El Libro A Los Gálatas

Capítulo 1 (2 de 2)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

PARA SALVACION, SOLAMENTE EXISTE UN EVANGELIO

1:13 “Porque ya habéis oído acerca de mi conducta otro tiempo en el Judaísmo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía;”

Antes de que Dios le otorgue Su salvación, Pablo (Saulo) celosamente perseguía a la iglesia de Cristo, él estuvo presente cuando los judíos apedrearon a muerte a Esteban. Leemos:

“Y SAULO consentía en su muerte.  Y en aquel día se hizo una grande persecución en la iglesia que estaba en Jerusalem; y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvo los apóstoles. 
Y llevaron á enterrar á Esteban varones piadosos, é hicieron gran llanto sobre él. 
Entonces Saulo asolaba la iglesia, entrando por las casas: y trayendo hombres y mujeres, los entregaba en la cárcel.”
Hechos 8:1-3

Aun más, Dios registra sus acciones asesinas: “Y SAULO, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al príncipe de los sacerdotes,
Y demandó de él letras para Damasco á las sinagogas, para que si hallase algunos
[de los cristianos] hombres ó mujeres de esta secta, los trajese presos á Jerusalem.” Hechos 9:1-2

“Como puedes ver, Pablo estaba convencido de que él conocía verdades bíblicas.
El estaba tan convencido de ello, que él estaba listo a arriesgar su vida persiguiendo a aquellos que no seguían sus creencias ni sus caminos.”

Esto es cierto de los muchos que hoy predican un evangelio de salvación por medio de las obras. Aquellos que se aferran a estos evangelios, están convencidos que lo que ellos creen es bíblico. Esta es la ceguera debido al pecado de la desobediencia.

Pero de la manera que vimos anteriormente, cualquier evangelio que está compuesto de obras en lo más mínimo (incluyendo el “libre albedrío” o el de “decidir aceptar a Cristo”), es un evangelio que llevará al que lo sigue a condenación eterna.

1:14 “Y aprovechaba en el Judaísmo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres.”

El apóstol Pablo creció y sacó provecho en la religión judía más que cualquiera de sus contemporáneos. Cuando él persiguió a la iglesia él lo hizo con buena intención, el apóstol declara:

“Yo de cierto soy Judío, nacido en Tarso de Cilicia, mas criado en esta ciudad á los pies de Gamaliel, enseñado conforme á la verdad de la ley de la patria, celoso de Dios, como todos vosotros sois hoy. 
Que he perseguido este camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles hombres y mujeres:”
Hechos 22:3-4

Desafortunadamente, su celo estaba basado en las tradiciones de “…la ley de la patria…” Nosotros tenemos el mismo problema hoy. Muchos ministros en lugar de obedecer a la Palabra de Dios, celosamente siguen las tradiciones de los fundadores de sus iglesias.

SÁBADO

Por ejemplo, algunos insisten que los cristianos deben observar el Sábado como el día séptimo porque sus fundadores declaran que recibieron una visión en la cual una aureola o halo, estaba suspendida o revoloteaba sobre el cuarto mandamiento.

La verdad es que en el Nuevo Testamento Dios hace perfectamente claro que el día Sábado junto con los otros días festivos apuntaban a Cristo. De esta manera, desde la cruz ya no observamos esos rituales simbólicos.

En lugar de eso, individualmente nosotros debemos adoramos a Dios en el primer día de la semana. Cualquier evangelio que ve u observa las tradiciones humanas dándoles la misma autoridad que debe ser dada a la Palabra de Dios, es un falso evangelio.

Dios nos advierte: “Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sustilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme á los elementos del mundo, y no según Cristo:” Colosenses 2:8

La sabiduría del hombre lo guiará a la destrucción eterna. En la actualidad, muchos seminarios tienen maestros que creen en la evolución y dudan del nacimiento virginal y también de la resurrección corporal de Cristo.

Las doctrinas que ellos enseñan, todas provienen de las mentes de los hombres. No importa que tan sinceros aquellos maestros sean, lo que ellos enseñan nunca traerá salvación.

Mas tarde el apóstol Pablo aprendió que a pesar de que Dios había dado el evangelio de gracia a la nación de Israel, la incredulidad de esta nación lo cambiaba a un evangelio de obras.

Es por eso que inspirado por el Espíritu Santo, él escribió: “Mas Israel que seguía la ley de justicia, no ha llegado á la ley de justicia. 
¿Por qué? Porque la seguían no por fe, mas como por las obras de la ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo,”
Romanos 9:31-32

“Encarado por Cristo, Saulo finalmente vio la Verdad e hizo un cambio o giro dramático. 
Si tú has estado enseñando algo basado en las tradiciones de los hombres, ¿estás dispuesto a cambiar y someterte a la Palabra de Dios?”

1:15 “Mas cuando plugo á Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia,

Dios en este verso revela la Verdad de Su Maravilloso Plan de Salvación que aplica a todo verdadero creyente. Este es el hecho de que Él había elegido salvar a Pablo antes de su nacimiento. Los salvos fueron elegidos para salvación desde antes de la fundación del mundo.

Dios acentúa esto así: “Bendito el Dios y Padre del Señor nuestro Jesucristo, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo:
Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor;
Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo á sí mismo, según el puro afecto de su voluntad”
Efesios 1:3-5

Jeremías es otro de los ejemplos del Maravilloso Plan Electivo de Dios; él fue salvado en el vientre de su madre. Dios lo inspira a registrar esto así:

“Fué pues palabra de Jehová á mí, diciendo: Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que salieses de la matriz te santifiqué, te dí por profeta á las gentes.” Jeremías 1:4-5

DOS NACIMIENTOS

En este verso, Dios por medio de Pablo desplega una analogía sobre los dos nacimientos del verdadero creyente. El lenguaje habla del nacimiento físico, el momento en que el apóstol Pablo fue separado del vientre de su madre.

Pero el apóstol también apunta o alude a su nacimiento espiritual, él habla sobre el ser llamado “…por su gracia.” Ese es el segundo nacimiento pues Cristo dijo a Nicodemo:

“Respondió Jesús, y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.” Juan 3:3

Nota que cuando fuimos formados, nosotros no tuvimos nada que ver con nuestro primer nacimiento. Nosotros no pedimos ser nacidos, no aceptamos o decidimos quienes serian nuestros padres. Fue en su totalidad una acción de Dios.

Dios obró a través de nuestra madre y padre para proveer al bebé. Dios determina nuestro sexo, el color de nuestra piel, nuestros talentos, todo lo que tiene que ver con nosotros.

Lo mismo es cierto en lo concerniente a nuestro segundo nacimiento. Nosotros no tuvimos nada que hacer o ver con ello. No podíamos porque Dios en Su Palabra declara que estábamos muertos en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:1).

Dios nos llama por medio de Su gracia y no por ninguna obra que nosotros hayamos realizado.

1:16 “Revelar á su Hijo en mí, para que le predicase entre los Gentiles, luego no conferí con carne y sangre;”

La primera Verdad que encontramos aquí, es que Dios reveló Su Hijo a Pablo cuando Pablo fue llamado. Dios se revela a Sí mismo a cualquiera que Él salva, nadie puede poner su propia sabiduría, nadie puede ver o entender a Dios de sí mismo.

Cuando Pedro confesó quien era Cristo: “Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Mateo 16:16

Jesús le declaró: “Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos.” Mateo 16:17 El Padre había revelado esta Verdad a Pedro.

A LOS GENTILES

“En segundo lugar, el apóstol Pablo fue comisionado específicamente para ministrar El Verdadero Evangelio al mundo gentil.”

Dios declara: “Y le dijo el Señor [a Ananías] Ve: porque instrumento escogido me es éste [Pablo] , para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel:
Porque yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre.”
Hechos 9:15-16

Sí, el apóstol Pablo tenía un mandado distinto y especial. El hecho es que este mandato u orden es dado a cada uno de los verdaderos creyentes.

Arriba ^

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas á su luz admirable. 
Vosotros, que en el tiempo pasado no erais pueblo, mas ahora sois pueblo de Dios; que en el tiempo pasado no habíais alcanzado misericordia, mas ahora habéis alcanzado misericordia.”
1Pedro 2:9-10

En realidad, la palabra “…Gentiles…” significa naciones. Todos los verdaderos creyentes deben proclamar El Verdadero Evangelio a las naciones del mundo. Nosotros debemos tener la misma actitud como la que el apóstol Pablo proclama:

“Porque no me avergŁenzo del evangelio de Cristo: porque es potencia de Dios para salud á todo aquel que cree; al Judío primeramente y también al Griego. 
Porque en él la justicia de Dios se descubre de fe en fe; como está escrito: Mas el justo vivirá por la fe.”
Romanos 1:16-17

“Finalmente, la teología predicada por el apóstol Pablo no fue traída a él por medio de los hombres, él no la aprendió de ellos. 
De la manera que ya hemos aprendido, así como el apóstol Pablo acentuó muchas veces en esta carta, el único lugar donde debemos aprender del Verdadero Evangelio es la Palabra de Dios y nada más.”

1:17 “Ni fuí á Jerusalem á los que eran apóstoles antes que yo; sino que me fuí á la Arabia, y volví de nuevo á Damasco.”

En este verso, Dios nos dice que después de haber dado a Pablo esta comisión especial; en lugar de consultar a los apóstoles en Jerusalem, él fue inmediatamente a Arabia para poner en orden todas las cosas.

Ya que él era un fariseo celoso, él conocía muy bien el Antiguo Testamento. Ahora mientras él se encontraba allí, él debió haber revisado las Escrituras examinándolas contra lo que él había aprendido de sus maestros.

Y mientras él hacia esto, sin duda encontró muchos lugares donde los líderes judíos habían cambiado o se habían desviado de la Verdad de la Palabra de Dios. Con seguridad él empezó a darse cuenta que él ciegamente había aceptado como Verdad estas enseñanzas equivocadas.

Esa es la razón por la que en sus epístolas, el apóstol una y otra vez es movido a citar el Antiguo Testamento la Biblia de su tiempo.

De esta manera él es inspirado a enseñar cómo pasajes allí apuntaban al Señor Jesús como el Mesías prometido. Pasajes que totalmente habían sido mal interpretados por los líderes judíos.

Nosotros también debemos hacer un esfuerzo para ver si todo lo que se nos ha enseñado en nuestras iglesias es de hecho la Palabra de Dios, ya que muchas iglesias e incluso muchos seminarios conocidos se han desviado muy lejos de la Verdad de la Palabra de Dios.

Debemos recordar que la Biblia es, y debe ser nuestra última y única autoridad para cada doctrina en la cristiandad. Después de su estadía en la Arabia, el apóstol Pablo regresó a Damasco a predicar El Verdadero Evangelio. Damasco obviamente es la ciudad donde Dios le dio salvación. 

El viaje desde la Arabia no es mencionado en Hechos 9 donde la conversión del apóstol Pablo está registrada. Después que Dios lo había salvado, Dios declara en el verso 18 que él:

“…recibió al punto la vista: y levantándose, fué bautizado.”

Y Dios también registra: “Y como comió, fué confortado.  Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.” Romanos 9:19

Basados en lo que leemos en Gálatas 1:17, el viaje a la Arabia evidentemente fue realizado después de que el apóstol Pablo hubo comido, pero antes que él se quedara algunos días en Damasco.

1:18-19 “Después, pasados tres años, fui á Jerusalem á ver á Pedro, y estuve con él quince días. Mas á ningún otro de los apóstoles vi, sino á Jacobo el hermano del Señor.”

Dios por medio del apóstol Pablo está reiterando en estos versos que él no fue instruido o aleccionado por carne ni sangre, sino por la revelación del Señor JesúsCristo.

Esto no es algún alarde o vanagloria, Dios por medio de Pablo simplemente está estableciendo las credenciales del apóstol. Las instrucciones que él da a los Gálatas, deben llevar la autoridad de un apóstol escogido personalmente por el Señor JesúsCristo.

Así como el verso 17, la declaración histórica aquí no corresponde cronológicamente con ninguna cosa que es registrada en el libro de los Hechos.

De esta manera, debemos concluir que Dios registra en Gálatas algunos eventos en la vida de Pablo y algunos otros en los Hechos y en otros lugares.

Pero uniendo toda la información, sabemos que en algún momento después de tres años, el apóstol Pablo visitó Jerusalem. Allí él tuvo una reunión privada con el apóstol Pedro, él también vio a Jacobo el hermano del Señor Jesús.

Estos dos fueron testigos del hecho de que el apóstol Pablo verdaderamente había llegado a ser salvo. Durante esa corta visita, que duró solamente 15 días; él no vio a ningún otro apóstol.

1:20 “Y en esto que os escribo, he aquí delante de Dios, no miento.”

“En este verso, indudablemente el apóstol Pablo está tomando un juramento delante de Dios. 
El es movido a enfatizar que lo que él estaba declarando a los Gálatas, era la absoluta Verdad y también para subrayar la seriedad de la acusación que él iba a hacer o imponer sobre ellos.”

Los Gálatas habían resbalado y habían empezado a seguir un falso evangelio que incluía la gracia de Cristo mas las obras que ellos creían necesarias para salvación. Esto es un asunto supremamente serio.

1:21-22 “Después fuí á las partes de Siria y de Cilicia; Y no era conocido de vista á las iglesias de Judea, que eran en Cristo;”

Antes que Dios le impartiera salvación, Pablo había sido un evidente y conocido perseguidor de la iglesia de Cristo. El no vacilaba en llevar a la muerte pública a los cristianos, pero después de recibir salvación; él era por muchos años virtualmente desconocido en las iglesias.

Este contraste refleja un cambio dramático en la personalidad de Pablo. Talvez una de las razones por la que el ya convertido Pablo se mantuvo lejos, fue porque él conocía sus limitaciones.

Con seguridad él aprendió que él debía primeramente llegar a estar adecuadamente equipado antes de poder servir al Señor fielmente y con efectividad. Así es como él pasaría tiempo en la Arabia para meditar en la Palabra de Dios antes de empezar a predicar El Verdadero Evangelio en Damasco.

Solamente después de estar completamente preparado es que él fue a Siria y Cilicia. Eso es porque los cristianos en esas regiones casi no sabían ninguna cosa de él.

Dios por medio de esto, nos enseña que antes de que nosotros tratemos de enseñar la Palabra de Dios a otros, primero debemos hacer la tarea. Es cierto que Dios nos enseña que una vez que Dios derrame Su Espíritu en toda carne, todos los que creen, profetizaran (Hechos 2:17).

Profetizar significa proclamar la Palabra de Dios. Verdaderamente todos nosotros tenemos la orden de testificar a otros, pero eso no significa que cada verdadero creyente está inmediatamente capacitado a ser un maestro de la Palabra de Dios.

Además, cuando servimos al Señor; no debemos ir alrededor sonando la trompeta alabándonos o ensalzándonos de lo maravilloso que somos como misioneros, o de cuantas almas hemos traído al trono de gracia.

No debemos buscar ningún prestigio, mérito o halago. En lugar de eso, nosotros lo hacemos calladamente sin tener que declarárselo al resto de creyentes, lo hacemos humilde y pacientemente simplemente porque deseamos llevar y cumplir la tarea que Dios nos ha asignado.

1:23-24 “Solamente habían oído decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora anuncia la fe que en otro tiempo destruía. Y glorificaban á Dios en mí."

El apóstol Pablo había perseguido violentamente a la iglesia de Cristo, y los creyentes en Siria y Cilicia habían escuchado de esto. Pero Dios efectuó un milagro en la vida de Saulo cambiándolo a un apóstol que predicó El Verdadero Evangelio de Cristo. 

Pablo especialmente predicó este Evangelio a los gentiles y una vez que aprendieron que este antiguo enemigo de Dios estaba predicando la fe; las iglesias de Siria y Cilicia se regocijaron y glorificaron a Dios.

“Así mismo nosotros nos regocijamos cuando aprendemos que alguien quien se rebelaba contra Dios, ha sido cambiado a un embajador efectivo de Dios. 
Eso lo hacemos sin olvidarnos de que todo esto se llevó a cabo solamente por la gracia impartida por Dios.”

Nadie mas puede tomar mérito por la salvación de alguno, ni siquiera aquel que ministró a la persona inconversa, tampoco aquel que oró por ella, ni aquel que atestiguó.

Nadie más que Dios merece toda la gloria y hora por nuestra salvación.  Si, es cierto que Dios obra a través de nuestro ministerio, pero es solo Él quien puede dar Vida espiritual y abrir los ojos y corazón de las personas que Él desea salvar, Amén.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.