LA TRIBULACION FINAL

Capítulo 8

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

El Método Que Dios Usó Para Destruir A La Nación De Israel

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2002.

En el laboratorio de la Palabra de Dios, uno puede investigar lo que Dios dice sobre el futuro de las iglesias y las congregaciones corporativas de hoy.

En esta investigación sobresalta la capacidad de discernir la verdadera naturaleza de la situación, lo cual ha indicado que cosas inquietantes y de mal agüero auguran en el horizonte.

“Las cosas no continuarán de una manera feliz y estupenda hasta el castigo final, pero maravillosamente uno puede estudiar la Palabra de Dios, y saber lo que va a suceder.”

No hay necesidad de especular y estar en duda. Lea la Biblia fielmente y pida a Dios que le de el deseo de ser obediente y de creer TODO lo que Dios tiene en ella.

Dios lidió con el pueblo judio, el Israel de antaño, la congregación del Antiguo Testamento (Toda la nación fue la congregación), cuando ellos pecaron y se rebelaron contra Dios.

Dios nos enseña que estudiar el fin del Israel de antaño nos provee la capacidad de discernir lo que debíamos esperar para las congregaciones institucionales de hoy.

El primer castigo del juicio de Dios al pecado de la congregación de Israel fue de cegarlos. Él cerró los ojos de sus profetas, pues ellos ya no estaban capacitados para dar la Verdad a la congregación.

EL segundo castigo de Dios sobre el pueblo judio, la nación de Israel fue quitarles la Verdad. Ellos ya no tenían el sustento del pan de vida. Ellos ya no tenían todo lo necesario para conocer la Verdad.

Que terrible fue esto, pues dejó a la gran mayoría de la nación de Israel en incredulidad total.

El tercer castigo de Dios sobre la nación de Israel fue rechazarlos. Ellos rechazaron la sabiduría y no quisieron obedecer Su Ley; de aquí que Dios declaró con firmeza que Él los rechazaba también.

EL cuarto castigo de Dios sobre la nación de Israel, fue destruírlos. Ellos fueron destruídos por naciones paganas cuyas lenguas ellos no podían entender.

Naciones cuyas lenguas ellos no podían entender, fueron usadas por Dios para llevar a cabo Su programa de enviarles pruebas.

El concepto de que Dios establece programas para enviar pruebas a los seres humanos, se relaciona profundamente en los eventos que se anticipan al fin de la era de la iglesia visible e institucional. Esto será estudiado en detalle.

LOS PROGRAMAS DE DIOS PARA ENVIAR PRUEBAS

Dios organiza programas para enviar pruebas a través de los cuales Él logra llevar a cabo Su Maravilloso Plan de Salvación sobre toda la raza humana.

En el huerto en Edén hubo un programa de prueba. Adán y Eva no habían pecado; ellos no tenían ideas o pensamientos de rebelarse contra Dios.

Todo era dulzura y luz, Dios vio que todo lo que Él había creado era muy bueno y Dios plantó el árbol, el cual Él llamó el árbol de la ciencia del bien y del mal.

“¿Qué clase de árbol fue este? No es importante, ellos no debían comer de ese árbol.
Ellos podían comer de cualquier otro árbol del Edén (árboles muy bonitos con frutos muy sabrosos), pero de ese árbol, ellos no debían comer. Fue allí donde la raza humana quedó destruida.
Fue allí donde la raza humana falló la prueba.”

Dentro de esta escena, vino Satanás (el ángel Lucifer) él fue castigado pues quiso ser como Dios; él quiso ser un rey de acuerdo a sus propios deseos, es por eso que él vio una oportunidad y vino como la serpiente, el animal más sabio de todos.

El tentó a Eva, él le dijo verdades a medias, ella se quedó escuchando su mensaje y ella obedeció a la serpiente Satanás en lugar de obedecer a Dios. Ella comió del árbol de la ciencia del bien y el mal, este fue el programa de prueba donde la raza humana entró a la destrucción.

Adán y Eva fallaron en la prueba, ellos desobedecieron a Dios. El programa de prueba no fue un juicio de Dios por haber tenido pecado, sino que esta es la forma con la cual Dios contiende con la raza humana la cual Él creó a Su imagen de allí que Dios organiza programas de pruebas.

Cuando la nación de Israel estuvo en el desierto, Dios organizó un programa de prueba. Moisés dejó a Israel por 40 días y 40 noches, en su ausencia el pueblo de Israel fue infiel a Dios.

La congregación se reveló contra Dios en una manera malvada después que Moisés los dejó. La Biblia nos enseña que ellos fallaron el exámen, ellos hicieron que Aarón construyera un becerro, y ellos se postraron y adoraron delante del becerro.

Ellos empezaron a adorar a otros dioses de la misma manera que Adán y Eva hicieron al obedecer a la serpiente. Al obedecer a lucifer Adán y Eva empezaron a adorar a Satanás en lugar de adorar a Dios.

Programas de pruebas están y deben ser esperados constantemente por la raza humana y las congregaciones alrededor del mundo.

Los verdaderos creyentes están rodeados por el mundo pagano, por la ceguera espiritual, por tentaciones de otros evangelios, por el engaño del pecado y la astucia de Satanás.

Dios permite programas de pruebas, la pregunta es ¿Vamos a pasar la prueba, o no la vamos a pasar?

ASIRIA Y BABILONIA: PRUEBAS PARA ISRAEL Y JUDÁ

En el caso de Israel, Dios organizó un programa final de prueba, en el cual Él trajo a Asiria cerca de las 10 tribus. Israel empezó a interesarse en los dioses e ídolos de la nación de Asiria.

Dios declara: “Fornicaste también con los hijos de Assur por no haberte hartado; y Fornicaste con ellos, y tampoco te hartaste” Ezequiel 16:28

Dios acusa a la nación de Israel cuando declara: “Fornicaste también…” Dios está diciendo que la nación de Israel es una prostituta, una mujer adultera.

Los Asirios vinieron con las adoraciones a sus ídolos y sus altares paganos, Israel quería tener lo mismo.

El rey Achaz fue rey de Judá, pero él imitó lo que Israel hizo (2Reyes 16), después que vio un altar que había sido construido por los Asirios. El hizo que sus sacerdotes forjaran una copia de ese altar y lo hizo poner en la ciudad de Jerusalem.

“Esto es una horrenda prostitución espiritual, mas tarde la nación de Judá también empezó a involucrarse en prostitución espiritual con los Babilonios.”

Dios lo declara así: “Y fue que después de toda tu maldad (¡ay, ay de ti! Dice el Señor Jehová,)
Edifiscástete alto, y te hiciste altar en todas las plazas:
En toda cabeza de camino edificaste tu altar, y tornaste abominable tu hermosura, y abriste tus piernas a cuantos pasaban, y multiplicaste tus fornicaciones.”
Ezequiel 16:23-25

Multiplicaste así mismo tus fornicaciones en la tierra de Canaán y de los Caldeos: ni tampoco con esto te hartaste.
¡Cuán inconstante es tu corazón, dice el Señor Jehová, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una poderosa ramera,
Edificando tus altares en cabeza de todo camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, menospreciando el salario,
Sino como mujer adúltera, por cuanto que en lugar de su marido recibe a ajenos.”
Ezequiel 16:29-32

En estos versos Dios está latigueando o flagelando al pueblo judio, la nación de Israel pues es Su esposa y está tomando a extraños de la misma manera que una esposa adultera (de acuerdo a Dios, la peor clase de prostitución).

Una referencia similar es encontrada en Ezequiel 23 y es muy fea, pero es la Palabra de Dios y debemos leerla. Se refiere a la congregación del Antiguo Testamento.

En Ezequiel 23 Dios tipifica a la nación de Israel (las 10 tribus con su capital en Samaria) por medio de una mujer que lleva por nombre Aholah.

Dios también da el nombra de Aholibah a Jerusalem ó Judá (Judá tenia su capital en Jerusalem) Dios dice esto de Aholah (la nación de Israel):

“Y Aholah cometió fornicaciones en mi poder: y prendóse de sus amantes, los Asirios sus vecinos,
Vestidos de cárdeno, capitanes y príncipes, mancebos todos ellos de codiciar, caballeros que andaban a caballo.
Y puso sus fornicaciones con ellos, con todos los mas escogidos de los hijos de los Asirios, y con todos aquellos de quienes se enamoró: contaminóse con todos los ídolos de ellos.”
Ezequiel 23:5-7

Los Israelitas vieron a los Asirios y a su aparente éxito, sus hombres y jóvenes hermosos y sus hermosas vestiduras, y ellos se convencieron que los Asirios eran exitosos debido a que sus dioses eran dioses poderosos.

Consecuentemente, ellos desecharon a Jehová y corrieron tras los dioses de los Asirios; por esta razón, Dios habla de la nación de Israel como de una prostituta.

Además, Dios declara: “Y viólo su hermana Aholibah y estragó su amor mas que ella; y sus fornicaciones, mas que las fornicaciones de su hermana.
Enamoróse de los hijos de los Asirios, sus vecinos, capitanes y príncipes, vestidos en perfección, caballeros que andaban a caballo, todos ellos mancebos de codiciar.”
Ezequiel 23:11-12

Arriba ^

Además Dios también declara: “Enamoróse de ellos en viéndolos, y envióles mensajeros a la tierra de los Caldeos,
Y entraron á ella los hombres de Babilonia á la cama de los amores, y contamináronla con su fornicación; y ella también se contaminó con ellos, y su deseo se hartó de ellos.”
(v. 16-17)

“Dios está hablando de lo horrible y terrible de la prostitución del pueblo judio, la nación de Israel.
Prostitución cometida con los Asirios y los Babilonios.
Los Israelitas pusieron sus ojos en estas naciones paganas y codiciaron sus vestidos en perfección y a sus caballeros hermosos y deseables.”

A ellos no les agradó las sendas antiguas, El Verdadero Evangelio. Ellos no querían lo que Dios les había dado como alimento espiritual. Ellos querían algo más excitante, ellos querían aquello que se veía deseable a los ojos, ellos querían lo que los Asirios y Babilonios tenían.

Para enseñarnos sobre nuestra naturaleza pecaminosa, difunta, demostrando que ellos no se rebelarían contra estas naciones, sino que caerían en condenación al adulterar tras ellos, Dios puso estas naciones como un programa de prueba para la nación de Israel.

Dios permite que el pecado nos rodee con el propósito de probarnos, para que nosotros mismos descubramos donde está nuestro corazón, para que veámos si permaneceremos fieles, si somos verdaderos hijos de Dios.

No olvidemos que Dios declara: “Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón.” Mateo 6:21

Las naciones con las que Israel fornicó, fueron las naciones que destruyeron a Israel. En Ezequiel 23 Dios habla de Aholah (las 10 tribus de Israel), ella fue destruída en el año 710 A.C. por los Asirios, nación con la cual Israel había fornicado espiritualmente.

Dios registra: “Ellos descubrieron sus vergüenzas, tomaron sus hijos y sus hijas, y a ella mataron a cuchillo: y vino a ser de nombre entre las mujeres, pues en ella hicieron juicios.” Ezequiel 23:10

La frase “Ellos descubrieron sus vergüenzas…” significa que ellos vieron su desnudez espiritual y se unieron con ella en desnudez espiritual.

También, “…Tomaron sus hijos y sus hijas, y a ella mataron a cuchillo: y vino a ser de nombre entre las mujeres…” significa que ella llegó a ser un refrán entre las otras naciones.

El verso termina con: ”…pues en ella hicieron juicios.” El pueblo judio, la nación de Israel se embarcó en prostitución espiritual con una nación pagana, una nación cuya lengua no podían entender, una nación que los destruyó.

Este es el cumplimiento de Deuteronomio 28 e Isaías 28, donde Dios advirtió que Él destruiría a Israel con una nación en lengua de tartamudos, una nación cuya lengua ellos no podían entender.

Él haría que cayeran de espaldas que fuesen quebrantados, enlazados y presos. (Vea el capitulo 7)

Este es el juicio que Dios puso sobre la iglesia del Antiguo Testamento. Dios los destruyó, Dios los cegó, Dios les quitó la Verdad y Dios los rechazó antes de destruirlos.

Dios implantó un programa de prueba, este programa de prueba incluyó una nación de caballeros que desde el punto de vista del mundo eran muy exitosos.

Ellos eran jóvenes codiciables con vestidos preciosos, una nación cuya lengua, el pueblo judio, la nación que representaba el reino de Dios aquí en la tierra, no entendía.

Dios usó esa nación para traer juicio contra Israel; y el juicio que Dios trajo fue la destrucción contra la nación de Israel. Judá fue las dos tribus del Sur, su capital estaba en Jerusalem. Aprendemos en Ezequiel 23 que Dios la llama Aholibah.

Específicamente Dios declara: “Por tanto, Aholibah, así ha dicho el Señor Jehová: He aquí que yo despierto tus amantes contra ti, de los cuales se hartó tu deseo, y yo les haré venir contra ti en derredor.” Ezequiel 23:22

“Sus amantes fueron los Babilonios, Caldeos cuyas lenguas ellos no podían entender.
Sus caballeros eran hermosos, humanamente hablando, muy exitosos.
Cubiertos ellos con hermosos vestidos y sus hombres eran hombres deseables.”

Dios además declara: “Los de Babilonia, y todos los Caldeos, mayordomos y príncipes, y capitanes, todos los de Asiria con ellos: mancebos todos ellos de codiciar, capitanes y príncipes, nobles y principales, que montan a caballo todos ellos.
Y vendrán sobre ti carros, carretas y ruedas, y multitud de pueblos. Escudos y paveses y capacetes pondrán contra ti en derredor y yo daré el juicio delante de ellos y por sus leyes te juzgarán.
Y pondré mi celo contra ti, y obrarán contigo con furor, quitarte han tu nariz y tus orejas y lo que te quedare caerá a cuchillo. Ellos tomarán tus hijos y tus hijas y tu residuo será consumido por el fuego.
Y te desnudarán de tus vestidos y tomarán los vasos de tu gloria.
Y haré cesar de ti tu suciedad, y tu fornicación de la tierra de Egipto; ni mas levantarás á ellos tus ojos, ni nunca mas te acordaras de Egipto.
Porque así ha dicho el Señor Jehová: He aquí yo te entrego en mano de aquellos que tu aborreciste, en mano de aquellos de los cuales se hartó tu deseo.
Los cuales obrarán contigo con odio y tomarán todo lo que tu trabajaste y te dejarán desnuda y descubierta: y descubriráse la torpeza de tus fornicaciones y tu suciedad y tus fornicaciones.”
Ezequiel 23:23-29

El dictamen que Dios está dando es este:

“Judá, mi congregación, la congregación que yo amo, debido al hecho de que me has rechazado y no has obedecido mi ley; Yo he comenzado a cegarte.

Yo te he quitado la Verdad, te he rechazado, te he puesto en un programa de prueba para descubrirte donde estás parada para que veas cual es tu verdadero fundamento, y has cometido adulterio.

Tú has corrido tras ídolos y naciones cuyas lenguas tú no entiendes, y ellas te van a destruir, ellas te van a llevar cautiva y ellas te van a desaparecer”.

Esto es exactamente lo que pasó en el año 710 A.C. Los Asirios vinieron contra las diez tribus y las destruyeron. 123 años mas tarde (587 A.C.) e incluso durante los 23 años previos.

Dios empezó a traer destrucción sobre Judá. La destrucción llegó primeramente por medio de los Asirios, y después por medio de los Babilonios.

Ya en el año 587 A.C. la nación de Judá había sido quitada de la vista de Dios. Dios destruyó a Jerusalem, Dios destruyó el templo, ellos fueron llevados cautivos por los Babilonios. Ese fue el fin de la congregación del Antiguo Testamento.

Descubrimos anteriormente que a pesar de que estos juicios vinieron sobre la nación de Israel, Dios tenía un plan futuro para la nación de Israel. De ella Dios formó la iglesia del Nuevo Testamento, y Cristo salió de la nación de Israel.

Además, eventualmente Dios los trajo de regreso a su tierra, ellos volvieron a ser una nación, y de esta nación es que Cristo vino. De Cristo es que viene esta tremenda y maravillosa bendición que fue la iglesia institucional del Nuevo Testamento.

Anteriormente aprendimos que en esta forma la nación de Israel no es una representación exacta a la congregación del Nuevo Testamento.

En lo que se refiere a los juicios de Dios sobre ellos, el pueblo judio, la nación de Israel sí es una representación de la forma en que Dios está lidiando con la iglesia corporativa e institucional del Nuevo Testamento.

Esto es cierto a pesar de que el fin de la nación de Israel como la representación externa y visible del reino de Dios en la tierra, no ocurrió hasta que Cristo fue crucificado en la cruz.

“Todo esto se relaciona a las congregaciones de nuestros días.
Israel cayó en el meollo del último programa preparado por Dios para probarlos.
Dios los destruyó por medio de las naciones de Asiria y Babilonia, con las cuales ellos se mezclaron en adulterio espiritual.”

Dios en Su Santa Escritura también nos enseña sobre la iglesia institucional visible del Nuevo Testamento y del fin de de la era de ella como la representante de Su reino aquí en la tierra.

Dios esperaba que debido al amor al mundo y el rechazo a Su Verdad, la congregación del Antiguo Testamento caería en una apostasía grave, y debido al amor al pecado ellos cayeron en terribles y severos pecados y fueron destruidos.

Conjuntamente, Dios nos enseña que Él también esperaba que la iglesia visible institucional del Nuevo Testamento cualquier denominación o nombre que ella tenga; caería en una apostasía severa y registra que Él traería juicio sobre ella.

En este estudio, la naturaleza del pecado de la congregación del Nuevo Testamento será estudiada.

Por la gracia de Dios, aprenderemos cual sería la acción de Dios contra ese pecado y será determinado si es paralelo o no a Su acción con la congregación del Antiguo Testamento.

Esto será visto en el próximo capitulo que lleva por titulo Los pecados de la iglesia del Nuevo Testamento.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.