Las Primeras Seis Plagas

Apocalípsis 16 (1 de 2)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2001.

16:1 “Y OI una gran voz del templo, que decía á los siete mensajeros [ángeles] Id, y derramad las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra.”

En nuestro estudio de Apocalipsis 15, recordarás que cuando nos adelantamos y dimos un vistazo a Apocalipsis 21:9 y 22:8-9 aprendimos que los “…siete ángeles que tenían las siete plagas postreras…” son realmente verdaderos creyentes.

Ya que la palabra griega “…ángel…” puede ser correctamente traducida “…mensajero…”, yo estoy una vez más substituyendo la primera con la segunda en este estudio, para evadir cualquier confusión.

Estos mensajeros que están con el Señor en el cielo, ahora son ordenados a derramar “…las siete copas de la ira de Dios sobre la tierra.” Mientras continuemos en este capítulo notarás aquí un paralelo muy cercano entre el derramamiento de las siete copas y el sonido de las siete trompetas que vimos en los libros 8-12 de Apocalipsis.

Sin lugar a dudas, tú encontraras que las primeras 6 copas, de la misma manera que las primeras 6 trompetas; están relacionadas o tienen que ver con el período de La Tribulación Final. Solo la última se refiere al Día Del Juicio.

LA DIFERENCIA

De todos modos estas dos representaciones son diferentes en un aspecto importante. En Apocalipsis 8 y 9 vimos repetidamente la fracción 1/3 que es el símbolo que Dios había asignado (en el contexto de estos capítulos de Apocalipsis), a los verdaderos creyentes y a la iglesia corporativa, visual, externa en Zacarías 13:9.

De esta manera, el sonido de las primeras seis trompetas nos enfocan en el juicio que Dios trae contra la iglesia corporativa, externa por haberse convertido en una iglesia apóstata.

Aquí en Apocalipsis 16, el término 1/3 no aparece en ningún lado. Por ejemplo, la copa en este verso es derramada “…sobre la tierra.” De hecho, el punto céntrico de todo este capítulo es sobre el terrible juicio sobre toda la tierra.

16:2 “Y fué el primero, y derramó su copa sobre la tierra; y vino una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la señal de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen.”

¿Quién tiene la marca de la bestia? Toda persona que es esclavo de Satanás como vimos anteriormente donde Dios lo declara así: “Y hacía que á todos, á los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, ó en sus frentes:” Apocalipsis 13:16

Y ¿quién adora su imagen? Esto también estudiamos anteriormente donde Dios declara: “Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fué muerto desde el principio del mundo.” Apocalipsis 13:8

En otras palabras, Dios ha enviado sobre todos los no salvos de la tierra; una grave y maligna calamidad o desgracia que Dios denomina como una “…plaga mala y dañosa…”

Dios en Su Palabra frecuentemente usa la representación de “…una plaga mala…” o “…herida de muerte…” para ilustrar maldición. Toma a Job por ejemplo, él fue herido “…de una maligna sarna desde la planta de su pie hasta la mollera de su cabeza.” Job 2:7

En el sentido espiritual, el agraviado Job es un tipo o representación del Señor Jesús siendo condenado por nuestros pecados cuando Él vino a ser nuestro Salvador.

En Nahúm 3, donde Dios usa a Nínive como figura o representación del mundo perdido nos enseña esto: “No hay cura para tu quebradura; tu herida se encrudeció: todos los que oyeron tu fama, batirán las manos sobre ti, porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu malicia?” (v. 19)

Dios está declarando aquí que debido a su persistente malicia o maldad, los no salvos del mundo tendrán una herida incurable y grave, lo que significa que no habrá escape de la condenación eterna en el infierno. Bueno, ese es el mismo mensaje que Dios está declarando aquí en Apocalipsis 16:2.

16:3 “Y el segundo mensajero derramó su copa sobre el mar, y se convirtió en sangre como de un muerto; y toda alma viviente fué muerta en el mar.”

Nosotros también vimos el significado espiritual de “…el mar…” en nuestros estudios anteriores y vimos que Dios se refiere a los malvados de la tierra. Dios declara: “Mas los impíos son como la mar en tempestad, que no puede estarse quieta, y sus aguas arrojan cieno y lodo.” Isaías 57:20

Ahora, ya que el segundo mensajero derrama la copa del juicio de Dios sobre el mar, este “…se convirtió en sangre como de muerto…” Este juicio es visiblemente similar a una de las diez plagas que vinieron contra Egipto las cuales culminaron en la muerte de todos los primogénitos de Egipto.

De hecho, veremos otras similitudes mas tarde. Esto es porque esas diez plagas también son una figura o representación del fin del mundo. Las primeras 9 representan el período de La Tribulación Final, y la muerte de los primogénitos; el Día Del Juicio.

ESTRICTAMENTE SIMBÓLICO

Yo considero que debo enfatizar una vez más en este punto de nuestro estudio que casi a través de todo el libro de Apocalipsis, Dios usa palabras y eventos terrenales de manera parabólica o narrativa para enseñar verdades espirituales.

Por ejemplo, el verso 2 no está diciendo que “…una plaga mala y dañosa…” literal vendrá sobre cada ser humano, pues para que este verso tenga armonía con el resto de la Biblia, debemos entender que esta es una plaga espiritual.

De la misma manera en el verso 3, Dios no está diciendo que todos los mares y océanos se convertirán en sangre durante el período de La Tribulación Final. Es cierto que en Éxodo, el rió Nilo si fue transformado en sangre y trajo muerte. Pero allí Dios estaba estableciendo tipos y figuras o representaciones de la ira de Dios.

Aquí, Dios está representando el estado deplorable de aquellos que no están entre los elegidos de Dios durante el fin del tiempo. Debido a su perversidad, de la manera que Dios declara en Romanos 1, Él los entrega a pecados vergonzosos.

Dios los entrega a sus afecciones viles, y a sus mentes reprobadas. Y a medida que sus pecados alcanzan la medida total permitida por Dios; cada uno de ellos muere en la segunda muerte.

16:4 “Y el tercer mensajero derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.”

Una vez más, la sangre representa muerte, maldición y condenación. El hecho de que Cristo vertió Su sangre para salvarnos a nosotros los verdaderos creyentes significa que Él soportó condenación eterna por nuestros pecados.

Ríos, y fuentes de aguas como aprendimos anteriormente normalmente se relacionan o representan al agua viva del Verdadero Evangelio. Ahora, los ríos y fuentes “…se convirtieron en sangre.”

Esto representa a la iglesia corporativa, visible, externa la cual ya no está proclamando El Verdadero Evangelio, el cual esta circunscrito o ceñido por la Biblia solamente y en su totalidad.

En lugar de eso, en la iglesia corporativa, institucional de hoy encontramos una gran variedad de falsos evangelios que están ahogando al mundo, además también encontramos toda clase de religiones y creencias que lo único que hacen es conducir sus seguidores a la muerte eterna.

Todo esto no significa que ningún ser humano será salvo durante el período de La Tribulación Final. A pesar de que la iglesia institucional se ha vuelto apóstata y sin fe, Dios se mantiene fiel.

Él ha preservado para Sí, gente y ministerios que no doblan su rodilla a Baal para de esta manera proclamar el mensaje de salvación a los últimos de Sus elegidos. Pero al resto del mundo no se les permite escuchar El Verdadero Evangelio.

16:5 “Y oí al mensajero de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas:”

Aquí encontramos al mensajero que recién ha derramado la copa sobre las aguas (los cuales son los no salvos del mundo) alabando al Señor por haber juzgado al mundo. De la manera que señalé anteriormente en nuestro estudio, mientras estamos en esta tierra, debemos amar a nuestros enemigos. Nosotros queremos lo mejor para ellos; nosotros deseamos verlos salvos.

Pero una vez que dejemos este cuerpo maldecido por el pecado para estar con Cristo, entonces tenemos la mente de Dios. De esta manera, este creyente que reside en el cielo, está alabando a Dios por haber derramado Su ira sobre los impíos.

Esta declaración: “…Justo eres tú, oh Señor…” enfatiza la perfección de la santidad y justicia de Dios. Y obviamente “…que eres y que eras…” significa que Dios es desde la eternidad y hasta la eternidad.

16:6 “Porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado á beber sangre; pues lo merecen.”

A medida que Dios empieza a juzgar a los no salvos del mundo, Él pone un énfasis especial en un pecado particular de ellos. Este es el hecho de que ellos han derramado “…la sangre de los santos y de los profetas…” ellos han asesinado a Sus siervos.

Esta verdad es tan importante que Dios la reitera en Apocalipsis 18. Allí leemos: “Y en ella fué hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra.” (v. 24)

Indiscutiblemente sabemos que la gente en todo el mundo no ha estado literalmente matando a los verdaderos creyentes. De hecho; en nuestros días, pocos son los que han tenido que dar sus vidas por ser cristianos. Solo un pequeño porcentaje de verdaderos creyentes son asesinados.

Pero recuerda, asesinar en la Biblia es mucho más que matar físicamente. El Señor Jesús declara que si odiamos a nuestro hermano, ya hemos cometido asesinato en nuestro corazón. Desde el punto de vista de Dios, la acción de odiar es una acción de asesinato.

Recuerda también que el Señor Jesús declara:  “Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre; mas el que soportare hasta el fin, éste será salvo.” Mateo 10:22

En otras palabras, los seres humanos impíos, ya que son esclavos de Satanás, concientemente o inconcientemente odian a todos los verdaderos creyentes.  Desde el punto de vista de Dios, ellos han derramado “…la sangre de los santos y de los profetas.”

La ultima frase que declara: “…pues lo merecen.” significa que ellos merecen ser juzgados.  Como puedes ver, Dios ha prometido que Él vengaría a Sus siervos.  

Por ejemplo Dios declara: “Para que de esta generación sea demandada la sangre de todos los profetas, que ha sido derramada desde la fundación del mundo; Desde la sangre de Abel, hasta la sangre de Zacarías, que murió entre el altar y el templo: así os digo, será demandada de esta generación.” Lucas 11:50-51

Ordenándonos que vivamos apaciblemente con todos los hombres mientras estemos en esta tierra, Dios declara: “No os venguéis vosotros mismos, amados míos; antes dad lugar á la ira; porque escrito está: Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.” Romanos 12:19

16:7 “Y oí á otro del altar, que decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.”

Cuando el quinto sello fue abierto, vimos “…debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían.” Apocalipsis 6:9

Ellos “…clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?” Apocalipsis 6:10 Ahora, desde el altar les llega una declaración de satisfacción que los juicios de Dios “…son verdaderos y justos.” Hay muchos ejemplos de esta forma de pensar en el Antiguo Testamento.

Por ejemplo, Dios declara: “Hija de Babilonia destruída, Bienaventurado el que te diere el pago De lo que tú nos hiciste. Bienaventurado el que tomará y estrellará tus niños Contra las piedras.” Salmo 137:8-9

La “Hija de Babilonia…” aquí es una representación de la gente en el reino de Satanás. También leemos: “Gozarse han los píos con gloria: Cantarán sobre sus camas. Ensalzamientos de Dios modularán en sus gargantas. Y espadas de dos filos habrá en sus manos; Para hacer venganza de las gentes, Y castigo en los pueblos;” Salmo 149:5-7

Este lenguaje es muy vengativo, rencoroso e irreconciliable ¿no es así? Una vez más, tú y yo mientras existamos en esta tierra en este período del Nuevo Testamento no debemos leer esto y decir, ¡Ah! Que maravilloso que Dios derramará Su ira sobre los no salvos.

¡De ninguna manera! El Señor Jesús ordena que debemos amar a nuestros enemigos y que debemos testificarles, pero una vez que estemos en el cielo, podremos decir “Amén” a estos pasajes bíblicos.

16:8 “Y el cuarto mensajero derramó su copa sobre el sol; y le fué dado quemar á los hombres con fuego.”

Dios habla del sol en muchos pasajes del Antiguo Testamento. Por ejemplo: “PORQUE he aquí, viene el día ardiente como un horno; y todos los soberbios, y todos los que hacen maldad, serán estopa; y aquel día que vendrá, los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, el cual no les dejará ni raíz ni rama. Más á vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salud: y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Y hollaréis á los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día que yo hago, ha dicho Jehová de los ejércitos.” Malaquías 4:1-3

En este contexto, el Señor JesúsCristo es representado por el sol. Él es llamado “…el Sol de justicia…” Mientras que Él da sanidad a aquellos que le temen, Él también traerá destrucción a todo el universo cuando Él regrese.

Arriba ^

Entonces, el derramamiento de la cuarta copa sobre el sol es una forma figurativa de indicar que el tiempo ha llegado para que Dios empiece a juzgar a los no salvos. Por la gracia de Dios, ninguno de Sus hijos será dañado por este fuego ardiente.

Dios nos asegura esto: “Jehová es tu guardador: Jehová es tu sombra á tu mano derecha. El sol no te fatigará de día, Ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal: El guardará tu alma. Jehová guardará tu salida y tu entrada, Desde ahora y para siempre.” Salmos 121:5-7

Y también: “No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá á manaderos de aguas.” Salmo 49:10

16:9 “Y los hombres se quemaron con el grande calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.”

Cuando el pecado se multiplica, cosas terribles pasan en la tierra. La inhumanidad, maldad y salvajismo del hombre contra el hombre resulta en guerras, muertes, hambruna y plagas.  Debido a esto, es que una profecía encontrada en el libro de Romanos está siendo cumplida en nuestro tiempo.

Dios declara: “Y del mismo modo también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío.” Romanos 1:27

Nunca antes en la historia de los seres humanos los homosexuales han ostentado o han hecho alarde tan descarada y desvergonzadamente de su estilo de vida que está lleno de lascivia, concupiscencia y abominación repugnante. Déjeme apresurarme a enfatizar que la homosexualidad no es necesariamente peor que otros actos de desobediencia a Dios.

De la misma manera que cualquier otro pecador, un homosexual puede llegar a alcanzar misericordia de Dios y ser traído por Él y hecho Su hijo si clama a Dios por misericordia y si Dios le da Su fe para que confíe en Cristo Jesús como Salvador.

Pero en lugar de arrepentirse, la mayoría de la gente que participan en esta perversión, como también los que participan en los otros pecados; se enorgullecen de su comportamiento.

Como resultado, más y más de ellos están sufriendo de la enfermedad denominada SIDA, “…recibiendo en sí mismos la recompensa que convino á su extravío.”

TESTARUDEZ

Otros no salvos también han sufrido crecientemente las consecuencias debido a sus persistentes pecados. Por ejemplo; la fornicación propagada ha conducido directamente a una exorbitante cantidad de divorcios y familias destruidas.

¿Después de todo esto, se culpa así mismo el hombre por todos estos problemas? No. Ellos culpan a Dios, ellos blasfeman el nombre de Dios, y no se arrepienten “…para darle gloria.”

Los no salvos impíos del mundo en lugar de arrepentirse, se hunden mas y mas en sus pecados durante el período de La Tribulación Final a medida que la ira de Dios, se cumple sobre ellos mucho más que antes.

No olvides que no tenemos que esperar hasta el Día Del Juicio mismo para que la ira de Dios se cumpla sobre nosotros. Dios declara: “El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.” Juan 3:36

16:10-11 “Y el quinto mensajero derramó su copa sobre la silla de la bestia; y su reino se hizo tenebroso, y se mordían sus lenguas de dolor; Y blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores, y por sus plagas, y no se arrepintieron de sus obras.”

Esto suena muy parecido a los últimos dos versos, solamente que ahora Dios habla de la tierra en términos del reino de Satanás. La “…silla de la bestia…” se refiere a la autoridad reinante del diablo.

De las 10 plagas registradas en Éxodo 8-11, la antepenúltima fue de oscuridad sobre la tierra de Egipto. Una oscuridad que era tan “espesa” que nadie podía moverse.  Bueno, Dios está usando aquí esta representación para identificarla con la escena del fin del tiempo.

Durante el período de La Tribulación Final, esta tierra que está dominada por Satanás se encuentra en oscuridad espiritual total. Como resultado está el asesinato, el odio, la decadencia moral, la adicción a las drogas y todas las otras cosas diabólicas que se llevan a cabo por medio de los seres humanos.

Todos estos pecados son representados en la Biblia como:  “…dolores, y por sus plagas…” sobre las gentes del reino de Satanás de tal manera que ellos “…se mordían sus lenguas de dolor…”

Pero a pesar de todo esto, ellos de todos modos  “…no se arrepintieron de sus obras.”  En su ceguera y fraude engañoso en el que creen; ellos blasfeman al Dios del cielo, ellos blasfeman a su Creador.

16:12 “Y el sexto mensajero derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de él se secó, para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente.”

Uno de los muchos pasajes en las Sagradas Escrituras que hablan de secar ríos, es Isaías 44.

Allí Dios declara: “Así dice Jehová, tu Redentor, y formador tuyo desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo; Que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco á los agoreros; que hago tornar atrás los sabios, y desvanezco su sabiduría; Que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice á Jerusalem: Serás habitada; y á las ciudades de Judá: Reedificadas serán, y sus ruinas levantaré; Que dice al profundo: Sécate, y tus ríos haré secar; Que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, en diciendo á Jerusalem, Serás edificada; y al templo: Serás fundado.” Isaías 44:24-28

Dios promete aquí que Cristo, tipificado por el rey Ciro de Persia, vendría y proveería para nuestra salvación. Lo profundo y los ríos son representaciones de la condenación eterna.

De la manera que la división del río Jordán permitió a los israelitas entrar a la tierra prometida sobre tierra seca, Cristo secó la maldición del pecado al soportar el infierno a nuestro favor, colocando de esta manera la fundación sobre la cual la iglesia eterna es construida.

Debido a que el secar de las aguas se refiere a la salvación, este pasaje en Isaías no se relaciona directamente al de Apocalipsis 16:12. Una relación distinta puede ser encontrada en Jeremías 50.

Dios habla allí sobre la destrucción de los Caldeos o Babilonia. (Simbólicamente el rió Eufrates es equivalente a Babilonia porque este fluyó a través de la ciudad de Babilonia.)

Dios empieza declarando en el verso 35: “Cuchillo sobre los Caldeos, dice Jehová, y sobre los moradores de Babilonia, y sobre sus príncipes, y sobre sus sabios.”

Enseguida Dios habla de una espada o cuchillo sobre los falsos profetas, sobre los valientes, “Cuchillo sobre sus caballos, y sobre sus carros, y sobre todo el vulgo que está en medio de ella, y serán como mujeres: cuchillo sobre sus tesoros, y serán saqueados.” (v. 37)

Esta declaración culmina en el verso 40 “Como en el trastornamiento de Dios á Sodoma y á Gomorra y á sus ciudades vecinas, dice Jehová, no morará allí hombre, ni hijo de hombre la habitará.”

UNA SEQUÍA

Todo esto es una figura o representación del Día Del Juicio, cuando Dios destruirá el dominio de Satanás.  Relacionado a este contexto, encontramos referencia a sequedad de aguas en el verso 38 “Sequedad sobre sus aguas, y secaránse: porque tierra es de esculturas, y en ídolos enloquecen.”

Como puedes ver, debido a que la gente “…en ídolos enloquecen.” Dios traerá aridez sobre sus aguas.  En otras palabras, debido a que los seres humanos se entregan y satisfacen totalmente en toda clase de idolatría, Dios cerrará sus oídos y ellos simplemente no podrán oír las aguas del Verdadero Evangelio. Esto es lo que Dios en Apocalipsis 16:12 declara.

ANTICIPADAMENTE NECESARIO

Todo esto debe tomar lugar sobre la tierra  “…para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente.” ¿Qué preparación es esta? Bueno, Dios declara en Isaías 41 “ESCUCHADME, islas, y esfuércense los pueblos; alléguense, y entonces hablen: estemos juntamente á juicio. ¿Quién despertó del oriente al justo, lo llamó para que le siguiese, entregó delante de él naciones, é hízolo enseñorear de reyes; entrególos á su espada como polvo, y á su arco como hojarascas arrebatadas? Siguiólos, pasó en paz por camino por donde sus pies nunca habían entrado.” (v. 1-3)

El Justo del oriente es el Señor JesúsCristo, Él es descrito en Malaquías 4:2 como: “…el Sol de justicia…” quien se levanta trayendo salvación en Sus alas. Aquí en Isaías 41, Él viene en juicio.

Apocalipsis 16 toma esta representación y habla sobre el río Eufrates siendo secado “…para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente.” Aquí los reyes del este son los verdaderos creyentes.  Nosotros somos sacerdotes reales; nosotros somos príncipes de Dios, y reinamos y regimos con Cristo. En el Día Del Juicio también estaremos juzgando con Él.

16:13 “Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos á manera de ranas:”

Una vez mas, ¿recuerdas que en una de las diez plagas de Éxodo 8 hubieron ranas en todos lados de la tierra? ¿Qué es lo que las ranas significan? En el Salmo 78 donde Dios recuenta ese juicio contra Egipto, leemos: “Envió entre ellos una mistura de moscas que los comían, Y ranas que los destruyeron.” (v. 45)

Como puedes ver, de acuerdo a la definición que Dios da a las ranas, estas representan aquello que destruye. Mientras que las ranas en Éxodo 8 fueron enviadas por Dios para destruir la tierra de Egipto, las ranas aquí salen “…de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta…” estas todas son representaciones de Satanás.

Nosotros no tenemos que pensar en tres individuos o tres personalidades. Nota que las fuerzas destructoras, todas salen de la boca. Dios está declarando que el diablo y sus emisarios guiarían las gentes a la destrucción por medio de sus mentiras.

EL PROPÓSITO DE DIOS

Nota también que el número 3 es enfatizado aquí. Esto nos asegura que esta aparente victoria de Satanás estará en total acuerdo con el propósito de Dios. En otras palabras, esto es lo que Dios quiere que suceda.

Nosotros también podemos encontrar estas palabras tranquilizadoras en 2Tesalonicenses 2 “Por tanto, pues, les envía Dios operación de error, para que crean á la mentira; Para que sean condenados todos los que no creyeron á la verdad, antes consintieron á la iniquidad.” (v. 11-12)

Es el propósito de Dios es permitir a Satanás arrollar, inundar, aplastar, vencer, dominar, derrotar, superar, atropellar, y pisotear al mundo con pecados hacia los últimos días y el fin del tiempo. ¿Por qué? Para preparar el camino para Dios y Sus santos para juzgar a los no salvos en el Día Del Juicio.

16:14 “Porque son espíritus de demonios, que hacen señales, para ir á los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.”

La manera principal por la cual Satanás engaña al mundo es obrando milagros por medio de sus esclavos. No olvides que estas ranas han venido a destruir, no a edificar ni tampoco a dar luz.

Cuando estudiamos Apocalipsis 13:14 discutí abundantemente este tema de milagros, especialmente aquellos usados por los obreros de Satanás hacia el fin del tiempo.

En concreto, yo destaqué o subrayé que cuando el Señor JesúsCristo estuvo en la tierra, y más tarde cuando los apóstoles empezaron sus ministerios, ellos hicieron señales y milagros para atestiguar que ellos eran legítimos y auténticos.

Satanás no estaba haciendo ninguna señal ni ningún milagro en ese tiempo. Al contrario, ahora que Satanás ha venido al fin del tiempo con señales y milagros, los siervos de Cristo no están haciéndolos, pues de otra manera esto crearía confusión.

Entre las señales más comúnmente usadas por Satanás están: el caerse hacia atrás, el hablar en lenguas, sanidades milagrosas y mensajes provenientes de sueños, visiones, voces, y visitaciones de ángeles.

Hablando de los eventos del fin antes del regreso de nuestro Señor Jesús, Dios advierte contra esto en 2Tesalonicenses 2 “A aquel inicuo, cuyo advenimiento es según operación de Satanás, con grande potencia, y señales, y milagros mentirosos, Y con todo engaño de iniquidad en los que perecen; por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” (v. 9-10)

UNIVERSALMENTE

El engaño de Satanás no solo vendrá a través de falsos evangelios que se amparan bajo el toldo o cubierta de la fe cristiana, sino que también está en toda clase de religiones y cultos que toman ventaja de la rebelión del hombre contra Dios y el desprecio a Su verdad.

Y estos obradores de milagros falsificados irán “…á los reyes de la tierra y de todo el mundo…” Esta es la forma que Dios ha decidido usar para preparar al mundo para la confrontación final entre Dios y Satanás. Esta batalla final que llegará en el gran día del Todopoderoso Dios.

Esta batalla está atada a Armagedón en el verso 16 y estudiaremos su característica con mucho cuidado cuando lleguemos a ese verso.  Es suficiente que subraye que esta no será una batalla física entre los creyentes y los no creyentes, esta será el mismo Día Del Juicio, ¡Amén!

Segunda Parte De Apocalipsis 16 <-- Haga Clic aquí.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.