¿Cuándo Es El Arrepentimiento Imposible?

Por el Hno. John Piper
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Hay una gran diferencia entre el estar serio y el estar triste. Lo opuesto a estar serio es ser frívolo, trivial, superficial, irrespetuoso, y lo opuesto a triste es estar gozoso, contento, satisfecho y optimista.

Tu no puedes estar serio y ser irrespetuoso al mismo tiempo, pero si puedes estar serio y gozoso al mismo tiempo.

Dios en el libro de Hebreos usa un modo especial para ponernos serios. Este no es un libro triste, es un libro sobrio. Dios por medio de este libro nos advierte de cosas fáciles o actitudes triviales hacia la vida cristiana.

Dios hace esto no para ponernos tristes, pero para ponernos firmemente gozosos en Él. En otras palabras, Dios en el libro de Hebreos apunta a profundizar y fortalecer el gozo de nuestra seguridad en Él.

Una manera por medio de la cual Él logra hacer esto, es advirtiéndonos en contra de la falsa seguridad.

TEN CUIDADO

Dios por medio de este libro expone una clase de sentimiento de felicidad y excitación y declara que ese sentimiento te guiará a la destrucción eterna.

Al exponer estos placeres fugaces, breves y efímeros, Dios nos amonesta a huir de su decepción. Un buen ejemplo de esto está registrado en Hebreos 6:4-8

Antes que examinemos este pasaje, miremos primeramente al flujo de la reflexión.

“Dios en los primeros dos versos de este capitulo empieza diciendo que en lugar de mantenernos atrofiados teniendo solamente un conocimiento básico o elemental de la salvación, el cristiano debe ocuparse en llegar a tener madurez espiritual.”

“POR tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante á la perfección; no echando otra vez el fundamento; no arrepentimiento de obras muertas, y de la fe en Dios,
De la doctrina de bautismos, y de la imposición de manos, y de la resurrección de los muertos, y del juicio eterno
Hebreos 6:1-2

El verso 3 declara: “Y esto haremos á la verdad, si Dios lo permitiere.” Puesto de otra manera, el hecho de que podamos o no podamos hacerlo depende sola y exclusivamente de la Soberanía de Dios.

Para ilustrar nuestra total dependencia en Él, en los próximos 5 versos Dios nos deja ver una situación en la cual el arrepentimiento y el obtener madurez espiritual son imposibles.

SITUACIÓN SIN ESPERANZA

Esta es la manera en la que Dios en Su Santa Escritura describe esa situación sin esperanza:

“Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron el don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo.
Y asimismo gustaron la buena palabra de Dios, y las virtudes del siglo venidero,
Y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole á vituperio.
Porque la tierra que embebe el agua que muchas veces vino sobre ella, y produce hierba provechosa á aquellos de los cuales es labrada, recibe bendición de Dios:
Mas la que produce espinas y abrojos, es reprobada, y cercana de maldición; cuyo fin será el ser abrasada.”
Hebreos 6:4-8

Por lo menos, Dios nos permite ver 5 puntos en esta situación en la cual alguien recibe gran bendición y tiene experiencias religiosas muy altas:

  1. Esta persona ha sido iluminada.
  2. Esta persona ha probado el regalo celestial.
  3. Esta persona fue hecha uno de los participantes del Espíritu Santo.
  4. Esta persona ha probado La Buena Palabra de Dios.
  5. Esta persona ha probado Los poderes o virtudes del mundo venidero.

Pero a pesar de todas estas bendiciones y experiencias, esta persona recae. Esta persona da su espalda a estas grandes realidades y persigue las cosas del mundo y placeres.

Como resultado, Dios en el verso 6 declara que esta persona crucifica “…de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole á vituperio…”

CRUCIFIXIÓN ¿OTRA VEZ?

¿Qué es lo que Dios está diciendo cuando declara que esta persona crucifica para sí a Su Hijo una vez más?

Primeramente, Cristo fue crucificado la primera vez para hacer de Su pueblo, un pueblo puro y santo. Dios enseña esto así:

“Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo por su propia sangre, padeció fuera de la puerta.” Hebreos 13:12

Él vertió Su sangre (dio Su vida) fuera de Jerusalem para santificarnos, pero eso no es todo. El castigo sufrido el cual es representado por la sangre de Cristo, también nos prepara para servir al Dios viviente. Dios declara:

“¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció á sí mismo sin mancha á Dios, limpiará vuestras conciencias de las obras de muerte para que sirváis al Dios vivo?” Hebreos 9:14

De esta manera, cuando una persona da su espalda a la pureza y santidad y cesa de servir a Dios, significa que esta persona se separa de la crucifixión de Cristo. De esta manera la expiación operada por Cristo en la cruz, no tiene efecto en esta persona.

Además, cuando el ser humano sin salvación hace lo que es natural y decide escoger lo que está en su corazón, que siempre irá en contra de Cristo y regresa a buscar las cosas del mundo y las lujurias de su corazón, con sus acciones esta persona efectivamente está declarando que está de acuerdo con aquellos que crucificaron al Señor Jesús.

La razón por la que el ser humano no salvo rechaza la obediencia a Dios, es porque lo que Cristo tiene para ofrecer, no es suficientemente bueno para él o ella. Eso al mismo tiempo pone al Señor Jesús en vituperio.

REBELIÓN VOLUNTARIA

El hecho de que un extraño a la fe resista a Cristo es suficientemente malo, pero aquí tenemos a una persona que ha sido expuesta a la fe cristiana.

Esta persona ha sido iluminada, esta persona ha aprendido la diferencia ente la luz y la oscuridad espiritual.

Como parte de la congregación, ha probado el fruto celestial de la comunión cristiana, y ha participado del amor que proviene del Espíritu Santo a través de verdaderos creyentes.

También ha escuchado las buenas noticias del Señor JesúsCristo por medio de la Palabra no adulterada, y ha escuchado sobre el cielo donde todos los verdaderos creyentes pasarán la eternidad.

Ahora al recaer, está efectivamente diciendo: “yo encuentro las cosas y placeres del mundo mucho mas atractivas que lo que la cruz me ofrece”.

El rechazo de Cristo por medio de esta persona, pone a nuestro Señor en una vergüenza pública. Esto para Dios es mucho peor que cualquier rechazo de alguien de afuera que nunca probó la verdad.

RENOVACIÓN IMPOSIBLE

Esto nos guía a la conclusión de que “es imposible renovar (a tal persona) al arrepentimiento”. Dios nos da una ilustración de esto cuando declara:

“Que ninguno sea fornicario, ó profano, como Esaú, que por una vianda vendió su primogenitura.
Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue reprobado (que no halló lugar de arrepentimiento), aunque la procuró con lágrimas.”
Hebreos 12:16-17

“No cometas el error de pensar que Esaú se arrepintió genuinamente y Dios lo rechazó.
No, Dios declara patentemente “…(que no halló lugar de arrepentimiento)…”
En otras palabras, él verdaderamente no quería dejar su pecado, lo cual es la situación de cada ser humano que no ha sido adoptado por la gracia de Dios.”

Su corazón estaba tan endurecido que a pesar de llorar, él lloró para que las cosas cambiaran en su vida de la manera que él deseaba. Esaú no se sometió en su corazón a las exigencias y requerimientos de Dios.

Dios visiblemente nos deja ver que él era un “…profano…” Esto es lo que Dios está diciendo en Hebreos 6:6 cuando expone que es imposible renovar esta persona al arrepentimiento.

Entonces, este es un prospecto aterrador detrás de todas las advertencias serias dadas por Dios en este libro.

El prospecto de que tú o yo quienes creemos que somos de los escogidos, llamados y justificados, podamos resbalarnos a un lento proceso de indiferencia y endurecimiento que nos llevará eventualmente a alejarnos y rechazar a Cristo y ponerlo en vergüenza.

Es posible que cualquiera de nosotros lleguemos al punto en el cual ya no haya regreso. ¡Oh, como debe esta advertencia poner en nosotros la búsqueda urgente de la misericordia de Dios!

¿PERDIENDO NUESTRA SALVACIÓN?

Ya que en los versos 4 y 5 Dios declara que esta persona fue iluminada una vez, que probó del regalo celestial, y que fue hecho partícipe del Espíritu Santo, etc. etc.

Y de allí Dios en el verso 6 declara que es imposible una vez que “…recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento…”

¿Está enseñando Dios que una persona puede llegar a ser salva y después de eso llegar a estar perdido sin esperanza otra vez? No, no, no. Esto no es lo que Dios está enseñando en este pasaje.

En lugar de eso, Dios nos explica que tú puedes llegar a tener las experiencias que Él declara en los versos 4 y 5 y nunca haber llegado a alcanzar salvación.

Sin debilitar la seriedad de la advertencia de estos versos, el argumento es que es posible que alguien tenga todas las bendiciones y todavía no haber nacido de nuevo. Examinemos 5 razones dadas por Dios en el libro de Hebreos.

Arriba ^

1. CAMPOS DIFERENTES

Después de la severa advertencia que Dios da en el verso 6, Él explica:

“Porque la tierra que embebe el agua que muchas veces vino sobre ella, y produce hierba provechosa á aquellos de los cuales es labrada, recibe bendición de Dios:
Mas la que produce espinas y abrojos, es reprobada, y cercana de maldición; cuyo fin será el ser abrasada.”
(v. 7-8)

Pon mucha atención a esta parábola o cuadro que Dios usa aquí para representar al ser humano que será destruído.

Dios claramente nos deja saber que a pesar de que este individuo o campo recibió agua muchas veces (Su Palabra = Jesús es el agua que recibimos) no es un campo que tuvo vegetación y/o frutos y después los perdió, no.

“Esta representación es de dos campos diferentes: uno es fructífero y bendecido; y el otro es espinoso y maldecido pues en su propia naturaleza, el ser humano rechazará al Señor Jesús cada vez que sea expuesto a Él.”

El punto es que Dios puede bendecir a una persona con la luz de Su Sagrada Escritura, también rociarlo con el agua del Espíritu Santo quien aplica el conocimiento del Verdadero Evangelio en cada uno de Sus escogidos.

A pesar de que la obra de Dios sea provista sobre aquel individuo, incluso amoldándolo en cierto grado y después de todo eso, todavía esa persona no será traído a salvación.

Entonces, somos como el campo lleno de “…espinas y abrojos…”, la lluvia que se nos permitió recibir y beber (luz, Espíritu, Palabra, virtudes) no produjeron vida en nosotros pues no fue la voluntad de Dios que esto fuese así.

“Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré.
Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”
Romanos 9:15-16

2. VERDADEROS CREYENTES

Después de sostener la verdadera posibilidad de que algunos en la congregación lleguen a ser rebeldes y resbalen, Dios declara:

“Pero de vosotros, oh amados, esperamos mejores cosas, y más cercanas á salud, [salvación] aunque hablamos así.” Hebreos 6:9

La frase clave aquí es: “…más cercanas á salud…” Las “…mejores cosas…” son las cosas que siempre van con la salvación, ellas pertenecen á la salvación.

De esta manera, Dios está diciendo aquí que el “…vosotros…” al cual Él se dirige, verdaderamente ha recibido Su salvación.

Es por eso que ellos no se resbalarán, no se apartarán, ni llegarán a ser maldecidos como el campo lleno de “…espinas y abrojos…”

Dios en este verso está contrastando la realidad espiritual de los verdaderos creyentes contra la gente descrita en los versos 4-8.

3. PERSEVERANCIA

En Hebreos 3:14 Dios explica lo que el ser partícipe de Dios significa: “Porque participantes de Cristo somos hechos, con tal que conservemos firme hasta el fin el principio de nuestra confianza;”

Medita cuidadosamente en la frase “…firme hasta el fin…”; En otras palabras, solo la firmeza o perseverancia en la fe prueba que tú has sido partícipe en Cristo pues Dios declara:

“Y en esto sabemos que nosotros le hemos conocido, si guardamos sus mandamientos.
El que dice, Yo le he conocido, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y no hay verdad en él;
Mas el que guarda su palabra, la caridad de Dios está verdaderamente perfecta en él: por esto sabemos que estamos en él.
El que dice que está en él, debe andar como él anduvo.”
1Juan 2:3-6

Al mismo tiempo, si tú te mantienes en el mundo y no encuentras en tí un constante deseo de obedecer a Dios y cumplir Su voluntad, eso significa que tú nunca naciste de nuevo, que nunca has sido partícipe en Cristo.

Encontramos la misma verdad en Mateo 24 donde el Señor Jesús está hablando del tiempo en el cual estamos viviendo ahora cuando declara:

“Y por haberse multiplicado la maldad, la caridad [el amor] de muchos se resfriará.
Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.”
(v. 12-13)

Solo aquellos que estén firmes hasta el fin cumpiendo las obras que Dios ya había preparado de antemano (hacer Su voluntad), serán salvos. ¿Por qué? Porque al final de cuentas es la fe de Cristo la que capacita a los verdaderos creyentes a mantenerse firmes.

4. SALVADOS PARA SIEMPRE

El hecho de que un verdadero creyente no puede perder su salvación es también evidente por medio de lo que Dios declara:

“Pero éste, habiendo ofrecido por los pecados un solo sacrificio para siempre, está sentado á la diestra de Dios,
Esperando lo que resta, hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies.
Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre á los santificados.”
Hebreos 10:12-14

El verbo santificar al final indica que la santificación de los verdaderos creyentes es una acción constante de parte de Dios.

Entonces, en este verso Dios declara que para aquellos que están siendo santificados con la Palabra de Dios, por medio del Espíritu Santo que mora en ellos y ahora están creciendo en santidad y fe, la ofrenda de Cristo en la cruz ha perfeccionado a esa persona para siempre.

“De aquí que podemos comprender que los miembros de la congregación que se desvían y buscan las cosas del mundo (en lugar de estar constantemente siendo santificados), se desvían porque ellos no son protegidos pues sus pecados nunca fueron pagados por el sacrificio de la sangre (la vida) de Cristo.”

5. PROMESA CUMPLIDA

Finalmente, consideremos “Y el Dios de paz que sacó de los muertos á nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del testamento eterno,
Os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo: al cual sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.”
Hebreos 13:20-21

Dios aquí habla de un “…testamento eterno…” a través de la sangre del Señor Jesús. Este es el nuevo convenio que Dios prometió a través de Jeremías y Ezequiel donde declara que Él pondría en nosotros un corazón nuevo y que causaría que caminemos en Su senda.

Entonces, la salvación finalmente depende de Dios. Él está obrando y creando en cada uno (de los verdaderos creyentes) aquello que es agradable a Sus ojos. Él está cumpliendo Su promesa del nuevo convenio de protegernos y preservarnos hasta el fin.

Esto significa que si Dios en Hebreos 6:6 estuviese diciendo que hay miembros del nuevo convenio que pueden ser verdaderamente justificados los cuales puedan cometer apostasía y entonces ser rechazados, esto desmentiría al nuevo convenio.

Eso significaría que Dios no ha cumplido Su promesa de trabajar en nosotros haciéndonos “…aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo…” Hebreos 13:21

Si eso fuese así, Él hubiese quebrantado la promesa de Su nuevo convenio o testamento eterno.

NUNCA SALVADOS

Por estas razones es que podemos ver claramente que si una persona se desvía y crucifica otra vez al Hijo de Dios, esta persona nunca fue justificada, esta persona nunca tuvo la fe de Cristo, la fe salvadora.

¿QUÉ SIGNIFICA ESTO PARA NOSOTROS?

¿Qué significa todo esto para nosotros? Para hacer el punto mas claro, seré muy personal. Yo he probado de la Palabra de Dios y he sido tocado por el Espíritu de Dios. Yo he visto Su poder y he sido Su instrumento.

Pero supongamos que en los próximos años yo pierdo interés en las cosas espirituales y llego a tener una fascinación intensa por hacer dinero, digamos que convierto mi fascinación de hacer dinero escribiendo libros que no tienen nada que ver con Cristo.

Yo compro la idea que una nueva vida será estimulante, que los hijos pueden defenderse solos, que la iglesia espiritual de Cristo no es más que una carga.

Que la encarnación de Cristo no es nada mas que un mito y que no hay otra vida para vivir; así que tomemos y comamos ahora y seamos felices.

Si eso pasara, sepan entonces que la verdad es esta: que John Piper fue poderosamente engañado en los primeros 50 años de su vida. Su fe fue un vestigio extranjero del gozo de su padre.

Su fidelidad a su esposa fue una pasión temporal y cumplimiento a presiones sociales y el ser padre la obra de instintos naturales. Su prédica fue vivificada o estimulada por el amor de las palabras, y fama entre las masas.

Y que su oración fue el engaño mas profundo de todos, pues fue un atentado para hacer que Dios supla los recursos de su vanidad.

LOS RETOS O DESAFIOS

Si esta posibilidad no me hace serio y vigilante en la búsqueda del gozo eterno, ¿qué lo hará? La conclusión práctica de esta gigantesca verdad es que si tú eres verdaderamente salvo, tú persistirás en servir y amar a Cristo con gran gozo.

Yo oro que tú no seas frívolo, trivial, superficial ni irrespetuoso, sino serio sobre el hecho de que Cristo es tu más grande gozo.

Si tú realmente ruegas constantemente que tu esperanza sea depositada sobre Él, y solamente en Él, ten la seguridad que Él no te desamparará.

“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”
Filipenses 2:12-13

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.