LA TRIBULACION FINAL

Capítulo 10

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Dios Quita La Verdad De La Iglesia Institucional

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2002.

La Triste, lamentable y terrible verdad es que las congregaciones y denominaciones institucionales, corporativas en todo el mundo, van camino a la destrucción eterna.

Ya que ellas han incrementado su infidelidad y rebelión a las Sagradas Escrituras, la ira de Dios ha descendido sobre ellas.

Debido a este mismo comportamiento, la nación de Israel, el pueblo judio finalmente estuvo bajo el juicio de Dios. Dios los cegó, les quitó la Verdad, los rechazó y finalmente los destruyó.

“Las congregaciones institucioales del Nuevo Testamento, acrecentadamente se han convertido en congregaciones apóstatas.
Ceguera espiritual ha descendido sobre ellas, esto significa que la Verdad ha sido quitada de estas congregaciones.”

Dios está profundamente concernido con el cuerpo institucional, externo y visible de creyentes llamado la iglesia.

La época, tiempo y espacio dado por Dios al cuerpo externo, corporativo e institucional del Antiguo Testamento (la nación de Israel), para ser la representación visible y externa del reino de Dios aquí en la tierra, llegó a su fin.

Este llegó a su fin durante el tiempo de la cruz, y la época, tiempo y espacio del cuerpo externo institucional, visible del Nuevo Testamento de ser la representación visible y externa del reino de Dios aquí en la tierra, también ha llegado a su fin debido a la apostasía que ella ha desplegado alrededor del mundo.

El juicio de Dios sobre la iglesia visible institucional y corporativa, no incluye a los verdaderos creyentes que no hayan salido de ella todavía. Estos (si alguno todavía en ellas) son aquellos que han nacido de arriba.

Ellos no están bajo juicio, ellos eventualmente saldrán de estas iglesias y/o serán expulsados de ellas debido a que ellos pueden ver la prostitución espiritual en ella y amonestarán en contra de ella.

En el capitulo anterior aprendimos que mientras la iglesia se vuelve más rebelde contra Dios (cambiando las leyes y los tiempos, el amor de muchos se enfría, predica un evangelio de hombres en lugar del evangelio de Dios); Dios la ha cegado más y más.

Un trabajo dinámico opera aquí, de hecho Dios mismo causa que los teólogos y los lideres de las iglesias alrededor del mundo, vean menos y menos la Verdad de la Palabra de Dios.

La Verdad que ellos tenían, les es quitada pues debido a que ellos veneran al mundo, espiritualmente ellos no doblegan sus corazones ni sus rodillas ante Dios.

Ellos no están dispuestos a reconocer que la Biblia solamente y en su totalidad es la única Palabra de Dios, y nada mas.

Ellos no se someterán a ella como la Palabra que tiene que ser estudiada y obedecida, es por esto que Dios los ciega.

La ceguera de los ministros en las congregaciones está íntimamente asociada con la acción de Dios de quitar la Verdad de las congregaciones.

El cuerpo institucional, la iglesia; es donde la Verdad debería ser encontrada. La iglesia del Nuevo Testamento ha sido la salvaguarda de la Palabra desde que Cristo fue a la cruz y el Espíritu Santo fue derramado en el día de Pentecostés en el año 33 D.C.

La congregación del Antiguo Testamento no ha tenido la Verdad, su era terminó. A través del período del Nuevo Testamento uno ha esperado encontrar la Verdad en las congregaciones y denominaciones que habían sido razonablemente fieles a la Palabra de Dios.

Una vez que nos acercamos al fin, una vez que el Juicio de Dios empezó a llegar contra la iglesia corporativa e institucional debido a su rebelión, ha sido incrementalmente difícil encontrar la Verdad dentro de ellas.

Dios ha cegado a aquellos que han sido infieles en su presentación del Verdadero Evangelio. Pastores y otros que habían aprendido la Verdad en sus años de infancia, desprecian y repudian uno tras otro aspecto de la Verdad.

A medida que se apartan mas de la Palabra de Dios, la Verdad es quitada de estas congregaciones.

APRENDAMOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

La eliminación o erradicación de la Verdad de entre las iglesias del Nuevo Testamento es enfatizada en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento.

“En Jeremías 23 Dios nos da un ejemplo excelente de esto. Roguemos a Dios que las advertencias del Antiguo Testamento penetren y perforen nuestras almas profundamente.”

Este pasaje se relaciona a nosotros, pues Dios declara: “No se apartará el furor de Jehová, hasta tanto que haya hecho, y hasta tanto que haya cumplido los pensamientos de su corazón: en los postreros de los días lo entenderéis cumplidamente.” Jeremías 23:20

Los postreros días en la Biblia señalan al período del Nuevo Testamento. Algunas veces señalan a todo el período del Nuevo Testamento y algunas veces se refieren particularmente al fin del período del Nuevo Testamento.

De aquí que por medio del término “…postreros días”… en Jeremías 23 Dios no está hablando de la nación de Israel.

En el Antiguo Testamento hay muchas menciones sobre la ruina final de la nación de Israel y sobre su pecado (como hemos visto en los capítulos anteriores) pero Jeremías 23 habla principalmente del cuerpo de creyentes del Nuevo Testamento (La Iglesia visible, institucioal).

Dios en el capitulo 23 adjunta muchas enseñanzas de la apostasía que existe en la iglesia del Nuevo Testamento. Estudiaremos muy de cerca este capítulo de la Biblia.

Dios en Jeremías 23 enfatiza que Su Ira vendría sobre la iglesia externa, visible e institucional debido a su acrecentada apostasía.

Dios registra: “Y en los profetas de Jerusalem he visto torpezas; cometían adulterios, y andaban en mentiras, y esforzaban las manos de los malos, para que ninguno se convirtiese de su malicia: fuéronme todos ellos como Sodoma, y sus moradores como Gomorra” (v. 14)

Jerusalem es otro nombre para el cuerpo de creyentes representado por el Jerusalem del Antiguo Testamento. En la primera ilustración, los profetas son los predicadores que declaran la Palabra de Dios.

En un sentido más amplio, los profetas incluyen a todos los que están en las congregaciones, pues Dios ordena a cada miembro de las congregaciones que sea un testigo fiel de Su Palabra.

Dios enseña que estos profetas han llegado a ser falsos profetas, ellos corren tras otros evangelios. Ellos mantienen como la final y crucial autoridad, otras cosas e ideas que no son ni se identifican solamente con la Biblia y Ella en Su totalidad.

En su adulterio espiritual, Dios los asocia ó afilia a Sodoma y Gomorra, las cuales fueron destruidas por su maldad, y Dios registra.

“Por tanto, así ha dicho Jehová de los ejércitos contra aquellos profetas: He aquí que yo les hago comer ajenjos, y les haré beber aguas de hiel;” Jeremías 23:15a

(El ajenjo ocasiona dolencias graves y puede conducir a la locura y a la muerte, pues es venenoso) En otras palabras Dios declara que les daría a comer y beber veneno.

“Dios nos enseña en Su Sagrada Escritura, que llegaría el tiempo cuando la congregación ya no recibiría el agua pura del Verdadero Evangelio; sino que recibiría el agua envenenada de los evangelios falsos.”

“porque de los profetas de Jerusalem salió la hipocresía sobre la tierra.
Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan: os hacen desvanecer; hablan visión de su corazón, no de la boca de Jehová.
Dicen atrevidamente á los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis y á cualquiera que anda tras la imaginación de su corazón, dijeron: No vendrá mal sobre vosotros.”
(v. 15b-17)

Dios aquí delinea la naturaleza del pecado que causa que la iglesia institucional, visible caiga bajo Su juicio. Profetas falsos dicen a la congregación:

“Todo está bien, no tenemos que hablar sobre el infierno y maldición eterna.
Nosotros no queremos hablar sobre el Juicio de Dios. Nosotros queremos hablar sobre cosas alegres y amorosas, cosas que llenan nuestro corazón de paz.”

Mis amados, estos versos han estado en la Biblia desde que Dios la consumó, y de todos modos a través de la historia, pocos han prestado atención a ellos.

Arriba ^

Si Ud. charla con algunos pastores e incluso si Ud. analiza su propia vida, descubrirá que se sabe poco o nada sobre las profecías de Dios por medio de profetas como Jeremías, Ezequiel, Oseas, Malaquías y otros, ó sobre profecías similares.

Estas profecias no son aceptables para muchos predicadores y maestros de estos últimos días pues ellas enfatizan perdición, tristeza, muerte, penumbra, juicio. Y eso no es popular, eso no trae gente a las iglesias, eso no es lo que la gran mayoría de la gente quiere oír.

Estas profecías tratan precisa, concreta y específicamente con las condiciones existentes en las congregaciones de nuestros días. Ellas se están cumpliendo en nuestros días pues estamos muy cerca del fin.

Muchos pastores, maestros y otros individuos dentro de las iglesias de hoy, rehúsan discutir estas enseñanzas. Ellos no quieren admitir que sus iglesias se han convertido en iglesias apóstatas, ó en iglesias que espiritualmente están totalmente ciegas.

Ellos no ven la apostasía en sus congregaciones. Ellos son insensibles al hecho de que la Biblia no es la única y final autoridad en ellos.

“Posiblemente ellos se consideren profesionales, como doctores, o abogados en lugar de siervos quienes cuya obligación es la de ministrar a las necesidades espirituales de los inconversos.”

Congregaciones especificas, individuos y denominaciones no han sido mencionados en este estudio; meramente hemos delineado y enfatizado el problema.

Pero, debemos llorar mientras vemos que las congregaciones y líderes espirituales acrecentadamente se descarrían y se extravían envolviéndose con las costumbres y rituales del mundo.

Oremos por los miembros de estas organizaciones y que Dios tenga misericordia de los que amamos, y les permita ver la Verdad de Su Palabra para salir de ellas y de esta manera los mantenga fieles a Ella.

Dios declara: “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas;
Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.”
Apocalipsis 18:4 -5

Frecuentemente los líderes en la iglesia encuentran mucho más fácil y mucho más conveniente catalogar los pecados de entidades en lugar de los pecados de su iglesia.

Es mucho más conveniente criticar a aquellos que tienen liderazgo espiritual sobre nosotros. Es fácil criticar al Comunismo u otra ideología no cristiana.

LA IGLESIA DEBE AUTO EXAMINARSE

Dios nos está obligando a que cada uno de nosotros veamos en qué lugar nos encontramos delante de Sus ojos. Dios se está dirigiendo a nosotros. ¿Dónde está nuestro corazón? Y será mejor que tomemos nota y escuchemos esta advertencia.

Lideres espirituales en especial, tienen una responsabilidad más pesada; pero individualmente cada creyente en la congregación debe escuchar la advertencia de Dios para que no caiga en estos pecados.

Dios por medio de los versos en Jeremías 23 nos ha explicado que habría iglesias que enseñaran que hay “Paz, Paz” cuando no hay paz.

Algunos dirán “Todo está bien” Dios no traerá maldición sobre la iglesia y esto a pesar de que Él ha declarado que Su juicio empezaría en Su casa.

Estos maestros explican, ¿No fue el mismo Cristo que declaró: “Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.”? Mateo 16:18

¿No cumple Dios sus promesas? ¿Cómo puede Ud. decir que Dios dejará que Satanás gane la victoria sobre la iglesia, el cuerpo visible institucional?

La razón por la que Dios lo ha permitido, es porque Dios lo decretó. Una vez que la iglesia llegara a convertirse totalmente apóstata y su trabajo de evangelización haya terminado, entonces Dios nos enseña que Él traería Su juicio sobre ella ya sea que nos guste o no.

Dios nos ha dado evidencia amplia de esto, lo vimos en la nación de Israel, la congregación del Antiguo Testamento y sabemos lo que les sucedió a ellos. De aquí que será mejor que pongamos atención y escuchemos sus advertencias.

Muchos pastores declaran hoy:

“Nosotros somos un maravilloso cuerpo de creyentes, y nos regocijamos en el Señor, Alabado sea el Señor en esto, y alabado sea el Señor en aquello, pero no hables sobre cosas feas relacionadas a la condenación o el juicio final de Dios sobre la iglesia, nosotros no queremos escuchar esto.”

Esta actitud es precisamente lo que Dios anticipó cuando declaró: “Porque ¿quién estuvo en el secreto de Jehová, y vio, y oyó su palabra? ¿Quién estuvo atento a su palabra y oyó?” Jeremías 23:18

“Esta es una pregunta retórica que indica que las congregaciones no están cimentadas en el consejo de Dios.
Ellas no están percibiendo y escuchando Su Palabra, ellas están trayendo su propia palabra lo cual es lo que ellas quieren escuchar.”

Debido a ello aprendemos que Dios trae Su juicio: “He aquí que la tempestad de Jehová saldrá con furor; y la tempestad que está aparejada caerá sobre la cabeza de los malos.” (v. 19)

Este es el juicio perpetuo que vendría sobre la iglesia corporativa, el cuerpo externo institucional.

“No se apartará el furor de Jehová, hasta tanto que haya hecho y hasta tanto que haya cumplido los pensamientos de su corazón: en lo postrero de los días lo entenderéis cumplidamente.
No envié yo aquellos profetas y ellos corrían: yo no les hablé, y ellos profetizaban.”
(v. 20-21)

Hemos aprendido que Dios en Su Santa Escritura claramente nos enseña que la iglesia sería infestada, plagada y contaminada con aquellos que dicen que ellos han sido enviados por Dios.

Ellos insistirán que ellos han sido llamados y enviados por Dios, pero verdaderamente Dios no los llamó, Dios no los envió.

Cualquiera que trae su propio evangelio en lugar del Verdadero Evangelio el cual es el evangelio de la Biblia, definitivamente no es enviado por Dios. Esto es cierto, sin importar que tanto su evangelio se identifique con la Biblia.

Los verdaderos profetas son aquellos que mantienen la más grande y máxima fidelidad a la Palabra de Dios.

DIOS AMONESTA QUE LA IGLESIA SERÍA INFESTADA CON FALSOS PROFETAS

Los profetas que Dios nos presenta en Jeremías 23 no han sido llamados por Dios, ellos no tienen un mensaje enviado por Dios, ellos están ciegos, ellos traen su propio evangelio que deja a las gentes sintiéndose bien.

Ellos traen evangelios que exponen y ostentan el poder del pensamiento positivo. Sus evangelios exponen y ostentan la idea de que nosotros no necesitamos preocuparnos de que el Juicio de Dios caiga sobre nosotros hoy o en el castigo final.

Ellos enfatizan la idea de que Dios gradualmente hará obras maravillosas en nuestros días y que Sus manifestaciones se desarrollan aquí y allá.

Pero Dios declara: “Y si ellos hubieran estado en mi secreto, también hubieran hecho oír mis palabras á mi pueblo y les hubieran hecho volver de su mal camino y de la maldad de sus obras.” Jeremías 23:22

Uno que trae la Verdad de la Palabra de Dios, por mas que suene negativa, siniestra, inquietante, fatídica o de mal agüero, causa que aquellos que la escuchan y que son tocados por la Palabra de Dios, abandonen las cosas malas y rueguen a Cristo por misericordia.

Un ejemplo tremendo de esto está en Jonás, cuando él fue enviado a Nínive con la Palabra de que Dios los iba a destruir. Ese mensaje fue muy feo, pero Dios hizo que ellos escucharan y se arrepintieran.

“Pocos predicadores o maestros contemporáneos predican que los juicios de Dios están sobre la iglesia corporativa e institucional.
Las sectas y falsos grupos no están en vista aquí.”

Dios tiene en vista a las congregaciones y denominaciones las cuales tienen el mayor porcentaje de creyentes. Dios declara que Sus juicios vendrían sobre ellas mientras ellas se encaminan más y más en contra de la Palabra de Dios.

Estudiaremos otro juicio de Dios contra la iglesia en el próximo capitulo titulado Dios rechaza a la iglesia institucioal.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.