Hiprocesia Reprochada

Por el Hno. Tom Holt
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

En el año 587 A.C. Jerusalem cayó ante Babilonia y el templo fue destruido. Pocas décadas después, Dios movió a Ciro rey de Persia a permitir que los exiliados regresaran a Jerusalem a reconstruir el templo.

El trabajo empezó muy bien, pero pronto se levantó una oposición que detuvo la construcción.

Fue en el segundo año del rey Darío que el esfuerzo de reconstruir el templo fue reiniciado, alrededor del tiempo cuando Zacarías con Hageo profetizaron a los Judíos.

La mayor parte del libro de Zacarías registra visiones que el profeta vio (visiones relacionadas al Mesías que vendría, al templo espiritual -la verdadera iglesia- que Él construiría y á los juicios que finalmente Él traería sobre los no salvos -juicios que ya estamos viviendo-).

Pero Dios dio un estilo narrativo al capítulo 7 y allí Él aborda la pregunta del ayuno. A través de este capítulo, Dios expresa Su disgusto con los hipócritas.

“Ya que el cristianismo de hoy está dominado por evangelios falsos y 'creyentes profesantes' de estos evangelios; este mensaje es altamente pertinente.
Rogando la misericordia y sabiduría del Señor, escudriñemos este capitulo verso por verso.”

LA INTERROGATIVA DE LA GENTE

El primer verso especifica la fecha en que la Palabra de Dios vino al profeta y declara:

“ACONTECIÓ en el año cuarto del rey Darío, que fué Palabra de Jehová a Zacarías á los cuatro del mes noveno, que es Chisleu;" (v. 1)

Después de esto leemos en los dos siguientes versículos.

“Cuando fué enviado á la casa de Dios, Saraser, con Regem-melech y sus hombres, á implorar el favor de Jehová,
Y á hablar á los sacerdotes que estaban en la casa de Jehová de los ejércitos, y á los profetas, diciendo: ¿Lloraremos en el mes quinto? ¿haremos abstinencia como hemos hecho ya algunos años?”
(v. 2-3)

La gente investigaba de Dios si ellos debían continuar ayunando en el quinto mes. ¿Por qué el quinto mes? Respuesta: para conmemorar la caída de Jerusalem, Dios registra esto así:

“En el mes quinto, á los siete del mes, siendo el año diecinueve de Nabucodonosor rey de Babilonia, vino a Jerusalem Nabuzaradán, capitán de los de la guardia, siervo del rey de Babilonia
Y quemó la casa de Jehová, y la casa del rey, y todas las casas de Jerusalem; y todas las casas de los príncipes quemó á fuego.”
2Reyes 25:8-9

REUNIONES DE ORACIÓN

En la iglesia corporativa, apóstata y muerta de hoy, muchos 'cristianos profesantes' rutinariamente atienden reuniones de oración para alabar e inquirir de Dios cuando se presentan necesidades especiales que requieren la guía y ayuda especial de Dios.

“Ellos incluso mantienen sesiones de oración que duran días.
Algunos verdaderamente ayunan y piensan que debido a 'su sacrificio' Dios supuestamente honrará esos actos de auto humillación o humildad, con oraciones contestadas.”

Yo mismo conozco de iglesias, que de tiempo en tiempo ayunan y oran sin parar relevándose unos a otros. Sus “guerreros de oración” orarán y ayunarán muchos días y por períodos de tiempo.

Un grupo irá digamos, desde las 06:00 am hasta el medio día, despueés de esto, un segundo grupo empezará desde las 12:00 pm hasta las 06:00 pm y así sucesivamente.

Ellos quieren enseñar a Dios que ellos están dispuestos a soportar hambre para ganar Sus bendiciones.

LA RESPUESTA DEL SEÑOR

A pesar de que la gente referida en el verso 2 parece ser sincera, Dios responde a sus interrogantes con una seca y abrupta censura o reprensión.

Dios registra en los versos 4 y 5: “Fue pues á mi Palabra de Jehová de los ejércitos, diciendo:
Habla a todo el pueblo del país, y á los sacerdotes, diciendo: Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿Habéis ayunado para mí?”

Entre paréntesis; este ayuno, aflicción y/o tristeza en el séptimo mes, fue ordenado por Dios y Él lo registra así:

“Empero á los diez de este mes séptimo será el día de las expiaciones: tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida á Jehová.” Levítico 23:27

En ese día de expiación, la gente debía afligirse sobre todos los pecados que ellos habían cometido contra Dios, y debían afligir sus almas por medio del ayuno.

Aquí, Dios recrimina a Su pueblo porque Él les deja saber que Él ve que a través de esta aparente piedad y el comportamiento que despliegan, ellos simplemente se conducen y hacen los rituales hipócritamente.

Dios incluso registra una censura mas certera de esa hipocresía, y los acusa así:

“He aquí que para contiendas y debates ayunáis, y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto.;
¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que encorve su cabeza como junco, y haga cama de saco y de ceniza? ¿Llamareis esto ayuno, y día agradable a Jehová?”
Isaías 58:4-5

¿RECOMPENSA?

En el sermón del monte, nuestro Señor Jesús toca este tema cuando declara:

“Y cuando oras, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie, para ser vistos de los hombres: de cierto os digo que ya tienen su pago.;
Mas tú, cuando oras, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora á tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en secreto, te recompensará en publico.;
Y orando, no seáis prolijos, como los Gentiles; que piensan que por su parlería serán oídos.
No os hagáis, pues, semejantes á ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.”
Mateo 6:5-8

Sobre el tema de ayunar, Él registra:

“Y cuando ayunáis, no seáis como los hipócritas, austeros; porque ellos demudan sus rostros para parecer a los hombres que ayunan: de cierto os digo, que ya tienen su pago.” (v. 16)

ABOMINACIÓN

Esto se aplica a aquellas reuniones de oración de la iglesia institucional, corporativa, corrupta y visible de hoy (cualquiera que sea su denominación) la cual ha sido entregada por Dios a prostitución espiritual debido a la desobediencia perpetrada contra Su Ley.

Ya que el Santo Espíritu de Dios se ha separado de ella y la ha abandonado como aprendemos en 2Tesalonicenses 2 y de esta manera no teniendo la gracia de Dios del nuevo nacimiento, la gran mayoría de los participantes no son realmente hijos de Dios.

“Ellos no se dan cuenta que: “Lejos está Jehová de los impíos: mas Él oye la oración de los justos.” Proverbios 15:19
Y que: “El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable.” Proverbios 28:9"

Pasando largos días de ayuno y aguantando largas horas de hambre, de ninguna manera ganará alguna recompensa extra proveniente de Dios.

Debido a que talvez ellos hayan impresionado a algún inconverso, Dios en Su Palabra insiste que ellos ya tienen su recompensa, la cual es; la aclamación, gloria y homenaje de parte de los hombres.

Debido a que en su estado natural, no existe ninguna clase de justicia en ningún ser humano, es que:

“Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Santiago 1:17;

Incluida en la Palabra “…dádiva…” está la gracia de Dios, lo cual es Dios dándonos algo que nosotros no merecemos, a Cristo.

Un verdadero creyente nunca esperará ganar ningún favor especial de Dios por alguna obra hecha. No importa cuanto nosotros ministremos por el Señor, somos obreros sin lucro simplemente haciendo nuestro deber.

Arriba ^

CELEBRACIÓN EQUIVOCADA

Dios no consideró de ninguna manera mejor, la celebración de los Judíos que sus ayunos. Él dice en el verso 6 “Y cuando coméis y bebéis, ¿no coméis y bebéis para vosotros?”

En las leyes ceremoniales del Antiguo Testamento, los israelitas son ordenados a recoger y celebrar gozosamente en días específicos.

“Entre otras cosas, estas celebraciones señalan simbólicamente a nuestra parte con el Señor Jesús por medio de Su Santa Palabra, para que de esta manera nosotros lleguemos a estar unidos en comunión con Él. ”

Dios declara: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el día postrero.;
Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mi permanece, y yo en él.”
Juan 6:54-56

La carne que debemos comer es la Palabra de Dios, la sangre que debemos beber, es la justicia del sacrificio de Dios la cual nos da vida eterna y es imputada a todo aquel que Dios, desde antes de la fundación del mundo; decretó para salvación.

Dios ordenó a los judíos a atender con gozo ciertas fiestas y también a desplegar su gratitud por haberles dado salvación de sus enemigos. Por ejemplo, en conexión con la fiesta de los tabernáculos Dios declara:

“Siete días celebrarás solemnidad a Jehová tu Dios en el lugar que Jehová escogiere; porque te habrá bendecido Jehová tu Dios en todos tus frutos y en toda obra de tus manos y estarás ciertamente alegre.” Deuteronomio 16:15

Pero los judíos no tienen esta verdad en mente cuando ellos celebran. Ellos simplemente se complacían a sí mismos, pero la veneración, el crecimiento en Dios y el aprendizaje sobre Dios es inexistente.

Esa es la razón por la cual Dios en otros lugares de la Biblia, registra reproches o censuras mas certeras, y de alli que vemos que Dios declara:

“Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me darán buen olor vuestras asambleas.;
Y si me ofreciereis holocaustos y vuestros presentes, no los recibiré; ni miraré á los pacíficos de vuestros engordados.;
Quita de mí la multitud de tus cantares, que no escucharé las salmodias de tus instrumentos.”
Amós 5:21-23

CORAZONES INFLEXIBLES

“El problema con estas gentes es que debido a su estado espiritual difunto, ellos no escuchan ni tienen el deseo de poner atención a las advertencias de Dios acusándolos de esto.”

Aprendemos esto en los versos 11 y 12:

“Empero no quisieron escuchar, antes dieron hombro rebelado, y agravaron sus oídos para no oír:
Y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por mano de los profetas primeros: fue, por tanto, hecho grande castigo de Jehová de los ejércitos.”

Peor aun, el pueblo escogido por Dios, la nación judía rehusó aprender de su propia historia. Cuando Jerusalem era próspera todavía, Dios les envió profetas para advertirles que no olvidaran de donde había venido esa prosperidad, esa bendición.

En lugar de cambiar sus hábitos, la nación de Israel exaltó “sus logros,” fue tras dioses ajenos, maltrató, despreció e incluso asesinó a los profetas enviados por Dios y dio la espalda a Su mensaje.

Como resultado, Dios entregó a Israel en las manos de Babilonia (nación que espiritualmente es una representación del dominio reinado de Satanás).

Aludiendo a este hecho Dios declara: “¿No son estas las palabras que publicó Jehová por mano de los profetas primeros, cuando Jerusalem estaba habitada y quieta, y sus ciudades en sus alrededores, y el mediodía y la campiña se habitaban.” (v. 7)

De hecho antes que ellos entraran a la tierra prometida, Dios les había advertido por medio de Moisés así:

“Guárdate, que no te olvides de Jehová tu Dios, para no observar sus mandamientos, y sus derechos, y sus estatutos, que yo te ordeno hoy:
Que quizá no comas y te hartes, y edifiques buenas casas en que mores,
Y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multiplique, y todo lo que tuvieres se te aumente,
Y se eleve luego tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de siervos;”
Deuteronomio 8:11-14

COMO ESTÁ ESCRITO

La gente en las iglesias visibles corporativas de hoy en todo el mundo, las cuales en nuestros días han abrazado la apostasía espiritual, son iguales a esos judíos. Pero gracias a Dios, Él no ha perdido el control; Él anticipó este descarriamiento diciendo:

“Esto también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos:
Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes á los padres, ingratos, sin santidad,
Sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno,
Traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios;
Teniendo apariencia de piedad, mas habiendo negado la eficacia de ella: y á éstos evita.”
2Timoteo 3:1-5

EL AYUNO QUE DIOS DESEA

En lugar de una auto-humillación hipócrita, Dios ahora deletrea qué clase de ayuno es el que le interesa, y Él lo declara así en los versos 8 al 10

“Y fué palabra de Jehová a Zacarías, diciendo:
Así habló Jehová de los ejércitos, diciendo: Juzgad juicio verdadero, y haced misericordia y piedad cada cual con su hermano:
No agraviéis á la viuda, ni al huérfano, ni al extranjero, ni al pobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano.”

En la Biblia, Dios usa las palabras viudas, huérfanos, extranjero para representar á aquellos elegidos que no han sido salvos todavía.

Por ejemplo Él declara: “Jehová guarda á los extranjeros; Al huérfano y á la viuda levanta; y el camino de los impíos trastorna.” Salmos 146:9

En otras palabras, el ayuno que Dios quiere es que nosotros nos aflijamos por los perdidos y les llevemos El Verdadero Evangelio. Un mandato similar es dado por Dios de esta manera:

“¿No es antes el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, deshacer los haces de opresión, y dejar ir libres á los quebrantados, que rompáis todo yugo?
¿No es que partas tu pan
[la Palabra de Dios] con el hambriento, y á los pobres errantes metas en casa; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu carne?” Isaías 58:6-7

JUICIO CONTRA LA IGLESIA

“Una vez más, Dios conoce que la iglesia corporativa, institucional, visible de los últimos días, de la misma manera que la nación de Israel, persistirá en su hipocresía hasta el último día en lugar de dirigirse de regreso a Él.”

Es por eso que Él cierra el capítulo declarando en los versos 13 y 14

“Y aconteció que como él clamó, y no escucharon, así ellos clamaron, y yo no escuché dice Jehová de los ejércitos;
Antes los esparcí con torbellino por todas las gentes que ellos no conocían, y la tierra fue desolada tras de ellos, sin quedar quien fuese ni viniese; pues tornaron en asolamiento el país deseable.”

Aquí Dios está denunciando el castigo que envió sobre la iglesia institucional, corporativa, visible del Antiguo Testamento, de la misma manera que ahora está presente y reposa sobre la iglesia del Nuevo Testamento.

El fin del tiempo está cerca, Dios ha empezado Su juicio sobre Su casa como lo advirtió en 1Pedro 4. Dios ha traído torbellinos de confusión sobre muchos al punto que ellos han traído a Egipto (al mundo) a la casa de Dios y predican evangelios falsos y no se ve diferencia entre ellos y el mundo.

Debemos correr a Dios buscando Su rostro en Su Sagrada Palabra, rogar Su misericordia y perdón para con nosotros, suplicarle que nos de un hambre insaciable por Su Palabra Verdadera.

Quiera Dios que muchos sean capacitados a escuchar esta advertencia, y rueguen a Dios por un espíritu resucitado en l. ¡Amén!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.