LA TRIBULACION FINAL

Capítulo 11

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Dios Rechaza a Su Iglesia Corporativa e Institucional

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2002.

Es posible que dentro de la organización corporativa visible e institucional, todavía se encuentren verdaderos creyentes. Ellos son los que forman parte de la iglesia eterna e invisible, la esposa de Cristo, la verdadera iglesia.

El cuerpo invisible, aquellos que verdaderamente son hijos de Dios (donde sea que estén y dentro de cualquier denominación donde todavía se encuentren) no están bajo juicio.

Los verdaderos creyentes que están viviendo en esta tierra mientras Dios trae juicio a la iglesia visible institucional, por medio de esta gran tribulación espiritual; sufrirán al ver la decadencia y desvío espiritual de las iglesias y la respuesta de Dios sobre ellas.

“En la Biblia hemos aprendido que la expectativa de Dios para la iglesia institucional o cuerpo externo, es que progresivamente llegaría a ser malvada, y mientras la maldad se multiplicaba, Dios empezaría a tomar acción.”

Dios ha cegado a aquellos en las iglesias, Él les ha dado un espíritu de incredulidad para hacer que ellos crean falsedades. Dios ha quitado la verdad de las iglesias. Aquellos que predican ó enseñan irán alejándose más y más de la Verdad.

En el capítulo anterior (Capítulo 10) empezamos una examinación del triste descenso de la iglesia del Nuevo Testamento hacia la apostasía.

Empezamos este estudio a través de los ojos del profeta Jeremías del Antiguo Testamento, por medio del cual Dios declara:

“No se apartará el furor de Jehová, hasta tanto que haya hecho, y hasta tanto que haya cumplido los pensamientos de su corazón: en lo postrero de los días lo entenderéis cumplidamente.
No envié yo aquellos profetas y ellos corrían: yo no les hablé y ellos profetizaban.”
Jeremías 23:20-21

Y también:

“Yo he oído lo que aquellos profetas dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé.
¿Hasta cuándo será esto en el corazón de los profetas que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón?
¿No piensan como hacen á mi pueblo olvidarse de mi nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, al modo que sus padres se olvidaron de mi nombre por Baal?
El profeta con quien fuere sueño, cuente sueño; y el con quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? Dice Jehová.”
Jeremías 23:25-28

En este pasaje cuando Dios declara: “…en lo postrero de los días lo entenderéis cumplidamente…” Él visiblemente nos está advirtiendo de la apostasía de nuestros días, y no de la apostasía de los días de la nación de Israel.

Dios en Su Palabra señala a los postreros días como el período del Nuevo Testamento. Esto es así aquí a pesar de que fue escrito durante el tiempo de la nación de Israel. Sabiendo esto, toda persona que declara seguir a Cristo, debe escuchar cuidadosamente.

Profetas que profetizan mentiras y que piensan que sus sueños revelan lo que es la Verdad, podría referirse a sueños literales de estos profetas, como también a las fantasías, sueños, imaginaciones e ideales de los lideres de la manera que ellos desean que las iglesias sean.

Estos predicadores y maestros están convencidos que estos sueños, voces y visiones provienen de Dios. Este es un problema que se ha incrementado en las iglesias, descubriremos esto en nuestro estudio mas adelante.

Esto se ha convertido en un problema para la congregación ya que estos líderes desean tener un ministerio “exitoso”.

Debido a esto, ya que su objetivo es el de agradar a la gente; ellos han sido tentados a implantar en la iglesia prácticas y doctrinas que van en contra de lo que Dios ha estipulado en la Sagrada Escritura.

LA TAREA DEL PASTOR

Dios en Su Palabra nos ordena que abandonemos las iglesias, pero debido a que los líderes y pastores tienen como primer interés una congregación grande y exitosa, ellos no obedecerán a Dios sino que querrán mantener estas iglesias de acuerdo a sus propias creencias.

“Como resultado la iglesia corporativa institucional se ha convertido en un centro de entretenimiento.
Películas y diferentes eventos son presentadas
Personas famosas y 'talentosos' cantantes son traídos.
Estos eventos programados excitan las fantasías de sus congregación.”

Agregado a esto, el predicador es sórdido, egoísta, ordinario, insípido y débil. No entra en el tema del infierno y de la maldición final que Dios traerá a todos los no salvos de este mundo, él ignora la pregunta de la vida eterna contra la condenación eterna.

No menciona el Juicio de Dios, solo predica para mantener contenta a la congregación. El pastor predica de su propia mente, se concentra en las noticias del momento, predica un evangelio de prosperidad material, un evangelio de gracia más obras usando ideas que son reprochables a los ojos de Dios.

Una de las cosas tristes que están pasando en nuestros días lo cual fue predicho por Dios en Jeremías 23, es que muchos pastores predican sermones de lo que otros han escrito, ellos confían en los padres apostólicos ó en ciertos teólogos.

Sin titubear, ellos proclaman lo que estas autoridades han escrito; ellos nunca se molestan en examinar esos escritos o enseñanzas a la luz de TODA la Biblia, para comprobar si ellos están de acuerdo a lo que Dios declara en Ella.

Un teólogo simplemente enseña lo que otro enseña, el cual enseña lo que el otro enseñó y por consiguiente llega a ser completamente difícil encontrar ninguna fundación en la Palabra de Dios.

Estos pastores no se dan cuenta que a pesar de que los teólogos en los cuales ellos confían, hayan declarado muchas verdades bíblicas, ellos no siempre están en lo correcto y por consiguiente no deben confiar en ellos completamente.

Ningún maestro, ningún predicador está libre de error, esto es muy simple pues, ningún ser humano tiene un entendimiento perfecto de la Biblia y la revelación de la Palabra es progresiva.

A través de la vida, el maestro debe indagar e inquirir la Biblia para encontrar la Verdad. Usando el pricipio bíblico de 1Corintios 2:13, el pastor o maestro debe persistente y fielmente corregir y purificar las doctrinas que él da de acuerdo a lo que Dios le enseña,.

Gran destrucción y confusión han sido creados en la iglesia debido a que maestros o teólogos han confiado completa e incondicionalmente en los escritos de otros teólogos en lugar de escudriñar las Sagradas Escrituras.

Por Su gracia, Dios ha permitido a cada generación de teólogos el privilegio de ir personalmente a la Única FUENTE DE SABIDURÍA y verdad, que es la Biblia misma.

Dios declara: “El profeta con quien fuere sueño cuente sueño; y el con quien fuere mi Palabra, cuente mi Palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? Dice Jehová.” Jeremías 23:28

Palabra verdadera significa escudriñar la Palabra de Dios; se necesita tomar mucho tiempo escudriñando. Estudios de palabras tienen que ser hechos.

La Escritura debe ser comparada con la Escritura (1Corintios 2:13) para determinar lo que Dios nos está enseñando en cualquier tema de cualquier palabra o verso. Las conclusiones deben derivarse solamente después de haber estudiado la Escritura.

Cualquier tema de la Escritura debe ser examinado a la luz de todo lo que pueda estar relacionado a dicho tema en la Sagrada Escritura, de esta manera podremos asegurarnos que la conclusión está en armonía con toda la Santa Escritura.

El ahondar y excavar la verdad de la Biblia requiere gran diligencia. Hablando en un sentido figurado, los maestros deben “quemarse las pestañas.”

“Los maestros deben negarse a sí mismos cosas con las cuales otras personas se satisfacen, como horas de ver televisión en las noches, muchos viajes, y vacaciones largas.”

Ellos deben dedicarse diligentemente a la Palabra de Dios; de otra manera, ellos no traerán la Palabra fielmente, y traerán paja en lugar de trigo.

Dios es sumamente claro cuando pregunta: “¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?” Y la respuesta es, NADA.

“¿No es mi Palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” Jeremías 23:9

Dicho de otra manera, la Palabra de Dios es poderosa, la Palabra de Dios es penetrante. Cuando la Palabra de Dios es predicada fielmente, penetra y traspasa el corazón de los hombres y doblega al pecador más empedernido hasta que lo hace llorar y clamar a Dios, diciendo: ¡Oh! ¡Dios, ten misericordia de mí! ¡Soy un pecador! ¡Y no deseo ser destruído por tu ira!

Dios declara funestamente: “Por tanto, he aquí yo contra los profetas, dice Jehová, que hurtan mis Palabras cada uno de su más cercano.” Jeremías 23:30

Dios está declarando que estos pastores o maestros, niegan la Palabra de Dios y animan a su congregación a que no oigan a aquellos que fielmente traen la Verdad.

Arriba ^

Dios continúa: “He aquí yo contra los profetas, dice Jehová, que endulzan sus lenguas, y dicen: Él ha dicho.” (v. 31)

Muchos predicadores sacuden su Biblia en el aire y proclaman:

“Esta es la Palabra de Dios, y Dios dice esto y Dios dice aquello…”

De allí ellos proceden y ofrecen doctrinas y filosofías que no tienen mas base en la Palabra de Dios que cualquier otra filosofía secular. Sus explicaciones y lo que ellos piensan que es la Verdad, se originan en sus mentes.

Dios advierte: “He aquí yo contra los que profetizan sueños mentirosos, dice Jehová y contáronlos, é hicieron errar á mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié, ni les mandé; y ningún provecho hicieron á este pueblo, dice Jehová.” (v. 32)

“Dios está descubriendo lo terrible y horrible de la situación que se ha desarrollado debido a que pastores y maestros en la iglesia han prostituído con el mundo y ya no traen fielmente la Palabra de Dios.”

En lugar de ser un heraldo de la Verdad, ellos traen mentiras. No nos equivoquemos, Dios no puede ser burlado. Si no es la Verdad de la Palabra de Dios, entonces lo predicado es una mentira.

Ellos traen paja a sus congregaciones y no les es de provecho. ¡Que terrible situación es en la que se encuentran las congregaciones corporativas de nuestros días!

Cuando vemos que mucho de lo que es predicado hoy en día, es simplemente idea y fabricación de los pensamientos de los hombres en lugar de una presentación cuidadosa de la Palabra de Dios, rogamos que Dios tenga misericordia de muchos.

¡Que espantoso contemplar cuando un pastor se presenta ante su congregación y les predica mentiras! Lamentablemente, esta es la situación presente en la iglesia institucional visible de hoy.

DIOS LE DA LA ESPALDA A LA IGLESIA INSTITUCIONAL

Hemos visto el ejemplo que Dios nos ha dado por medio de la nación de Israel, Dios cegó espiritualmente a la congregación de aquel día. Después, Él le quitó la verdad, seguido a esto, Él la rechazó.

Dios también registró que Él abandonaría a la iglesia del Nuevo Testamento a medida que ella se profundizara en la apostasía.

Dios declara: “Y cuando te preguntare este pueblo, ó el profeta, ó el sacerdote, diciendo: ¿Qué es la carga de Jehová? Les dirás: ¿Qué carga? Os dejaré ha dicho Jehová.” [La palabra carga puede también ser traducida como profecía o mensaje] ¿Cual es el mensaje? “…Os dejaré ha dicho Jehová.” Jeremías 23:33

¡Que terrible mensaje! Dios está declarando cual sería Su respuesta debido al desarrollo de la prostitucíon espiritual dentro de la iglesia corporativa.

Cuando Dios permite que líderes prediquen de sus propias mentes, en lugar de lo que Él ha declarado en Su Sagrada Escritura, Dios está anunciando que por medio de estos mensajes estos maestros están declarando el mensaje del abandono de Dios.

Por medio de esos mensajes que no tienen nada que ver con Su Palabra Verdadera, Dios declara a la iglesia institucional visible: YO LOS HE ABANDONADO, YO LOS HE RECHAZADO, YO LOS DESTRUIRÉ. Este es el paso final.

Ya que sus enseñanzas son mentiras (a pesar de que en esos mensajes ellos usen lenguaje bíblico, y reciten versículos bíblicos), ellas son palabras de hombres por ello Dios advierte: “…Os dejaré ha dicho Jehová…”;

Y el profeta, y el sacerdote, ó pueblo, que dijere: Carga [el mensaje] de Jehová; yo enviaré castigo sobre tal hombre y sobre su casa (v. 34)

Dios usa a estos falsos profetas y maestros para llevar Su mensaje a las congregaciones institucionales, y además Dios trae maldición sobre ellos y sus casas debido a que son ciegos guías de ciegos. Dios continúa solemne y enfáticamente cuando declara:

“Así diréis cada cual a su compañero, y cada cual a su hermano: ¿Qué ha respondido Jehová, y que habló Jehová?
Y nunca mas os vendrá a la memoria decir: Carga de Jehová: Porque la palabra de cada uno le será por carga; pues pervertisteis las Palabras del Dios viviente, de Jehová de los ejércitos, Dios nuestro.”
Jeremías 23:35-36

Dios claramente nos deja ver que ellos ya no pueden encontrar la Verdadera Palabra. Eso es porque debido a la prostitucín con el mundo, Dios ha decretado que el mensaje de la mente de cada hombre sería su propia palabra, el mensaje que reciben ya no es la Palabra de la Biblia.

“Muy amados míos, posiblemente Uds. se pregunten, ¿es esta la condición de la iglesia visible hoy?
Y la respuesta es, Sí, esa es la condición de la iglesia visible e institucional de hoy.”

Para los líderes y los miembros de las congregaciones de hoy, la verdad es reprochable e incalificable, y no hay deseo de oír predicación bíblica. La gente quiere un mensaje que es placentero a sus oídos, en lugar de aquel que es fiel a la Palabra de Dios.

Tanto los líderes como los miembros de estas congregaciones desean escuchar un mensaje de prosperidad, un mensaje de buena salud física, un mensaje que les indica que son ellos y no Dios son los dueños de sus destinos y futuros.

Con esto no estoy implicando que yo o cualquier otro predicador tiene toda la Verdad, todos nosotros debemos admitir que estamos aprendiendo, y debemos seguir estudiando rogando que Dios nos imparta Su sabiduría, y de esta manera seguir aprendiendo.

Todos tenemos que admitir que tenemos pies de barro, pero la gran diferencia entre un falso profeta y uno a quien Dios ha puesto el deseo de traer la Verdad, es que el verdadero profeta tiene el deseo ardiente de continuar buscando y excavando la Palabra de Dios solamente.

El verdadero profeta de Dios, pasa muchas horas en la Biblia, no se deleita y devota la mayor cantidad de su tiempo en los placeres de este mundo como la televisión, las reuniones sociales, agradando al mundo y por ende a Satanás.

El verdadero cristiano por medio de la Sagrada Escritura, busca el rostro de Dios en todo tiempo. De esta manera el verdadero hijo de Dios, está listo a declarar lo encontrado en la Palabra de Dios y no lo dicho por algún hombre u organización, solo Su Palabra y nada más.

Además debido a que la revelación de Dios es progresiva, si encontramos en las Sagradas Escrituras que hemos estado predicado o enseñando en error, como verdaderos seguidores de Cristo, cambiaremos lo que hemos estado enseñando con lo que es declarado en la Palabra de Dios.

Dios amenaza: “Por tanto, he aquí que yo os echaré en olvido, y os arrancaré de mi presencia, y á la ciudad que os dí a vosotros y a vuestros padres;
Y pondré sobre vosotros afrenta perpetua, y eterna confusión que nunca borrará el olvido”
(v. 39-40)

Pongamos mucha atención al hecho de que Dios no está dando esta advertencia a los seguidores del Comunismo, tampoco a las gentes malvadas del campo político. Él no se está dirigiendo a sectas o religiones falsas que obviamente están bajo el poder de Satanás.

Dios está hablando de la iglesia institucional visible por medio de la cual, el Evangelio ha sido enviado durante la historia del Nuevo Testamento, la cual si nos encontramos estudiando las Sagradas Escrituras, por Su gracia podemos ver que ya en nuestros días ha llegado a ser apóstata.

El evangelio de nuestros días que las congregaciones e instituciones cristianas corporativas predican, ya no es fiel a la Palabra de Dios y Dios está declarando lo que iba a hacer con la iglesia.

Dios termina su solemne discurso de Jeremías 23 con la declaración que Él va a rechazarlos y a echarlos fuera.

Esto es lo que pasó al pueblo judio, la nación de Israel, la iglesia del Antiguo Testamento, debido a que ellos gradualmente rechazaron la Verdad de Dios. Dios declara que Él daría el mismo rechazo a la iglesia corporativa, visible del Nuevo Testamento.

En Jeremías 23 Dios abre los ojos a cualquiera que busca seriamente la Verdad de la Biblia. Es posible que no nos gusten las amenazas y advertencias de Dios, pero ellas son veraces. El lenguaje de este capítulo y de tantos otros pasajes de este estudio, es contemporáneo.

“Maravillosamente Dios nos ha dado una amplia advertencia.
De aquí, que si ud. encuentra que ha estado caminando en el camino equivocado, ud. todavía tiene tiempo para arrepentirse y rogar que Dios tenga misericordia de ud, lo perdone y lo saque de su mal camino.”

Todavía es el día de salvación, a pesar de que las congregaciones han sido rechazadas y abandonadas por Dios y Él ya no está obrando por medio de ellas, Dios promete que no rechazará a un corazón contrito y humillado.

¡Alabado sea Dios! que nos permite saber que podemos venir a Él personalmente, rogar por Su salvación y de acuerdo a Su voluntad tener vida eterna, y que nada nos puede separar de las manos de nuestro Salvador.

Lo último que sobrevino a la nación de Israel, fue el Juicio de Dios. Ellos experimentaron estos eventos terribles en manos de los Asirios y Babilonios.

¿Cuál Juicio debía venir sobre las congregaciones institucionales del Nuevo Testamento, después de haber sido rechazadas por Dios? Esta pregunta será contestada en el próximo capitulo titulado, Dios destruye a la iglesia institucional Parte una de dos).

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.