Santo

Por el Hno. Duane Spencer
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

Por la gracia de Dios, la palabra que expone los secretos de Su Sagrada Escritura y que nos permite estudiar hoy, es “Santo” en cuanto a su relación a nuestro Gran Dios, el Único Santo.

“…Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos: toda la tierra está llena de su gloria.” Isaías 6:3

“…Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y engrandecerá tu nombre? porque tú sólo eres santo…” Apocalipsis 15:3-4

A parte del Dios Trino, ninguno es santo. ÉL por la misma naturaleza de Su Exaltado Ser se encuentra completamente separado de todos los seres humanos, como también de todo lo demás.

Sus atributos únicos lo separan del conjunto de los terrenales, sin importar lo poderoso, noble, o esplendido que parezcan ser a los ojos de los hombres.

Sus gloriosos atributos e inagotables virtudes encontradas en la Persona de Su Santidad Jehová de los ejércitos, lo separan y lo exaltan sobre todo ser creado como también de cualquier otra cosa.

Ningún otro es Eterno, ningún otro es Inmutable, ningún otro es Omnipotente, ningún otro es Omnipresente, ningún otro es Omnisciente, ningún otro es Infinito, ningún otro es Verdadero, ningún otro es Soberano.

Estos atributos y virtudes lo establecen como Santo, ubicándolo muy lejos de los seres humanos. Ellos también lo exaltan sobre todas Sus criaturas, poniendo entre ÉL y ellas, un abismo de infinidad y eternidad.

“Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo…” Isaías 57:15

El Santo también es descrito por muchos otros atributos que ÉL permite que Sus criaturas contemplen y exige que ellas reflejen. Solo ÉL es el Altísimo, ÉL es declarado ser Rectitud absoluta, Misericordioso, Justicia, Amor, Ira y Gracia.

Ningún acto de amor que no sea lleno de rectitud puede ser comparado al amor Ágape del Único y Trino Dios quien es Santo. La rectitud en algunos hombres es en lo mejor de ella, nada más que una mala y mezquina imitación comparada a la Rectitud Pura y la Justicia del Único Santo.

El amor y misericordia humana en su mejor expresión, puede ser gloriosa a los ojos de aquellos que exaltan a la criatura, pero esas mismas virtudes al nivel humano, son completamente inferiores para aquellos que por la gracia del Santo, buscan reflejarlo.

Las virtudes y atributos de Su gracia el Dios Trino, están tan lejos y más allá de la concepción y la capacidad de entendimiento en los hombres y ángeles, que la distancia infinita entre ellos exige que solo ÉL, sea declarado Santo.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.
Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”
Isaías 55:8-9

La esencia en el Santo Dios, que es totalmente diferente a la naturaleza, es tal, que automáticamente presenta y demuestra que los pensamientos y caminos de la criatura son impuros, pecaminosos, nefastos e impíos.

Nuestros caminos y nuestros pensamientos se encuentran tan, tan lejos de Su gloria, que la perfección de Su Rectitud y Justicia, debe condenar a todos bajo el pecado.

ÉL solamente es Santo, cuando nuestro Amado Señor Jesús enseñó a Sus discípulos a orar: “…Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre.” Mateo 6:9

ÉL los estaba dirigiendo a reconocer, que Santo es el Nombre del Padre Celestial, ya que “…santificado…” significa, Santo.

Si no fuese por el hecho de que el Dios Trino, tuvo a bien santificar, en otras palabras; hacer santo a Sus elegidos para salvación, ningún ser humano fuese santo.

Esto y sin embargo, a pesar del hecho de que ÉL no se encontraba bajo ninguna obligación o compromiso de ninguna naturaleza, para hacer a ninguna persona santa para Sí mismo.

Pues ÉL: “…nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor.
Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo á sí mismo, según el puro afecto de su voluntad.”
Efesios 1:4-5

LA OMNIPOTENCIA DE DIOS DECLARA QUE ÉL ES SANTO

La Omnipotencia del Dios Trino lo establece como el Santo. Su Superioridad y Todo Poder, es la fuente del Imponente y Formidable Nombre (El Shaddai), el Dios Todopoderoso.

Solo ÉL es Ilimitado en Su Poder, Irresistible en Su propósito, y Digno del merecido título, Potentado Absoluto.

Es solo ÉL quien hace las cosas “…según el puro afecto de Su voluntad.” en los ejércitos del cielo y entre los habitantes de la tierra, y ninguno puede detener Su mano.

“Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi sentido me fué vuelto; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre; porque su señorío es sempiterno, y su reino por todas las edades.
Y todos los moradores de la tierra por nada son contados: y en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, hace según su voluntad: ni hay quien estorbe su mano, y le diga: ¿Qué haces?”
Daniel 4:34-35

La Omnipotencia de Jehová es vista en operación en Su voluntad Irresistible. Ella por sí sola es capaz de planear y ejecutar Su propósito Santo, sin la posibilidad de un solo fallo en toda la eternidad.

SoloÉL puede declarar con toda seguridad: “…porque yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay á mí semejante;
Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aun no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quisiere.”
Isaías 46:9-10

El ilimitado poder del Santo, es contenido dentro de Su auto-existencia, Su auto-suficiencia. Cualquier poder que sea encontrado en la criatura y la creación, se encuentra allí debido a Su permiso.

Y ese poder es limitado en grandeza y duración por medio de Su Inexpugnable voluntad. El dinamismo, diligencia y eficacia de Dios es infinito, pero el de la criatura es limitado y mortal.

Su poder es de una inmensidad tan extensa, que es incomprensible para la mente del hombre y de los ángeles. La fuerza de estos es tan débil, que los "actos de Dios," como a las compañías de seguros les gusta decir, todos los días superan las insignificantes acciones del hombre.

El poder de Dios existe en Su Ser, mientras que el poder del hombre y los ángeles se deriva de Dios y este de acuerdo a Su placer.

Su corte no depende de Sus cortesanos, ni tampoco Su gobierno de la aprobación de ellos. Por esta razón es que ÉL es conocido como “…LA POTENCIA DE DIOS…” cuando el Señor JesúsCristo dijo al sumo sacerdote: “…y aun os digo, que desde ahora habéis de ver al Hijo de los hombres sentado á la diestra de la potencia de Dios…”

De la manera que es declarado en el griego (Tes Dunameos), ÉL habló de Sí mismo reinando en el trono, elevado, establecido y exaltado unánime en la voluntad de Jehová de los ejércitos.

“…la Potencia…” así como “…el Altísimo…” es el nombre de (El Shaddai), el Omnipotente, el Santo.

Debido al hecho de que el Trino Dios es el Único Omnipotente en términos de infinidad, que sólo ÉL posee y Es, es por lo tanto declarado Santo por este atributo que lo separa de todos los seres humanos y todo lo demás.

LA OMNIPRESENCIA DE DIOS DECLARA QUE ÉL ES SANTO

La Omnipresencia e Inmensidad del Dios Trino, también declara que ÉL es Santo. Las criaturas están limitadas por el tiempo y espacio, pero Jehová es completamente Libre y no es limitado en ninguna manera.

Ambos, la criatura, la creación animada como también la inanimada están limitados por el tiempo y espacio.

En términos de tiempo, hay una eternidad pasada en la cual ellos no existieron. En términos de tiempo, todos ellos están limitados por los límites establecidos por el Santo.

Solo Jehová está aquí, allí y en todos lados al mismo momento en la totalidad de Su Deidad, Padre, Hijo y Santo Espíritu; ya que ÉL es Omnipresente o presente en todas partes.

El Dios de la Verdad no está limitado, ni contenido en tiempo o espacio.

“¿Adónde me iré de tu espíritu? ¿Y adónde huiré de tu presencia?
Si subiere á los cielos, allí estás tú: Y si en abismo hiciere mi estrado, he aquí allí tú estás.
Si tomare las alas del alba, Y habitare en el extremo de la mar,
Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra.
Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá tocante á mí.”
Salmo 139:7-11

LA OMNISCIENCIA DE DIOS DECLARA QUE ÉL ES SANTO

De la misma manera que los otros atributos y virtudes como Su Omnipotencia y Omnipresencia, separan a Jehová de todos los seres humanos y de todo lo demás y lo declaran El Único Santo.

Así mismo el Rey del Universo también es conformado como el Único Santo, por ese glorioso atributo conocido como Su Omnisciencia o Su conocimiento de todo.

En el principio, antes de elegir Soberana y Libremente llevar a cabo de la nada a la existencia Su maravilloso plan de creación, el Dios Trino sabía todas las cosas en lo absoluto.

ÉL conocía plenamente cada uno de los deseos, acciones, pensamientos y palabras que todas y cada una de Sus criaturas concebirían y tratarían de llevar a cabo, acelerar o agilizar.

La rebelión de Lucifer en conjunto con el ejército de ángeles bajo su autoridad, no fue ninguna sorpresa para el Dios Omnisciente.

Lucifer fue creado sin pecado, pero Dios para llevar a cabo Su Plan Perfecto, permitió que este escogiera rebelarse y de allí estar bajo toda la ira de su Creador.

La caída de Adán no fue ninguna sorpresa al Señor Dios quien lo hizo. Ya que Adán fue creado para llevar a cabo un propósito especifico, en el plan Divino.

Antes de que el primer hombre fuese formado por Dios su Creador, ÉL sabia todo lo que pasaría a través de la mente de esta criatura. ÉL conocía las decisiones exactas que él tomaría.

Así como Satanás, todas las cosas y todas Sus criaturas; Adán fue creado para un propósito solitario. Su creación fue diseñada para desplegar y mostrar Su gloria a Sus criaturas.

Conocidas son a Dios todas Sus obras desde el principio, el Soberano a quien tenemos que dar cuenta, está al corriente de cada pensamiento que entra la mente de Sus criaturas.

“Grande es el Señor nuestro, y de mucha potencia; Y de su entendimiento no hay número.” Salmo 147:5

Ya que: “…no hay cosa criada que no sea manifiesta en su presencia; antes todas las cosas están desnudas y abiertas á los ojos de aquel á quien tenemos que dar cuenta.” Hebreos 4:13

La Omnisciencia del Santo, garantiza que ÉL quien es el Juez Justo de toda la tierra; ejercitará justicia absoluta basada en Su conocimiento perfecto de cada situación, cada pensamiento, cada deseo, cada palabra y obra de los hombres y ángeles caídos.

Este atributo de Omnisciencia que no es encontrado en ningún otro sino solo en Jehová de los ejércitos, lo separa de todos los seres humanos, como también de todo lo demás, y proclama que ÉL es Santo.

SU ETERNIDAD DECLARA QUE DIOS ES SANTO

El Dios trino es separado de todos los seres humanos y todo lo demás por el hecho de que ÉL solamente es Eterno.

El salmista es movido a maravillarse sobre este atributo del Santo de santos quien habita en la eternidad cuando es inspirado a cantar y registrar:

“Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Y desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.” Salmo 90:2

Nunca ha habido un momento cuando el Rey Eternal no existió, ni habrá ningún momento cuando ÉL no existirá en la plenitud de Su perfección y poderes únicos.

“Por tanto, al Rey de siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.” 1Timoteo 1:17

Solo ÉL es sin principio y sin fin: “Mas Jehová Dios es la verdad; él es Dios vivo y Rey eterno: á su ira tiembla la tierra, y las gentes no pueden sufrir su saña.” Jeremías 10:10

Esta declaración no se puede hacer en relación a Su creación ni ninguna de Sus criaturas animadas e inanimadas. El universo tuvo un principio, ángeles tuvieron un principio, hombres y las criaturas puestas bajo su jurisdicción tuvieron un principio.

Arriba ^

Jehová de los ejércitos, ha sido siempre y siempre será El Eterno Dios. La tierra y Sus cielos tienen un momento apuntado para su final en un holocausto horrible.

Los vasos (seres humanos) no elegidos que Dios preparó de antemano para ira y destrucción, recibirán y conocerán la totalidad de Su Rectitud absoluta, Justicia e Ira.

Mientras que los vasos (seres humanos) elegidos que Dios preparó de antemano para gloria y misericordia, conocerán Su Perfecto Amor, Misericordia y Gracia cuando lo contemplen en los atrios del cielo.

El Dios Eterno siempre ha existido, existe ahora y siempre existirá. ÉL es el Grandioso YO SOY EL QUE SOY que hablo con Su siervo Moisés desde el (Shekinah) en el arbusto.

“Y respondió Dios á Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás á los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado á vosotros.” Éxodo 3:14

ÉL es el Eterno que habita en un eterno ahora sin comienzo ni extinción. Este atributo Suyo de un Ser que no tiene un comienzo ni un fin, lo separa de todos los seres humanos y todo lo demás como Santo.

ÉL es (El Olam), el Eterno Dios: “Y plantó Abraham un bosque en Beer-seba, é invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno.” Génesis 21:33

SU INMUTABILIDAD DECLARA QUE DIOS ES SANTO

La inmutabilidad de Jehová Dios también declara que ÉL es Santo. Este atributo lo separa de Sus criaturas y lo marca lejos de ellas, porque la inmutabilidad (o continuidad e invariabilidad), no se encuentra en ningún lado en Su creación.

Verdadera inmutabilidad la cual es un atributo singular del Único Santo, es aquella cualidad o condición de ser, en la cual no se es capaz ni susceptible de cambio.

Es la condición en la cual no incrementa o disminuye de ninguna manera ya sea por medio de desarrollo o auto-evolución. Ella es fija, permanente, invariable.

De ninguna criatura puede decirse que él, ella, este o esta es inmutable. Solo Jehová puede ser descrito con toda veracidad como: “…el Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.” Santiago 1:17

Solo ÉL es capaz de decir irrefutablemente: “Porque yo Jehová, no me mudo; y así vosotros, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.” Malaquías 3:6

El Padre y el Espíritu, así como el Hijo, son descritos con exactitud como siendo: “…el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.” Hebreos 13:8

Las criaturas y la creación están llenas de variables. Con el paso del tiempo, vemos que el cambio es una de las características principales de lo que fue creado con límite, de aquello que tiene fin, y de eso puedes estar seguro.

Cada día trae una edad más grande, corrupción y muerte, mientras que el Dios Eterno, no cambia.

En Su estado imperecedero, ÉL no conoce edad, no ve corrupción ni experimenta muerte. Su inmutabilidad, Su absoluta perdurabilidad lo separa de todos los seres humanos y de todo lo demás y lo declara Santo.

SU VERDAD DECLARA QUE DIOS ES SANTO

Ser la Verdad es un atributo de Dios que lo separa de todos los seres humanos y de todo lo demás como El Santo, pues ÉL es Único.

Por ningún motivo o razón la palabra Verdad puede ser usada para ninguna de las criaturas. Solo el Santo recibe el titulo descriptivo “el Dios de Verdad” y registra:

“En tu mano encomiendo mi espíritu: Tú me has redimido, oh Jehová, Dios de verdad.” Salmo 31:5

“El que se bendijere en la tierra, en el Dios de verdad se bendecirá; y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos.” Isaías 65:16

Y Su Amado Hijo afirma que ÉL mismo es La Verdad en persona y registra:

“Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14:6

Como la Verdad Absoluta, Jehová debe ser verdadero a ÉL mismo a medida que ÉL examina Sus criaturas y manifiesta Su Palabra.

Solo de ÉL puede ser dicho: “El principio de tu palabra es verdad; Y eterno es todo juicio de tu justicia.” Salmo 119:160

Las promesas de Dios con toda seguridad se cumplirán hasta la última jota y de acuerdo a cada título, porque Su Palabra es Verdad.

“Santifícalos en tu verdad: [Cristo] tu palabra es verdad.” Juan 17:17

Ninguna criatura es capaz de ejecutar absoluta verdad, ni la palabra de ningún hombre puede tomarse como verdad absoluta.

Es posible que él desee ser verdadero y tenga buenas intenciones cuando habla, pero las presiones de la vida, las conveniencias del momento, las obligaciones de la debilidad del pecado en su alma, el descuido en su vida espiritual, la resistencia de los hombres, las circunstancias, y una multitud de otras fuerzas, hacen que él primero varíe en una dirección y luego en otra.

Ya que el ser humano no es omnisciente, él no puede saber todo lo que tomará lugar antes de que él pueda mantener su palabra.

Ya que no es omnipotente, no puede garantizar que todo lo que él proponga será de hecho logrado.

Plagado con el pecado, falta de rectitud e injusticia los cuales atan su alma frustrando sus mejores deseos, la criatura es incapaz de obtener ni desplegar verdad genuina.

Satanás el “…padre de mentira…” ó “La Mentira,” no solo no conoce La Verdad, sino que es incapaz de tener verdad.

Su simiente los no elegidos para salvación, los cuales él siembra en el campo de este mundo, aman al padre de mentira y desechan a La Verdad (Cristo).

“Entonces, despedidas las gentes, Jesús se vino á casa; y llegándose á él sus discípulos, le dijeron: Decláranos la parábola de la cizaña del campo.
Y respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena simiente es el Hijo del hombre; Y el campo es el mundo; y la buena simiente son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo;
Y el enemigo que la sembró, es el diablo; y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.
De manera que como es cogida la cizaña, y quemada al fuego, así será en el fin de este siglo.
Enviará el Hijo del hombre sus ángeles, y cogerán de su reino todos los escándalos, y los que hacen iniquidad,
Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.”
Mateo 13:36-42

Debido a que los que Dios denomina como cizaña se encuentran espiritualmente muertos, son esclavos de sus pecados y Satanas; son incapaces y tampoco están dispuestos a recibir La Verdad (Cristo) ya que ellos son de su “…padre el diablo.”

“¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? porque no podéis oir mi palabra.
Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir. él, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”
Juan 8:43-44

“Mas vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.
Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen;”
Juan 10:26-27

Solo la simiente de Dios, los elegidos sembrados por el Hijo del hombre en el campo del mundo han sido y son capacitados para creer y creerán, ya que solo ellos son engendrados por la Soberana Voluntad de Dios, “…por la Palabra de Verdad… (Cristo Jesús).

“El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.” Santiago 1:18

Todo aquel que es de “…La Verdad…” escucha la voz del Hijo de Dios, y aquellos que no son, solo escuchan la voz del padre de mentira.

“Díjole entonces Pilato: ¿Luego rey eres tu? Respondió Jesús: Tu dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio á la verdad. Todo aquél que es de la verdad, oye mi voz.” Juan 18:37

Este atributo o el hecho de que ÉL es La Verdad absoluta, también confirma que el Dios Trino, es Santo. Ya que La Verdad lo separa de todos los seres humanos y de todo lo demás.

SU SOBERANÍA DECLARA QUE DIOS ES SANTO

Finalmente, la absoluta soberanía de Dios lo separa de todos los otros poderes (y estos tienen poder debido a Su permiso otorgado), estableciéndolo como Santo.

Solo ÉL tiene ambos, la habilidad y derecho de hacer plenamente de acuerdo al puro afecto de Su voluntad.

“Y nuestro Dios está en los cielos: Todo lo que quiso ha hecho.” Salmo 115:3

Sólo ÉL es rectamente Ley en Sí mismo, y esto no quiere decir que ÉL hace lo que hace porque es “correcto” para ÉL hacerlo.

Sino más bien, lo “correcto” o “irreprochable” es establecido y fijado para siempre, por lo que ÉL considera apropiado hacer. En otras palabras, es ÉL quien determina y define lo que es correcto e incorruptible.

ÉL no necesita ni busca el consejo de otros, tampoco tiene que dar cuenta de Sus acciones a ningún otro. Solo ÉL tiene toda libertad de ejecutar Su voluntad, y todo lo que ÉL piensa, dice y hace es correcto, porque el Santo, es quien ÉL Es.

Aquellos que se deleitan en exaltar la soberanía del hombre, y que presumen de sentarse en la silla de juicio sobre “lo que está bien y mal” con Dios y Su Palabra, caminan en sendero de peligro y perdición de la muerte eterna.

“¡Ay del que pleitea con su Hacedor! ¡El tiesto con los tiestos de la tierra! ¿Dirá el barro al que lo labra: Qué haces; ó tu obra: No tiene manos?” Isaías 45:9

“¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa [Adán] un vaso [un ser humano] para honra, y otro para vergüenza?” Romanos 9:21

No es el derecho de la criatura replicar contra el Santo Dios quien predestina unos ángeles a la destrucción eterna y a otros a los atrios de Su cielo, y decir que ÉL es injusto.

Ninguna de Sus criaturas tiene ningún derecho fuera de aquellos que El Santo, ha decidido darles. Los derechos pertenecen a Dios y solamente a Dios.

Ellos llegan a ser privilegios para la criatura y esto, si es que y cuando le agrade a Jehová concedérselos.

Si Jehová Dios considera correcto escoger algunos impíos en Cristo Jesús para permitirles entrada a los atrios de Su cielo, y darlos como regalo a Su Amado Hijo para que ÉL los redima para gloria, es Su privilegio.

Mientras que al mismo tiempo rehúse elegir para salvación a través de la santificación del Espíritu a los otros impíos, y de allí que ellos no tengan la posibilidad de creer a La Verdad (Cristo), es Su placer Soberano hacerlo de esa manera.

“Mas nosotros debemos dar siempre gracias á Dios por vosotros, hermanos amados del Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salud [salvación], por la santificación del Espíritu y fe de la verdad:” 2Tesalonicenses 2:13

Adán tenia el “derecho” de comer de los árboles del Huerto en Edén, pero solo con el permiso y mandato de Jehová, y declara:

“Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás.” Génesis 2:16

Los derechos y privilegios son concedidos a las criaturas solo si le place a Jehová otorgarlos. Ellos no son algo que el hombre puede decidir escoger u otorgarse a sí mismo (a pesar de que se engañe a sí mismo creyendo que puede auto otorgarse derechos y privilegios).

Aquellos trágicos seres humanos que exaltan la soberanía del hombre, han traído confusión y maldición sobre toda la humanidad. La soberanía de las criaturas es la matriz de la muerte eterna, la cual es el flujo de todos los males.

El ser humano dice: Los que van a la guerra deben matar sólo a soldados, y no a los hombres, mujeres y niños en los pueblos de la conquista. Pero la Palabra de Dios dice al pueblo de Dios en la guerra con sus enemigos:

“Ve pues, y hiere á Amalec, y destuiréis en él todo lo que tuviere: y no te apiades de él: mata hombres y mujeres, niños y mamantes, vacas y ovejas, camellos y asnos.” 1Samuel 15:3

Teólogos réprobos se erigen como jueces de Dios, cuando ven versos como estos, declaran: “Esa orden no es correcta.”

El problema de ellos, es que no aceptan la Soberanía Absoluta del Santo, quien les deja saber que Sus caminos santos, no son en nada como sus caminos perversos, ni Sus pensamientos los pensamientos de ellos.

Lo que los no regenerados no entienden es que “lo que es correcto” no se mide por medio de la opinión de la criatura, sino por la Palabra de Dios.

Lo que ÉL Es, y lo que ÉL hace, y lo que ÉL dice, es lo que establece lo que es correcto para toda la eternidad.

De alli que la Rectitud Absoluta de Su Santidad, se une con Su Omnipotencia, con Su Omnipresencia, con Su Omnisciencia, con Su Eternidad, con Su Inmutabilidad, y con Su Verdad, a declarar que el Dios Soberano solamente, es el Único SANTO.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.