La Biblia Bajo Ataque

Por el Hno. Herman C. Hanko
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Hasta hace algunos siglos atrás, virtualmente todos los que pertenecían a la iglesia; creían en el hecho de que la Biblia es la Palabra de Dios.

Es verdad que la Iglesia Católica Romana negando que la Biblia podía ser entendida por la gente en general, insistían que esta no debía ser dada a los pueblos en sus idiomas.

Pero incluso ellos, nunca cuestionaron o disputaron el hecho de que la Biblia es la Palabra de Dios. Solo en siglos recientes es que la Biblia ha llegado a estar bajo ataque.

El primer ataque empezó con lo que es conocido como “criticismo” ó “critica superior.”; Este se levantó en Alemania alrededor del siglo 17 como una rama del racionalismo, irreligión y filosofía moderna.

“Este movimiento insistía que la Biblia era un producto humano traído por la iglesia de siglos pasados, para expresar lo que el hombre individualmente debía decir acerca de Dios.”

A pesar de que este denominado “criticismo superior” en su estado extremista es todavía una enseñanza constante y persistente en muchas congregaciones e institutos de enseñanza superior; ello no es mi mayor preocupación.

Mi mayor preocupación, se radica en aquellos que declaran creer que la Biblia es la Palabra de Dios, pero clandestina e íntimamente la niegan cuando declaran que ella es una producción divina y humana.

Lamentablemente, esta es una posición que muchos cristianos profesantes aceptan ampliamente en el mundo evangélico de estos últimos dias.

RECHAZO DE LA INFALIBLE INSPIRACIÓN

El argumento mas común de los que usan este método que tiene como objeto debilitar en Maravilloso mensaje de las Sagradas Escrituras, es definido de esta manera:

“A pesar de que las Santas Escrituras son la inspiración infalible de Dios, de todos modos refleja la noción y los puntos de vista de los hombres que Dios usó para escribirla.
Hombres cuyas ideas o forma de pensar fueron influidos por una cultura antigua lo cual deja ver una insuficiencia o escasez de conocimiento científico.”

Este punto de vista es habitualmente usado por aquellos que han adoptado la teoría de la evolución como el origen del mundo. Mientras que ellos declaran que la Biblia es la Palabra de Dios, ellos insisten que Génesis 1 no es un registro literal de la creación de Dios.

De acuerdo a estas personas, este capitulo debe ser entendido como una epopeya o novela. Podría ser un mito; podría ser una doxología proyectada o planeada por la iglesia para alabar a Dios, pero sea lo que sea, Génesis 1 no debe ser tomado literalmente.

Un argumento similar es empleado por aquellos que están a favor o reconocen a las mujeres para los puestos de ancianos y predicadores.

Ellos reconocen o admiten (contra su voluntad) que ciertos pasajes de las Santas Escrituras prohíben que las mujeres sean parte, sostengan ó mantengan posiciones eclesiásticas.

Pero esos mandatos u ordenes, ellos dicen; eran aplicables a la cultura y costumbres predominantes durante el tiempo en que la Biblia estaba siendo escrita, y no son relevantes en este mundo moderno.

De la misma manera, existen aquellos que sin titubear están de acuerdo con el hecho de que Dios en Su Sagrada Escritura, nos ha dejado pasajes que (según ellos) “pueden ser interpretados” como que condenan la homosexualidad.

Pero el hecho de que el medio ambiente está cambiando, requiere que la iglesia interprete esos pasajes que hablan de la homosexualidad, de la misma manera que la iglesia ha interpretado los pasajes bíblicos que hablan de la esclavitud, usura o lucro, guerra, o el papel o posición de las mujeres.

SUBRAYANDO EL ERROR

Detrás de estas posiciones hay un tema o discusión común que declara que:; “A pesar de que la Biblia es inspirada, ella contiene un elemento o factor humano, pues fue escrita por hombres que fueron específicamente escogidos por Dios.”

Estas personas continúan su argumento, diciendo que: “Dios escogió a estos hombres porque ellos vivieron en tiempos específicos de la historia, tuvieron destrezas, rasgos y características particulares y además mantuvieron puntos de vista que fueron formados en la cultura donde ellos vivieron.”

Estas personas agregan además que: “Dios permitió que sus personalidades, sus dones singulares, y la influencia de sus culturas sean incorporadas en las Santas Escrituras.”

El problema es que esta forma de argumento omite o desecha las doctrinas de la predestinación y providencia. Es verdad que Dios usó hombres para escribir Su Santa Palabra sin excluir sus personalidades, dones, estilos de escritura y condiciones culturales.

Cuando escudriñamos las Sagradas Escrituras, Dios nos permite aprender que cuando Él quiso registrar cualquier pasaje, Él no empezó a buscar en este mundo para encontrar a alguno que estaba cualificado para escribir lo que Él tenía en mente.

Sino que nos enseña que debido a que Él es Señor de todo, había incluso pre-determinado a los escritores mismos desde la eternidad. Él los preparó, amoldó, modificó y usó de acuerdo á Su Soberano decreto, orden o precepto de providencia.

Por ejemplo, Dios ordenó en Su consejo eternal que habría un Moisés, nacido en el tiempo señalado por Él, entrenado por 40 años en el palacio de Faraón, y educado en el desierto del Sinaí por otros 40 años.

De esta manera Moisés fue moldeado, encajado o ajustado, designado y destinado con los dones que fueron necesarios para escribir los primero 5 libros de la Biblia. Dios ordenó a Moisés, Dios lo preparó. Todo lo que se requería para hacerlo apto para esta tarea fue exclusivamente la obra de Dios.

Esta verdad vital está reflejada en el registro que Dios nos ha dado cuando declara: “Fué pues palabra de Jehová á mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que salieses de la matriz te santifiqué, te dí por profeta á las gentes.” Jeremías 1:4-5

Dios obró de esta manera pues Él planeó la totalidad de las Escrituras desde la eternidad. Esto incluyó a los individuos que Él usaría para prepararla.

TEOLOGIAS HUMANAS

La insistencia, desobediencia y terquedad de las personas que insisten que en las Sagradas Escrituras existe el elemento humano, las guía a otro error humanístico.

Constante y acrecentadamente muchos teólogos y maestros hablan de la teología de Pablo, la teología de Juan, la escatología de Pedro, etc. y esto es equivocado.

El mismo término “teología de Pablo,” sugiere que lo que reconocemos como la Verdad y leemos, es el punto de vista de Pablo lo cual provino de su mente.

Cuando esa clase de lenguaje es usado y enseñado, la teología del Espíritu Santo nunca es mencionada y mucho menos tomada en cuenta.

El hecho es que debido a que las Santas Escrituras son de origen divino, ellas solo contienen la teología de Dios y el verdadero creyente que la acepta de esa manera, solo está interesado en la Verdad desde el punto de vista de Dios, o lo que Dios dice en Su Santa Escritura que es la Verdad.

Pero la intención de los educadores preocupados con la idea de un elemento humano en las Escrituras, es la de explicar cómo es que las Santas Escrituras llegaron a existir desde el punto de vista humanítico.

Para entender este elemento humano, ellos explican que una gran cantidad de conocimiento adicional es requerido.

Se nos dice por ejemplo, que para entender lo que la Biblia enseña, uno debe estar bien informado en arqueología, pues llegaremos a conocer las culturas antiguas por medio de los huesos y recipientes en las que el Antiguo Testamento fue escrito.

También se nos dice que uno debe estudiar el Hebreo antiguo, los escritos Griegos y Romanos para aprender la forma de pensar que fue prominente cuando los Evangelios del Nuevo Testamento fueron escritos.

Además explican que, para llegar a conocer lo que cualquier verso del Nuevo Testamento; uno debe estar totalmente informado o familiarizado con el lenguaje griego de la manera que este fue usado 2000 años atrás.

SU PROPIO DICCIONARIO

Yo no estoy diciendo que un estudio de estas cosas no puede servir de cierta ayuda al estudio de la Biblia, pero ellas no son esenciales para entender las Escrituras.

“Dios claramente nos deja saber que la Biblia es un libro espiritual, el cual debe ser entendido espiritualmente y que Ella es Su propio diccionario y comentario, pues la Escritura interpreta á la Escritura.”

Dios registra: “Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vió, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman.
Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.

Arriba ^

Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado;
Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual á lo espiritual.
Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente
1Corintios 2:9-14

“Dios habla en la Santa Escritura, Él habla solo a aquellos que por Su gracia, vienen a la Escritura en fe.
Ella no necesita la sabiduría del mundo para poder ser entendida.”

De hecho Dios declara: “Porque mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles;
Antes lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar á los sabios; y lo flaco del mundo escogió Dios, para avergonzar lo fuerte;”
1Corintios 1:26-27

VERDADES FUNDAMENTALES

Los dos pasajes clásicos que prueban la infalibilidad o firmeza de la inspiración de las Santas Escrituras demuestran que:

“Toda Escritura es inspirada divinamente…” 2Timoteo 3:16; Esto significa que toda la Escritura proviene del aliento o voz de Dios. En este verso Él no nos dice que inspiró Su Santa Escritura por medio de factores humanos.

Dios aquí simplemente nos enseña que Él es quien inspira toda la Escritura, y es por esa razón que “Toda Escritura es….útil para enseñar, útil para redargüir, útil para corregir, y útil para instituir en justicia.”

Si tu exceptuaras, restringieras, o modificaras el carácter de la Palabra inspirada de Dios de cualquier manera, no podrías agregar el resto de lo que ella declara cuando se refiere a ella misma.

Ella perdería su Poder para salvar, pues las palabras de los hombres no pueden ni podrán salvar a ninguno. Lo siguiente registrado por Dios es incluso mucho mas fuerte, y empieza de esta manera: “Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación;” 2Pedro 1:20-21

Esto significa que no hay ninguna palabra en la Biblia que es de la opinión privada de ninguno de los humanos que la escribieron. ¿Por qué es que es así? Dios mismo lo explica: “Porque la profecía no fué en los tiempos pasados traída por voluntad humana,”

No fue la voluntad de los hombres la que puso la Biblia en existencia.

HOMBRES SANTOS

¿Tuvo algo que ver la voluntad de los hombres en el registro de las Sagradas Escrituras, y debido a esto podamos esperar encontrar en ellas algunas opiniones privadas?

Esa no fue la manera que las Sagradas Escrituras vinieron. ¿Entonces como fue que las Sagradas Escrituras vinieron? Dios contesta: “…sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo.”

Pedro, Pablo, Daniel y todos los otros hombres antes que fueran usados por Dios para escribir partes de Su Sagrado Edicto, la Biblia; fueron todos pecadores como tú y como yo.

Pero gracias a la inmensa misericordia de Dios que los separó para Su propósito de santidad, cuando ellos escribieron lo que Dios les dictó, ellos fueron hombres santos de Dios. Esto significa que por medio de Dios, el Espíritu Santo, ellos fueron preservados o guardados de errar.

En sus escritos, ellos fueron incapaces de errar, además cuando ellos hablaron, ellos fueron movidos por el Espíritu Santo, lo que significa que ellos fueron inspirados.

La palabra “movidos” es la misma palabra encontrada en Hechos 27 para describir cómo el barco que llevó a Pablo desde Roma fue guiado por la fuerza del viento.

Este barco estaba fuera del control de los hombres a bordo, así que los hombres santos que escribieron la Biblia fueron llevados por el Espíritu, de tal manera que el escribir cosas de sus mentes no tuvo ningún lugar de ser.

UN MILAGRO

Debemos mantener en nuestras mentes que la Biblia, es un milagro. Los manuscritos originales de las Santas Escrituras inspirados por el Espíritu Santo a través de hombres santos, es la misma clase de milagro que el de la caída de los muros de Jericó.

La misma clase de milagro como el del agua que salió de la roca en Horeb, y como la encarnación de nuestro Señor JesúsCristo. Por eso, si alguno niega el origen divino exclusivo de las Santas Escrituras, tarde o temprano esta persona negará los otros milagros que están registrados en las Escrituras.

Ambos se pertenecen a sí mismos, el milagro de las Santas Escrituras es una parte integral de todas las obras milagrosas de Dios.

Uno puede mantener las verdades concernientes a las Sagradas Escrituras de que esta es la Palabra de Dios, solamente si uno mantiene las verdades fundamentales de que la salvación es por gracia solamente.

Lamentablemente y ya que el Juicio de Dios ya ha empezado, y este por Su iglesia corporativa y con el la ceguera espiritual; la doctrina de la gracia soberana de Dios también ha sido negada y suplantada substancialmente en los últimos tiempos.

La iglesia corporativa de estos últimos días (así como los de galacia) ha caído en el error de la doctrina del libre albedrío para recibir u obtener salvacion. Ella ahora predica un evangelio humanístico, un evangelio de obras más gracia.

Así mismo en los últimos años se predica que hay un elemento humano en la obra de la salvación; que el mismo hombre debe contribuir algo a la obra de su salvación, y se predica que sin la intervención del hombre esta no es posible.

Este elemento humano es el mismo que ha sido utilizado e introducido en la enseñanza del elemento humano en la inspiración de las Santas Escrituras. Ambos permanecen o se caen juntos. El milagro de las Escrituras es parte del milagro de la salvación.

FE SOLAMENTE

En el análisis final, debemos darnos cuenta que la Biblia es un libro que creyendo en él nos da a Cristo mismo. Esto significa que las Escrituras solo pueden ser recibidas por medio de la fe que Dios da a los suyos.

Una prueba de que la Biblia es la Palabra de Dios, es el hecho de que no se apoya en verdades o hipótesis extraídas de experimentos o pruebas. El no creyente rehúsa y niega las Escrituras no porque el es ignorante, sino porque él es malvado por naturaleza y en práctica (Romanos 3).

Solo la Fe salvadora, la Fe de Cristo es la que puede cambiar el odio que el hombre siente hacia Dios. La Fe de Cristo que es imputada a nuestro nuevo corazón, recibe las Escrituras porque ella es la Fe que provee una comunión viva con Dios en Cristo y Dios registra:

“Luego la fe es por el oir; y el oir por la palabra de Dios.” Romanos 10:17

“Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para que fuésemos justificados por la fe de Cristo, y no por las obras de la ley; por cuanto por las obras de la ley ninguna carne será justificada.” Gálatas 2:16

Supongamos que yo me encuentro en el extranjero, y mi esposa me escribe desde nuestra casa. Mientras yo estoy leyendo esa carta atentamente, alguien me dice: “¿Como sabes que tu esposa escribió esa carta? Posiblemente alguien la escribió a maquina y olvidó su firma.”

Yo le diría, “Bueno, yo se que esta es su carta pues conozco a mi esposa. Esta es la manera que ella habla. Esta es la manera que ella escribe. Estas son las cosas a las que ella se referiría.”

PERSONAL

Esa es la manera que es con las Sagradas Escrituras, la Biblia, cuando alguien viene y me dice: “pruébame que la Biblia fue escrita por Dios,” yo le contestaría:

“Yo sé que es, porque por Su gracia que decidió otorgarme, me ha hecho conocer que Él es el Autor. Esta es la manera que Él escribiría. ¡Su firma está en cada página! Este es mi Padre celestial hablándome. Este es mi esposo celestial escribiéndome a mí, su esposa espiritual.”

Y si esta persona replica: “Yo no lo veo,” yo le respondería: “Lo siento, no hay nada que yo pueda decirte para convencerte. Lo que puedo hacer es orar para que Él abra tus ojos espirituales.”

Eso es lo que la fe es, ¿no es así? Fe no es un salto en la oscuridad. La fe no es la aceptación de algo que nadie puede probar, la clase de aceptación ciega de lo improbable.

“La fe es la unión o vinculo que pone a la persona en comunión con Cristo.
La fe causa que le conozcamos como nuestro Cristo, La Fe es Cristo.
Y cuando Su carta viene a nosotros decimos:; “Esto es lo que Él diría.”

Esto es lo que quiero y necesito escuchar. Yo sé que Él lo escribió. Estoy casado a Él, Él es mi esposo celestial.”

Si tú no crees esto, yo oro a Dios que te de Vida espiritual para asi una vez vivo, puedas ver y escuchar con los ojos que Él provee y así verle por siempre.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.