Creyendo Todas Las Cosas

(1 de 2)

Por el Hno. Greg Seifert
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

El verdadero hijo de Dios debe creer y creerá todas las cosas que Dios ha escrito en Su Santa Escritura. No tenemos ningún derecho ni autoridad de escoger algunas cosas que nos gustan de lo que no nos gusta.

Debemos creer todas las cosas y el verdadero creyente, tendrá ese deseo intenso de creer todo lo que Dios declara, pues Dios le dará Su Fe y Dios lo guiará a toda la Verdad.

El verdadero creyente no tratará de razonar con su sabiduría terrenal, lo que Dios ha declarado. El verdadero creyente no mezclará el mensaje de Dios con lo que proviene de su mente carnal.

“El verdadero hijo de Dios escudriñará sinceramente todos los asuntos que la Biblia enseña.
El investigará, averiguará e inquirirá en la Biblia y solo la Biblia y no usará ninguna otra fuente de información para llegar a conocer El Verdadero Evangelio.”

El verdadero creyente llegará a saber y creerá sin lugar a duda, que todo lo que Dios ha registrado y esto solo en Su Sagrada Escritura; es totalmente indiscutible, incuestionable y totalmente verdadero.

DEBEMOS TENER ARMONÍA EN TODAS LAS COSAS

Uno de los atributos que Dios nos permite reconocer y que es necesario para la verdadera interpretación de todas las cosas, es que tenemos que obtener armonía entre todos los temas de Su Palabra.

Algo muy peculiar en especial en estos días de la apostasía en que estámos viviendo, es que muchos usan la Biblia y declaran creer en Ella.

El problema es que en esas declaraciones (que podemos inspeccionar ó explorar a la luz de la Palabra de Dios), vemos que tienen toda clase de ideas que no se identifican en lo más mínimo con la Verdad.

Esto es porque ellos no tienen ni buscan armonía con la Biblia. No olvidemos que cuando declaramos o pensamos que tenemos alguna verdad de la Biblia, tenemos que asegurarnos que tenemos armonía con todo lo que la Biblia declara y que tenga relación al tema que resguardamos.

Demos un vistazo a la porción encontrada en Hechos 24:10-15 donde el apóstol Pablo se encuentra dando su defensa ante el gobernador Félix.

Y Dios registra: “Entonces Pablo, haciéndole el gobernador señal que hablase, respondió: Porque sé que muchos años ha eres gobernador de esta nación, con buen ánimo satisfaré por mí.
Porque tú puedes entender que no hace más de doce días que subí á adorar á Jerusalem;
Y ni me hallaron en el templo disputando con ninguno, ni haciendo concurso de multitud, ni en sinagogas, ni en la ciudad;
Ni te pueden probar las cosas de que ahora me acusan.
Esto empero te confieso, que conforme á aquel Camino que llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres, creyendo todas las cosas que en la ley y en los profetas están escritas;
Teniendo esperanza en Dios que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos, la cual también ellos esperan.”

Como puedes ver, estos judíos permitían algunas cosas que Dios enseña en Su Escritura, Dios claramente nos enseña que ellos también esperaban la resurrección de justos como de injustos.

Pero ellos no creían todas las cosas y en el contexto aquí en Hechos 24, ellos no creían que Cristo fuese el Mesías que había cumplido todas estas profecías del Antiguo Testamento en la ley y los profetas.

A esta enseñanza ellos llamaban herejías. Así mismo en nuestros días si predicas El Verdadero Evangelio, muchas veces serás llamado un hereje, un apóstata por mucha gente.

Generalmente, estos que se oponen a la propagación del Verdadero Evangelio, son gentes que declaran ser cristianos, declaran tener amor por la Palabra de Dios, declaran amar al Señor, declaran creer lo que la Biblia dice y proclaman que la Biblia es infalible.

Pero cuando tú vienes a ellos con enseñanza no adulterada, siguiendo el método de estudio bíblico dado por Dios en 1Corintios 2:13 de comparar la Biblia con la Biblia.

Y presentas armonía y estás asentado en la Verdad, y sabes que es Verdad porque todo lo que Dios declara sobre ese tema encaja totalmente y es La Verdad.

Ellos regularmente lo denominan herejía, esto es así porque verdaderamente ellos no creen todas las cosas que Dios ha declarado en Su Santa Escritura.

Ellos escogen y prefieren creer lo que les gusta y desechan lo que no les gusta.

Roguemos a Dios que eso no sea así con nosotros, quiera Dios que sin lugar a dudas creamos todas las cosas que Dios declara en Su Santa Palabra.

NO EXISTE OTRA REVELACIÓN FUERA DE LA BIBLIA

Esto debe ser así porque la Biblia solamente y Ella en Su totalidad, es la Palabra de Dios.

“Meditemos cuidadosamente sobre el hecho de que Dios en el último capítulo del último libro de la Biblia, al final de ese capítulo, nos da la información de que este libro, esta Biblia que tenemos, es TODO LO QUE NECESITAMOS.”

La Biblia es TODA la completa y detallada revelación que Dios ha dejado para todos los seres humanos. No hay ni debe haber ninguna otra clase de revelación, así que si alguien viene a ti hoy y te dice que el hablar en lenguas es de Dios, eso no es cierto.

Dios es claro que la Biblia solamente es lo que debemos seguir y nada más. Dios lo declara vívida y detalladamente así:

“Porque yo protesto á cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere á estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro.
Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.”
Apocalipsis 22:18-19

Podemos ver que de hecho y enérgicamente Dios cierra Su revelación, Dios cierra Su Palabra. Apocalipsis es el último libro de la Biblia, el capítulo 22 es el último capítulo de la Biblia, y al final del capítulo Dios ordena, no agregues ni quites nada a lo escrito en este libro.

Eso es lo que Dios declara, debemos creerlo y obedecerlo. No olvidemos que la Biblia es la Palabra de Dios, esa es la razón por la cual es tan autoritativa.

No leemos la Biblia como si fuese cualquier otro libro, en ella está escrita la revelación del Todopoderoso Dios, al ser humano. Esa es la razón por la que tiene tanta autoridad y debe tener autoridad en nuestras vidas.

El Dios Todopoderoso que creó a cada uno de nosotros, solo nos habla por medio de la Biblia y debemos meditar en la autoridad que ella tiene.

Dios enfatiza a través de Su Palabra que ella es absolutamente fiel y verdadera, como por ejemplo: “Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas…” Apocalipsis 22:6

También: “Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.” Apocalipsis 21:5

La Palabra de Dios es absolutamente verdadera y fiel, y ese es el nombre que Dios da al Señor JesúsCristo. Esto es porque el Señor Jesús está completamente identificado con la Palabra de Dios. No olvidemos que Él es el Verbo (la Palabra de Dios) hecho carne.

Dios registra: “Y él me dice: Escribe: Bienaventurados los que son llamados á la cena del Cordero. Y me dijo: Estas palabras de Dios son verdaderas.
Y yo me eché á sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira que no lo hagas: yo soy siervo contigo, y con tus hermanos que tienen el testimonio de Jesús: adora á Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.
Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea.”
Apocalipsis 19:9-11

Podemos ver esa representación del Señor JesúsCristo en Apocalipsis 19, donde es llamado “…Fiel y Verdadero…” de la misma manera que la Biblia es llamada “…Fiel y Verdadera…”

TODA LA BIBLIA ESTA RELACIONADA A JESUS

Notemos al final del verso 10 Dios registra: “…porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” Toda la Biblia es el testimonio de Jesús. Toda la Biblia es el Evangelio del Señor JesúsCristo, “…el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía.”

El significado espiritual de todas las profecías de la Biblia, todo lo que las Sagradas Escrituras declaran, todo en lo absoluto se relaciona al testimonio de Jesús, y Jesús es el Dios Todopoderoso y Él es el Salvador.

Toda la Biblia es el testimonio de Su Maravilloso Plan de Salvación. Dios registra una reseña del Salmo 40:6-8 cuando declara: “Entonces dije: Heme aquí (En la cabecera del libro está escrito de mí) Para que haga, oh Dios, tu voluntad.” Hebreos 10:7

Pero no solo en la cabecera o principio, sino que a través de toda la Biblia está escrito sobre el Señor JesúsCristo.

Un ejemplo es encontrado en el libro de Lucas, donde vemos cómo el Señor Jesús reprende a estos dos hombres camino a Emmaús por no creer todas las cosas. Esto sucedió después de la resurrección del Señor JesúsCristo, y registra:

“Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día á una aldea que estaba de Jerusalem sesenta estadios, llamada Emmaús.
E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acaecido.
Y aconteció que yendo hablando entre sí, y preguntándose el uno al otro, el mismo Jesús se llegó, é iba con ellos juntamente.
Mas los ojos de ellos estaban embargados, para que no le conociesen.”
Lucas 24:13-16

Aquí Dios nos enseña la condición espiritual natural de todo ser humano (antes de ser bendecidos con Su salvación), ya que sus ojos espirituales estaban naturalmente impedidos, no podían llegar a conocer al Salvador. Más adelante Jesús les dice:

“Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!
¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria?
Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de él decían.”
Lucas 24:25-27

Dios claramente registra que ellos eran “…tardos de corazón para creer todo lo que…” la Biblia declara. Oremos que Dios no permita que eso no sea cierto en nuestras vidas.

Dios nos exhorta en el libro de Hebreos diciendo: “Mirad, hermanos, que en ninguno de vosotros haya corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo:” Hebreos 3:12

Un corazón malo de incredulidad es lo que cada uno de nosotros tenemos antes de que Dios nos provea Su salvación. Ninguno de nosotros puede producir Fe salvadora de nosotros mismos.

Talvez digamos sí, yo creo, yo creo á la Biblia. Pero el hecho es que solo Dios, puede producir en una persona la verdadera fe ó confianza en la Biblia, que le guiará a conocer la voluntad de Dios.

Es por eso que Dios nos amonesta también á: “Antes exhortaos los unos á los otros cada día, entre tanto que se dice Hoy; porque ninguno de vosotros se endurezca con engaño de pecado:” Hebreos 3:13

Roguemos a Dios que quite de nosotros ese corazón de piedra, el cual es un “…corazón malo de incredulidad…” que nos aparta del Dios vivo.

Con ese corazón simplemente no creemos muchas cosas de lo que Dios declara en Su Palabra, preferimos creer mentiras provenientes de mentes carnales y no escuchamos a Dios.

Como por ejemplo, la ira de Dios que descansa sobre cada uno de los seres humanos, la cual causará la eterna perdición de todo aquel que no es salvo. ¿Creemos eso?

“Antes de ser salvos simplemente nos reímos de eso, nos burlamos de esa enseñanza.
Decimos: Dios es un Dios de amor.
Él ama a todos.
Eso no va a suceder.
Vamos, deja esas fábulas.
Olvida esas leyendas.”

Esa reacción del hombre sin salvación es porque tiene un “…corazón malo de incredulidad…” Roguemos a Dios que esa no sea la situación espiritual en nuestra vida.

DEBEMOS ENSEÑAR TODAS LAS COSAS

Y ya que TODA la Biblia es la Palabra de Dios, y si somos verdaderos creyentes, debemos declarar estas cosas a todo mundo.

No debemos esconder ninguna cosa que Dios declara, debemos compartir todo lo que Él ha registrado para el ser humano.

No debemos abrigar recelo o vergüenza y solo comunicar o hablar de algunos temas y no de otros. Debemos compartir TODO lo que Dios declara en Su Santa Escritura, pues Dios nos ordena á “…creer todas las cosas…” y a compartir con otros todas las cosas que nos ha mandado:

Arriba ^

“Por tanto, id, y doctrinad á todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.” Mateo 28:19-20

Como puedes ver, tenemos que enseñar “…todas las cosas…” que Dios nos ha ordenado que enseñemos. Dios en Su Santa Escritura habla de muchos temas, pero primordialmente se enfoca en Su Maravilloso Plan para Salvación, el cual incluye muchas cosas.

“El plan de salvación incluye el primer advenimiento de Cristo, incluye el segundo advenimiento de Cristo y todo lo que está entre estos dos eventos.”

Dios reitera esto así: “Y viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones Israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ó ¿por qué ponéis los ojos en nosotros, como si con nuestra virtud ó piedad hubiésemos hecho andar á éste?
El Dios de Abraham, y de Isaac, y de Jacob, el Dios de nuestros padres ha glorificado á su Hijo Jesús, al cual vosotros entregasteis, y negasteis delante de Pilato, juzgando él que había de ser suelto.
Mas vosotros al Santo y al Justo negasteis, y pedisteis que se os diese un homicida;
Y matasteis al Autor de la vida, al cual Dios ha resucitado de los muertos; de lo que nosotros somos testigos.
Y en la fe de su nombre, á éste que vosotros veis y conocéis, ha confirmado su nombre: y la fe que por él es, ha dado á este esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.
Mas ahora, hermanos, sé que por ignorancia lo habéis hecho, como también vuestros príncipes.
Empero, Dios ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Cristo había de padecer.”
Hechos 3:12-18

Pongamos mucha atención y veamos que aquí Dios declara que el Antiguo Testamento habla y registra los sufrimientos de Cristo. Uno de esos lugares es Isaías 53. Todo esto fue cumplido, todo esto está relacionado al primer advenimiento de Cristo.

Y muchos otros pasajes del Antiguo Testamento, continuando en Hechos Dios ordena: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; pues que vendrán los tiempos del refrigerio de la presencia del Señor,
Y enviará á Jesucristo, que os fué antes anunciado:
Al cual de cierto es menester que el cielo tenga hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde el siglo.”
Hechos 3:19-21

Pongamos mucha atención al hecho de que Dios declara que el Antiguo Testamento también habla del segundo advenimiento de Cristo, “Al cual de cierto es menester que el cielo tenga hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas…”

Ese es el día en que estamos viviendo, estamos viviendo en el tiempo de La Gran Tribulación, el tiempo de la apostasía (2Tesalonicenses 2), el tiempo justo antes del regreso de Cristo.

TODAS LAS COSAS NOS DAN EL TIEMPO EN QUE VIVIMOS

Dios en Su Santa Escritura ha registrado mucha información donde nos habla de este día en que vivimos. Ahora, la pregunta que debemos hacernos es, ¿creemos estas cosas?

Posiblemente no tenemos ningún problema creyendo sobre la cruz, sobre el Señor JesúsCristo, que vino a demostrar el sufrimiento padecido por Sus escogidos desde antes de la fundación del mundo.

Pero cuando hablamos del tiempo en que vivimos, cuando hablamos del tiempo del final de la era de la iglesia institucional, corporativa, visible como la representante del reino de Dios aquí en la tierra.

Cuando escudriñamos en las Sagradas Escrituras, el hecho de que el juicio de Dios ya ha empezado y de la manera que lo profetizó en 1Pedro 4:17, este empezaria y ya está sobre las congregaciones locales en todo el mundo debido a la apostasía existente dentro de ellas.

Juicio sobre el cual Dios ha registrado mucho en Su Santa Escritura, posiblemente decimos, bueno… verdaderamente no puedo creer eso, eso es extraño.

Pero, cuando esa enseñanza está en la Biblia y tiene armonía con todo lo que Dios declara en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Castigo que vemos representado por medio de la nación de Israel, debido a la incredulidad y existente prostitución con los dioses de otras naciones.

Por la gracia de Dios podemos ver en Su Santa Escritura, y así estar seguros de que estamos cimentados en la Roca sólida que es el Señor JesúsCristo.

Por ejemplo Dios declara en Apocalipsis 11 que vendría un tiempo cuando el testimonio de los dos testigos acabaría (el número 2 bíblicamente representa a la iglesia).

¿Creemos eso? ¿Creemos que vendría un tiempo cuando el testimonio de los dos testigos terminaría? O cuando declara que: “Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía,” Daniel 7:21

Y también: “Y le fué dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También le fué dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente.” Apocalipsis 13:7

¿Creemos eso? Talvez preguntemos, ¿qué clase de lenguaje es ese? Ese lenguaje es lenguaje espiritual. Y para poder ver, escuchar y entender el lenguaje espiritual, debemos tener ojos, oídos y mente espiritual.

TODAS LAS COSAS NOS DAN A ENTENDER LA SALVACIÓN

Estas verdades son verdades sólidas de la Biblia y no debemos despreciarlas. Cuando estudiamos las Sagradas Escrituras debemos ser honestos.

Debemos escudriñar todo cuidadosamente, no debemos despreciar ninguna de las enseñanzas que Dios nos ha dejado, debemos rogar por un corazón honesto.

“Ser honestos cuando leemos cualquier tema que la Palabra de Dios registra, es vital.
Si no tenemos honestidad, debemos rogar a Dios que nos dé un corazón nuevo en el cual por Su gracia, tendremos honestidad.”

Por ejemplo, uno de los temas populares que desde hace muchas décadas invadió la iglesia institucional, corporativa que predicadores y maestros continúan instituyendo en nuestros días, es que el hombre tiene libre albedrío para escoger o rechazar la salvación que Dios da.

Muchos pastores y maestros enseñan que tú puedes aceptar a Cristo para salvación y que depende de ti el obtener salvación o no. Ellos predican que tú tienes que creer de tu propia voluntad.

Primeramente estos maestros pasan por alto y no dan consideración á la clara advertencia de Dios, sobre el estado espiritual difunto de cada ser humano antes de que Dios le otorgue salvación.

Ellos descartan el hecho de que todo ser humano sin salvación, espiritualmente está muerto, y debemos recordar que los muertos ni física ni espiritualmente toman decisiones.

Pero no solo eso, sino que Dios declara todo lo contrario sobre la enseñanza que ellos propagan. Primeramente el tomar una decisión o dar un paso para ser salvo es una obra.

Esta enseñanza muy sigilosamente predica que eres tú quien te salva y no Dios, pues Dios no puede hacer nada sin tu decisión. Dios es claro que la salvación no es por obras y registra: “No por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:9

Y para refutar y rechazar la enseñanza de que se necesita la voluntad del hombre para obtener salvación, Dios es claro al registrar:

“Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, á los que creen en su nombre:
Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.”
Juan 1:12-13

Ahora, ¿qué acerca de estos versos? ¿Vas a ser honesto y leer la Biblia cuidadosamente, rogando a Dios sabiduría y Su revelación, para que por Su gracia, puedas ver lo que Dios nos está diciendo?

Pero Dios no se queda allí, pues sobre el tema de salvación Dios en el libro á los Romanos, también acentúa o resalta que:

“Como está escrito: A Jacob amé, mas á Esaú aborrecí.
¿Pues qué diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.
Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré.
Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
Porque la Escritura dice de Faraón: Que para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi potencia, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra.
De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece.”
Romanos 9:13-18

Esta es una declaración muy clara, Dios dice que la salvación: “…no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” Dios vívidamente declara que la salvación no depende de mi voluntad, ni de tu voluntad. La salvación pertenece al Señor.

Pero a pesar de todo esto que Dios proclama, muchos todavía dicen: “No, no, Dios allí dice otra cosa, el dice otra cosa…” Te confieso que yo también anteriormente creía en el libre albedrío para obtener salvación.

Yo trataba de dar vueltas al asunto y escapar de estos versos, pero Dios por medio de Su Palabra regresaba a mí y no podía escapar de esos versos.

Yo rogaba al Señor, suplicaba e imploraba que me guiara a Su Verdad y no a la verdad de ningún hombre, porque por medio de estos versos, Dios contradecía lo que yo creía como verdad.

Y si Dios por Su gracia está obrando en nosotros, Él nos dará Su Fe para creer en la Verdad, nos guiará a toda Su Verdad y nos enseñará que esto es lo que Él está diciendo y registra:

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”
Filipenses 2:13

Dios efectivamente está diciendo: Toda la obra es mía, Soy Yo el que produce o causa la salvación. Una vez que Él nos permita entender eso, perdemos todo nuestro orgullo.

Una vez que entendamos esta Verdad, ya no nos daremos palmaditas de felicitación de que somos salvos porque aceptamos a Jesús, o porque somos buenos cristianos, no.

Por la gracia de Dios llegaremos a entender que es Dios y solo Dios el que para salvación en Sus escogidos, “…obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:13

Es mi oración que Dios permita la misericordia de Su guía sobre nosotros, para que cuando vengamos a Su Palabra, seamos honestos con todas las cosas que Él ha declarado en ella.

De esta manera si Dios nos provee un corazón honesto, no estaremos escogiendo y separando lo que queremos creer y lo que no queremos creer.

TODAS LAS COSAS NOS ENSEÑAN QUE ESTAMOS EN EL TIEMPO DEL FIN

Ahora vayamos a 2Pedro 3, donde Dios nos permite aprender sobre estos días de apostasía y tribulación en los que estamos viviendo.

Dios nos enseña que en estos últimos días, los no salvos y especialmente aquellos en las iglesias y congregaciones se burlarán de la Verdad de la Biblia.

En 2Pedro 3, Dios nos habla de estos mofadores y burladores, los cuales no creen todas las cosas, y registra:

“Sabiendo primero esto, que en los postrimeros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,
Y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación.”
2Pedro 3:3-4

Ellos no creen en el retorno inminente, inaplazable y amenazador del Señor JesúsCristo y se burlan de esta enseñanza.

De la misma manera, leemos que Dios en Ezequiel 12 reitera, insiste y subraya la advertencia sobre estos burladores de nuestros días.

Dios recalca, repite o acentúa el hecho de que ellos creen que esta enseñanza de La Tribulación Final o del retorno de JesúsCristo, no pasará aún y ellos enseñan que esto no tomará efecto todavía por muchos años.

Ellos enseñan que eso no será en nuestros días. Dios por Su maravillosa gracia, nos permite saber que esto es así porque Él les ha enviado una operación de error o un poder engañoso para que ellos crean á la mentira.

“Para que sean condenados todos los que no creyeron á la verdad, antes consintieron á la iniquidad.” 2Tesalonicenses 2:12

En lugar de creer TODAS las cosas de la Biblia, todas las Verdades de la Biblia, muchos abrazan, están ceñidos y aferrados a mentiras. Esto es el poder engañoso enviado por Dios, Dios está usando a Satanás el cual trae y siembra mentiras.

Por Su inmerecida gracia, podemos ver que medio del profeta Ezequiel [ya que Dios usa a la nación de Israel (la iglesia del A.T.) para representar á la iglesia corporativa, institucional, visible del N. T.], Dios exhibe y demuestra esta Verdad así:

Creyendo Todas Las Cosas 2da parte <-- Haga Clic aquí.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.