundo al Padre, como había amado á los suyos que estaban en el mundo, amólos hasta el fin.” Juan 13:1

¿Qué clase de servicio fue este? Dios registra: “Y la cena acabada, como el diablo ya había metido en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, que le entregase,
Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y á Dios iba,
Levántase de la cena, y quítase su ropa, y tomando una toalla, ciñóse.;
Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó á lavar los pies de los discípulos, y á limpiarlos con la toalla con que estaba ceñido.”
(v. 2-5)

La costumbre normal de esos días, demandaba que cuando una persona llegaba a algún lugar, alguien estaba listo a quitar sus sandalias y lavar sus pies.

Esto era el trabajo de los esclavos o de las mujeres, pero ni un esclavo ni ninguna mujer estaba presente, y los discípulos no estaban a punto de lavarse los pies unos a otros. Así que Jesús lo hizo, y de esta manera particular demostró su amor por sus discípulos.

¿Cómo fue que Jesús amó a sus discípulos? Enseñándoles humildad, cuando los pies de Sus discípulos necesitaban ser lavados, Él los lavó.

El Señor Jesús declaró, “Como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Mateo 20:28

AL REVÉS

Lamentablemente nosotros lo hacemos al revés, una y otra vez escuchamos de personas que se enojan con otros porque sus necesidades no han sido satisfechas.;.

Cuando estamos enojados con otros porque no han satisfacido nuestras necesidades, estamos demostrando nuestro propio egoísmo.

En la comunidad de creyentes, en lugar de buscar nuestros deseos, nosotros debemos buscar necesidades y hacer lo requerido para satisfacerlas.

Al hacer esto, no solamente demostramos un espíritu de servicio, también demostramos que tenemos la clase de amor que nuestro Dios, el Señor JesúsCristo tuvo por Sus discípulos.

Si tú te has preguntado cómo es que la gente va a saber que eres un discípulo del Señor Jesús, verdaderamente es muy fácil. Cuando los pies de alguien necesitan ser lavados, lávalos. No es nada místico, no hay nada más práctico, sensible u ordinario.

CON PACIENCIA CONTINUA

Vayamos ahora a Juan 21, donde leemos: “Volviéndose Pedro, ve á aquel discípulo al cual amaba Jesús, que seguía, el que también se había recostado á su pecho en la cena, y le había dicho: Señor, ¿quién es el que te ha de entregar?” (v. 20)

El punto aquí es que hay un discípulo quien el Señor Jesús amó en una manera especial. Nosotros asumimos que este es Juan, ¿cómo es que Jesús demostró su amor por Juan? Por medio de su infinita paciencia con él.

Algunas veces Jesús dio sobrenombres a sus discípulos y Él dio a Juan y a su hermano Jacobo el apellido Boanerges, lo que significa “…Hijos del trueno;” Marcos 3:17

¿Por qué? Posiblemente porque su comportamiento recordaba a Cristo la tormenta que de tiempo en tiempo disturbaba la plácida y quieta Galilea.

IMPULSIVO

Un día Jesús y sus discípulos fueron a una aldea samaritana. La gente allí no lo querían: “Mas no le recibieron, porque era su traza de ir á Jerusalem.” Lucas 9:53

Viendo esto, Juan y su hermano sugirieron que fuego fuese llamado del cielo y los consumiera, y Dios registra:

“Y viendo esto sus discípulos Jacobo y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los consuma, como hizo Elías?” (v. 54). Los Boanerges estaban viviendo de acuerdo a su nombre.

Otro día Juan vio un hombre que estaba echando fuera demonios en el nombre de Cristo y no le gustó. El le dijo que parara y se fue a quejar a Jesús:

“Y respondióle Juan, diciendo: Maestro, hemos visto á uno que en tu nombre echaba fuera los demonios, el cual no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos sigue.” Marcos 9:40

“A pesar de su comportamiento tormentoso, el Señor lo mantuvo con Él.;
Todavía otro día, la madre de Juan vino y le pidió a Jesús que diera a sus hijos honores especiales en el reino de Dios.”

Ahora, algunos hijos dirían, ¡no digas eso madre! Pero Juan no. El pudo haber pensado: Amén, esto yo me lo merezco, por lo bueno y agradable que soy.

“Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís: ¿podéis beber el vaso que yo he de beber, y ser bautizados del bautismo de que yo soy bautizado? Y ellos le dicen: Podemos.” Mateo 20:22

Lo maravilloso es que Jesús aguanta este carácter por más de tres años. Él amó a Juan, Él fue paciente con él, así que si tú realmente quieres enseñarle a alguien que le amas de la manera que Jesús te ha amado, mantente con esa persona en las buenas y en las malas. No seas un desertor, se paciente y ama humildemente.

SACRIFICIO PERDONADOR

En Gálatas 2:20 Dios por medio del apóstol Pablo declara: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó á sí mismo por mí.”

¿Cómo amó el Hijo de Dios a Pablo? Pablo diría, Él me amó por medio del sacrificio perdonador más increíble.

El perdonar a alguien que nos ha hecho algo, es llegar a un punto donde ya no le tendremos responsable por el agravio.

Arriba ^

Mientras más tiempo de vida Dios nos permita tener, por Su gracia nos permite aprender que mientras nos mantengamos subrayando nuestros problemas, nos mantendremos demostrando un espíritu no perdonador.

“Debido a lo que hicieron, miren lo que me ha pasado ahora“

“El resentimiento que guardamos está enterrado y arraigado profundamente dentro de nosotros.
Los recordatorios vienen a nuestras mentes, y la pudrición almacenada dentro de nuestro corazón, sale a flote.”

LA CONVERSIÓN DE PABLO

Pero miremos al ejemplo enseñado y demostrado por nuestro Señor Jesús incluso cuando Pablo había estado persiguiendo a los cristianos.

Ya que Dios había decidido usarlo para Sus propósitos gloriosos, un día mientras iba camino a Damasco el Señor lo paró y le preguntó. “¿…por qué me persigues…?” Hechos 9:4

El Señor Jesús entonces prosiguió a salvarlo. En otras palabras, Él prácticamente le dijo: 'Ya no te tendré responsable, tú eres perdonado.'

Entonces Pablo es inspirado a escribir: “…el cual me amó y se entregó á sí mismo por mí.” Gálatas 2:20

Piensa por un momento lo que sería formar parte de un grupo de gente que sirven humildemente, quienes son pacientes los unos a los otros, y quienes están preparados a perdonarse unos a otros, ya no teniendo el uno al otro responsable por las cosas podridas que hicieron.

¿Qué clase de comunidad fuese? Sería una comunidad de verdaderos discípulos de Cristo. Esto es lindo, agradable, encantador y además glorificante a Dios.

CON ENTENDIMIENTO

Dios registra: “Y amaba Jesús á Marta, y á su hermana, y á Lázaro. Como oyó pues que estaba enfermo, quedóse aún dos días en aquel lugar donde estaba.” Juan 11:5-6

Marta es una de esas personas calladas, de espíritu generoso que disfrutan estar desapercibidamente sirviendo, dejando que otros lleven todo el reconocimiento. Ella está en la cocina mientras Maria estaba afuera estudiando y aprendiendo.

Un día su hermano Lázaro estaba gravemente enfermo y le fue dicho a Jesús. En lugar de probar que Él era un Gran Sanador de los enfermos, Jesús quiso probar que Él Es la Resurrección y la Vida. Antes de que Jesús fuese a ellos Él esperó hasta que el enfermo muriera.

ACTO NATURAL

“Entonces Marta, como oyó que Jesús venía, salió á encontrarle; mas María se estuvo en casa. Y Marta dijo á Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no fuera muerto;” (v. 20-21)

Si tú hubieses estado allí 2.000 años atrás, probablemente hubieses hecho lo mismo. Te hubieses molestado con el Señor Jesús porque Él no hizo lo que tú pensaste que Él debió haber hecho.

(¿No hacemos nosotros eso, aun en estos dias?)

Pero maravillosamente, Jesús amó a Marta. Él la entiende, y si hay algo que tenemos que aprender para llegar a ser personas amorosas como discípulos, es simplemente esto: Tenemos que tomar un tiempo para entender por qué la gente se comporta de la forma en que lo hacen.

Una vez que entendamos la circunstancia y sus sentimientos, podremos aceptar mucho mejor la manera que ellos son, en lugar de reaccionar a ellos. Eso es lo que el amor hace, así que amados, seamos pacientes y comprensibles; sirvamos y perdonémonos los unos a los otros.

“Lo agradable de los discípulos que prueban su discipulado, es que ellos lo viven alrededor de todos.;
Y mientras ellos lo viven, la gente los miran y dicen: 'No se qué tienes, pero es algo grandioso'.;
Tú sabes lo que es, por Su gracia es amor de la manera que Cristo te amó.”

PONIENDO EL AMOR EN PRACTICA

¿Cómo amamos de la manera que Cristo ama? Algunos dirán que uno ama obedeciendo Sus mandamientos, Su mandamiento es: “…Que os améis unos á otros: como os he amado…”

Entonces, ya que Cristo ha puesto en mí la obediencia a Su edicto, podría decir: debido a que Dios me ordena amarte, te voy a amar aunque el amarte me mate. Y ese es un modo de hacerlo,

También podemos decir que el amor es una parte del fruto del Espíritu Santo. Y el fruto no se arranca del árbol por sí mismo, él simplemente crece.

Si verdaderanente hemos recibido salvación, si verdaderamente somos guiados por Su Santo Espíritu, Su amor crecerá y fluirá de nosotros automáticamente.

Note que estos son dos perspectivas diferentes a la misma verdad, ambas pueden ser probadas con las Sagradas Escrituras. Es por eso que no tenemos que conformarnos con una y no con la otra, y no tenemos que entrar en el dilema de argumentos doctrinales.

COMPLEMENTAL

Algunos de nosotros, en lugar de decir que queremos ser obedientes aunque muramos haciéndolo, necesitamos aprender a descansar en el poder del Señor JesúsCristo como los que viven en obediencia.

Y algunos de nosotros, en lugar de esperar a que todos hagan lo que ellos están supuestos a hacer, deberíamos esmerarnos a ser obedientes como una vía de poner en práctica los frutos del Espíritu.

Todo verdadero cristiano tomará muy en serio este asunto de ser un discípulo de Cristo. Esto es así porque sabe cómo es que Cristo lo amó. De alli que por Su gracia sabemos exáctamente lo que significa amar como Él nos amó.

El amor de Dios fue tal que se despojó de toda Su gloria para darnos la demostración del sacrificio para salvación.

Ese es el amor que debemos tener, el amor de esmerarnos en propagar Su Evangelio, el Unico Evangelio que trae salvación.

Primordialmente eso significa que estaremos esmerándonos en el estudio de Su Palabra para de esta manera asegurarnos de que no estamos predicando evangelios de hombres, evangelios falsos.

En lugar de preocuparnos de los bienes materiales, debemos rogar a Dios para que nos proporcione el corazón con el cual desearemos el bien más maravilloso para todos a nuestro alrededor, lo cual es la salvación de sus almas.

Ese bien es aquel por medio del cual ellos también puedan ser vestidos con el manto de justicia de Cristo, por medio del cual, Dios les dará Vida eterna en Él.

Así que ahora preguntémonos: ¿Qué necesito hacer? ¿Necesito atender algunas relaciones sobre la base de ser obediente a Dios? o ¿necesito empezar a pedir al Espíritu que me enseñe y me de el poder de amar de la manera que por mi mismo no podré hacerlo?

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos á otros: como os he amado, que también os améis los unos á los otros.
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”
Juan 13:34-35

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.