¡Cuidado! Con La Cristiandad Negociada.

Por el Hno. Johnn D. Jess
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Cualquiera que sale de compras en estos días, está familiarizado con las palabras “nuevo” o “mejor” impresas en cajas, frascos, o cualquier otra clase de envases.

Mientras que los consumidores tratan de obtener un buen precio, simultáneamente son atraídos a cosas que a primera vista son “nuevas” y posiblemente “mejores”.

¿Por qué es que lo nuevo y/o mejor es tan atractivo?  Es porque estos membretes sugieren que lo que ahora se nos ofrece, es mucho mejor de lo que hasta ahora hemos comprado o habíamos estado usando.

“Esta práctica, yo he encontrado que no está restringida o limitada solamente al mundo de los negocios, sino que lamentablemente desde hace ya muchas décadas, ella ha invadido y está siendo vista más y más en el ámbito o círculo de la religión.”

Hoy yo veo a gentes uniéndose a “nuevas” religiones o “mejores” religiones, que les dicen que hay poder divino en ellos mismos, que posesionándose, adquiriendo o alcanzando ese poder, ellos pueden hacer toda clase de cosas.

En realidad estas religiones no son nuevas, ellas simplemente son religiones paganas viejas que han sido puestas en “envases” o “envolturas” con membretes que las denominan como nuevas y/o mejores.

En el mundo de las iglesias cristianas (ya también por décadas) y especialmente las evangélicas, líderes de estas congregacines han estado constantemente estampando las palabras “nuevo” y “mejor” en sus interpretaciones del Verdadero Evangelio, el cual ellos muy bien podrían describir como “más fácil” o “más apetitoso”

FALSEDADES Y ATAJOS

Pero evangelios fáciles son peligrosos, consideraremos el ejemplo de Jeroboam. Después de la muerte del Rey Salomón, él guió las diez tribus al Norte a apartarse de la casa de Israel, y Dios registra:

“Y habido consejo, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo: Harto habéis subido á Jerusalem: he aquí tus dioses, oh Israel, que te hicieron subir de la tierra de Egipto.
Y puso el uno en Beth-el, y el otro puso en Dan.
Y esto fué ocasión de pecado; porque el pueblo iba á adorar delante del uno, hasta Dan.”
1Reyes 12:28-30

Desde el principio de la cristiandad siempre han existido aquellos que por medio de sus mensajes, han tratado de “mejorarla” a la manera que ellos piensan que debería ser.

Pero Dios por medio del apóstol Pablo nos amonesta a través de la advertencia dada a los Gálatas, en contra de aquellos que predican “…otro evangelio…”.

Arriba ^

Y a los de Éfeso les escribió, “Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.” Efesios 5:6

Estas amonestaciones deberían sacudirnos en nuestra fundación y deberíamos correr al Todopoderoso rogando Su sabiduría y misericordia sobre nosotros.

¿MEJORANDO LO PERFECTO?

Como hemos anotado, es evidente para cualquier estudiante serio de las Sagradas Escrituras, que en el mundo cristiano institucional, corporativo, visible, todas las denominaciones llevan décadas curvando o disminuyendo las restricciones morales y desafiando la autoridad de las Santa Palabra de Dios.

Estas “nuevas” y “mejores” religiones que son presentadas dentro de estas congregaciones, invariablemente reducen o destruyen la sensibilidad de sus adherentes a la obediencia a Dios.

Ellas quitan importancia o intensidad a las demandas del Verdadero Evangelio, y consecuentemente a las consecuencias del pecado.

“Créanme amigos míos, no hay nada 'nuevo' o 'mejor' incluso de la más mínima separación de toda la Verdad.
La Palabra de Dios es perfecta y nadie puede mejorarla en lo más mínimo.”

Dios profetizó que Su juicio final empezaría por Su casa, la iglesia institucional, corporativa visible. La manera que Dios está enjuiciando a la iglesia corporativa, es permitiendo que la apostasía invada a todas las iglesias institucionales, corporativas, visibles en el mundo.

Por medio de esta apostasía, la cual da a luz constante desobediencia e infidelidad al Edicto de Dios; Dios los ha cegado espiritualmente para así no ver Su Verdad.

Es por eso que sus maestros cometen un terrible pecado en contra de sus congregaciones, el cual es el de ponerlos confortables, como “medio cristianos”, ¡tratando de homogenizar la santidad con la mundanalidad!

De aquí que Dios nos instruye a salir de ellas y adorar a Dios fuera de las iglesias institucionales ya que el hombre de pecado ha sido (por la vuluntad de Dios) instalado allí y se encuentra sentado (reinando) dentro de ellas.

"Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas." Apocalipsis 18:4

Seguir un evangelio de hombres es lo mismo a creer en “una verdad a medias” lo cual es muy peligroso, especialmente si la mitad (de esa “verdad”) a la cual Ud. está aferrado, es la mitad equivocada.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.