LA TRIBULACION FINAL

Capítulo 7

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

La Respuesta De Dios A Los Pecados De Israel

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2002.

Dios esperaba que Su pueblo, la nación de Israel; llegaría a ser apóstata y como consecuencia de esa rebelión Él amonestó que Su ira vendría sobre ellos.

Las diferentes denominaciones de las congregaciones del Nuevo Testamento también han llegado a ser apóstatas. Dios declara por medio de Su Santa Escritura que ellas llegarían a apostatar.

“En la historia de la iglesia del Nuevo Testamento muchas congregaciones que un día florecieron, han dejado de existir como congregaciones del Señor Jesús.
Si ellas existen, existen siendo iglesias apóstatas y su apostasía es tal que ellas tienen otro evangelio y no pueden ser consideradas congregaciones del Señor Jesús.”

Cuando estudiamos la Sagrada Escritura siguiendo el principio bíblico dado por Dios en 1Corintios 2:13 de compar la Escritura con la Escritura, Ella nos revela que la nación de Israel del Antiguo Testamento, es una representación, tipo o figura de la iglesia institucional, corporativa y visible del Nuevo Testamento.

Dios declara que la manera que Dios lidió y actuó con el Israel del Antiguo Testamento, nos permite ver lo que debíamos esperar para las congregaciones del Nuevo Testamento.

La semilla de la apostasía ha existido dentro de las congregaciones desde hace mucho tiempo, muchas cosas que suceden dentro de estas congregaciones son una copia exacta de los pecados que fueron predominantes en la congregación de Israel cuando Dios trajo juicio sobre ellos.

Pocos pasajes hemos leído que nos dan una idea de la naturaleza de los pecados de la nación de Israel, pecados que los puso bajo el juicio de Dios.

Si alguno está interesado en aprender más sobre los pecados de la nación de Israel, lea cuidadosamente Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, y Oseas.

Por la gracia de Dios, llegará a ser aparente que el pecado de Israel es paralelo a lo que desde hace mucho tiempo, ha estado sucediendo en las congregaciones de hoy.

La acción de Dios en respuesta a los pecados de la nación de Israel, será discutida en el próximo subtitulo.

DIOS CIEGA A ISRAEL

Dios en Su Sagrada Escritura revela un número de castigos que el juicio de Su ira trajo sobre la nación de Israel. Primero, Dios empieza dándoles ceguera espiritual. (Isaías 6).

Este Juicio fue declarado unos 800 años antes que llegara el fin de la era de la nación de Israel como la representación visible y externa del reino de Dios aquí en la tierra.

Dios por medio de Isaías profetizó cerca del año 750 A.C. (Casi 800 años antes de la cruz), sobre el hecho de que la era de la congregación de Israel como la representante de Su reino aquí en la tierra, terminaría.

Dios desechó a esta congregación y quitó de ellos el cargo de ser Su representante, pues incluso ya en los días de Isaías, la nación de Israel estaba profundamente sumergida en pecados.

Dios por medio de Isaías habla de esta acusación: “Engruesa el corazón de aqueste pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para el sanidad.” (v. 6:10)

¡Esto es horrible y horroroso! Dios está hablando de Su gente, el pueblo judio, la nación de Israel. Ellos se habían revelado contra Dios; ellos habían decidido seguir sus propios caminos.

Dios "toma cartas en el asunto" y empieza a cegarlos, lo cual es requerido por Dios y lo aprendemos en Isaías 6.

Dios nos da un comentario sobre esto así: “Como está escrito: Dióles Dios espíritu de remordimiento, ojos con que no vean, y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy.”; Romanos 11:8

Esta acusación es contra el pueblo judio, la nación de Israel, pues debido a sus pecados Dios empieza a darles cueguera espiritual. Es terrible que ellos ya estaban ciegos en sus pecados y las perversidades de sus corazones.

“Es terrible que habían sido cegados por Satanás quien reina sobre los corazones de los no salvos.
Pero además, cuando Dios empezó a castigar a Israel, Él declara que los castigaría con cueguera espiritual.”

Y Dios lo enfatiza: “Porque Jehová extendió sobre vosotros espíritu de sueño, y cerró vuestros ojos cubrió vuestros profetas, y vuestros principales videntes.
Y os será toda visión como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer y le dijeren Lee ahora esto; el dirá: No puedo, porque está sellado.
Y si se diere el libro al que no sabe leer, diciéndole: Lee ahora esto: él dirá: No sé leer.”
Isaías 29:10-12

Aquí Dios nos dice que Él ciega a los líderes de las iglesias cuando ellas empiezan a revelarse contra Él.

Una vez que la perversidad llegó a incrementarse y ellos empezaron a escribir sus propias reglas, Dios empiezóo a cegar a los lideres espirituales y Dios no les permite ver la Verdad.

DIOS QUITA LA VERDAD

La implicación de la ceguera espiritual que Dios trajo sobre los líderes de la nación judia, tuvo como resultado otro de los castigos de Dios a los pecados de la nación de Israel. El castigo fue que Él les quitó la Verdad.

Casi 800 años antes del fin de la era de la nación de Israel como la representante del reino de Dios aquí en la tierra, Dios registra:

“Porque he aquí que el Señor Jehová de los ejércitos quita de Jerusalem y de Judá el sustentador y el fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua;
El valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino y el anciano;
El capitán de cincuenta y el hombre de respeto, y el consejero, y el artífice excelente, y el hábil orador.
Y pondréles mozos por príncipes, y muchachos serán sus señores.
Y el pueblo hará violencia los unos á los otros, cada cual contra su vecino; el mozo se levantará contra el viejo, y el villano contra el noble.”
Isaías 3:1-5a

Aquí Dios está quitando “..el sustentador y el fuerte,…” El sustentador está relacionado al pan de vida (El Evangelio o La Palabra de Dios) Cuando Dios quita al sustentador, El Verdadero Evangelio ya no es encontrado.

Ya no es encontrado porque Dios ha cegado a los profetas. Ellos ya no están capacitados por Dios para predicar la Verdad. Claramente podemos ver que Dios también ha traído este juicio a la iglesia corporativa debido a que ella ha llegado a ser contraria a Su Palabra.

La falta del sustentador también es vista en Ezequiel 4 donde Dios nos enseña sobre los juicios que Él trajo sobre la nación de Israel cuando esta iba a ser destruida por los Babilonios.

Arriba ^

Dios indica en el verso 17 “Porque les faltará el pan y el agua, y se espantarán los unos con los otros, y se consumirán por su maldad.”

Este verso fue examinado previamente en uno de los capítulos anteriores en luz del tercer jinete de Apocalipsis 6.

Este verso se relaciona con el hecho de que El Verdadero Evangelio ya no estaba disponible, Dios había quitado la Verdad. Aprendemos la misma triste verdad en Isaías 6.

DIOS RECHAZA A ISRAEL

Dios cegó al pueblo de Israel, les quitó la Verdad y los rechazó. Un número de versos hablan de esto, pero uno en particular es Oseas 4:6 donde Dios registra:

“Mi pueblo fue talado, porque le faltó sabiduría. Porque tú desechaste la sabiduría, yo te echaré del sacerdocio y pues que olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

“La gente de Dios, (el pueblo judio, la congregación de la nación de Israel) estaba casada a Dios en el Antiguo Testamento, pero ellos no estaban escuchando la Palabra de Dios.
Ellos desecharon la sabiduría al no querer ser obedientes a Su Palabra.
Ellos querían lo que estaba en sus mentes, ellos querían una clase de evangelio que fuese agradable a sus oídos, y Dios se olvidó de ellos.”

Ser rechazado por Dios es terrible, no olvidemos que la nación de Israel fue la niña de los ojos de Dios, Dios había nutrido a la congregación cuidadosamente.

Mientras Él los sacaba milagrosamente de la esclavitud de Egipto, los hizo pasar a través del mar Rojo, a través del río Jordán, y los llevó a la tierra de Canaán.

Él derrotó naciones y conquistó ciudades para ellos. Él les dio ordenanzas y estatutos por los cuales ellos podrían conocer el camino de Dios y conocer a Dios.

Pero ellos se rebelaron contra Él, es por eso que Dios los cegó, es por eso que Él les quitó la Verdad y es por eso que ahora los rechaza. Ellos no son mas Su congregación.

En uno de los primeros capítulos de este estudio, vimos que este rechazo es registrado en el lenguaje que declara que Él “se divorció de ellos.”

El divorcio llegó a cumplirse en el año 33 D.C. cuando Cristo colgaba en la cruz. La reacción de Dios a los pecados de la congregación es dinámica.

DIOS DESTRUYE A LA CONGREGACIÓN

Otro castigo contra los pecados del pueblo judio la nación de Israel, por medio del cual Dios trajo Su Juicio sobre ellos, fue de tal naturaleza que Israel fue destruida. El resultado final sobre una congregación rebelde, es que Dios la destruye.

En el caso de la nación de Israel, la destrucción vino por medio de naciones perversas que estaban bajo el poder de Satanás.

Dios advirtió a la congregación de Israel que si le desobedecían, ellos iban a ser destruidos por naciones paganas. Dios dió esta advertencia a la congregación de Israel antes que ellos entraran a la tierra prometida, la tierra de Canaán.

Por ejemplo, Dios declara: “Por cuanto no serviste á Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas” Deuteronomio 28:47

En lenguaje de hoy, Dios está efectivamente diciendo:

“TU NO ESTAS CONTENTO CON LOS PRINCIPIOS O ESTATUTOS QUE YO TE HE DADO, TU QUIERES TU PROPIO PROGRAMA DE SALVACION”

Es por esto que Dios declara: “Jehová traerá sobre ti gente de lejos, del cabo de la tierra, que vuele como águila, gente cuya lengua no entiendas.” (v. 49)

Dios declara que para destruírlos Él traería una nación cuya lengua ellos no entenderían. Lea los siguientes versos en Deuteronomio 28 para aprender como Dios describe la forma que esa nación los iba a destruir.

En Isaías 28 Dios presenta la misma Verdad, allí Dios habla particularmente sobre el fin de las diez tribus del reino del norte, las cuales fueron separadas de Judá después de la muerte de Salomón.

Dios declara en Isaías 28:7 (aproximadamente 722 A.C.) que Él iba a destruir a la nación de Israel debido a sus pecados:

“Mas también estos erraron con el vino; y con la sidra se entontecieron; el sacerdote y el profeta erraron con la sidra, fueron trastornados del vino, aturdiéronse con la sidra, erraron en la visión, tropezaron en el juicio.”

Dios usa el vino y la sidra en este contexto para hablar de andar en adulterio buscando otros evangelios. y Dios declara:

“¡Ay de la corona de soberbia, de los ebrios de Ephraim, y de la flor caduca de la hermosura de su gloria, que está sobre la cabeza del valle fértil de los aturdidos del vino!” (v. 1)

Los profetas ebrios corrieron tras evangelios o religiones de naciones cuya lengua ellos no entendían.

Y Dios continúa declarando: “Porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará á este pueblo.” Isaías 28:11

Y Él concluye así: “La Palabra pues de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá, que vayan y caigan de espaldas y sean quebrantados y enlazados y presos.” (v. 13)

“Esto es un eco de la advertencia de Deuteronomio 28 en el cual Dios declara que Él traería juicio sobre la congregación de Israel por medio de una nación pagana cuya lengua ellos no entenderían.”

Veremos que Asiria fue la nación pagana que destruyó las diez tribus de Israel y la capital en Samaria. La nación de Judá (123 años mas tarde, 587 A.C.) la parte de Israel que tenia su capital en Jerusalem, llegó a caer bajo juicio por sus pecados.

Dios declara: “He aquí yo traigo sobre vosotros gente de lejos, oh casa de Israel, dice Jehová; gente robusta, gente antigua, gente cuya lengua ignorarás, y no entenderás lo que hablare.
Su aljaba como sepulcro, abierto, todos valientes. Y comerá tu mies y tu pan, que habían de comer tus hijos y tus hijas; comerá tus ovejas y tus vacas, comerá tus viñas y tus higueras; y tus ciudades fuertes en que tú confías, tornará en nada á cuchillo.”
; Jeremías 5:15-17

Una vez más la destrucción estaba sobre Jerusalem y Judá por medio de una nación cuyo lenguaje ellos no entendían. Este es el lenguaje que Dios usa para declarar que Él destruiría a la congregación de Israel por su maldad.

¿Cómo es que Israel y Judá se relacionaron a las naciones paganas que las destruyeron? Esto lo estudiaremos en el próximo capítulo que lleva por título “El método de Dios para destruír a la nación de Israel”

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.