El Libro A Los Gálatas

Capítulo 6 (1 de 2)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

VIVIENDO LA FE

VISTAZO

Al cierre del capítulo anterior, Dios inspira al apóstol Pablo a exhortar a los Gálatas a caminar en el Espíritu. Ahora él les enseña la manera de vivir esa vida que es guiada por el Espíritu.

Dios por medio del apóstol indica que ellos deben relacionarse a Dios, a otros cristianos, a maestros de la Palabra en general. De allí concluye la carta reiterando los puntos clave que ya había discutido.

6:1 “HERMANOS, si alguno fuere tomado en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restaurad al tal con el espíritu de mansedumbre; considerándote á ti mismo, porque tú no seas también tentado.”

La palabra aquí traducida a “…falta…” proviene de la misma palabra griega que normalmente es traducida a “ofensa” o “deuda”. De aquí la primera frase que leemos puede ser leída así:

“…si alguno fuere tomado en algún pecado,” y “vosotros que sois espirituales…” lo cual se refiere a aquellos que viven y caminan en el Espíritu.

“Antes de ir más adelante, déjeme apresurarme a anotar que este versículo no es una licencia para que cristianos vayan alrededor encontrando culpa en otros.
En otros lados de la Biblia Dios repetidamente nos instruye que no juzguemos a otros.”

Leemos por ejemplo: “Mas tú ¿por qué juzgas á tu hermano? ó tú también, ¿por qué menosprecias á tu hermano? porque todos hemos de estar ante el tribunal de Cristo.
Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que á mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará á Dios.
De manera que, cada uno de nosotros dará á Dios razón de sí. Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de no poner tropiezo ó escándalo al hermano.”
Romanos 14:10-13

AUTORIDADES

En la Biblia, Dios había dado la autoridad de juzgar a otros solamente a tres grupos de personas.

Primeramente, los padres tienen autoridad de señalar los pecados en sus hijos. A medida que ellos cumplen su deber de criarlos bajo el alimento y amonestación del Señor Jesús, los padres pueden guiarlos y castigarlos e incluso usar la vara en ellos si es necesario, pero los padres no deben provocarlos a enfado o enojo.

En segundo lugar, durante la era de la iglesia, el pastor, los diáconos y los ancianos tuvieron la autoridad de amonestar y buscar los pecados de la congregación. Como líderes espirituales, la labor de ellos era la de asistir a la congregación a obtener victoria sobre los pecados.

Pero ellos también tenían el derecho de excomulgar o reprobar a aquellos que persistían en el pecado.

Finalmente, existen las autoridades civiles, los policías, los jueces etc., etc. Ellos tienen el derecho de juzgar a las personas sobre las cuales ellos rigen.

Estas autoridades han sido establecidas por Dios para señalar las acciones equivocadas dentro de la sociedad y demandar penalidades de acuerdo a ellas. Ellos tienen el derecho y la obligación de hacer eso.

RESTAURACION

Dios aquí en el primer verso de Gálatas 6 no está hablando de pasar juicio sobre otros. Dios está hablando sobre la restitución, restablecimiento y rehabilitación de alguien quien ha sido vencido por el pecado.

Dios en Su Palabra ha indicado por lo menos 2 áreas donde un creyente que ha sido vencido por el pecado necesita ser reivindicado.

Cuando un creyente que ha nacido de nuevo, es permitido por el Espíritu Santo admitir el error del pecado, este creyente no se siente bien consigo mismo. La culpa del pecado cometido pesa mucho sobre su alma.

En algunas ocasiones, cristianos que han caído en pecado buscarán ayuda de otro cristiano, y es allí cuando debemos ayudar a su rehabilitación.

Notemos que esto debemos hacerlo con un espíritu de gentileza, lo que significa que debemos ser cuidadosos de no tener una actitud reprochadora, criticona o quisquillosa.

Esto es especialmente porque no debemos olvidar que nosotros mismos somos pecadores malvados y perversos que hemos sido salvados por la sangre de Cristo.

En lugar de ser censuradores y recriminadores, nosotros debemos pacientemente y llenos de compasión animar a esa persona a buscar la guía de Dios y consuelo de la Palabra de Dios. Nosotros también debemos poner esta persona delante de Dios en oración, como también orar con ella.

Dios declara: “Confesaos vuestras faltas unos á otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos; la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho.” Santiago 5:16

A medida que esta persona confiesa su pecado a Dios, su peso será quitado.

LOS EXCOMULGADOS

Un ejemplo de la segunda área de rehabilitación puede ser encontrada en 2Corintios 2. Allí, Dios por medio del apóstol Pablo declara a los corintios a perdonar y consolar a alguien quien había contristado.

A pesar de que no podemos saber con seguridad, es posible que el apóstol esté hablando del hombre que en 1Corintios 5 él había ordenado fuese excomulgado.

Esa persona fue un miembro de la iglesia de Corinto. Ella pensó que era uno de los verdaderos creyentes, pero debido a que ella se encontraba en una relación de incesto evidentemente no era.

Entonces, el apóstol pablo instruyó a la iglesia a excomulgar a aquel individuo, no en el espíritu de odio, sino para inculcar en esa persona el hecho de que ella no era salva.

Entonces, si es esa persona de quien él habla, ella desde ese entonces gracias a la obra del Espíritu Santo, ha sido traída a su sentido espiritual, se ha arrepentido, y ahora desea ser reintegrado en la congregación.

“Es así que el apóstol pablo es inspirado a ordenar a los corintios que lo rehabiliten a la comunión en el espíritu de amor.
No existen muchas personas que están siendo excomulgadas en nuestros días.
De todos modos el principio detrás del ejemplo todavía se mantiene.”

Es posible que un antiguo miembro de la iglesia haya regresado a vivir una vida mundana, de esta manera indicando que nunca fue salvo. Pero si ahora, esta persona se arrepiente de corazón, y desea vivir una nueva vida para Cristo, necesitamos ayudar en su rehabilitación.

ESPÍRITU DE MANSEDUMBRE

Nota que Dios ordena que debamos hacer eso con un espíritu de mansedumbre. Eso significa que nosotros debemos tener cuidado de no tener una actitud de reproche, no olvidándonos que nosotros mismos somos pecadores por naturaleza.

La última parte de este versículo declara: “…considerándote á ti mismo, porque tú no seas también tentado.” Dios allí nos advierte que nosotros mismos necesitamos velar y chequearnos a nosotros mismos asegurándonos de no caer en pecado en el proceso.

Lo último puede ocurrir por ejemplo si es que violamos la confianza de un creyente que confió en nosotros la tribulación de su pecado. El pecado de violar la confianza dada a nosotros es un pecado que tiene el potencial de generar toda clase de chismes.

También podemos ser tentados a pecar si es que nos consideramos más justos que otros. Dios declara en Su Palabra que “el orgullo viene antes de una caída” y que “…Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes.”

“Antes del quebrantamiento es la soberbia; Y antes de la caída la altivez de espíritu.” Proverbios 16:18

Entonces, si nosotros en nuestro orgullo pensamos que nunca cometeríamos pecados como los que los otros cometen, ¡ten cuidado! Ese es el momento en el cual estamos más propensos a caer.

Finalmente, necesitamos asegurarnos de que todo consejo que proveemos está de acuerdo con lo que la Escritura declara. Algunas veces en nuestra avidez, ansiedad o pasión de ser mostrar compasión, somos tentados a ofrecer soluciones que provienen del mundo.

También en esos momentos somos tentados a excusar, indultar, eximir o dispensar comportamiento que va contrario a lo que la Palabra de Dios demanda. Si hacemos eso, simplemente seremos ciegos guiando a ciegos.

6:2 “Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo.”

¿Recuerdas que el capítulo 2 hablamos sobre el concilio de Jerusalem? En la carta que el concilio escribió a los gentiles creyentes en Antioquia, leímos:

“Que ha parecido bien al Espíritu Santo, y á nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias:
Que os abstengáis de cosas sacrificadas á ídolos, y de sangre, y de ahogado, y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien.”
Hechos 15:28-29

Del contexto vimos que la palabra “…carga…” se refiere a las responsabilidades especiales que los verdaderos cristianos tenemos mientras vivimos la vida de un verdadero creyente.

Obedecer los mandamientos de Dios en un mundo que se burla de ellos, es una carga. Como hijos de Dios, nosotros también estamos sujetos a ser castigados por Dios. Esta es Su manera que demostrar Su amor por nosotros.

Leemos: “Porque el Señor al que ama castiga, Y azota á cualquiera que recibe por hijo. Si sufrís el castigo, Dios se os presenta como á hijos; porque ¿qué hijo es aquel á quien el padre no castiga?
Mas si estáis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos.”
Hebreos 12:6-8

El castigo proveniente de Dios sirve para reforzar nuestra fe e incrementar nuestra dependencia en Él. Todavía otra clase de carga que los verdaderos creyentes deben sobrellevar, es la aflicción y persecución que viene como resultado de pararse firme por Cristo.

Dios advirtió: “Estas cosas os he hablado, para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción: mas confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33

Y también: “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; mas porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso os aborrece el mundo.” Juan 15:19

Todo esto está cubierto o incluido por el mandato de que el uno al otro debemos sobrellevar nuestras cargas. La Biblia nos enseña que nosotros no somos una isla.

Recuerdas que Dios declara: “Porque toda la ley en aquesta sola palabra se cumple: Amarás á tu prójimo como á ti mismo.” Gálatas 5:14

Vimos que el amor que Dios quiere que tengamos por nuestros prójimos, es el deseo de que ellos también sean salvados, y lleguen a experimentar el amor de Dios.

6:3 “Porque el que estima de sí que es algo, no siendo nada, á sí mismo se engaña.”

Dios por medio del apóstol Pablo, ahora empieza a discutir la manera en la cual los verdaderos creyentes deben vivir delante de Dios.

En Lucas 7 leemos del Señor Jesús comiendo en la casa de Simón el fariseo. Allí, una mujer que era posiblemente una prostituta, llegó y empezó a llorar sobre los pies del Señor Jesús. Ella quebró un alabastro de ungŁento para ungir los pies del Señor y los limpió con sus cabellos.

Al ver eso, el fariseo consideró que eso no era bueno y declaró para si mismo: “…Este, si fuera profeta, conocería quién y cuál es la mujer que le toca, que es pecadora.” (v. 39)

Esta es la clase de actitud de la cual Dios advierte en este verso. Si nosotros pensamos que somos algo cuando no somos nada, nos engañamos a nosotros mismos.

“La verdad es que fuera de Cristo ningún ser humano es algo, en su estado natural todo lo que el ser humano representa, es a un pecador empedernido, podrido en pecados, el cual va en dirección a condenación eterna.”

Es por eso que como hijos de Dios debemos caminar humildemente, reconociendo que “Toda buena dádiva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Santiago 1:17

Dios nos ha dado la salud, las destrezas y la inteligencia para poder vivir. Nosotros debemos dar toda la gloria, toda la honra y todo el honor a Dios y solo a Dios.

Arriba ^

6:4-5 “Así que cada uno examine su obra, y entonces tendrá gloria sólo respecto de sí mismo, y no en otro. Porque cada cual llevará su carga.”

De regreso en el segundo verso, Dios nos enseña que debemos “Sobrellevad los unos las cargas de los otros” ¿existe en este pasaje una contradicción al declarar que cada uno llevará su carga?

No, para nada, pues estamos viendo dos palabras griegas diferentes. En el verso 2, como ya aprendimos, las cargas representadas tienen que ver o están relacionadas a las tribulaciones que los creyentes experimentan a medida que ellos viven la vida de Cristo.

Esas son cargas que vienen después que la persona ha llegado a ser salva. Pero la “carga” aquí tiene que ver con la misma salvación. Encontramos que esta palabra particular es usada en el libro de Mateo donde Dios declara.

“Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; mas ni aun con su dedo las quieren mover.” Mateo 23:4

“Allí, Dios está acusando a los fariseos pues enseñan a las gentes que deben llevar a cabo toda clase de obras para alcanzar salvación.
De esta manera, esta carga se relaciona a la manera por medio de la cual uno debe llegar a ser salvo.”

AUTO EXAMINACION

Con eso en mente ahora podemos entender por qué Dios declara que “…cada uno examine su obra…” para ver si hay gozo. Nosotros debemos preguntarnos si lo que estamos haciendo nos pone en buen estado con Dios. ¿Será salvación el resultado del camino que estamos siguiendo y de esta manera podremos gozarnos?

El Maravilloso Plan De Dios Para Salvación que está registrado en Su Palabra, es un plan personal. Sí, podemos orar por otros y testificar a otros; pero al final de cuentas, si una persona llega o no a recibir salvación, depende en el hecho de que el problema de su pecado haya sido solucionado.

Simplemente por el hecho de que tus padres son salvos o simplemente por el hecho de que tus antepasados vienen de una línea de cristianos, no significa que tú eres salvo o que eres un verdadero cristiano.

Cuando probamos nuestra obra y encontramos que nuestras mejores obras son trapo de inmundicia delante de Dios, y cuando nos damos cuenta que la única base para nuestra salvación es el Señor JesúsCristo, entonces nos regocijamos en nosotros mismos.

Nos regocijamos en el hecho de que Cristo ha llegado a ser nuestro salvador personal.

6:6 “Y el que es enseñado en la palabra, comunique en todos los bienes al que lo instruye.”

“Comunicar” es una palabra antigua que significa proveer. Vemos esto cuando Dios por medio del apóstol declara: “Y sabéis también vosotros, oh Filipenses, que al principio del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia me comunicó en razón de dar y recibir, sino vosotros solos.” Filipenses 4:15

Como puedes ver, aquí Dios está dando un principio o regla que indica que todos aquellos que son bendecidos por la Palabra a través de predicadores y maestros fieles, deben proveer para las necesidades físicas de aquellos maestros como señal de agradecimiento a Dios.

Esta es una regla o principio que Dios estableció durante el tiempo del Antiguo Testamento. Los sacerdotes que ofrecieron los sacrificios en el templo recibieron su comida de los sacrificios.

Ellos recibieron pago de los diezmos que fueron traídos por los israelitas. Esto es aludido cuando leemos: “¿No sabéis que los que trabajan en el santuario, comen del santuario; y que los que sirven al altar, del altar participan?” 1Corintios 9:13

Y en el próximo verso Dios lo relaciona a la era del Nuevo Testamento cuando registra:

“Así también ordenó el Señor á los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.” 1Corintios 9:14

De aquí que los creyentes tienen la obligación de compartir para todas las necesidades de organizaciones que son fieles a la Palabra de Dios proclamando El Verdadero Evangelio como FAMILY RADIO., para de esta manera ellas continúen propagando El Maravilloso Plan De Dios Para Salvación.

Nota que Dios aquí confirma esto al declarar en singular: “Y el que es enseñado en la palabra…” Hoy muchos obtienen mucho mas alimento espiritual por medio de ministerios como FAMILY RADIO, que de sus iglesias.

Sobre este tema de dar, Dios provee información adicional al registrar: “Esto empero digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra en bendiciones, en bendiciones también segará.
Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ó por necesidad; porque Dios ama el dador alegre.”
2Corintios 9:6-7

De aquí que cuando Dios nos ordena a suplir las necesidades de aquellos que nos han alimentados espiritualmente, Él está declarando: “No lo hagas con desgano, no lo hagas con una actitud de desánimo”

Tampoco des con la actitud de: “Ya que tengo que hacerlo considero que escribiré un cheque de alguna manera” No, Dios desea que todos sus siervos compartan las posesiones que han sido encargadas a ellos, con gozo, deleite y satisfacción.

6:7-8 “No os engañéis: Dios no puede ser burlado: que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.”

Todavía en el tema de proveer para los maestros del Verdadero Evangelio, Dios por medio del apóstol Pablo advierte que debemos tener correctas nuestras prioridades. Debemos sembrar para el Espíritu y no para la carne.

Algunas veces Dios relaciona el sembrar con la propagación del Verdadero Evangelio. La Palabra del sembrador encontrada en Mateo 13, Marcos 4 y Lucas 8 es un buen ejemplo de ese uso. El mismo Señor Jesús explica que lo que el sembrador siembra es la Palabra de Dios.

“Pero en el verso aquí en Gálatas donde el sembrar para el Espíritu contrasta el sembrar para la carne, está relacionado con el uso de los recursos que Dios nos ha dado.”

De hecho, esa es la manera que Dios usa la palabra “sembrar” en el pasaje de 2Corintios 9 que acabamos de ver. De esta manera Dios nos está advirtiendo que no podemos burlarnos de Él sobre la manera en que estamos administrando lo que Él nos ha provisto.

Cuando usamos nuestros recursos para satisfacer nuestra naturaleza pecaminosa, simplemente nos estaremos engañando a nosotros mismos. Mientras pensamos que de todos modos somos salvos, estaremos cosechando corrupción, lo cual significa que todavía estamos bajo la ira de Dios.

Al mismo tiempo, cuando damos gozosamente para ayudar a la propagación de la gran comisión, cuando ponemos para el uso de Su reino el dinero y recursos que Dios nos ha encargado, cosechamos eternamente, porque es una evidencia que verdaderamente hemos llegado a ser salvos.

RECIPROCO

Dios registra una bella declaración de este tema del dar, y leemos: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida, y rebosando darán en vuestro seno: porque con la misma medida que midiereis, os será vuelto á medir.” Lucas 6:38

En otras palabras, mientras damos abundantemente, Dios llenará nuestra copa de bendiciones hasta rebosar. Es como si Él estuviese apretando o prensando el contenido y sacudiendo el recipiente para asegurarse que todo lugar dentro de él sea llenado para de esta manera nuestra copa rebose.

Esa es la razón por la que Dios viene a nosotros con Sus promesas, y encontramos la misma verdad en 2Corintios 9. Después de habernos dicho que Él ama al dador alegre, declara:

“Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia; á fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo que basta, abundéis para toda buena obra:” (v. 8)

Ahora, esto no significa que cuando compartimos de los recursos que Dios nos ha dado, buscaremos un premio, recompensa o algún gran interés en retorno. Pues de esa manera no estaríamos dando con la actitud o el motivo correcto.

Por otro lado, cuando damos generosamente y con alegría porque deseamos cumplir la voluntad de Dios, Él nos bendecirá tan abundantemente que abundaremos “…para toda buena obra.”

Además, en 2Corintios 9 Dios nos da una razón mas por la que Él desea que demos alegremente, y registra: “Porque la suministración de este servicio, no solamente suple lo que á los santos falta, sino también abunda en muchos hacimientos de gracias á Dios:”

En otras palabras, a medida que damos generosamente, no solo estamos obedeciendo el edicto de Dios de suplir las necesidades de aquellos que están alimentándonos con El Verdadero Evangelio, sino que también estamos enseñando nuestra gratitud al mismo tiempo.

De ese modo, en una manera práctica, estamos expresando nuestra gratitud por la maravillosa salvación que Dios nos ha provisto, la cual anhelamos sea suministrada a otros a través de la propagación del Verdadero Evangelio.

6:9 “No nos cansemos, pues, de hacer bien; que á su tiempo segaremos, si no hubiéremos desmayado.”

Esta amonestación es muy práctica. Algunas veces crece en nosotros la preocupación de dar nuestra vida, nuestro tiempo y nuestros recursos para el servicio de Dios y Su reino.

Cuando somos perseguidos, cuando nuestros esfuerzos evangelísticos parecen no generar respuesta, cuando aquellos que ministramos no demuestran ninguna apreciación, deseamos sentarnos, relajarnos y disfrutar nuestras indulgencias y comodidades por un tiempo.

Bueno, Dios declara: “No nos cansemos, pues de hacer bien; que á su tiempo segaremos…” Es posible que inmediatamente en nuestra vida no veamos muchos de los beneficios, pero cuando lleguemos a la presencia de Dios, seremos recibidos por aquellos que Dios concedió salvación por medio de nuestra fidelidad propagando Su Palabra.

Recuerda, este verso viene del contexto que empieza en el verso 6. El hacer bien del cual no debemos cansarnos, tiene que ver con el sembrar y cosechar. Nosotros sembramos al dar o poner nuestra vida sobre el altar de servicio.

Nosotros sembramos al permitir que nuestro dinero y tiempo estén disponibles para compartir Verdadero Evangelio con otros, y lo hacemos incansablemente porque “…á su tiempo segaremos…”

Un verso hermoso en conexión a este, declara: “Porque ¿cuál es nuestra esperanza, ó gozo, ó corona de que me gloríe? ¿No sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo en su venida? Que vosotros sois nuestra gloria y gozo.” 1Tesalonicenses 2:19

Tendremos gran gozo cuando vengamos a la presencia del Señor y veamos a todos aquellos que Dios ha salvado porque por la gracia de nuestro Padre nos guió a poner nuestras vidas sobre el altar del servicio.

AMIGOS ETERNOS

Esta Verdad es subrayada por la parábola del mayordomo malo que el Señor Jesús declaró en Lucas 16. Este mayordomo pecador, que estaba a punto de ser despedido, dijo a aquellos que debían a su amo; que tomaran los cobros y redujeran las cantidades que debían.

El hizo eso para ganar amigos, para estar listo para el día cuando él ya no estuviese trabajando para su amo. Dios declara: “Y alabó el señor al mayordomo malo por haber hecho discretamente; porque los hijos de este siglo son en su generación más sagaces que los hijos de luz.” Lucas 16:8

Que acusación tan terrible es esta, Dios declara que los no salvos del mundo son más sabios, esto significa que en su medioambiente de maldad a comparación de los hijos de Luz en el reino de Dios.

“Ellos son más sagaces porque ellos intuitivamente se preparan para su futuro en el mundo.
Mientras que la gran mayoría de los creyentes profesantes, dan poco caso o piensan muy poco del futuro en el reino de Dios, fuera del hecho de pensar que aparentemente han recibido salvación.”

Los cristianos regularmente no piensan mucho del futuro como mayordomos de los recursos y habilidades que Dios ha confiado en nuestras manos. Dios declara: “Y yo os digo: Haceos amigos de las riquezas de maldad, para que cuando faltareis, os reciban en las moradas eternas.” Lucas 16:9

Lo que verdaderamente debemos hacer con el dinero de este mundo es hacer amigos eternos, para que cuando vayamos a casa, a la gloria; ellos estarán allí para recibirnos. Sí, si no desmayamos; en buen tiempo cosecharemos.

2da Sección Capítulo 6 <-- Haga Clic aquí.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.