¡El Fin Del Mundo Vendrá Muy Pronto!
EL Todopoderoso y Santo Dios, Traerá El Dia Del Juicio
El 21 De Mayo Del 2011

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

El Día Del Juicio es temido por el mundo y es el día en que Dios lo destruirá por motivo de los pecados de la raza humana.

El mundo tiene razón en creer que el Día Del Juicio vendrá. Dios en Su Sagrada Escritura nos da la información correcta y certera sobre ese día.

“La Biblia es el libro Santo escrito por el Todopoderoso y Santo Dios, quien es el Creador de este hermoso mundo.
La Santa Escritura sin duda alguna es un libro muy antiguo, habiendo sido culminado cerca de 1.900 años atrás.”

En Su lenguajee originales (Hebreo, Arameo y Griego) nunca ha sido cambiada y cada una de las palabras en los idiomas originales, proviene de la boca de Dios.

La Biblia está dividida en dos partes, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Cada una de estas partes está subdividida en muchos libros. Cada libro esta dividido en capítulos y cada capitulo está dividido en versículos.

Uno de los libros lleva por nombre 2Timoteo, y en el capitulo 3 Dios nos dice que: “Toda Escritura es inspirada divinamente y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instituir en justicia, (v. 16)

Además Dios da un ejemplo de cómo fue que la Biblia fue escrita cuando declara: “Y ACONTECIO en el cuarto año de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, que fué esta palabra á Jeremías, de Jehová, diciendo:
Tómate un rollo de libro, y escribe en él todas las palabras que te he hablado contra Israel y contra Judá, y contra todas las gentes, desde el día que comencé á hablarte, desde los días de Josías hasta hoy.
Quizá oirá la casa de Judá todo el mal que yo pienso hacerles, para avolverse cada uno de su mal camino, y yo perdonaré su maldad y su pecado.
Y llamó Jeremías á Baruch hijo de Nerías, y escribió Baruch de boca de Jeremías, en un rollo de libro, todas las palabras que Jehová le había hablado.
Jeremías 36:1-4

El Todopoderoso y Santo Dios, está sumamente lejos de lo que nuestras mentes humanas pueden percibir, explicar e incluso entender.

En Génesis 1:1 Dios declara: “EN el principio crió Dios los cielos y la tierra.

El Santo libro es un libro escrito para que los seres humanos, lleguemos a conocer que el Dios Santo creó este hermoso universo, incluyendo las plantas, animales, criaturas del mar como también al ser humano para regir este mundo.

Verdaderamente, no existe ni un ser creado que se pueda comparar al Dios Santo. Ese Dios que trajo a existencia toda clase de plantas, criaturas marítimas al hombre, el sol y estrellas simplemente con Su Voz.

Por ejemplo, el Santo Dios nos dice: “Y dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie: y fué así.
E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que anda arrastrando sobre la tierra según su especie: y vió Dios que era bueno.
Y dijo Dios: Hagamos al hombre á nuestra imagen, conforme á nuestra semejanza; y señoree en los peces de la mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias, y en toda la tierra, y en todo animal que anda arrastrando sobre la tierra.”
Génesis 1:24-26

La raza humana fue creada para regir este planeta, pero Dios dio leyes por las cuales debemos vivir lo más feliz e inteligentemente posible. Y Él advierte que la violación de esas leyes, es pecado y que el pecado traería castigo de Su parte.

Dios lo dice claramente así: “Porque la paga del pecado es muerte…” Romanos 6:23

Dios declara que solo hay un Dios y registra: “Aprende pues hoy, y reduce á tu corazón que Jehová él es el Dios arriba en el cielo, y abajo sobre la tierra; no hay otro.” Deuteronomio 4:39

Debido a que Dios es tan Grande y Glorioso, Él se denomina a Sí mismo a través de diferentes nombres. Cada nombre declara algo sobre el glorioso carácter y Su naturaleza.

De aquí que en la Biblia encontramos nombres como Dios, Jehová, Cristo, Jesús, Señor, Alá, Espíritu Santo, Salvador, etc.

“Particularmente, nombres como Jehová, Jesús, Salvador y Cristo, señalan a Dios como el Único camino por medio del cual el perdón de todos nuestros pecados y Vida eterna, pueden ser obtenidos debido a la acción gloriosa y misericordiosa de Él.”

Este perdón fue hecho posible, porque Cristo tomó sobre Si mismo cada uno de los pecados de cada una de las personas que Él salva de la ira de Dios.

Dios en Su Santa Escritura, describe esta increíble y pasmosa acción y la manera como fue demostrada (por el Señor Jesús quien nunca dejó de ser Dios), cuando fue puesto a muerte sobre la cruz, para exponer cómo Él pagó por los pecados de Sus escogidos.

Esa es la razón por la que Dios en Su Sagrada Escritura, tiene mucho que decir sobre aquellos que por Su gracia ponen toda su confianza sobre Cristo (quien hizo toda la obra requerida para la salvación de ellos), después de que estos llegan a recibir salvación de la ira de Dios.

Muchos libros han sido escritos sobre la Biblia o son reconocidos como adiciones a Ella, entre estos se encuentran el Corán y el Libro de Mormón.

Pero no importa qué tan antiguo, prestigioso o extensamente aceptado como un libro santo sean estos, ningún libro aparte de la Biblia, ha sido escrito por el mismo Dios, ni es santo como la Biblia es Santa.

Dios advierte así: “Porque yo protesto á cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere á estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro.” Apocalipsis 22:18

La Palabra “…plagas…” en este verso, se refiere al castigo de muerte y destrucción que vendrá sobre todos aquellos que han pecado y no reciben salvación.

Dios en Su Santa Escritura enseña que a pesar de que Él ama este mundo (que en Su infinita sabiduría creó), Su Ley requiere que todos aquellos que han pecado, deben ser castigados por medio de la muerte eterna.

Dios en Su Palabra declara: “El alma que pecare, esa morirá…” Ezequiel 18:20 y también: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;” Romanos 3:10 Dios define ser justo como alguien quien no ha pecado.

Dios también debe obedecer Su Ley y de esta manera, ya que TODOS los seres humanos en este mundo somos pecadores, finalmente debe destruir este mundo. Es evidente que el pecado en este mundo ha llegado a ser colosal, cuando Dios advierte que:

“Y serán muertos de Jehová en aquel día desde el un cabo de la tierra hasta el otro cabo; no se endecharán, ni se recogerán, ni serán enterrados; como estiércol serán sobre la haz de la tierra.” Jeremías 25:33

Pero, Dios en Su Santa Escritura nos dice que el Dios Santo es un Dios Grande en misericordia, compasión y amor. Esta es la razón por la que nos ha dado anticipadamente a la destrucción, el tiempo exacto del Día Del Juicio.

Dios en Su Sagrada Escritura nos dice que: “Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto á sus siervos los profetas.” Amos 3:7

Consecuentemente, por la gracia de Dios, ahora podemos saber por medio de la Biblia, el tiempo exacto y muchos detalles del plan de destrucción de Dios que viene muy pronto sobre TODO el mundo.

Mientras todavía haya tiempo antes del Día Del Juicio, podemos clamar a Dios que tenga misericordia de nosotros. Posiblemente, ya que Dios es un Dios misericordioso, Él perdone al alguien quien humildemente implore a Dios por misericordia.

Por ejemplo, Dios promete: “Buscad á Jehová todos los humildes de la tierra, que pusisteis en obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre: quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová.” Sofonías 2:3

El Dios Santo nos demuestra que Él está completamente capacitado para traer destrucción sobre todo el mundo debido al pecado. En Su Sagrada Escritura, Él nos informa de este tremendo hecho así:

“Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.
Y dijo Dios á Noé: El fin de toda carne ha venido delante de mí; porque la tierra está llena de violencia á causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra.”
Génesis 6:12-13

Por medio de un cuidadoso estudio de la Biblia aprendemos que en el año 4.990 A. C. (Antes de Cristo), Dios trajo un diluvio de agua y destruyó toda la tierra con la excepción de 8 personas y los animales que estuvieron con ellos.

Estas 8 personas no fueron destruidas porque Dios los trajo a la seguridad del arca. El líder de ellos, Noé, hubo obedecido la orden de Dios de construir un navío gigantesco llamado un arca de unos 450 pies que es equivalente a 137 metros de largo.

De esa manera Dios registra que: “Por la fe Noé, habiendo recibido respuesta de cosas que aun no se veían, con temor aparejó el arca en que su casa se salvase: por la cual fe condenó al mundo, y fué hecho heredero de la justicia que es por la fe.” Hebreos 11:7

“Siete días antes del comienzo del diluvio que cubrió toda la tierra, Dios ordenó a Noé que advirtiera a toda la gente del mundo que ellos tenían 7 días para entrar a la seguridad del arca.”

Dios en Su Santo Edicto nos informa que el décimo séptimo día del segundo mes de ese año, Dios cerró la puerta del arca. Entonces el diluvio empezó a cubrir la tierra completamente.

Cerca de 5.000 años mas tarde en Su Santa Escritura 2Pedro 3, Dios nos ha dejado un registro sobre esta destrucción mundial por medio de agua que Él trajo en los días de Noé.

Arriba ^

En el mismo capitulo Él también advirtió que el tiempo vendría cuando Él destruiría todo el mundo por medio de fuego. Dios declara que todo el universo será destruido por siempre.

Entre estos dos versos donde Dios registra dos declaraciones de destrucción mundial que vendrían debido a los pecados de los seres humanos, Dios nos deja un registro importante y declara que:

“Mas, oh amados, no ignoréis esta una cosa: que un día delante del Señor es como mil años y mil años como un día.” 2Pedro 3:8

Dios ya había registrado en Su Santa Escritura en Génesis esto:

“Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré toda sustancia que hice de sobre la faz de la tierra.” Génesis 7:4

Además Dios agrega: “Y sucedió que al séptimo día las aguas del diluvio fueron sobre la tierra. El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo á diecisiete días del mes, aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas;” Génesis 7:10-11

“El arca que Noé había construido fue el único lugar donde uno podía estar seguro de la destrucción del diluvio.
De la misma manera, la maravillosa gracia de Dios, es el único lugar de seguridad de la destrucción que viene en el Día Del Juicio”.

En 2Pedro 3:8 Dios nos recuerda “…un día delante del Señor es como mil años y mil años como un día.” De esta manera, con el entendimiento correcto de que los siete días referidos en Génesis 7:4 pueden ser entendidos como 7.000 años.

Aprendimos que cuando Dios le dijo a Noé que había 7 días para escapar la destrucción mundial. Dios también estaba advirtiendo al mundo que habría exactamente 7 mil años “…un día delante del Señor es como mil años…” para escapar la ira de Dios que vendrá cuando Él destruya al mundo en el Día Del Juicio.

Ya que el Santo e Infinito Dios es omnisciente, Él conoce el principio como también el fin. Él sabía lo pecaminoso que el mundo llegaría a ser. Entonces, siete mil años después del año 4.990 (el año del diluvio) A. C., es el año 2011 D. C. en nuestro calendario.

4.900 A. C. + 2011 D. C. - 1 = 7.000

(Un año debe ser substraído yendo de una fecha de un calendario del Antiguo Testamento A. C., a una fecha de un calendario del Nuevo Testamento debido a que el calendario no tiene un año cero.)

De aquí que el Santo Dios por medio de las Palabras dadas en 2Pedro 3:8 nos está enseñando que Él quiere que aprendamos que exactamente 7.000 años después que Él destruyó el mundo con agua en los días de Noé, Él planea destruir este mundo para siempre.

Debido a que el año 2011 D. C. es exactamente 7.000 años después del año 4.990 A. C. cuando el diluvio empezó, Dios en Su Palabra nos ha dado pruebas absolutas de que el año 2011 es el fin del mundo, el cual vendrá sobre este universo el último día del período denominado el Día Del Juicio.

Sorprendentemente, mayo 21 del 2011 es el décimo séptimo (17avo) día del segundo (2do) mes del calendario bíblico de nuestro día. Recuerda que las aguas del diluvio también empezaron el 17avo día del 2do mes en el año 4.990 A. C.

La Palabra de Dios nos da varias pruebas adicionales asombrosas de que Mayo 21, 2011 es muy certero como el tiempo para el Día Del Juicio. Para el estudio de estas pruebas adicionales, le invitamos a revisar la exposición El Fin Esta Cerca.

LA SUBLIME GRACIA Y COMPASION DE DIOS

Dios en Su Sagrada Escritura, ha dado un hermoso ejemplo de Su misericordia compasiva. Él incluyó en Ella, el libro llamado Jonás.

En ese libro Dios nos da el relato de una ciudad sumamente malvada, con una población de más de 120.000 personas, las cuales existieron unos 2.800 años atrás.

La ciudad llevaba el nombre Nínive, era la capital de la nación de Asiria y sus habitantes no sabían nada de la Biblia. A pesar de toda su maldad, malignidad o malevolencia, debido a que Dios es Misericordioso, Él les envío un profeta llamado Jonás.

El mensaje de parte de Dios que Jonás trajo a ellos, fue que en 40 días toda la ciudad iba a ser destruida.

“Por la gracia de Dios, toda la ciudad fue movida a creer con todo su corazón que esta advertencia venia de parte del Santo Dios.
De aquí que desde el rey “…hasta el menor de ellos.” se arrepintieron, lo que significa que se apartaron de sus pecados y su orgullo.”

Dios en Su Sagrada Escritura nos deja saber que ellos: “…vistiéronse de sacos desde el mayor de ellos hasta el menor de ellos.” Jonás 3:5

Esto significa que por la gracia de Dios, ellos comprendieron y reconocieron que debido a sus pecados, ellos habían avergonzado a Dios enormemente.

Vestirse de saco y sentarse sobre ceniza, fue un acto de suprema humildad, para enseñar a Dios y a todas las personas en la manera más clara, que ellos verdaderamente se habían humillado por los pecados que habían cometido contra Dios.

Este acto además nos enseña que por la gracia de Dios, ellos supieron claramente que ellos merecían que Dios los destruyera como pago por sus pecados. Pero talvez había esperanza, de que el Santo Dios se arrepintiera del castigo que iba a descargar sobre ellos y tuviese misericordia de ellos.

Dios en Su Palabra declara: “Y llegó el negocio hasta el rey de Nínive, y levantóse de su silla, y echó de sí su vestido, y cubrióse de saco, y se sentó sobre ceniza.
E hizo pregonar y anunciar en Nínive, por mandado del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna, no se les dé alimento, ni beban agua:
Y que se cubran de saco los hombres y los animales, y clamen á Dios fuertemente: y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que está en sus manos.
¿Quién sabe si se volverá y arrepentirá Dios, y se apartará del furor de su ira, y no pereceremos?”
Jonás 3:6-9

Como respuesta a su completa sumisión y acatamiento que Dios les permitió tener, leemos de la fabulosa e incomprensible misericordia sobre este pueblo que era extremadamente malvado.

Dios nos declara que: “Y vió Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino: y arrepintióse del mal que había dicho les había de hacer, y no lo hizo.” Jonás 3:10

Debido a que toda la malvada ciudad de Nínive abandonó sus obras malvadas y con gran humildad clamó a Dios por misericordia, el Dios Santo cambió de parecer y no los destruyó.

Tristemente en Su Sagrada Escritura. Dios también registra que solamente un pequeño porcentaje del mundo de hoy, abandonará sus obras de maldad y con gran temor y humildad clamarán a Dios por misericordia.

De todos modos, Dios en Su Sagrada Escritura nos asegura que muchos de los que rueguen a Dios por Su perdón y misericordia sobre ellos, no serán destruidos.

Aprendemos de las Sagradas Escrituras que el Dios Santo, planea rescatar unos 200.000.000 (doscientos millones) de personas, lo cual es 3% de la población mundial de nuestros días.

En el primer día del Día Del Juicio (Mayo 21, 2011) estos serán arrebatados (raptados) al cielo, debido a que Dios tiene gran misericordia para ellos. Esta es la razón por la que debemos estar muy agradecidos, que Dios nos ha dado noticia o informe avanzado sobre el Día Del Juicio.

Debido a que Dios es tan Misericordioso, es posible que Él tenga misericordia de ti. Su Santa Escritura declara que: “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado: Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.” Salmos 51:17

Dios también nos enseña la actitud que debemos tener a medida que oramos por misericordia y registra: “TEN piedad de mí, oh Dios, conforme á tu misericordia: Conforme á la multitud de tus piedades borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones; Y mi pecado está siempre delante de mí.” Salmo 51:1-3

Tristemente tú no puedes ir a tu religión, sacerdote o pastor para buscar ayuda. Ellos también deben estar rogando que Dios les provea misericordia a ellos mismos.

“Esta es una cuestión que incumbe solamente a ti y a Dios.
Dios conoce cada uno de tus pensamientos, palabras y acciones, aléjate de tus pecados y humildemente ruega, busca e implora a Dios por Su misericordia sobre ti.”

Además, dale gracias a Dios que en Su Gran misericordia, te ha dado esta advertencia de la destrucción que está casi aquí y de la gran esperanza que Él da, que de acuerdo a Su voluntad tú también puedas llegar a ser uno de los que Dios llevará a Su cielo para estar con Él por la eternidad en la mayor felicidad, gozo y gloria.

Dios nos enseña que: “Dos hombres subieron al templo á orar: el uno Fariseo, el otro publicano.
El Fariseo, en pie, oraba consigo de esta manera: Dios, te doy gracias, que no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano;
Ayuno dos veces á la semana, doy diezmos de todo lo que poseo.
Mas el publicano estando lejos no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que hería su pecho, diciendo: Dios, sé propició á mí pecador.
Os digo que éste descendió á su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se ensalza, será humillado; y el que se humilla, será ensalzado.”
Lucas 18:10-14

Es nuestra oración que Dios tenga misericordia sobre ti como tuvo sobre este publicano.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.