Bautismo: La Ablución Total De Nuestros Pecados

Capítulo 6 (1 | 2 | 3 | 4)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿QUE SIGNIFICA LA PALABRA INFIERNO?

DIOS CONSIGNÓ ÁNGELES AL INFIERNO

Para por la Gracia de Dios poder determinar lo que ÉL en Su Sagrada Escritura enseña sobre lo que el infierno es, rogando Su dirección y guía en nosotros, debemos solícitamente escudriñarla.

Así, acomodando lo espiritual con lo espiritual (1Corintios 2:13) ó interpretando la Biblia con la Biblia, por Su Gracia aprenderemos el significado que Dios en Ella da a la palabra "INFIERNO."

Cuando estudiamos cuidadosamente la Palabra de Dios, en primer instante encontramos que el infierno es una condición y no un lugar o territorio. Por la Gracia de Dios, aprenderemos que el infierno es la condición de estar bajo la ira de Dios.

Entonces, vayamos a las Sagradas Escrituras a aprender lo que Dios declara sobre el infierno. En 2Pedro Dios nos da una declaración muy significativa cuando registra:

“Porque si Dios no perdonó á los ángeles que habían pecado, sino que habiéndolos despeñado en el infierno con cadenas de oscuridad, los entregó para ser reservados al juicio;” 2Pedro 2:4

¿Quiénes son estos ángeles que pecaron? Ellos son todos los ángeles rebeldes que Dios en Su Sagrada Escritura denomina como demonios, espíritus malignos, o diablos. Y Satanás quien es el cacique o jefe de estos ángeles, es su líder.

Dios en este verso indica que ellos se encuentran “…en el infierno…” pero al mismo tiempo Dios declara: “Sed templados, y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando á quien devore:” 1Pedro 5:8

¿Cómo puede Satanás y sus malos espíritus molestarnos si es que ellos fueron “…despeñados en el infierno con cadenas de oscuridad…”?

La respuesta es, que de acuerdo a lo que Dios declara en Su Palabra, estar en el infierno ó la esencia del infierno significa estar bajo la ira de Dios.

Debido a la victoria de Cristo sobre Satanás, ellos fueron lanzados al infierno ó puestos bajo la ira de Dios. Ya que Cristo fue inmolado desde antes de la fundación del mundo y soportó la ira de Dios a favor de Sus escogidos, ÉL venció a Satanás y Satanás fue expulsado del cielo.

“Y fué hecha una grande batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lidiaban contra el dragón; y lidiaba el dragón y sus ángeles.
Y no prevalecieron, ni su lugar fué más hallado en el cielo.
Y fué lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña á todo el mundo; fué arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.”
Apocalipsis 12:7-9

Esta victoria de Cristo, garantizó que Satanás y todos los ángeles caídos fuesen lanzados al infierno. En otras palabras, garantizó que ellos permanecieran bajo la ira de Dios hasta el Día Del Juicio.

EL PADRE ENVIÓ A JESÚSCRISTO AL INFIERNO

El hecho de que el infierno es una condición y no un lugar o zona, también es enseñado cuando revisamos el lenguaje registrado donde Dios describe la expiación, de Cristo, y ÉL declara:

“Que no dejarás mi alma en el infierno, [bajo la ira de Dios] Ni darás á tu Santo que vea corrupción.” Hechos 2:27

Cuando Cristo estuvo aquí en la tierra representando el sufrimiento que experimentó desde antes de la fundación del mundo, ¿estuvo Cristo literalmente en un lugar o zona llamado infierno?

La respuesta tiene que ser totalmente negativa, pues notemos cuidadosamente que durante todo Su sufrimiento, hasta el momento en que ÉL murió físicamente, vemos que ÉL aquí en esta tierra, se encontró como una personalidad completa.

Rogando la Guía del Todopoderoso, también debemos poner cuidadosa atención al hecho de que una vez que Cristo Jesús murió físicamente, en Su alma o esencia espiritual ÉL fue al cielo a estar con Su Padre y no a ningún lugar físico para continuar Su sufrimiento.

Al mismo tiempo, Su cuerpo físico fue puesto en la tumba. De todos modos Dios en Hechos 2:27 nos enseña que ÉL estaba en el infierno cuando registra: “Que no dejarás mi alma en el infierno…”

La pregunta inmediata es: ¿cuándo estuvo Su alma en el infierno? La respuesta es, durante el tiempo en que Dios el Padre derramaba Su ira sobre ÉL.

Cristo demostró la agonía de estar en el infierno (estar bajo la ira de Dios), cuando en el jardín de Gethsemaní, sudor brotaba de Su cuerpo como gotas de sangre pues demostraba lo que significa encontrarse bajo la ira de Dios.

Cuando el Padre derramó toda Su ira sobre Cristo Jesús, ÉL se encontraba en el infierno. No, Cristo no estaba en un lugar llamado infierno, pero estaba en el infierno o bajo la ira de Dios debido a que Dios estaba derramado Su ira sobre ÉL.

Esta es la razón por la que Dios registra:

“Por lo cual dice: Subiendo á lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dió dones á los hombres.
(Y que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero á las partes más bajas de la tierra?”
Efesios 4:8-9

La frase “…las partes más bajas…” es un sinónimo del infierno. Cuando Cristo estuvo espiritualmente bajo la ira de Dios, ÉL soportó el infierno. Cuando Cristo soportó el infierno, en principio cada uno de los escogidos estuvo soportando el infierno allí con ÉL.

En el momento que cada escogido estuvo en el infierno antes de ser salvo, en otras palabras cuando cada uno de ellos estuvo bajo la ira de Dios, (de la misma manera que el resto de los seres humanos no salvos), se encontraban cautivos o esclavos del pecado y Satanás.

Cuando nuestro Salvador soportó la ira de Dios, ÉL espiritualmente estuvo en el infierno. En Su victoria sobre el pecado y el pago efectuado por él, ÉL los sacó y guió fuera del infierno (quitó Su ira de sobre ellos) y ellos pasan a ser Sus cautivos o esclavos comprados.

En otras palabras, Cristo los libra o rescata de la condición de estar bajo la ira de Dios. De aquí que por la Gracia de Dios, podemos ver claramente que el infierno es la condición de estar bajo la ira de Dios.

¿ES LA IGLESIA LA COLUMNA O APOYO Y BASE DE LA VERDAD?

Muchos teólogos después de leer 1Timoteo 3:15-16 concluyen y enseñan que la iglesia corporativa, la congregación o denominación externa y visible, es la autoridad final en lo concerniente a la enseñanza de la Biblia.

Dios en estos versos declara:

“Y si no fuere tan presto, para que sepas cómo te conviene conversar en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad.
Y sin contradicción, grande es el misterio de la piedad: Dios ha sido manifestado en carne; ha sido justificado con el Espíritu; ha sido visto de los ángeles; ha sido predicado á los Gentiles; ha sido creído en el mundo; ha sido recibido en gloria.”

Escudriñando las Escrituras para comprobar si esta enseñanza es verdadera, inmediatamente reconocemos que esa conclusión de muchos teólogos es totalmente inválida, pues Dios en 1Corintios nos ha dado el principio divino por medio del cual exhorta.

“Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” 1Corintios 3:11

Ya que Cristo es la Única fundación o fundamento, podemos estar seguros de que la frase en 1Timoteo 3:15 “…columna y apoyo de la verdad.” no puede de ninguna manera estar modificando la palabra iglesia.

Si leemos cuidadosamente aprenderemos que esta frase está ligada a las Palabras que están mas cerca de ella y en este caso: “…Dios vivo…” En otras palabras, Dios está declarando que el “…Dios vivo…” es la “…columna [sostén o refuerzo] y apoyo [base o sustento] de la verdad.”

El Dios vivo ES el Señor JesúsCristo y ÉL ES el Pilar ó Cimiento y Fundamento de la Verdad. Cristo ES la esencia de la Verdad, Cristo ES La Verdad.

Nunca debemos aprobar ni tolerar ninguna enseñanza o idea que ubica o sitúa á la iglesia corporativa, visible, terrenal (un conjunto de hombres) ni a ninguna otra cosa fuera del Dios Vivo, como la base o fundación del Evangelio de la Biblia.

Debemos mantenernos firmes proclamado claramente, que la Biblia, la Palabra de Dios y Ella en Su totalidad, siempre es la Autoridad final en todos los asuntos de los que Ella habla.

De esta manera, todas las conclusiones en este estudio no importa lo razonable que se presenten, deben estar sujetas al examen, escrutinio y vigilancia de la Biblia.

Y así mismo, las confesiones o declaraciones de las diferentes congregaciones, como los catecismos, doctrinas o prédicas, credos, afirmaciones y cualquier otra explicación que alguno haga de la Biblia.

No importa lo clásico o antiguo, lo detallado en el desarrollo, lo bien distribuido, o ampliamente aceptado, o la altura o eminencia en la que se encuentre el autor o predicador ante los ojos de los hombres.

Arriba ^

Toda enseñanza, dogma, opiniones, discursos, métodos y disciplinas deben ser puestas bajo la rigurosa indagación, inspección y examinación de las Sagradas Escrituras.

JESÚSCRISTO, LA ÚNICA FUNDACIÓN

Así mismo, Dios registra que la casa de Dios es construida sobre el fundamento de los apóstoles y profetas y declara:

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios;
Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo;”
Efesios 2:19-20

Debemos entender que en esta cita, el fundamento es la Palabra de Dios, la Biblia, Jesús mismo siendo “…la principal piedra del ángulo…”

Dios por medio del apóstol Pablo afirma: “Conforme á la Gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima: empero cada uno vea cómo sobreedifica.” 1Corintios 3:10

Los profetas y apóstoles ponen, instalan o expanden la fundación que es JesúsCristo. ¿Cómo debemos entender esto?

Debemos recordar que cada verdadero creyente (aquellos que han sido constituidos ciudadanos de la iglesia invisible, eterna) ha sido capacitado y ordenado a propagar el Verdadero Evangelio.

El Verdadero Evangelio tiene como fundamento al Señor JesúsCristo. La palabra “profeta” y la palabra “apóstol” se identifican con aquellos que propagan El Verdadero Evangelio y Dios declara:

“Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.” Hechos 2:18

Un profeta profetiza, pero ¿qué es lo que profetiza? El verdadero profeta profetiza El Verdadero Evangelio. Así, cuando cualquier verdadero creyente declara El Verdadero Evangelio a otro, el o ella es un profeta.

Pero, ¿qué sobre la palabra “apóstol”? Existieron los 12 apóstoles que fueron llamados personalmente por Jesús y entre estos se encuentra el apóstol Pablo.

Dios en Su Santa Escritura enfatiza que hubo 12 tribus de la nación de Israel, pero de todos modos en actualidad existieron 13 tribus ya que la tribu de José fue dividida en 2 tribus Efraín y Manasés.

De la misma manera, Dios enfatiza que hubo 12 apóstoles a pesar de que cuando Pablo fue nombrado apóstol, él llegó a ser el número 13.

La marca de estos apóstoles incluía el hecho de que ellos habían sido llamados personalmente por el Señor JesúsCristo, que ellos habían visto a Cristo resucitado y que Dios hizo señales y milagros a través de ellos.

“Heme hecho un necio en gloriarme: vosotros me constreñisteis; pues yo había de ser alabado de vosotros: porque en nada he sido menos que los sumos apóstoles, aunque soy nada.
Con todo esto, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, en señales, y en prodigios, y en maravillas.”
2Corintios 12:11-12

Estos apóstoles fueron llamados los 12: “Y que apareció á Cefas, y después á los doce.” 1Corintios 15:5

No obstante, adicionalmente cada verdadero creyente que es capacitado y ordenado a propagar El Verdadero Evangelio, es llamado un apóstol y Dios registra esto al hablar de Barnabás y Pablo así:

“Y como lo oyeron los apóstoles Bernabé y Pablo, rotas sus ropas, se lanzaron al gentío, dando voces,” Hechos 14:14

Y también en Filipenses Dios registra que Epafrodito es llamado un mensajero:

“Mas tuve por cosa necesaria enviaros á Epafrodito, mi hermano, y colaborador y compañero de milicia, y vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades;” Filipenses 2:25

La palabra griega traducida a “…mensajero…” en este verso, es la palabra “apóstol.” De la misma manera, en 2Corintios Dios identifica a Tito con la misma palabra apóstol, palabra que es traducida a mensajero y dice:

“Ora en orden á Tito, es mi compañero y coadjutor para con vosotros; ó acerca de nuestros hermanos, los mensajeros son de las iglesias, y la gloria de Cristo.” 2Corintios 8:23

Ahora podemos entender el por qué estos hombres son llamados apóstoles, porque la palabra apóstol significa ser enviado y Dios registra:

“De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el apóstol es mayor que el que le envió.” Juan 13:16

De hecho, la palabra griega (apostle) traducida a apóstol, se deriva de la palabra griega (apostello) que comúnmente es traducida a: “ser enviado a propagar el Evangelio.”

Esa es la razón por la que Jesús quien fue enviado (Juan 3:17, 3:34, 17:3, 17:21, etc.) a traer El Verdadero Evangelio, en las Sagradas Escrituras es llamado apóstol.

“POR tanto, hermanos santos, participantes de la vocación celestial, considerad al Apóstol y Pontífice de nuestra profesión, Cristo Jesús;” Hebreos 3:1

Debemos entender que cada verdadero creyente es un profeta y un apóstol. Debemos declarar (profetizar) fielmente la Palabra de Dios. Y somos enviados (somos constituidos apóstoles) al mundo con El Verdadero Evangelio.

Somos embajadores de Cristo quien nos ha dado el Evangelio de la reconciliación. De aquí que estamos tendiendo o expandiendo la fundación, la cual es el Señor JesúsCristo, sobre quien todo el reino de Dios es construido.

Regresando a Efesios 2:20, podemos entender que los profetas y apóstoles cuyo fundamento es el Señor JesúsCristo conlleva o incluye a cada uno que ha recibido salvación.

Ellos, junto a todos los que Dios imparte salvación como resultado de la propagación que estos efectúan del Verdadero Evangelio, son construidos en la casa o edificio de Dios.

JESÚSCRISTO, LA ÚNICA PUERTA

Dios en Su Santa Escritura tiene algo muy interesante que decir sobre los creyentes en el nuevo cielo y la nueva tierra. Ordinariamente cuando la Biblia habla de una puerta o entrada, ella debe ser entendida espiritualmente.

Dios regularmente habla así del Señor Jesús como por ejemplo: “Yo soy la puerta: el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.” Juan 10:9

Jesús es la puerta o entrada al reino de Dios, esto es así y en conjunto con el hecho de que ÉL ES el fundamento o cimiento del templo (espiritual) de Dios. El templo (espiritual) también se identifica con el reino de Dios.

Pero en Apocalipsis 21, Dios registra que la ciudad santa, la Nueva Jerusalem tiene 12 puertas. Cada puerta tiene el nombre de una de las 12 tribus.

La Nueva Jerusalem que es representada como un cubo o cuadro, donde cada borde o margen tenía 12.000 estadios de longitud, es la total llenura (indicado por el número 12.000) de todos los creyentes a quienes Cristo ha dado Vida eterna y son herederos del nuevo cielo y nueva tierra junto al Señor Jesús.

Las doce tribus también representan el cumplimiento total o llenura total de todos los verdaderos creyentes. Ellos están tan íntimamente identificados con el Señor Jesús, que Dios los identifica como puertas.

Asimismo, los “…doce fundamentos…” de la ciudad tienen los nombres de los 12 apóstoles.

Ya que el número 12 tiene el significado de plenitud, completo o totalidad y la palabra “apóstol“ señala á los salvos quienes han sido enviados a propagar El Verdadero Evangelio, los fundamentos se identifican con la plenitud de todos los verdaderos creyentes.

Notemos cuidadosamente que en Apocalipsis 21 estos creyentes están en la gloria y han llegado a ser constituidos perfectos en todo sentido.

Dios nos asegura por medio de este hermoso lenguaje o ejemplo terrenal de las puertas y los fundamentos, de la notable e intima relación que existirá en la eternidad entre los creyentes salvos y Cristo.

Es por eso que no nos maravillamos al leer:

“Muy amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él apareciere, seremos semejantes á él, porque le veremos como él es.” 1Juan 3:2

Hay una pregunta adicional que debemos encarar en el próximo capítulo mientras continuamos en nuestro estudio.

Esta es la pregunta de la fe y si es que somos salvos por medio de nuestra fe. Debido a su gran significado y profundidad, la examinaremos en el último capítulo de nuestro estudio.

1 | 2 | 3 | 4 <-- Haga Clic Aquí para entrar a otra sección.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.