Bautismo: La Ablución Total De Nuestros Pecados

Capítulo 5 (1 | 2 | 3 | Sumario)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿QUE TAN IMPORTANTE ES EL BAUTISMO EN AGUA?

Antes que dejemos el tema de la circuncisión física y el bautismo en agua, debemos encarar otras preguntas.

¿Si el bautismo en agua es una señal o sombra que no tiene sustancia espiritual, que tan importante es?

¿No es suficiente el hecho de que Dios ha consumado toda la obra para la salvación de Sus escogidos? Y si es así, ¿por qué molestarse con el bautismo en agua?

Lo cierto es que podríamos hacer muchas otras preguntas similares con respecto a cosas que hacemos después que Dios nos salva, por ejemplo:

“¿Por qué testificar a otros?
¿Por qué orar?
¿Por qué leer la Biblia?
Pues después de todo, una vez que Dios nos salva y nos da vida eterna, ¿por qué dedicarnos u ocuparnos en alguna o todas estas actividades?”

Podriamos argumentar que haciendo estas cosas no llegamos a ser más salvos, pero la razón por la que con entusiasmo y gozo nos ocupamos en todas estas actividades, es porque Dios nos ha ordenado que lo hagamos.

Una considerable evidencia de que alguien probablemente ha recibido salvación, es el hecho de que esa persona desplega un deseo continuo y serio de obedecer cualquiera y todos los mandatos y ordenanzas que Dios nos da.

Dios en el Nuevo Testamento durante la era de la iglesia institucional corporativa, ordenó el rito del bautismo en agua. En el Antiguo Testamento, la señal que debía ser puesta sobre la familia donde el padre fue salvado, fue la circuncisión física.

Recordemos que Dios declara:

“Mas si algün extranjero peregrinare contigo, y quisiere hacer la pascua á Jehová, séale circuncidado todo varón, y entonces se llegará á hacerla, y será como el natural de la tierra; pero ningün incircunciso comerá de ella.” Éxodo 12:48

Dios ordenó que la señal de la circuncisión debiera ser puesta sobre todos los varones para indicar que esa familia había llegado a ser una familia del Evangelio.

Colocando la señal de la circuncisión sobre los varones no fue opcional, ella debía de efectuarse y leemos:

“Este será mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu simiente después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros.
Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será por señal del pacto entre mí y vosotros.
Y de edad de ocho días será circuncidado todo varón entre vosotros por vuestras generaciones: el nacido en casa, y el comprado á dinero de cualquier extranjero, que no fuere de tu simiente.
Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero: y estará mi pacto en vuestra carne para alianza perpetua.
Y el varón incircunciso que no hubiere circuncidado la carne de su prepucio, aquella persona será borrada de su pueblo; ha violado mi pacto.”
Génesis 17:10-14

Como vimos anteriormente, en el Nuevo Testamento Dios reemplazó la señal de la circuncisión del Antiguo Testamento con el bautismo en agua.

Es por eso, que no nos sorprende lo que leemos en el libro de los Hechos en conexión con Cornelio, (centurión de la compañía llamada la Italiana) y de aquellos que fueron salvados con él.

“Entonces respondió Pedro: ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?
Y les mandó bautizar en el nombre del Señor Jesüs. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.”
Hechos 10:47-48

Pedro está hablando bajo la inspiración de Dios el Espíritu Santo, de esta manera la orden dada a través de la era de la iglesia institucional corporativa de bautizar, provino del mismo Dios.

¿CUAL ES EL LEGITIMO BAUTISMO EN AGUA?

Consideremos ahora unas pocas preguntas adicionales. La primera es: ¿Qué es lo que constituye al legítimo bautismo en agua?

Debido a que el bautismo en agua es una sombra y de si mismo no tiene sustancia, ¿es este rito tan fortuito o secundario que cualquier persona podía efectuarlo?

Por ejemplo, supongamos que durante la era de la iglesia institucional, los padres de un bebe pertenecieron a una iglesia que no entiende el bautismo de un infante y consecuentemente ellos no lo llevaron a cabo.

Pero estos padres desean que su bebe sea bautizado, ¿pueden los padres bautizar al bebe? La respuesta tiene que ser, No. ¿Por qué?

Si examinamos cada instancia del bautismo en agua registrada en las Sagradas Escrituras, encontraremos que siempre fue efectuada por alguien que había sido designado como un supervisor espiritual de la iglesia.

En el río Jordán, Juan el Bautista y los apóstoles bautizaron á algunas personas. Entre ellos, Felipe quien probablemente fue uno de los siete que asistió a la iglesia primitiva y posiblemente fue uno de los apóstoles.

El bautizó con agua al Etíope eunuco: “Y mandó parar el carro: y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y bautizóle.” Hechos 8:38

Al Samaritano: “El mismo Simón creyó también entonces, y bautizándose, se llegó á Felipe: y viendo los milagros y grandes maravillas que se hacían, estaba atónito.” Hechos 8:13

El apóstol Pablo bautizó a la familia de Estéfanas: “Y también bauticé la familia de Estéfanas: mas no sé si he bautizado algün otro.” 1Corintios 1:16

A Lidia y su casa: “Y cuando fué bautizada, y su familia, nos rogó, diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad: y constriñónos.” Hechos 16:15

Al carcelero de Filipos y todos los suyos: “Y tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó los azotes; y se bautizó luego él, y todos los suyos.” Hechos 16:33

Y a casi una docena de discípulos Éfeso: “Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesüs.” Hechos 19:5

Pedro bautizó a la familia de Cornelio: “Y les mandó bautizar en el nombre del Señor Jesüs. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.” Hechos 10:48

“En cada momento el registro dado por Dios deja en claro que el bautismo en agua fue la responsabilidad de los gobernantes de la iglesia.
Ellos tenían la tarea de averiguar y establecer lo mejor posible si uno de los padres era verdaderamente salvo.”

¿DEBE UNO VOLVER A BAUTIZARSE?

Otra pregunta que es planteada frecuentemente es que ¿si una persona fue bautizada cuando fue un infante, debe ella bautizarse otra vez cuando hace profesión de fe?

La respuesta es encontrada cuando damos un vistazo a la señal de la circuncisión. Una persona que fue circuncidada cuando fue un bebé, no volvió a recibir otra circuncisión cuando llegó a ser un adulto.

Arriba ^

De la misma manera, la persona bautizada como un infante, no debía bautizarse otra vez cuando hizo profesión de fe.

Cuando vemos la experiencia de los samaritanos en Hechos 8, aprendemos que cuando Felipe pensó que ellos habían recibido salvación, él les suministró el bautismo en agua.

Mas tarde cuando Pedro y Juan vinieron a investigar la maravillosa verdad que la salvación también había sido otorgada a los samaritanos, leemos:

“Y los apóstoles que estaban en Jerusalem, habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron á Pedro y á Juan:
Los cuales venidos, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo;
(Porque aun no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el nombre de Jesüs.)”
Hechos 8:14-16

“Dios nos deja ver claramente que ellos todavía no eran salvos ya que ellos no habían recibido el Espíritu Santo a pesar de que parecía que ellos sí eran salvos y a pesar de que habían recibido la señal del bautismo en agua.”

Dios nos permite saber esto porque Él registra:

“Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de él.” Romanos 8:9

Entonces Dios nos enseña que fue cuando Pedro y Juan les ministraron que ellos recibieron salvación.

Notemos cuidadosamente que no obstante y de una manera significativa, cuando ellos recibieron salvación ellos no recibieron otra vez la señal del bautismo en agua. Esto concuerda con la experiencia de muchos cristianos.

Muchos han sido bautizados cuando fueron infantes o cuando ellos pensaron que habían recibido salvación, pero mas tarde en sus vidas hubo gran evidencia de que en realidad ellos no habían sido salvos todavía.

Tiempo mas tarde, ellos fueron traídos a una relación de salvación con Cristo Jesüs. Siguiendo el ejemplo de los samaritanos, sabemos que una persona no debía ni debe recibir la señal del bautismo en agua por segunda vez.

BAUTIZANDO EN EL NOMBRE DE JESÚS

Otra pregunta que es planteada frecuentemente es: ¿Por qué Dios en Mateo 28 usa el lenguaje, “…bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:”? (v. 19)

Pero en el libro de los Hechos Dios usa un lenguaje similar al de Hechos 8:16 donde habla de los samaritanos quienes habían recibido la señal del bautismo en agua “…mas solamente eran bautizados en el nombre de Jesüs.”

La respuesta a esta pregunta es encontrada cuando escudriñamos cuidadosamente el registro del bautismo de los casi 12 discípulos en Éfeso, y leemos:

“Díjoles: ¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis? Y ellos le dijeron: Antes ni aun hemos oído si hay Espíritu Santo.
Entonces dijo: ¿En qué pues sois bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan.
Y dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, es á saber, en Jesüs el Cristo.
Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesüs.
Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.”
Hechos 19:2-6

En este instructivo pasaje, Dios indica que alguien (posiblemente Apolos) ministró a estos efesios. Daba la impresión de que ellos habían recibido salvación, de allí que ellos recibieron la señal del bautismo en agua.

Pero cuando el apóstol Pablo los chequeó, él encontró dos verdades:

  1. Ellos todavía no eran salvos (el Espíritu Santo aun no había venido sobre ellos).
  2. Ellos habían sido bautizados “…en el bautismo de Juan.”

Recordando lo que aprendimos en Hechos 8 con respecto a la experiencia de los samaritanos, si ellos fueron adecuadamente bautizados en agua antes de recibir salvación, otro bautismo en agua no era requerido después de su salvación.

Pero el bautismo que ellos habian recibido no era válido porque ellos habían sido bautizados “…en el bautismo de Juan.”

Recordemos que anteriormente aprendimos que el bautismo que Juan el Bautista efectuaba, fueron lavados del Antiguo Testamento que señalaban el advenimiento del Señor Jesüs.

De esta manera, ya que ninguna de las señales del Antiguo Testamento que señalaba a la expiación debe ser observada desde que Cristo fue a la cruz, así mismo el bautismo de Juan no debe ser observado.

Por ello, los efesios fueron bautizados más correctamente en el nombre de JesüsCristo. La verdad que brilla a través de esta enseñanza, es que en el libro de los Hechos Dios insiste que el bautismo en el nombre de Cristo es bautismo post-Pentecostés.

Ser bautizado en el nombre de Cristo significa que el lavado que da la salvación está sobre la autoridad de la obra expiatoria consumada por Cristo en la cruz.

Esto no es una oposición al lenguaje de Mateo 28 donde el bautizarse debe ser hecho “…en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:”

Más bien, Dios allí provee enseñanza adicional concerniente a la naturaleza del lavado total de nuestros pecados. Nuestros pecados son lavados y eliminados sobre la autoridad de que Cristo ya pagó por ellos.

Esa es la razón por la que nosotros somos bautizados en el nombre del Señor JesüsCristo. Cuando nuestros pecados son eliminados, somos lavados (bautizados) “…en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:”

“Esto significa que entramos en la manera o modo más íntimo a una relación con el Dios Trino.
Regresando al registro de los efesios en Hechos 19, aprendemos que ellos fueron bautizados en el nombre del Señor Jesüs antes que Dios les proveyera salvación.”

De esta manera, la experiencia de los efesios fue muy similar a la de los samaritanos de Hechos 8. Alguno talvez use este hecho para tratar de probar que el bautismo en agua es un requisito para salvación.

Pero no olvidemos que esta idea es anulada inmediatamente por el registro de que la familia de Cornelio recibió la señal del bautismo en agua después de que ellos habían recibido salvación pues Dios declara:

“Entonces respondió Pedro: ¿Puede alguno impedir el agua, para que no sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?
Y les mandó bautizar en el nombre del Señor Jesüs. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.”
Hechos 10:47-48

Además, no olvidemos que anteriormente aprendimos que el bautismo en agua es una obra que nosotros efectuamos, y de allí que ese acto nunca jamás podría ser una condición para salvación.

1 | 2 | 3 | Sumario <-- Haga Clic Aquí para entrar a otra sección.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.