¡Afligios y Lamentad y Llorad!

Por el Hno. Thomas Smith.
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Es posible que sepas que si pones a una rana dentro de agua hirviendo, ella saltará inmediatamente. Eso es porque las ranas siendo animales de sangre fría, reaccionan violentamente a altas temperaturas.

Pero, si tú pones a esa misma rana en agua fría y empiezas a calentar el agua gradualmente hasta hacerla hervir, literalmente esa rana será cocinada viva sin que ella se de cuenta.

“Esto también es cierto en la vida cristiana.
Si de pronto nosotros somos expuestos a algún pecado, con seguridad reaccionaremos o deberíamos reaccionar vigorosamente en contra de aquel pecado.”

Pero si somos expuestos gradualmente al mismo pecado, podemos llegar a encontrarnos muy cómodos y placenteros con gran maldad e impiedad. De esta manera, espiritualmente seremos hervidos vivos sin que nos demos cuenta.

Y este es el empujón o sacudida que Dios nos da cuando declara: “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.” Santiago 4:9

Todos, pero en especial los cristianos profesantes debemos escuchar esto y verdaderamente poner atención hoy, mucho más que en cualquier otro momento en la historia.

Es por eso que deseo tomar este texto y esperando en la gracia de Dios, rogamos que Él dé una convulsión vigorosa a todos aquellos que se encuentran endulzados en el pecado, en la mundanalidad y de acuerdo a Su voluntad, ser librados de la complacencia en la que se encuentran.

INTERPRETACION CORRECTA

Empecemos considerando el concepto de este extraño mandato pues una de las grandes bendiciones de conocer a Dios como nuestro Salvador personal, es el hecho de que Él nos da gozo. Nosotros nos regocijamos en el Señor.

Entonces ¿por qué es que Dios por medio de Santiago ordena que nos aflijamos, que lamentemos, que lloremos, que nuestra risa se convierta en lloro y nuestro gozo en tristeza?

Para arribar a la interpretación correcta de estas órdenes, debemos hacer uso del método de interpretación dado por Dios en 1Corintios 2, donde nos indica que Sus secretos son revelados escudriñando la Escritura con la Escritura, y registra:

“Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado;
Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual á lo espiritual.”
1Corintios 2:12-13

Por Su gracia, usando este método de interpretación que nos ha dejado, llegaremos a aprender el significado de lo que Dios nos quiere enseñar.

Entonces vayamos a 1Corintios 5. Dios allí empieza este capítulo con la reprensión del apóstol Pablo a la iglesia por haber permitido que alguien tuviese relaciones sexuales con la esposa de su padre.

Después de eso leemos:

“Y vosotros estáis hinchados, y no más bien tuvisteis duelo, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que hizo tal obra.” 1Corintios 5:2

Allí Dios nos da un rayo de luz. Cualquiera que sea el significado de la palabra duelo, aquí ella está directamente relacionada al asunto del pecado.

En este caso el pecado es incesto. Ahora vayamos a 2Corintios 7 donde el apóstol Pablo es inspirado a referirse a una carta muy dura que él había escrito anteriormente.

Esta carta causó tristeza a los corintios, y Dios registra: “Ahora me gozo, no porque hayáis sido contristados, sino porque fuisteis contristados para arrepentimiento; porque habéis sido contristados según Dios…
Porque el dolor que es según Dios, obra arrepentimiento saludable, de que no hay que arrepentirse; mas el dolor del siglo
del mundo] obra muerte.” (v. 9-10)

Ahora, enlacemos aquí “…el dolor que es según Dios…” con el duelo de 1Corintios 5 y la aflicción y tristeza de Santiago 4 y tendrás la llave para entender lo que Dios está diciendo por medio del apóstol Santiago.

Cuando Dios por medio del apóstol Santiago está diciendo que nos aflijamos, que lamentemos y que lloremos, Él está diciendo que debemos tener el arrepentimiento que Dios requiere debido a los pecados que vemos en nuestras vidas.

Ese arrepentimiento para vida, es aquel que puede ser recibido solamente cuando Dios lo da. Entonces, debemos venir delante de Su rostro y rogar que nos de el arrepentimiento que nos dará la Vida eterna en Él.

“Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron á Dios, diciendo: De manera que también á los Gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida.” Hechos 11:18

ILUSTRACION PERTINENTE

Una buena ilustración de la aflicción y tristeza de acuerdo a Dios, es demostrada por el registro del profeta Nathán haciendo ver su pecado de adulterio y asesinato al rey David.

Su corazón fue quebrantado, y una vez arrepentido él fue inspirado a escribir el Salmo 51 En su dolor profundo por haber ofendido a Dios el rey suplicó:

“TEN piedad de mí, oh Dios, conforme á tu misericordia: Conforme á la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.” (v. 1)

Y además fue movido a confesar:

“A ti, á ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos: Porque seas reconocido justo en tu palabra, Y tenido por puro en tu juicio.” (v. 4)

El dolor y aflicción en David o “…dolor que es según Dios…” lo trajo a arrepentimiento. De la misma manera cuando somos compungidos por el Espíritu Santo del pecado en nuestras vidas, debemos sentirnos afligidos, debemos lamentar y debemos llorar.

Debido a que “…el dolor que es según Dios…” nos trae al verdadero arrepentimiento, es allí solamente cuando llegamos a ser verdaderos hombres y mujeres de Dios.

Pero el dolor que sentimos no siempre es aquel que es según Dios, pues Dios declara que: “…el dolor del siglo [del mundo] obra muerte.” 2Corintios 7:10

Ese es el dolor y tristeza que tuvo Judas después de traicionar a Cristo. El fue asido con remordimiento y arrojó de regreso las 30 piezas de plata a los sacerdotes y á los ancianos.

A pesar de esto, Dios claramente registra que Judas espera perdición en el Día Del Juicio. El dolor que Judas sintió no fue generado por el Espíritu de Dios, ese dolor no lo guió al verdadero arrepentimiento.

IMPLICACIONES PRINCIPALES

El concepto presentado por Dios en Santiago 4:9 tiene por lo menos 2 importantes implicaciones.

1) Los cristianos profesantes pueden llegar a ser insensitivos al pecado.

No olvides que Dios por medio de Santiago está escribiendo a cristianos y no a incrédulos. El hecho de que el tiene que exhortar a los creyentes a llorar y a lamentarse implica que ellos no siempre lo hacen.

Habiendo quitado sus ojos del rostro de Dios, ellos han llegado a estar impasibles, imperturbables e ininterrumpidos en su desobediencia. Eso es lo que le pasó a David.

No hay duda que David fue un hijo de Dios. Pero, hasta que Dios por medio del profeta Nathán lo trajo a sus sentidos, él no tuvo escrúpulo, reparo, ni duda de involucrarse en adulterio con Bath-sheba, y de allí maquinar la muerte de su marido.

¿Cómo puede ser posible que cristianos se acostumbren a pecar? Aquí hay una buena ilustración.

¿Has ido alguna vez a uno de esos restaurantes que disminuyen el resplandor de las luces al punto que casi no se puede ver?

Cuando te sientas y tomas el menú, es muy difícil leerlo debido a que está tan oscuro. Pero después de unos minutos, tú puedes ver otras personas en la habitación. La oscuridad no ha cambiado, simplemente tú has llegado a acostumbrarte a la oscuridad.

Esa es lo que sucede cuando buscamos establecer amistad con el mundo de los inconversos. Primeramente, empezamos a adoptar la actitud de ellos en ese mundo en lo referente al pecado.

Empezamos a acostumbrarnos y a participar en las cosas que alguna vez en la experiencia de nuestra vida cristiana nos dejaba consternados y horrorizados.

Por ejemplo, muchos cristianos profesantes han llegado a ser insensibles al enojo, se han acostumbrado a estar amargados, implacables, rencorosos y no desean perdonar especialmente a otros cristianos.

Muchos otros están más envueltos con su orgullo y envidia. Como resultado, en lugar de amarse unos a otros, se encierran en chismes, se involucran en peleas sin sentido y no ven nada malo en esas cosas.

DE POCA CONFIANZA

Además, muchos de los miembros de la iglesia cristiana profesante de hoy, se han acostumbrado más y más a abandonar y faltar a Su palabra.

Sabemos muy bien que de la misma manera que no podemos subsistir sin el alimento físico, así también no tendremos Vida en Cristo si no nos mantenemos buscándole en Su Palabra.

Entonces la pregunta es: ¿ya leíste Su Palabra hoy? ¿Has separado un momento diario para tu tiempo de comunión con Dios?

¿Cuántas veces has prometido hacer algo por alguna persona pero en lugar de cumplir tu promesa, decidiste no hacerlo después de todo?

¿Cuántas veces has prometido mantener un momento de comunión con Dios y le has fallado vez tras vez?

De la misma manera que los del mundo, esposos y esposas cristianas toman votos o hacen promesas, pero los violan en cualquier momento que es conveniente para ellos.

Existen parejas que declaran amar al Señor, pero pelean como gatos y perros, olvidando que ellos deben hacer el esfuerzo de desarrollar el matrimonio de una sola carne con actitudes que glorifican y honran al Señor JesúsCristo.

Es por eso que el Señor nos ordena: “Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza” Santiago 4:9

Ruega a Dios que te permita recibir dolor y arrepentimiento de acuerdo a Su corazón. Debemos rogar que Dios provea nuestro primer amor y esforzarnos por vivir una vida que agrade a Dios.

Mantengamos muy claro en nuestras mente que Dios ordena: “…ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;” Filipenses 2:12

2) Muchos cristianos profesantes incluso disfrutan la presencia del pecado.

“Cuando Dios por medio del apóstol Santiago declara “…Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.”
Él esta hablando de la clase de risa y gozo que son generadas por la maldad del pecado.”

Una vez más aquí es donde la amistad con el mundo que se complace en violar la Ley de Dios, levanta su desagradable cabeza.

El mundo encuentra mucha diversión y placer en la maldad y vulgaridad del pecado, y más y más cristianos profesantes han estado siguiendo su ejemplo.

Arriba ^

FORNICACION

En el mundo cristiano corporativo de hoy, tenemos parejas viviendo juntas sin haberse casado que creen y declaran ser cristianos.

Ellos leen la Palabra de Dios, cantan alabanzas a Dios e incluso dan testimonio de sus vidas cristianas, pero al final del día viven en fornicación abierta.

Dios declara: “Tal es el rastro de la mujer adúltera: Come, y limpia su boca, Y dice: No he hecho maldad.” Proverbios 30:20

También, muchos cristianos profesantes rutinariamente permiten que sus hijos vean en la televisión, programas que están llenos de malas palabras, violencia, e inmoralidad.

Muchos también van al cine y ven películas que creyentes de una generación antes si las vieran, saldrían corriendo horrorizados.

Alguien dijo:

“Si tu deseas saber si un creyente es serio referente al pecado, encuentra qué es lo que lo hace reír.”

“Sí, muchos de los cristianos profesantes de nuestros días han llegado a ser insensibles a la maldad del pecado que incluso encuentran diversión en prácticas mundanas sucias.”

Es por eso que Dios por medio del apóstol Santiago, nos advierte que pongamos mucha atención y tengamos cuidado, pues de la misma manera que el ejemplo de nuestra rana, el pecado llegará a cocinarnos vivos.

Debemos convertir nuestra risa en lloro y nuestro gozo en tristeza.

APLICACIÓN PERSONAL

¿Cómo puedo saber si estoy acongojado, dolorido, afligido y llorando por mi pecado? Si tú verdaderamente estás, entonces encontraras una incremental conciencia o conocimiento del pecado en tu vida.

Mientras estudias las Sagradas Escrituras o lees mensajes que son fieles a Ella, encontrarás que Ella te enseña cosas de tí que anteriormente nunca habías visto.

Si no tienes un deseo intenso de leer, escudriñar la Palabra de Dios y pasas días sin ojearla y mucho menos leerla, no tienes vida espiritual. Estás muerto en vida.

Ruega a Dios por Su misericordia y salvación, pues Él promete que por medio de Su Palabra te dará una conciencia activa que está basada en Su Ley.

“Ya vosotros sois limpios por la palabra que os he hablado.” Juan 15:3

Amados míos, no desprecien eso. Dale gracias a Dios que comparte Su misericordia contigo al permitirte ver tu desobediencia de una u otra manera, para así llevarte al arrepentimiento.

Al mismo tiempo encontrarás que tu risa empezará a convertirse en llanto y tu gozo en tristeza, a medida que Dios desarrolla en tí un creciente odio contra tus pecados.

Es por eso que Dios declara: “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad.”
Filipenses 2:12-13

Como verdadero creyente, este odio por el pecado que Dios añade en tí, proviene de otras dos cualidades que Dios agrega a tu ser.

TEMOR A DIOS

Primeramente, Dios por medio de Su Palabra te hace más consciente del alto precio por el pecado. La paga del pecado es muerte, y esta muerte es el castigo eterno o destrucción eterna.

En el Día Del Juicio, cada persona no salva (lo cual incluirá a muchos creyentes profesantes) será condenada al castigo de muerte eterna y destrucción.

Ese castigo tan tremendo nos debe enseñar la manera en que Dios aborrece y detesta al pecado y la falta de santidad. Es cierto que no hay condenación para los que están en Cristo Jesús.

Pero si verdaderamente estamos en Cristo lo natural en nosotros será un desarrollo incremente de odio contra nuestro pecado, contra todo lo que aleja la santidad en nuestras vidas. Nuestro mayor deseo será cumplir Su voluntad, pues no olvidemos que Dios advierte:

“Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros?
Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad.
Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé á un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña;
Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y combatieron aquella casa; y no cayó: porque estaba fundada sobre la peña.
Y cualquiera que me oye estas palabras, y no las hace, le compararé á un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;
Y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, é hicieron ímpetu en aquella casa; y cayó, y fué grande su ruina.”
Mateo 7:22-27

APRECIACION

En segundo lugar Dios te permite llegar a tener un alto grado de apreciación, Él te permite ser más agradecido del alto precio pagado por nuestro Señor JesúsCristo para nuestra redención.

Cuando meditamos sobre la demostración de Su sacrificio dada en la cruz y vemos a Jehová, el mismo Dios en la carne, clavado en la cruz; aprendemos que nuestra salvación es sola y exclusivamente debido a la obra expiatoria de Dios.

Habiendo Cristo sufrido tanto debido a nuestros pecados, ¿cómo podemos nosotros ahora endulzarnos en las cosas del mundo y sus lujurias?

“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor:” Hebreos 12:14

¿POR QUÉ ES QUE ESTO ES TAN IMPORTANTE?

Ahora debemos meditar en la gran importancia que tiene el que nosotros nos aflijamos, lloremos y lamentemos debido a nuestros pecados.

Para empezar, Dios obra esto en nosotros como un paso esencial hacia la santidad que nos permitirá verle y estar con Él por la eternidad.

Dios en este capítulo 4 de Santiago, nos advierte que si queremos ser amigos del mundo entonces nos constituimos o llegamos a ser Sus enemigos:

“Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (v. 4)

Enseguida Él nos da la cura o remedio para vencer el deseo de formar parte de, o ser uno de los amigos del mundo. Este remedio empieza primeramente sometiéndonos a Dios y resistiendo al diablo.

“Someteos pues á Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá.” (v. 7 )

Solamente nos someteremos a Dios cuando empecemos a leer Su Palabra implorando que nos permita aprender lo que debemos y no debemos hacer, de esta manera aprenderemos a no violar Su Ley.

De allí por Su gracia, seremos acercados a Dios y nuestras manos y corazón serán limpiados del pecado (las manos en Su Palabra, son una representación bíblica de la voluntad.)

“Allegaos á Dios, y él se allegará á vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones.” (v. 8)

“Ninguno puede venir á mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.” Juan 6:44

Una vez que Dios nos de arrepentimiento para vida, Él nos traerá con dolor por nuestras faltas, afligidos y totalmente quebrantados.

“Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.” (v. 9)

Estos son la serie de pasos que Dios ha delineado para recibir santidad.

“Por lo cual alzad las manos caídas y las rodillas paralizadas; Y haced derechos pasos á vuestros pies, porque lo que es cojo no salga fuera de camino, antes sea sanado.
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor:”
Hebreos 12:12-14

Además este es el proceso esencial del verdadero arrepentimiento para vida. Si no hay arrepentimiento para vida, no habrá desprendimiento de la contaminación de nuestros pecados.

Para el verdadero creyente el verdadero arrepentimiento, el arrepentimiento para vida que lo aleja de sus pecados, es realmente una evidencia de salvación.

Si no vemos verdadero arrepentimiento en nuestras vidas, entonces debemos preguntarnos si verdaderamente somos salvos.

El resultado del arrepentimiento para vida es que hemos recibido el perdón de Dios pues Él registra: “Bienaventurados los que lloran: porque ellos recibirán consolación.” Mateo 5:4

¿Por qué es que somos consolados? Porque somos perdonados. El verdadero luto y verdadero duelo en mi corazón es usado por Dios para darme arrepentimiento, y el arrepentimiento me enseña Su perdón y de allí soy consolado.

Finalmente este proceso diseñado por Dios trae a mi vida el verdadero gozo. Talvez alguien diga:

“Espera un minuto, eso no tiene sentido. Tú me estás diciendo que me aflija, llore y lamente por mis pecados y que eso traerá felicidad a mi vida.”

Sí, eso es exactamente lo que Dios está diciendo, y registra:

“Bienaventurados los que ahora tenéis hambre; porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.” Lucas 6:21

Como puedes ver, los verdaderos cristianos son los únicos que tienen el verdadero gozo, los verdaderos cristianos son los únicos que experimentan la verdadera felicidad.

Ellos experimentan gozo y felicidad porque por medio del luto y lamento que Dios ha permitido que ellos experimenten en sus vidas debido a sus pecados, ellos han recibido la potestad de ser hechos hijos de Dios.

Los verdaderos cristianos saben que son hijos de Dios, ellos son quienes el Señor JesúsCristo guía, ama y nunca dejará.

Entonces en todo sentido, si este mensaje ha tocado tu vida y sientes que necesitas el verdadero gozo, debes pedirle a Dios que te de un corazón con el cual te afligirás, lamentarás y llorarás.

“Si este mensaje tiene sentido para ti y sabes que no eres un hijo de Dios, si ves que no eres una persona que se goza viviendo en santidad, debes rogar a Dios por un corazón nuevo.”

Si Dios decide escuchar tu clamor y darte Su gracia, tendrás la seguridad de Su salvación en tu vida y llegaras a ser Su hijo y amigo.

“Así que, hermanos, deudores somos, no á la carne, para que vivamos conforme á la carne:
Porque si viviereis conforme á la carne, moriréis; mas si por el espíritu mortificáis las obras de la carne, viviréis.
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.
Porque no habéis recibido el espíritu de servidumbre para estar otra vez en temor; mas habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos, Abba, Padre.
Porque el mismo Espíritu da testimonio á nuestro espíritu que somos hijos de Dios.”
Romanos 8:12-16

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.