Bautismo: La Ablución Total De Nuestros Pecados

Capítulo 1 (2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Sumario)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿QUE SIGNIFICA LA PALABRA BAUTISMO?

En la Biblia existen muchas palabras que regularmente son malentendidas y por ende malinterpretadas por teólogos y estudiantes de ella.

Palabras y frases como: Israel, pacto, nacer de nuevo, elección, sangre derramada, etc., se encuentran entre aquellas que usualmente son malentendidas por muchos.

“Entre las palabras que son malentendidas habitualmente, también se encuentra la palabra bautismo.
Lamentablemente, este error ha sido la guía de preceptos erróneos concernientes a la salvación, los cuales son enseñados normalmente.”

De esta manera, es absolutamente necesario que nosotros entendamos claramente la enseñanza bíblica concerniente a la doctrina del bautismo.

¿CÓMO ENTENDEMOS LA PALABRA BAUTISMO?

A medida que examinamos en las Sagradas Escrituras como Dios habla del bautismo, rápidamente podemos entender la razón del por qué existe tanta controversia y mal entendimiento concerniente a la doctrina del bautismo.

Dios registra que: “Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo del arrepentimiento para remisión de pecados.” Marcos 1:4

Por medio de Juan el Bautista, aprendemos que el Señor Jesús debía bautizar con el Espíritu Santo:

“Yo á la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego” Mateo 3:11

Cristo mismo fue bautizado a pesar de no tener pecado:

“Y Jesús, después que fué bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vió al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.” Mateo 3:16

El Señor Jesús también debía experimentar un bautismo relacionado a la cruz, el cual debía ser compartido por Sus discípulos:

“Y ellos dijeron: Podemos. Y Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis; y del bautismo de que soy bautizado, seréis bautizados.” Marcos 10:39

Los creyentes debían ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo:

“Por tanto, id, y doctrinad á todos los Gentiles, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo:” Mateo 28:19

Ellos fueron bautizados en Cristo:

“Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Hechos 2:38

“Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.” Hechos 19:5

“Y les mandó bautizar en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.” Hechos 10:48

Dios registra: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Marcos 16:16

Allí y en Hechos 2:38 parece que la Biblia enseña que el bautismo es un requerimiento para llegar a recibir u obtener salvación.

Ciertamente podemos ver que el tema del bautismo es confuso. De esta manera, mientras continuemos en este estudio, pidiendo la guía y sabiduría de nuestro Dios, examinaremos a la luz de toda la Biblia cada una de las referencias al bautismo, para descubrir la armonía entre todas ellas.

Durante el proceso del estudio de la palabra bautismo, también aprenderemos mucho más sobre la maravillosa salvación que Dios con tanto amor y compasión ha otorgado a todos aquellos a quienes la ha concedido.

Por la gracia de Dios, durante este estudio aprenderemos mucho sobre lo que pasó en la cruz y lo que pasa con cada individuo que realmente llega a recibir salvación.

Para poder armonizar cada referencia bíblica al bautismo, es de mucha importancia que primero descubramos el significado que Dios ha dado en la Biblia a la palabra bautismo.

Una vez que sepamos claramente el significado bíblico de esta palabra, seremos ayudados grandemente en el entendimiento de todas las referencias bíblicas a esta palabra.

Maravillosamente, a medida que entendamos el significado de las referencias bíblicas, también recibiremos una visualización mas clara del Maravilloso Plan De Dios Para Salvación .

“A medida que busquemos entender el significado de la palabra bautismo, debemos seguir un principio fundamental.
Ese principio es que la Biblia es su propio intérprete.”

Verdaderamente, Ella es Su propio diccionario, Ella es Su propio comentario.  Es por eso que nuestro estudio se mantendrá confinado dentro de las paginas de la Biblia.

En el lenguaje Griego, las palabras que se identifican con la palabra bautismo son [baptizo] la cual es traducida a bautizar, [baptismos] la cual es traducida a bautismo, y la palabra [baptisma] también traducida a bautismo. Juan el Bautista, es Juan el [Baptises].

¿QUÉ ACERCA DE LA PALABRA GRIEGA BAPTO?

Antes de dar un vistazo a esas palabras, debemos mirar una palabra similar, la palabra [bapto].

La razón por la que debemos dar una ojeada a esta palabra, es porque muchos estudiantes de la Biblia están convencidos que la palabra “bautizar” significa sumergir.

Uno de los argumentos de esta creencia, es que la palabra raíz de la cual “bautismo” se deriva, es la palabra [bapto], y esta palabra en la Biblia siempre es traducida a “sumergir”.

El hecho es que cuando estudiamos cuidadosamente el uso que Dios da en Su Sagrada Escritura a la palabra bautismo, descubriremos que Dios nunca la usa para simbolizar, representar o expresar inmersión.

Mucho más, encontraremos que la palabra bautismo, si tiene algún significado o aplicación espiritual; siempre tiene que ver con la total ablución o purificación de nuestros pecados.

Estos dos principios podrán ser vistos claramente mientras marchemos en nuestro estudio.

Por otro lado, cuando examinemos cada lugar donde las palabras griegas [bapto] o la similar [embapto] se encuentran (las cuales siempre son traducidas a “sumergir”), encontraremos que Dios nunca las usa como sinónimos de la total ablución o lavado de nuestros pecados.

En otras palabras, Dios de ninguna manera les da el significado de, o las relaciona de algún modo a la salvación.

Así, a pesar de que de alguna manera ellas se relacionen a la palabra bautismo, Dios claramente las denota como diferentes ya que Él las usa de esa manera en Su Sagrada Escritura.

Para asegurarnos de esto, tomemos tiempo examinando cada lugar en la Biblia donde Dios usa la Palabra [bapto], y leemos:

“Respondió Jesús: Aquél es, á quien yo diere el pan mojado. Y mojando [bapto] el pan, diólo á Judas Iscariote, hijo de Simón.” Juan 13:26

Similarmente:

“Entonces él respondiendo, dijo: El que mete [bapto] la mano conmigo en el plato, ése me ha de entregar.” Mateo 26:23

“Y él respondiendo les dijo: Es uno de los doce que moja [embapto menos = un participio activo] conmigo en el plato.” Marcos 14:20

“Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía á Lázaro que moje [bapto] la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque soy atormentado en esta llama.” Lucas 16:24

“Podemos ver que la palabra [bapto] y [embapto menos] en estos versos, no tienen nada que ver con la ablución ó limpieza total de nuestros pecados.”

Lo que Dios está enseñando por medio de la acción de sumergir en estos versos, y la acción de mojar o sumergir el pan y dárselo al traidor Judas, no tiene nada que ver con la salvación de ellos.

Tampoco la inmersión del dedo de Lázaro provee o proporciona salvación para Lázaro ni tampoco para el hombre rico.

Otro verso bíblico que emplea un derivado de la palabra [bapto], se encuentra en Apocalipsis 19:13 donde Dios declara: “Y estaba vestido de una ropa teñida [bapto] en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS.

En realidad la palabra [bapto] es la palabra griega [bebamnenon] la cual es un participio perfecto neutral que literalmente se traduce a: “habiendo sido sumergido”.

Arriba ^

Dios en este verso habla de Cristo (Su Palabra), como el Salvador quien soportó Su justa ira para pagar por los pecados de los escogidos para salvación. Una vez que aprendemos esto, la pregunta es:

¿De la sangre de quién está teñida su ropa? Si fuese Su sangre, entonces en este verso la palabra [bapto] o [bebamnenon] se relacionaría a la salvación.

“Pero si la sangre en la cual Su ropa había sido sumergida fue nuestra sangre, entonces sabríamos que la palabra [bapto] no se identifica con la salvación.
Esto es porque nuestra sangre no puede traer, efectuar, ni está relacionada de alguna manera con la salvación.”

Por Su inmerecida gracia, Dios nos permite descubrir que la sangre con la cual Su ropa fue manchada, fue la sangre de aquellos a los cuales Él vino a salvar.

En una cita bíblica que Dios nos da para ayudarnos a entender esto, declara:

“¿Por qué es bermejo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar?
Pisado he yo solo el lagar, y de los pueblos nadie fué conmigo: pisélos con mi ira, y hollélos con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y ensucié todas mis ropas.”
Isaías 63:2-3

Note que la frase “…y su sangre salpicó mis vestidos…” es similar a “…una ropa teñida en sangre…” encontrada en Apocalipsis 19:13.

De esta manera vemos que cuando Dios declara que el Verbo de Dios “…estaba vestido de una ropa teñida [bapto] en sangre…”, no se está refiriendo a Su sangre, sino a la sangre de aquellos por los cuales Cristo pagó para salvar.

En este verso en Isaías, Dios habla de Jesús mientras Él es castigado por los pecados de aquellos que Él vino a salvar.

No olvidemos que Cristo es ambos, el es Juez y el es el Cordero o sacrificio de la expiación y Su ira contra el pecado es contra el pecador que Él vino a salvar.

Pero Él como nuestro Substituto, está recibiendo el castigo demandado por la justa furia de Dios contra nuestros pecados. Y Su sacrificio es contado por Dios como si nosotros hubiésemos sido los que estuvimos presentes allí.

De esta manera, Dios nos enseña que en principio, fueron los escogidos los que fueron hollados por la ira de Dios y fue también esencialmente nuestra sangre la que manchó o tiñó Sus vestidos.

Mas tarde en nuestro estudio, aprenderemos más sobre este importante concepto. Nuestra sangre en Sus vestidos es la evidencia de que es Él quien fue hecho pecado a favor de aquellos que Él vino a salvar. Sus vestidos fueron salpicados por nuestra sangre.

Cristo dio Su vida desde antes de la fundación del mundo y experimentó la segunda muerte para que de esa manera nosotros fuésemos lavados de nuestros pecados. Dios declara:

“Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre,” Apocalipsis 1:5

Y también Dios declara:

“Mas si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” 1Juan 1:7

De esta manera vemos que el derivativo de la palabra [bapto] usado en Apocalipsis 19:13 como también en el resto de los versos donde encontramos las palabras [bapto] o [embapto] nos da una pista del significado de la palabra bautismo.

¿QUÉ SIGNIFICA LA PALABRA BAUTISMO?

Regresando a nuestro estudio de las palabras [baptizo] [baptismos] y [baptisma], encontramos que usualmente ellas han sido traducidas a “bautizar” o “bautismo”. Pero en pocas ocasiones, el contexto no permite dicha traducción.

Nosotros debemos examinar cada lugar de la Biblia donde estas palabras no han sido traducidas a “bautizar” o “bautismo”. Esto nos ayudará a obtener el significado de estas palabras griegas.

Primero Dios declara:

“Y volviendo de la plaza, si no se lavaren, no comen. Y otras muchas cosas hay, que tomaron para guardar, como las lavaduras de los vasos de beber, y de los jarros, y de los vasos de metal, y de los lechos.)” Marcos 7:4

“La palabra “…lavaren…” empleada aquí emana de la raíz de la palabra griega [baptizo] la cual ordinariamente es traducida a “bautizar”.
La palabra “lavando” es [baptismos] la cual originalmente es traducida a “bautismo”.

Además leemos:

“Y el Fariseo, como lo vió, maravillóse de que no se lavó antes de comer.” Lucas 11:38

En este pasaje la palabra “…lavó…” es la palabra griega [baptizo] la cual ordinariamente es traducida a bautizar. De la misma manera leemos:

“Consistiendo sólo en viandas y en bebidas, y en diversos lavamientos, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de la corrección.” Hebreos 9:10

La palabra “…lavamientos…” es la palabra griega [baptismos] la cual también es traducida a “bautismo”.

Nota que en todos estos pasajes las palabras castellanas “…lavó…” y “…lavamientos…” son las mismas palabras como las palabras griegas que pueden ser transliteradas como “bautizar” o “bautismo”.

El contexto de estos versos claramente enseña que la palabra “…lavó…” es una traducción correcta. Además, no existe ninguna implicación de chapuzón, sumersión ó inmersión.

Por ejemplo, “…los lechos…” o mesas en Marcos 7:4 no son sumergidos para lavarlos. En estos pasajes Dios claramente nos enseña que en Su Santa Escritura, la palabra “bautizar” significa lavar, limpiar o purificar.

Estos lavados o purificaciones de los fariseos antes de comer y “…las lavaduras de los vasos de beber, y de los jarros, y de los vasos de metal, y de los lechos.” están todos relacionados a los lavados ceremoniales del Antiguo Testamento.

Esto está relacionado íntimamente en el lenguaje de Lucas 11:39-40, el cual sigue inmediatamente al verso que relata el lavado de los fariseos antes de comer, y Jesús declara:

“Y el Señor le dijo: Ahora vosotros los Fariseos lo de fuera del vaso y del plato limpiáis; mas lo interior de vosotros está lleno de rapiña y de maldad.
Necios, ¿el que hizo lo de fuera, no hizo también lo de dentro?”

Este verso acuerda con lo que leímos en Hebreos 9:10, donde Dios declara que estos lavamientos o purificaciones del Antiguo Testamento (y los fariseos trataban de mantener tan perfectamente como fuese posible las leyes ceremoniales del Antiguo Testamento) se presentaban solamente como ordenanzas carnales.

Por la gracia de Dios, mas tarde en nuestro estudio, daremos un vistazo a estos lavados ceremoniales del Antiguo Testamento. Descubriremos que ellos fueron señales o representaciones que apuntaban al lavado o ablución total de nuestros pecados por medio de la expiación de Cristo.

Es por eso que por la gracia de Dios, podemos ver por qué referencias a ellos en el lenguaje griego del Nuevo Testamento, son llamados [baptizo] o [baptismos] como hemos visto en los versos anteriores.

También debemos anotar que en las palabras griegas [baptizo] o [baptismos], nunca su traducción lleva el sentido de sumergimiento, zambullida o inmersión. Esto está en completa armonía con el principio de la enseñanza de que Dios nunca usa a la inmersión como sinónimo para salvación.

“Pero como aprenderemos, por la gracia de Dios vemos que las palabras lavando, limpiando o purificando, son usadas repetidamente por Dios para describir salvación.
Entre ellos, veremos ejemplos de esto en los libros de Ezequiel, y Hechos.”

“Y esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.” Ezequiel 36:25

“Ahora pues, ¿por qué te detienes? Levántate, y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.” Hechos 22:16

No olvidemos que temprano en nuestro estudio dimos un vistazo a Apocalipsis 1:5 y a 1Juan 1:7, donde leímos acerca de la sangre de Cristo lavando y limpiándonos de nuestros pecados.

De esta manera podemos ser asegurados que [baptizo] significa lavar o limpiar.  Por la gracia de Dios, mientras continuemos nuestro estudio veremos a un grado más alto, lo cierto que esto es.

2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Sumario <-- Haga Clic aquí para entrar a otra sección.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.