El Glorioso Huerto En Eden

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

UNA EXPOSICION DE GÉNESIS 2 ( 2 | 3 )

¿Te has preguntado por qué es que Dios plantó el huerto en el Edén en un mundo que en ese momento “…era bueno en gran manera…”? Dios declara:

“Y vió Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fué la tarde y la mañana el día sexto.” Génesis 1:31

En otras palabras, ¿Por qué Dios se molestó organizando un lugar especial en la tierra donde para empezar, toda Su creación era absolutamente perfecta?

“¿Por qué plantó Dios en ese huerto el árbol de la vida?
Esta no es una pregunta innecesaria o insensata, debido a que Adán y Eva no necesitaban comer de ese árbol antes de su caída.”

Dios originalmente los creó para vivir por siempre y cuando ellos comieron del fruto prohibido (después de que se rebelaron contra Dios), ellos ya no podían acercarse al árbol, porque Dios los desterró del jardín.

También debemos preguntarnos ¿por qué razón creó Dios al hombre y a las bestias del campo del polvo de la tierra, las aves que vuelan en el aire del agua; pero hizo a Eva de una costilla de Adán? ¿Cuál es la diferencia sobre Eva?

Estas son algunas de las preguntas e incógnitas provocantes que este estudio de Génesis 2, por la gracia de Dios contestará.

Como puedes ver, Jesús quien es la misma Sagrada Palabra de Dios, habla a las multitudes en parábolas y sin parábolas Él no hablaba y lo registra así:

“Todo esto habló Jesús por parábolas á las gentes, y sin parábolas no les hablaba:” Mateo 13:34

“Y sin parábola no les hablaba; mas á sus discípulos en particular declaraba todo.” Marcos 4:34

Dios en las parábolas históricas, ha escondido verdades espirituales que se relacionan a varios aspectos del Verdadero Evangelio.

No pretendemos que con esta exposición hemos descubierto todas las verdades espirituales que Dios ha escondido en Génesis 2.

Pero, a medida que estudiamos todos los versos comparando la Escritura con la Escritura (1Corintios 2:13), rogando la guía del Espíritu Santo, yo creo que por Su gracia empezaremos a ver el glorioso y eterno reino de nuestro Señor JesúsCristo en el registro del huerto en el Edén.

2:1-2 “Y FUERON acabados los cielos y la tierra, y todo su ornamento. Y acabó Dios en el día séptimo su obra que hizo, y reposó el día séptimo de toda su obra que había hecho.”

Después de haber registrado los primeros seis días de la creación en Génesis 1, aquí en la apertura del capítulo 2, Dios habla del séptimo día.

Esto es digno de mención porque en un sentido, la declaración hecha en estos versos es parte de la historia de la creación. Si, por Su gracia podemos ver claramente que Dios a propósito, separó el séptimo día de los primeros seis días.

Debemos anotar, que mientras que las divisiones de los capítulos en el Nuevo Testamento fueron designados por los traductores de la Biblia (ya que el griego original no tiene esas separaciones),

El manuscrito Hebreo del cual el Antiguo Testamento es traducido, Dios lo dio con divisiones de capítulos. En otras palabras, las divisiones de los capítulos del Antiguo Testamento, fueron hechas por Dios y no por el hombre.

Entonces, ¿por qué es que Dios ha registrado el séptimo día en este capítulo, en un capítulo aparte? La respuesta es encontrada en el siguiente verso.

2:3 “Y bendijo Dios al día séptimo, y santificólo, porque en él reposó de toda su obra que había Dios criado y hecho.”

El séptimo día de la semana de la creación es excepcionalmente especial, debido al hecho de que Dios descansó de toda Su obra en ese día y Dios lo bendijo y lo santificó.

El hecho de que Dios descansó de toda Su obra en ese día, es aun más especial cuando nos damos cuenta que ese día está directamente relacionado al descanso espiritual que todos los verdaderos creyentes tienen en el Señor JesúsCristo.

Dios da una explicación detallada sobre el Sábado de descanso en Hebreos 4 y leemos:

“Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.
Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.
Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.”
Hebreos 4:9-11

Dios aquí nos indica que el Sábado del Antiguo Testamento señalaba ó apuntaba a la obra de salvación, culminada por nuestro Señor y Salvador JesúsCristo.

Cuando una persona llega a recibir salvación, esa persona descansa en Cristo, esa persona descansa de la obra de tratar de obtener salvación por sus propios medios.

Nosotros simplemente ponemos toda nuestra fe en el Señor JesúsCristo, creyendo por fe, que Él ha hecho toda la obra por Sus escogidos, nosotros no tenemos que trabajar por nuestra salvación.

Al bendecir el séptimo día, Dios en efecto bendijo a todos aquellos que por medio de la acción de Dios el Espíritu Santo, creerán en el Señor JesúsCristo.

Al santificar el día de descanso, Dios en efecto santifica, separa o pone a un lado a aquellos que han sido traídos al descanso en Cristo para el servicio de Dios.

Por la gracia de Dios, de los primeros tres versos hemos obtenido la primera pista que espiritualmente en el capítulo 2 de Génesis, Dios tiene mucho que decir sobre Su Maravilloso Plan de Salvación, el Evangelio de Gracia.

2:4 “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron criados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,”

Este verso parece estar indicando que Dios creó los cielos y la tierra el día que el Señor “…hizo la tierra y los cielos.”

“Cuando leemos este verso, regularmente pasamos por alto esta aparente redundancia.
Pero por la gracia de Dios aprendí hace mucho tiempo que Dios en la Biblia no pone nada por accidente.
De esta manera debemos poner mucha atención a cada palabra que Él usa, especialmente en oraciones que a primera vista parezcan ser incomodas, delicadas ó difíciles.”

Por ejemplo, la palabra “…orígenes…” aquí está en plural y es traducida de una palabra que tiene el significado de “principios” ó “nacimientos.”

De aquí que al momento sabemos que este verso tiene que ó está relacionado con mucho más que la creación del universo.

Escudriñando a través de las Escritura encontramos que cuando Dios habla sobre Su creación, Él casi siempre usa frases como “…los cielos y la tierra…”

Solo de vez en cuando Él dice “…la tierra y los cielos…” de la manera que Él hace al final de este verso. El único otro lado donde Dios reversa el orden es en Apocalipsis 20 donde declara:

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fué hallado el lugar de ellos.” (v. 11)

Aquí Dios está hablando del fin del presente universo, lo cual empieza en el Día Del Juicio. El comienzo de este “día” será cuando Cristo reúna a Sus elegidos y los lleve con Él.

Dios declara: “Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas.
Pues como todas estas cosas han de ser deshechas, ¿qué tales conviene que vosotros seáis en santas y pías conversaciones,

Arriba ^

Esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos siendo encendidos serán deshechos, y los elementos siendo abrasados, se fundirán?
Bien que esperamos cielos nuevos y tierra nueva, según sus promesas, en los cuales mora la justicia.”
2Pedro 3:10-13

La misma verdad es vista en Apocalipsis 21 donde Dios registra: “Y VI un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es.” (v. 1)

Hablando del fin del tiempo, Jesús declaró: “Entonces el Rey dirá á los que estarán á su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” Mateo 25:34

“Incluso desde el tiempo cuando Cristo fue inmolado desde antes de la fundación del mundo, el nuevo reino que Sus elegidos heredarán, fue preparado desde la fundación del mundo.
De aquí que la palabra “…orígenes…” o “…principios…” en este verso, se refiere no solo al universo físico presente, sino también al nuevo cielo y a la nueva tierra.”

El Maravilloso Plan de Dios para Salvación, fue desarrollado desde antes de la fundación del mundo.

CONFIRMACION

Dios confirma esto aun mas, con el hecho de que en este mundo Él da a conocer un nombre para Dios que no fue usado en todo el primer capítulo.

En Génesis 1, la palabra “…Dios…” en la declaración: “En el principio crió Dios los cielos y la tierra.” es traducida del hebreo (Elohim), que es un sustantivo o nombre plural que tiene el significado de Dios Todopoderoso.

En Génesis 2:4, Dios usa el nombre Jehová y en Isaías 43 Dios declara: “Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve.” (v. 11)

De aquí que Dios nos está dejando saber que Jehová es un nombre que implica, sugiere que Jehová es el Salvador.

Esa es la razón por la cual cuando Dios comisionó o autorizó a Moisés que liberara a los israelitas de la esclavitud en Egipto, declaró:

“Y aparecí á Abraham, á Isaac y á Jacob bajo el nombre de Dios Omnipotente, mas en mi nombre JEHOVA no me notifiqué á ellos.” Éxodo 6:3

Con todo esto en mente podemos parafrasear el verso 4 y decir: “Estos son los orígenes del presente y el eterno cielos y tierra, en el día que Jehová Dios, preparó el nuevo cielo y tierra para los elegidos.”

De esta manera podemos ver que Dios en Génesis 2, si habla de Su Maravilloso Plan de Salvación.

2:5 “Y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese: porque aun no había Jehová Dios hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra;”

En Génesis 1 Dios nos dice que en el tercer día, Él creó vegetación y al hombre en el sexto día. Este verso parece decir que la vegetación no podía ser creada hasta que el hombre fuese creado. ¿Existe una contradicción aquí?

Para nada, en Génesis 1 Dios nos da el orden cronológico de la creación, al mismo tiempo no existe ninguna confusión.

En este verso, Dios está estableciendo un principio fundamental. La vegetación no puede crecer y ser fructífera hasta que haya lluvia para regarla y el ser humano para labrar la tierra.

Este principio fundamental, espiritualmente también se aplica al reino de Dios. En las Sagradas Escrituras, vegetación o hierba es una representación de aquello que germina o brota cuando El Verdadero Evangelio es enviado al mundo.

Por ejemplo, en la parábola del sembrador; Jesús habla del crecimiento fructífero de aquellos que verdaderamente han recibido salvación.

Así también Dios pinta un cuadro bello de la salvación cuando registra: “ALEGRARSE han el desierto y la soledad: el yermo se gozará, y florecerá como la rosa.” Isaías 35:1

En otras palabras, para construir la eterna iglesia de Dios, primeramente agua viva (la Palabra de Dios) debe ser vertida, debe ser derramada y la fundación o terreno primeramente debe ser labrada por un ser humano.

En los próximos dos versos aprenderemos cómo es que Dios mismo se encargó de estos dos prerrequisitos.

2:6 “Mas subía de la tierra un vapor, que regaba toda la faz de la tierra.”

La Palabra traducida a “Mas…” en este verso, puede también ser traducida a “Y…” lo cual hace que el verso sea más fácil de entender.

Dios nos deja saber cómo es que llueve al registrar: “El reduce las gotas de las aguas, Al derramarse la lluvia según el vapor;” Job 36:27

La Palabra “…vapor.” en Job es la misma palabra hebrea traducida a “…vapor…” en Génesis 2:6. De aquí que en este verso, Dios está diciendo que para que la vegetación crezca, Él suministró la lluvia sobre la tierra.

Espiritualmente Dios provee el agua viva del reino de Cristo y esta fue derramada en Pentecostés. Explicando ese acontecimiento, Dios cita del libro por medio de Joel y declara:

“Y será en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne..:” Hechos 2:17

Además declara: “El que cree en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre.” Juan 7:38

Y en el próximo verso Dios explica esto al registrar: “(Y esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él: pues aun no había venido el Espíritu Santo; porque Jesús no estaba aún glorificado.)” Juan 7:39

2:7 “Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y alentó en su nariz soplo de vida; y fué el hombre en alma viviente.”

Hablando históricamente, Dios provee aquí un recuento formal de la creación de Adán, el progenitor de toda la raza humana.

“Ya que la Biblia es un libro espiritual, debemos reconocer que espiritualmente, a primera instancia, es al Señor JesúsCristo el hombre que aquí Dios tiene en vista.
Para labrar y preparar 'la tierra' para el reino de Cristo, Él tuvo que morir por los pecados de Sus escogidos.
Talvez alguno piense que estoy espiritualizando mucho, pero esto es lo que Dios registra:”

“No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron á la manera de la rebelión de Adán; el cual es figura del que había de venir.” Romanos 5:14

Dios en la última frase de este verso enseña claramente que Adán fue una figura del Señor JesúsCristo quien debía venir.

¿De qué fue formado Jesús? Sabemos que Él fue formado por medio de la Virgen María, sobre la cual el Espíritu Santo vino. Además sabemos que María fue de esta tierra, del polvo de la tierra.

Dios dijo a Nicodemo en Juan 3 que: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.” (v. 3)

Y Cristo comparó al Espíritu Santo con el viento que respiramos al declarar: “El viento de donde quiere sopla, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni á dónde vaya: así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (v. 8)

De aquí que sabemos que Dios el Espíritu Santo, el Dios eterno fue quien dio vida a Jesús.

2 | 3 <-- Haga Clic aquí para entrar a otra sección.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.