El Libro A Los Gálatas

Capítulo 4 (2 de 2)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

ADOPCION POR MEDIO DE LA GRACIA DE DIOS

4:17 “Tienen celos de vosotros, pero no bien: antes [ellos] os quieren echar fuera para que vosotros los celéis á ellos.”

El “ellos” a los que el apóstol es inspirado a registrar aquí son los falsos profetas que se han infiltrado en las iglesias en Galacia. Y la frase “…echar fuera…” tiene el significado de cerrar o callar.

La palabra traducida a “…celéis…” es encontrada solamente dos veces en este verso y otra vez en el versículo siguiente. La forma en la cual es usada en estos dos versos no nos ayuda a definir su significado.

Pero la palabra griega (zeloo) de la cual ella proviene, es traducida a “…procurad…” en 1Corintios 12:31 y a “…ardéis de envidia…” en Santiago 4:2 aplicando aquí esos significados, nos ayuda a tener un mejor entendimiento de este verso.

“Entonces, en efecto Dios por medio del apóstol Pablo está diciendo a los Gálatas que estos falsos maestros y profetas están ardiendo de envidia y procurando que los creyentes se apeguen a sus creencias, o que se pongan de su lado.”

Pero los falsos profetas y maestros no los están deseando con buenas intenciones, ellos quieren que los creyentes salgan del reino de Dios para de esta manera arrastrarlos al deseo de entrar en comunión y así servir al maestro de ellos el cual es el diablo.

Verdaderamente maestros y profetas falsos constantemente trabajan celosamente atentando ganar fieles devotos para Satanás. Dios declara esto de los líderes religiosos judíos cuando declara:

“¡Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque rodeáis la mar y la tierra por hacer un prosélito; y cuando fuere hecho, le hacéis hijo del infierno doble más que vosotros.” Mateo 23:15

Nosotros podemos ver esto vívidamente en nuestros días. Como por ejemplo, los miembros de una religión pagana típicamente vienen en pares a nuestra puerta, ellos pacientemente e incluso apasionadamente tratan de que nosotros aceptemos su religión.

Y las gentes que siguen aquellos evangelios que presentan el hablar en lenguas, las señales y milagros; son patentes por su celo y éxito propagando sus evangelios en todo el mundo.

Pero de la manera que Dios advierte en estos versos, a pesar de que ellos parezcan muy amorosos y sinceros, ellos están evitando que las gentes lleguen a conocer el camino de la salvación.

Así como el Señor Jes›s declaró de los fariseos, ellos están haciendo que sus víctimas sean dos veces “…hijos del infierno…”

4:18 “Bueno es ser celosos en bien siempre; y no solamente cuando estoy presente con vosotros.”

No hay nada malo siendo celoso, de hecho; es bueno ser celoso deseando buenas cosas siempre. Ahora, la ›nica buena cosa que nosotros debemos desear es aquello que está en acorde con la voluntad de Dios.

¿Recuerdas que el Señor Jes›s dijo al hombre rico que no hay ninguno bueno sino solo Dios? “Y Jes›s le dijo: ¿Por qué me dices bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios.” Marcos 10:18

Evidentemente la primera vez que el apóstol Pablo pasó tiempo con los Gálatas enseñándoles la Palabra de Dios, ellos estaban deseosos de aprender. Entonces, ahora el apóstol es inspirado a declararles que ellos deberían continuar con aquel celo a pesar de que él ya no está con ellos.

Cristo demostró su celo en bien cuando Él dos veces corrió a los mercaderes y cambiantes de dinero que usaban el templo como un mercado. Esas limpiezas fueron el cumplimiento de las profecías escritas.

“Porque me consumió el celo de tu casa; Y los denuestos de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.” Salmo 69:9

Esas limpiezas también son una representación o figura que nos deja saber que Cristo vino a enderezar la casa espiritual de Dios. Nosotros los verdaderos creyentes somos el templo de Dios, y debemos mantener el templo limpio.

De la manera que Dios registra en este verso, nosotros debemos celosa y continuamente buscar la cosa buena, lo cual es El Verdadero Evangelio que proviene ›nicamente de la Palabra de Dios.

Entonces y solo entonces, de la misma manera que el apóstol Pablo; podremos advertir a otros acerca de los falsos maestros y profetas que están tratando de excluirlos o mantenerlos lejos del camino de salvación.

4:19 “Hijitos míos, que vuelvo otra vez á estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros;”

Esta es la expresión que proviene del corazón de un esmerado pastor que entrañablemente ama a su congregación. Con mucha compasión, el se dirige a los Gálatas como “Hijitos míos…”

El apóstol Pablo les deja saber que él está sufriendo por ellos el equivalente o la clase de sufrimiento que una mujer sufre cuando da a luz a un bebé. Y les deja saber que continuará sufriendo ese dolor hasta que Cristo sea formado en ellos.

En otras palabras el apóstol Pablo es inspirado a decirles que él sufrirá hasta que ellos se conformen más y mas a la imagen de Cristo, o dicho de otra manera, el apóstol se duele y sufre deseando la salvación de ellos.

La razón de ello es porque el llegar a ser más y más como Cristo es una evidencia importante de la salvación. Dios declara: “¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?” Santiago 2:20

Una persona que declara ser cristiano, pero que no enseña evidencia de haberse alejado de pecados, es muy probable que no haya recibido salvación. Lo mismo es cierto de cualquier persona que sigue un evangelio de obras.

SALVADOR COMPASIVO

Una profunda compasión por los no salvos fue expresada por el Señor Jes›s. Dios registra esto así: “Y como llegó cerca viendo la ciudad, lloró sobre ella,
Diciendo: ¡Oh si también t› conocieses, á lo menos en este tu día, lo que toca á tu paz! mas ahora está encubierto de tus ojos.”
Lucas 19:41-42

Cristo lloró sobre Jerusalem a medida que Él hizo su entrada triunfal en aquella ciudad. El se sintió afligido o apenado por el fracaso (de la nación de Israel) de reconocer que Él fue el Mesías prometido. Ellos estaban ciegos al Verdadero Evangelio.

Estos son ejemplos que todos nosotros debemos seguir. Cuando vemos a nuestros amigos y amados que son llevados por el camino de perdición por los falsos evangelios, nosotros también debemos sentir en lo profundo de nuestros corazones una intensa pena pues queremos compasivamente encauzarlos al camino de la Verdad.

4:20 “Querría cierto estar ahora con vosotros, y mudar mi voz; porque estoy perplejo en cuanto á vosotros.”

El apóstol Pablo es inspirado tanto a querer corregir a los Gálatas, que él en efecto dice:

“¡Oh, Cómo deseo estar allí con Uds. personalmente. Yo deseo poder encarrilarlos para así no tener que hablarles con tono tan aprensivo y severo.
Yo deseo estar personalmente con Uds. porque temo que Uds. se encuentran en un problema espiritual profundo.”

¿Recuerdas que solamente en unos versos anteriores aprendimos que cuando el apóstol Pablo llevó por primera vez El Verdadero Evangelio a los Gálatas, ellos lo acogieron entusiastamente?

El hecho de que ahora el apóstol Pablo tiene dudas de la salvación de ellos señala otra Verdad importante. Esa Verdad es que nosotros no podemos asumir que una persona es salva simplemente porque respondió positivamente al Verdadero Evangelio.

Tampoco podemos asumir que una persona es salva porque es activa en la congregación por un período de tiempo. Si una persona cae y se aparta de la obediencia que proviene de la fe, entonces tenemos una buena razón para dudar que aquella persona sea salva.

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

Este principio o enseñanza es anunciado vívidamente por Cristo en la parábola del Sembrador que es encontrada en Mateo 13, Marcos 4 y Lucas 8. De los cuatro grupos de gente, el primero obviamente no era salvo.

El Señor Jes›s declaró esto de ellos: “Y éstos son los de junto al camino: en los que la palabra es sembrada: mas después que la oyeron, luego viene Satanás, y quita la palabra que fué sembrada en sus corazones.” Marcos 4:15

Pero el segundo y tercer grupo respondieron positivamente al Evangelio. Al principio, ellos “…la toman con gozo.” Pero ellos o se desvían porque “…no tienen raíz en sí, antes son temporales, que en levantándose la tribulación ó la persecución por causa de la palabra, luego se escandalizan.” (v. 17)

O sino, ellos llegan a no tener fruto porque “…los cuidados de este siglo, y el engaño de las riquezas, y las codicias que hay en las otras cosas, entrando, ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” (v. 19)

Solo el ›ltimo grupo genera fruto. Recuerda lo que el Señor Jes›s dijo: “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, le quitará: y todo aquel que lleva fruto, le limpiará, para que lleve más fruto.” Juan 15:2

“Dios en estos versos nos enseña que solo el ›ltimo grupo fue el que verdaderamente había recibido salvación.
Déjeme apurar a señalar que este pasaje no está enseñando que alguien quien se ha “resbalado” puede perder su salvación.“

Una vez que una persona ha sido salvada por Dios, esa persona es salva por la eternidad. Lo que Dios está enseñando es que no importa que tanto una persona parezca ser un buen cristiano si ella se desvía de la Verdad y muere en esa condición, es una clara indicación de que aquella persona nunca fue salva.

Por otro lado, Dios no nos enseña en Su Palabra que los verdaderos creyentes no tropiezan. Nosotros todavía vivimos en un cuerpo que es por naturaleza pecaminoso.

Pero una persona que verdaderamente ha recibido salvación, guiada o gobernada como es por el Espíritu Santo, está propuesta a demostrar un subrayado y fundamental crecimiento espiritual a través de su caminar cristiano.

Un verdadero creyente, una persona que verdaderamente ha recibido salvación, llegará a exhibir cualidades que demuestren que en su personalidad espiritual es más y más como Cristo.

4:21 “Decidme, los que queréis estar debajo de la ley, ¿no habéis oído la ley?”

Dios por medio del apóstol Pablo, ahora ataja o aborda el problema de los Gálatas con otro argumento cuando pregunta a aquellos que desean regresar a observar la ley que si ellos están concientes de lo que la ley dice.

Dios va a enseñarles que incluso en el Antiguo Testamento Él estuvo hablando del Evangelio de gracia. Irónicamente, existen muchos teólogos hoy en día que creen y enseñan que la salvación por medio de la gracia de Dios es algo que solamente está disponible en el Nuevo Testamento.

Pero, por ejemplo tomemos Romanos 1, allí Dios presenta El Verdadero Evangelio en los versos 2 y 3 como aquello: “Que él había antes prometido por sus profetas en las santas Escrituras, Acerca de su Hijo, (que fué hecho de la simiente de David seg›n la carne;” Romanos 1:2-3

De la misma manera, Dios declara: “Porque también á nosotros se nos ha evangelizado como á ellos; mas no les aprovechó el oír la palabra á los que la oyeron sin mezclar fe.” Hebreos 4:12

El “…ellos…” al que Dios se refiere aquí representa a los israelitas que perecieron en el desierto. El mismo Evangelio que es predicado a nosotros fue predicado a ellos. Este no les trajo salvación porque ellos no lo escucharon con fe.

4:22 “Porque escrito está que Abraham tuvo dos hijos; uno de la sierva, el otro de la libre.”

Dios por medio del apóstol empieza su nueva línea de argumento señalando algo que fue escrito en la ley. El hecho de que Abraham tuvo dos hijos, el uno por medio de una sierva, y el otro por medio de la mujer libre.

El recuento de Abraham teniendo dos hijos está registrado en Génesis, el primer libro de la Biblia. Esto es significante porque la gente regularmente asemeja la ley a los 10 mandamientos que fueron dados unos 500 años después que Abraham tuviese sus dos hijos.

De aquí que esta referencia a Abraham pone en claro que cuando Dios en Su Palabra habla de la ley, no está hablando solamente de los 10 mandamientos. Dios verdaderamente usa muchos términos para describir Su Palabra.

Leemos por ejemplo: “DIOS, habiendo hablado muchas veces y en muchas maneras en otro tiempo á los padres por los profetas,
En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, al cual constituyó heredero de todo, por el cual asimismo hizo el universo:”
Hebreos 1:1-2

Allí, el Antiguo Testamento, la ›nica Palabra de Dios escrita que estaba disponible en aquel tiempo es identificada como aquello hablado por medio de los profetas.

Cuando el resucitado Jes›sCristo hablaba con los dos discípulos en el camino a Emma›s, leemos: “Y comenzando desde Moisés, y de todos los profetas, declarábales en todas las Escrituras lo que de él decían.” Lucas 24:27

Y el Señor Jes›s declara: “Y he aquí, vengo presto. Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.” Apocalipsis 22:7

Allí, “…este libro…” se refiere a toda la Biblia ya que los mandamientos que los verdaderos creyentes deben guardar están estipulados a través de toda la Biblia.

4:23 “Mas el de la sierva nació seg›n la carne; pero el de la libre nació por la promesa.”

Para poder entender mejor el argumento que Dios expone por medio del apóstol Pablo, revisemos brevemente el registro de los dos hijos de Abram.

La primera vez que el Señor ordenó a Abram que dejara su casa en Ur de los Caldeos para ir a una tierra que Él le enseñaría, Dios prometió: “Y haré de ti una nación grande, y bendecirte he, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición:” Génesis 12:2

Aquí Dios implica que eventualmente Abram tendría muchos descendientes. En ese entonces Abram tenía 75 años, su esposa Sarai 65 y no tenían hijos.

Después de haber ido a la tierra de Canaán, Dios repitió esa promesa al decir: “Y haré tu simiente como el polvo de la tierra: que si alguno podrá contar el polvo de la tierra, también tu simiente será contada.” Génesis 13:16

ACCIÓN HUMANA

Pasaron diez años y todavía no tenían hijos. Sarai ahora con unos 75 años reconociendo que ya se había pasado la edad cuando ella podía tener hijos, dijo a Abram:

“…Ya ves que Jehová me ha hecho estéril: ruégote que entres á mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al dicho de Sarai.” Génesis 16:2

Abraham convino con ella y pronto la sierva Hagar quedó en cinta. Agar entonces se puso arrogante y empezó a despreciar a Sarai, quien respondió con mal trato. Tanto era el maltrato de Sarai hacia Agar, que ella se vio obligada a huir de su ama.

Pero el ángel del Señor apareció a Agar: “Y díjole el ángel de Jehová: Vuélvete á tu señora, y ponte sumisa bajo de su mano.
Díjole también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu linaje, que no será contado á causa de la muchedumbre.”
Génesis 16:9-10

De aquí, que Dios también prometió a Agar que ella también tendría una innumerable cantidad de descendientes. Agar regresó y dio a Abram un hijo quien fue nombrado Ismael. En ese entonces, Abram ya tenía 86 años de edad.

HIJO DE LA PROMESA

Trece años más tarde, cuando Abram tenia 99 años, Dios se le apareció una vez mas y le dijo: “…Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí, y sé perfecto.
Y pondré mi pacto entre mí y ti, y multiplicarte he mucho en gran manera.”
Génesis 17:1b-2

Subrayando este punto, Dios cambió el nombre de Abram a Abraham el cual significa “padre de muchas naciones”.

Dios también cambió el nombre de Sarai a Sara que significa “princesa” y dijo:

“Y bendecirla he, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá á ser madre de naciones; reyes de pueblos serán de ella.” Génesis 17:16

Para poner en claro que Ismael no era el hijo de la promesa, Dios declara a Abraham: “Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, al cual te parirá Sara por este tiempo el año siguiente.” (El nombre Isaac significa risa).

El próximo año cuando Abraham era de 100 y Sara de 90 años de edad, nació Isaac. Entonces Sara dijo: “Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, al cual te parirá Sara por este tiempo el año siguiente.” Génesis 21:6

Entonces, este es el registro al cual Dios se refiere por medio del apóstol Pablo. Ismael, el hijo “…de la sierva nació seg›n la carne…” significa que él nació en la manera humana ordinaria. Por otro lado, Isaac, el hijo “…de la libre nació por la promesa.” hecha por Dios.

4:24 “Las cuales cosas son dichas por alegoría: porque estas mujeres son los dos pactos; el uno ciertamente del monte Sinaí, el cual engendró para servidumbre, que es Agar.”

A pesar de que estos son dos hechos históricos, Dios nos dice aquí que de todos modos ellos son dos alegorías o símbolos. Ellos son una representación simbólica de una verdad espiritual.

“Esto revela la sabiduría con la que Dios ha escrito la Biblia.
Dios nos está enseñando que escondidas en la mayor parte si no en todos los hechos históricos, se encuentran profundas verdades espirituales que revelan diferentes aspectos de Su Maravilloso Plan de Salvación.”

Estas verdades espirituales son diseñadas para ser entendidas solamente por los elegidos de Dios, de aquí que Dios escribe por medio del apóstol Pablo y declara:

“Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria:
La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria:
Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vió, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman.
Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.”
1Corintios 2:7:10

DOS CONVENIOS

Aquí por medio del apóstol, Dios nos deja ver que las dos mujeres en este registro en Génesis realmente representan los dos convenios de Dios. Para entender el por qué hay dos convenios, revisemos brevemente lo que estudiamos en el capítulo 3.

¿Recuerdas que Dios dio dos promesas diferentes a Abraham? En una de ellas Él prometió dar al mismo Abraham como también a su simiente una tierra que ellos poseerán eternamente. Aprendimos que esa promesa tiene que ver con la salvación.

Esa promesa no será cumplida en su totalidad hasta el ›ltimo día cuando los verdaderos creyentes, entre los cuales está incluido Abraham; recibirán sus cuerpos glorificados y heredarán la nueva tierra y el nuevo cielo.

Pero Dios también prometió dar un pedazo de esta tierra a la simiente sanguínea de Abraham, la nación de Israel. Dios cumplió esa promesa cuando Él les permitió poseer la tierra de Canaán bajo el liderazgo de Josué.

Arriba ^

Fue durante el tiempo en que los israelitas se encontraron en el desierto en ruta a Canaán que Dios les dio la ley a través de Moisés en el monte Sinaí en Arabia.

En este verso 24 Dios ahora explica que esta ley Mosaica es el convenio que es representado por Agar. Y que este convenio genera o engendra hijos que están en esclavitud porque ellos están cautivos o ligados a cumplir la ley perfectamente.

Ya que eso es una tarea imposible para todos los seres humanos, ese convenio consecuentemente encerró a los hijos a terminar en condenación y castigo eterno en el infierno.

4:25-26 “Porque Agar ó Sinaí es un monte de Arabia, el cual es conjunto á la que ahora es Jerusalem, la cual sirve con sus hijos. Mas la Jerusalem de arriba libre es; la cual es la madre de todos nosotros.”

La palabra “…conjunto…” en este verso significa “corresponde”, de aquí que Dios está diciendo que la sierva Agar, la cual representa la ley dada en el monte Sinaí, corresponde a la ciudad terrenal de Jerusalem, ella y todos sus hijos están bajo esclavitud.

“A pesar de que ella fue la representación física del reino de Dios aquí en la tierra antes de la cruz, “…la que ahora es Jerusalem…” no es nada diferente a ninguna otra ciudad terrenal.
Ella será destruida por el fuego de la ira de Dios en el Día Del Juicio.”

Contrastando esto, el convenio que es representado por la mujer libre, corresponde a “…la Jerusalem de arriba…” Entre otros lugares, Dios declara en el libro de Apocalipsis.

“Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá fuera; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalem, la cual desciende del cielo de con mi Dios, y mi nombre nuevo.” Apocalipsis 3:12

Y además: “Y vino á mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete postreras plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la esposa, mujer del Cordero.” Apocalipsis 21:9

Y a continuación: “Y llevóme en Espíritu á un grande y alto monte, y me mostró la grande ciudad santa de Jerusalem, que descendía del cielo de Dios,” Apocalipsis 21:10

En corto, la Jerusalem de arriba es el eterno reino de Dios en el cual, todos los verdaderos creyentes entran.

Esa es la razón por la que Dios en este verso de Gálatas concluye que Sara, quien corresponde al reino de Dios, es madre de todos los verdaderos creyentes.

Esto nos ata de regreso a lo que leímos en el libro de Génesis donde Dios declaró a Sara: “Y bendecirla he, y también te daré de ella hijo; sí, la bendeciré, y vendrá á ser madre de naciones; reyes de pueblos serán de ella.” Génesis 17:16

SOLO EXISTE UN PLAN DE SALVACIÓN

Antes de dejar este tema, permíteme aclarar un importante punto referente a estos convenios:

Debido a que Dios habla aquí en Gálatas 4 de dos convenios, y en Hebreos 8 de un nuevo convenio reemplazando al viejo, algunos teólogos han concluido que el plan de salvación que Dios tenía para la nación de Israel fue diferente al Maravilloso Plan de Salvación que Dios ahora ofrece para el resto de gente.

Esencialmente, lo que ellos enseñan es que Dios había dado a los Israelitas un evangelio de obras. Bajo el antiguo convenio, ellos tenían que llegar a ser justos delante de Dios manteniendo la ley.

Es cierto que existen muchos pasajes en los cuales Dios prometió bendecir a Israel si ellos guardaban o mantenían todos Sus mandamientos, pero también advirtió que si ellos llegaban a ser desobedientes, ellos caerían bajo maldición.

El problema es que ni siquiera uno de los israelitas pudo haber llegado a recibir salvación bajo tal evangelio, ya que la Biblia declara: “Enajenáronse los impíos desde la matriz; Descarriáronse desde el vientre, hablando mentira. Veneno tienen semejante al veneno de la serpiente: Son como áspide sordo que cierra su oído; Que no oye la voz de los que encantan, Por más hábil que el encantador sea.” Salmo 58:3

Por ejemplo, Dios recalca o acent›a el hecho de que todas las personas en el mundo están en rebelión contra Dios hablando mentiras desde el vientre así:

“Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque á Dios; Todos se apartaron, á una fueron hechos in›tiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno:
Sepulcro abierto es su garganta; Con sus lenguas tratan engañosamente; Veneno de áspides está debajo de sus labios; Cuya boca está llena de maledicencia y de amargura;
Sus pies son ligeros á derramar sangre; Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos; Y camino de paz no conocieron: No hay temor de Dios delante de sus ojos.”
Romanos 3:10-18

LOS MISMOS MANDAMIENTOS

Así es, en el Nuevo Testamento Dios da los mismos mandamientos. Por ejemplo, el Señor Jes›s declara: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” Mateo 5:48

De la misma manera que en el Antiguo Testamento, es imposible para cualquier ser humano ser perfecto como nuestro Padre celestial. Dios en el Nuevo Testamento también advirtió contra la desobediencia.

Leemos por ejemplo: “Porque es menester que todos nosotros parezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba seg›n lo que hubiere hecho por medio del cuerpo, ora sea bueno ó malo.” 2Corintios 5:10

En ambos, el Nuevo y Antiguo testamento Dios declara que la paga del pecado es muerte. Pero en otro lado del Nuevo Testamento Dios revela que a pesar de la imperfección y desobediencia, aquellos que creen en el Señor Jes›sCristo ya no tienen que comparecer “…ante el tribunal de Cristo…” en el Día Del Juicio.

Cristo ya compareció allí a favor de ellos. Habiendo sido encontrado culpable con los pecados de ellos, Él sufrió la ira de Dios en la cruz.

Pero incluso en los días del Antiguo Testamento, hombres como Abraham, Moisés y David también fueron salvados por medio de la gracia de Dios a través de la sangre de Cristo.

Ninguno de ellos mantuvo la ley perfectamente, todos ellos pecaron en un momento u otro. De aquí que Dios inspiró al rey David a declarar: “BIENAVENTURADO aquel cuyas iniquidades son perdonadas, y borrados sus pecados.
Bienaventurado el hombre á quien no imputa Jehová la iniquidad, Y en cuyo espíritu no hay superchería.”
Salmo 32:1-2

LA MISMA GRACIA

Así es, cuando estudiamos el Antiguo Testamento cuidadosamente, encontramos que Dios en el ofrece el mismo evangelio de gracia. Por ejemplo: “Y t› hablarás á los hijos de Israel, diciendo: Con todo eso vosotros guardaréis mis sábados: porque es señal entre mí y vosotros por vuestras edades, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico.” Éxodo 31:13

Como puedes ver, es el Señor quien santifica a la persona, uno no llega a ser santo delante de Dios manteniendo o guardando la ley. En el Antiguo Testamento Dios pone un marcado énfasis en el día Sábado para resaltar y subrayar el hecho de que nosotros no hacemos ninguna clase de obra para alcanzar salvación.

Nosotros descansamos en la obra ya cumplida o terminada por Cristo Jes›s. En Deuteronomio 4, Dios amonesta a los israelitas a guardar todos Sus mandatos con mucho cuidado, pero incluso en ese contexto encontramos esta declaración de gracia.

“Mas si desde allí buscares á Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma.” (v. 29)

Ese es el mismo lenguaje que encontramos en el Nuevo Testamento cuando Dios declara: “Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y os será abierto.” Lucas 11:9

Otras promesas de salvación por medio de la gracia de Dios están rociadas o esparcidas a través de todo el Antiguo Testamento. De hecho, la ley demandó sacrificios para dejar que los israelitas supieran que ellos solo podían ser salvos si sus pecados eran expiados por la sangre derramada de Cristo.

Obviamente el derramamiento de sangre se enfocaba en la venida del Mesías, el Señor Jes›sCristo.

CORROMPIDO POR ISRAEL

El problema es que la nación de Israel tomó el convenio de gracia del Antiguo Testamento y lo cambió a un convenio de obras. Sobre este punto Dios declara:

“Porque si aquel primero fuera sin falta, cierto no se hubiera procurado lugar de segundo.
Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, Y consumaré para con la casa de Israel y para con la casa de Judá un nuevo pacto;
No como el pacto que hice con sus padres El día que los tomé por la mano para sacarlos de la tierra de Egipto: Porque ellos no permanecieron en mi pacto, Y yo los menosprecié, dice el Señor.”
Hebreos 8:7-9

Como puedes ver, el primer convenio o pacto tenía falta porque Dios encontró falta en ellos (los israelitas). El convenio en si mismo fue perfecto, pero Dios declara que: “…ellos [los israelitas] no permanecieron en mi pacto…”

“Ellos lo corrompieron al aplicarlo de una manera equivocada.
En lugar de esperar por el Mesías prometido que vendría, ellos trataron de ganar salvación por medio de sus propios esfuerzos.“

Eso fue exactamente lo que Abraham y Agar hicieron, ¿no fue así? En lugar de esperar por Dios y confiar que Sara daría a luz al hijo prometido, ellos trataron de hacerlo por sus propios medios.

Entonces, el resultado del atentado humano de llevar a cumplimiento la promesa de Dios fue Ismael. Es por eso que ahora Dios asimila a Agar con el convenio o pacto del Antiguo Testamento el cual fue corrompido por medio de las obras de la nación de Israel.

4:27 “Porque está escrito: Alégrate, estéril, que no pares: Prorrumpe y clama, la que no estás de parto; Porque más son los hijos de la dejada, que de la que tiene marido.”

Aparte de la alegoría dada por medio de Sara y Agar, Dios por medio de Pablo ahora nos enseña que el Evangelio de gracia también fue profetizado por las Sagradas Escrituras desde hace mucho tiempo atrás.

Para probar este punto, él es inspirado a citar: “ALÉGRATE, oh estéril, la que no paría; levanta canción, y da voces de j›bilo, la que nunca estuvo de parto: porque más son los hijos de la dejada que los de la casada, ha dicho Jehová.” Isaías 54:1.

Dios en este verso a primera instancia obviamente alude o apunta a Sara. Antes de dar a luz a Isaac, ella había sido estéril; ella ya había pasado la edad en la que ella podía quedar en cinta.

Pero habiendo sido hecha la madre de todos los verdaderos creyentes, ella tiene muchos mas hijos que cualquier otra mujer casada. Pero ¿por qué implica que Sara no tenía marido?

Porque en el momento en que Agar concibió el hijo de Abraham en su vientre, ella era mas esposa para Abraham que Sara. De esta manera, en ese sentido cuando Sara pidió a Abraham que tomara a Agar, ella perdió el derecho de esposa y este fue dado a Agar.

OTRA REPRESENTACION

Pero en Isaías 54, Dios también está aludiendo a otra mujer estéril que no tiene esposo. Esta es una figura o representación de la nación de Israel. Esa nación ha estado estéril porque espiritualmente ella no produjo fruto y ha persistido en su incredulidad.

De la misma manera que Cristo es el esposo de la iglesia: “Por esto dejará el hombre á su padre y á su madre, y se allegará á su mujer, y serán dos en una carne. Este misterio grande es: mas yo digo esto con respecto á Cristo y á la iglesia.” Efesios 5:32

Dios fue por un período, el esposo espiritual de la nación de Israel. Pero Él subsecuentemente se divorció de ella.

Dios declara: “Que yo lo había visto; que por todas estas causas en las cuales fornicó la rebelde Israel, yo la había despedido, y dádole la carta de su repudio; y no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fué ella y fornicó.” Jeremías 3:8

Allí Dios declaró que a pesar de que Él se divorció del reino del norte de Israel debido a su adulterio espiritual, el reino del sur Judá, no tuvo miedo; sino que continuó cometiendo el mismo pecado de fornicación.

Entonces, Él iba a divorciarse de ella también. Como resultado, toda la nación de Israel se convirtió en una mujer sin esposo.

Pero Dios en Isaías 54:1 prometió que de la estéril nación de Israel saldría el Mesías, el Señor Jes›sCristo. Y obviamente, todos aquellos que están en Cristo son los hijos de Dios y la simiente de Abraham.

Ellos son tan numerosos que ellos llegan a ser como Dios declara: “…he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos;” Apocalipsis 7:9

span class="cita">4:28 “Así que, hermanos, nosotros como Isaac somos hijos de la promesa.”

Dios declara aquí que cada uno de los verdaderos creyentes es un hijo de la promesa de la misma manera que Isaac. Nosotros llegamos a ser hijos de Dios, pero no debido a ninguna acción que nosotros tomemos.

Esto es lo que Dios amplifica cuando declara: “Mas á todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, á los que creen en su nombre:
Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios.”
Juan 1:12-13

Nota que Dios en el verso 13 pone muy claro que los verdaderos creyentes no son nacidos “…de voluntad de carne…” o de la voluntad del hombre, sino de la voluntad de Dios.

Dios subraya esto una vez mas así: “Y sabemos que á los que á Dios aman, todas las cosas les ayudan á bien, es á saber, á los que conforme al propósito son llamados.
Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos;
Y á los que predestinó, á éstos también llamó; y á los que llamó, á éstos también justificó; y á los que justificó, á éstos también glorificó.”
Romanos 8:28-30

Aquí Dios enseña que contrario a una doctrina que ha sido enseñada ampliamente desde hace ya algunas décadas, los verdaderos creyentes no llegan a recibir salvación debido a que ellos toman una decisión para recibir a Cristo.

Hemos recibido a Cristo porque Dios habiéndonos nombrado en Su testamento, nos ha dado Vida en Él, oídos para escuchar Su voz y la fe para creer en Él.

4:29 “Empero como entonces el que era engendrado seg›n la carne, perseguía al que había nacido seg›n el Espíritu, así también ahora.”

Este verso se refiere a un incidente registrado en Génesis 21 el cual también incluía a Isaac y a Ismael. Dios declara:

“Y creció el niño, y fué destetado; é hizo Abraham gran banquete el día que fué destetado Isaac. Y vió Sara al hijo de Agar la Egipcia, el cual había ésta parido á Abraham, que se burlaba.” (v. 8-9)

Cuando Isaac fue destetado su padre hizo un banquete para celebrar el evento, pero su medio hermano Ismael empezó a burlarse de él. Significantemente, Dios usa la palabra “…perseguía…” para describir lo que Ismael hizo a Isaac.

De esta manera Dios está explicando por medio del apóstol Pablo que el evento histórico en Génesis 21 es una representación de la persecución espiritual que viene a todo verdadero creyente.

Dios por medio del apóstol subraya este punto al decir: “…así también ahora.” Es así, pues a través de los siglos los verdaderos creyentes han sido perseguidos por los no creyentes en diferentes maneras y niveles.

Mientras más fieles somos en enseñar y obedecer la Palabra de Dios, mas somos ridiculizados y perseguidos. Note que Ismael fue de la familia de Abraham, él era el medio hermano de Isaac.

No nos debe sorprender entonces, que las persecuciones mas graves dirigidas a los creyentes fieles provienen de gente dentro de la misma congregación, de la misma iglesia corporativa.

Típicamente aquellos que predican el evangelio de obras + gracia tienden a ser los perseguidores mas vigorosos.

4:30 “Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera á la sierva y á su hijo; porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre.”

Después que Sara vio que Ismael se burlaba de su hijo, dijo a Abraham: “Por tanto dijo á Abraham: Echa á esta sierva y á su hijo; que el hijo de esta sierva no ha de heredar con mi hijo, con Isaac.
Este dicho pareció grave en gran manera á Abraham á causa de su hijo.”
Génesis 21:10-11

Ese pedido de Sara fue grave a los ojos de Abraham. El como cualquier otro padre amó a Ismael, eso nos enseña que todo padre debe amar a sus hijos sin importar lo rebeldes u obstinados que sean.

Algunas veces necesitamos demostrar cuidado especial por los que son rebeldes porque nos damos cuenta que ellos necesitan cuidado especial. Pero Dios en el siguiente verso declara:

“Entonces dijo Dios á Abraham: No te parezca grave á causa del muchacho y de tu sierva; en todo lo que te dijere Sara, oye su voz, porque en Isaac te será llamada descendencia.” (v. 12)

SEPARACIÓN DECRETADA

Dios ordena a Abraham que atendiera el pedido de Sara y que despidiera a Agar e Ismael porque era a través de la simiente de la línea de Isaac que Dios llamaría a aquellos que Él ha prometido traer al reino de Dios.

Para confortar a Abraham, Dios prometió que también bendeciría a Ismael al decir: “Y también al hijo de la sierva pondré en gente, porque es tu simiente.” (v. 13)

Esa promesa también ha sido cumplida. Ismael y Esaú, el nieto de Abraham fueron los progenitores de las naciones árabes. Pero Dios tenía otra razón por la cual le dijo que despidiera a Agar e Ismael.

Dios estaba guiando la historia para que ella llevara la importante Verdad que ahora es revelada en este verso del libro a los Gálatas “…porque no será heredero el hijo de la sierva con el hijo de la libre.”

“Aquí una vez más Dios enfatiza que aquellos que tratan de obtener la promesa de Dios por medio de sus propios esfuerzos como lo ha tipificado por medio de Agar e Ismael, no serán herederos junto con los hijos de la promesa.”

Ellos no son elegibles para recibir la herencia, Dios no les permitirá la entrada, ellos serán despedidos o echados afuera.

4:31 “De manera, hermanos, que no somos hijos de la sierva, mas de la libre.”

Como puedes ver, todos aquellos que han sido nombrados por Dios antes de la fundación del mundo para recibir la herencia, recibirán la fe para creer en Cristo. Así como Isaac, somos hijos de la promesa.

No somos hijos de la sierva, no hemos nacido a esclavitud de la manera que Ismael. Salvados por medio de la gracia de Dios, somos libres de la ley, libres de pecado y libres del pago por haber transgredido, infringido o quebrantado la ley de Dios.

Hemos sido liberados por la sangre de nuestro Señor y Salvador Jes›sCristo, ¡Amén!.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.