¡Heme Aquí!

Por el Hno. Duane Spencer
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¡Heme aquí! es la confesión de aquel cuyo corazón está totalmente seguro de que él es llamado a ser un esclavo de Cristo y está equipado por Dios para la obra de expandir la sana doctrina y dispuesto a laborar por largas horas; dispuesto a pasar horas arduas para descubrir lo que las Santas Escrituras declaran sin apoyarse en las teorías y conclusiones de los hombres.

Hace unos años atrás mientras yo era un predicador en una iglesia Metodista, mantuve y prediqué la doctrina arminiana la cual sostiene que la predestinación es condicional al conocimiento que Dios tiene del libre albedrío.


"En esos primeros 8 años de mi ministerio como predicador, muchos venían a verme doquiera que yo iba. Yo mantuve 48 avivamientos en esos años en promedio de uno cada dos meses mientras construía nuevos edificios y renovaba santuarios. Para mi ego, esos fueron “grandes años”.

Cuando Dios me permitió ver que la doctrina arminiana es herejía y adopté la posición de “calvinista de cuatro puntos” enseñando que el libre albedrío del hombre tiene parte en su salvación a través de hacer una decisión, mi ministerio todavía atraía grandes cantidades de gente.

Habiendo dejado la iglesia Metodista para empezar una iglesia bíblica no denominacional, yo predicaba hasta 14 veces por semana. Gente de cada denominación en la ciudad se congregaban a lo que yo llamaba “Clases bíblicas para toda la ciudad”.

Yo enfatizaba con fuerza en sus mentes el punto de vista dispensacional de C. I. Scofield del privilegio que exime, perdona, excusa, indulta o exonera a uno de la obligación, y ellos amaban cada minuto de mi predicación.

HACIENDO ECO A LOS ÍDOLOS:

Aquellos que han leído mi serie de libritos a los que yo llamo “pequeños acrósticos de oro” saben que yo simplemente hacia eco a aquellos dispensacionalistas como Scofield, Walvoord, y el movimiento Pentecostés.

Ellos eran mis ídolos, yo nunca cuestioné su autoridad... hasta que un día yo empecé a estudiar las Escrituras para ver “...si estas cosas eran así.” Hechos 17:11

Sobre un periodo de algunos años, empecé a tener problemas. Encontré que lo que el señor Scofield dijo sobre El Rapto o la segunda venida de Cristo con el reinado de 1.000 años no estaba de acuerdo con lo que la Biblia declara. Yo me mantuve enseñando lo que mis ídolos decían a pesar de los constantes conflictos que descubría en los Santos Escritos.

Un día, mientras terminaba una serie de análisis de las doctrinas relacionadas a la elección y predestinación, yo sabia que había llegado el momento para que yo admitiera que los “cuatro puntos calvinistas” no eran bíblicos.

Trabajé noche y día apesar de tener mi otro trabajo como pastor de la iglesia que lleva por nombre “Gracia Bíblica" (Grace Bible Church) recalcando y remachando mis convicciones. Yo también lo enfatizaba con fuerza en el púlpito.

Los feligreses empezaron a disminuir, amigos preciosos de años quienes sintieron que su libre albedrío estaba siendo quitado de ellos, dejaron la iglesia para encontrar otra congregación donde “su decisión por Cristo” sin la actuación de Dios regenerándolos primero, fuese honorada o ensalzada.

D.E.E.G.P.

Finalmente mi libro D.E.E.G.P. estaba listo para la imprenta (nota de los traductores: D.E.E.G.P. es la traducción de las iniciales del libro que en inglés lleva las siglas T.U.L.I.P.  Estas traducidas al Castellano significan: D: depravación total, E: elección incondicional, E: expiación limitada, G: gracia irresistible, P: perseverancia de los santos).

Cuando fue publicado y fue puesto en el aire por medio de la radio, más de 10.000 fieles oyentes al programa radial "La Palabra de Gracia" (The Word of Grace) me desertaron.

La caída repentina en apoyo estuvo a punto de poner nuestro ministerio en bancarrota. Pero Dios fue Misericordioso y levantó a otros que nos apoyaron en la fe reformada y los puso en lugar de aquellos que nos abandonaron.


"Un día mientras estaba acostado en la cama de un hospital recuperándome lentamente de un ataque cardiaco el cual los doctores pensaron que con seguridad me mataría, sabía que tenía que dar otro paso."

Yo estaba convencido de que la enseñanza que di por años sobre un “Rapto Secreto” siete años antes del retorno de Cristo o segunda venida, era una decepción horrenda y repugnante.

A pesar de que todos mis ídolos dispensacionalistas declaraban que la iglesia sería arrebatada antes de La Tribulación Final, yo quien también había predicado esto por años sabía que no existía ni siquiera una sola pizca honesta de evidencia en la Biblia para apoyar esta enseñanza.

Por ejemplo, no hay ni siquiera un solo verso que enseñe el Arrebatamiento Secreto. De hecho los versos preferidos por los dispensacionalistas como 1Tesalonicenses 4:15 declaran lo opuesto.

“Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron.” (v. 15)

Arriba ^

Este verso declara que algunos permanecerán hasta la parousia de Cristo, un termino técnico para la segunda venida llena de poder y de gran gloria de nuestro Señor.

MIL AÑOS:


"Habiendo pasado casi 25 años en el estudio de símbolos semíticos, también sabía que Apocalipsis 20 no tenía nada que ver con un reinado de Cristo de 1.000 años aquí en la tierra, ni tampoco con la resurrección de los justos antes de eso y también la de los condenados después de ella."

Me vi encarado con dos situaciones y de tomar una u otra decisión. La primera, la de enseñar la verdad como la veía en la Biblia y seguir perdiendo amigos y ayuda económica y posiblemente mi puesto de pastor en la iglesia que Dios me usó para fundar atrás en el año 1963.

La segunda la de agarrarme de mi situación estabilizada de ese entonces en la iglesia y el ministerio de la radio, y ser llamado a casa por amar al mundo y a la seguridad ofrecida por predicar lo que la gente quería escuchar.

Dios tuvo misericordia, Él aseguró mi corazón para que predicara Su Palabra exactamente de la manera que Su Espíritu me guió a entenderla. Y de la manera que yo sabía que me iba a costar, realmente me costó.

Miembros de la iglesia “La Gracia Bíblica” empezaron a retirarse, un poco aquí y un poco allí. A medida que yo enfatizaba mi convicción de que El Rapto tomará lugar durante la segunda venida de Cristo.

Que habrá una resurrección general de creyentes y no creyentes; que los 1.000 años de los que Apocalipsis 20 habla es de los períodos entre las dos venidas de Cristo; que la “primera resurrección” es de los espíritus elegidos de entre “el resto de los muertos” en delitos y pecados.

Que la frase “...mis hermanos...” en Mateo 25 habla del cuerpo de verdaderos creyentes; que no habrá un reinado mesiánico en el mundo sino que será “la nueva tierra y el nuevo cielo” lo que seguirá después de la segunda venida de Cristo.

Que la iglesia de Antiguo Testamento y la iglesia del Nuevo Testamento son una misma casa de Dios la cual está compuesta de ambos, judíos y Gentiles regenerados.

REPERCUSIÓN:

A medida que los estudios bíblicos en escatología empezaron a ser enviados a través del aire, estaciones radiales “cristianas” empezaron a forzarme a salir del aire a diestra y siniestra.

A pesar de que ellos estaban dispuestos a poner al aire personas de cada variedad de teología siempre y cuando esta esté básicamente de acuerdo con el dispensacionalismo. Mi posición a-milenial en escatología y mi posición de reconciliación limitada en soteriología fue más de lo que ellos podían soportar.

Muchos admitían: “Si dejamos tu programa en nuestra estación, causará que el apoyo de nuestros radio oyentes a nuestra institución cese. Lo sentimos mucho pero no podemos permitir el perder nuestro apoyo financiero.”


"Muchos miles más de radio oyentes al programa radial “La Palabra de Gracia” (Word of Grace) terminaron o pararon su ayuda financiera. Mas miembros dejaron la iglesia, yo estaba pagando el precio que sabia debía pagar."

Pero maravillosamente yo me regocijaba en el Señor más de lo que antes me había regocijado. Cortamos estaciones que ya no estaban pagando su parte y “ajustamos los cinturones” en todo sentido.

A pesar de la tribulación por la cual estábamos pasando, esto era bueno para nosotros. Estábamos “perdiendo peso” en el sentido de que todo el “equipaje excesivo” estaba siendo cercenado para mantener el ministerio a flote.

NUEVAS BENDICIONES:

Ahora por la gracia de Dios, una nueva audiencia está creciendo lentamente. Para mi deleite estoy encontrando que hay muchos mas que pertenecen a la fe reformista que están de acuerdo con mi posición de la Escritura, y todos nosotros estamos manteniendo buena compañía con los grandes reformistas protestantes.

Yo sentí una gran necesidad de compartir estas cosas con Uds. pues muchos han escrito para decir: “yo he sido un fiel compañero de la fe con Uds. por años, yo tengo todos tus libritos pequeños acrósticos de oro.”

También: “Ahora yo encuentro que Uds. no están enseñando la misma cosa sobre la segunda venida del Señor Jesús, etc., etc. de la manera que Uds. enseñaban”. “Por favor explíquenme el por qué Uds. han cambiado su posición en estos temas”.

Este artículo es mi respuesta encapsulada. He llegado a la presente conclusión por medio del estudio de las Palabras dentro de la Palabra de Dios.

Yo soy un cautivo de la Palabra de Dios y ni el diablo y ni el hombre me pueden persuadir de enseñar aquello de lo cual estoy convencido es contrario a la Palabra de Dios.
¡Heme Aquí! Con la ayuda de Dios. ¡Amén!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.