La Plaga Final

Apocalípsis 16 (2 de 2)

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2001.

16:15a “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela…”

En este verso Dios exclama una advertencia. Esta advertencia es una interjección debido a que ambos versos antes y después de este; hablan de la gran batalla que viene.

Para ser específico, en el verso 14 Dios habla de los espíritus de los demonios yendo “…á los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.”

Y en el verso 16 Dios declara: “Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.” Aquí, en medio de estos dos versos que tienen relación entre si; Dios advierte: “He aquí, yo vengo como ladrón…”

EL RAPTO

¿Qué es lo que Dios quiere decir con “He aquí, yo vengo como ladrón…”? Hay aquellos que interpretan esta declaración y declaran que cuando Cristo venga Él vendrá furtivamente o a escondidas, [de la misma manera que un ladrón vendría a robar a alguien] y que secretamente arrebatará a los verdaderos creyentes.

Déjeme poner esa idea a descansar rápidamente. La forma mas fácil; yo pienso, es mirando a 1Tesalonicenses 4. Incluso aquellos que enseñan que Cristo vendrá secretamente a raptar a los verdaderos creyentes, estarán de acuerdo que este capítulo habla del Rapto.

Ahora, leamos versos 16-17 cuidadosamente: “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes á recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

Esto claramente es El Rapto; nosotros somos “…arrebatados en las nubes á recibir al Señor…” Este lenguaje no se puede tomar e interpretar que el Señor viene silenciosamente. Él desciende del cielo “…con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios…”

PODER Y GLORIA

Un pasaje paralelo a este es dado en Mateo 24. Allí, el Señor Jesús declara: “Y entonces se mostrará la señal del Hijo del hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro.”

Dios declara que el “…Hijo del hombre…” vendrá “…sobre las nubes del cielo, con grande poder y gloria.” Y ellos; en otras palabras “…todas las tribus de la tierra…” lo verán.

Habrá una gran “…voz de arcángel, y con trompeta de Dios…” anunciando el regreso del Señor Jesús. Entonces; no permitas que nadie te diga que Cristo regresará oculto, secreta o clandestinamente en el Día Del Rapto a arrebatar a los verdaderos creyentes.

Entonces, ¿qué es lo que significa “He aquí, yo vengo como ladrón…”? Bueno, Dios mismo lo explica en 1Tesalonicenses 5: “Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán.” (v. 2-3)

COMPLACENCIA

Como puedes ver, el Señor JesúsCristo no regresará furtivamente. Él regresará como ladrón en el sentido que será una sorpresa para los no creyentes. Ellos espiritualmente viven en complacencia con sus propias justicias, sus propias religiones y sus falsos evangelios.

Físicamente, ellos piensan que hay paz y seguridad en el mundo. Pero entonces, inesperadamente “…vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores á la mujer preñada; y no escaparán.” Cuando Cristo venga, ellos serán sorprendidos completamente.

Pero ahora nota el verso 4: “Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón;” Nosotros, los que hemos recibido salvación; no seremos sorprendidos por el regreso de Cristo que será el Día Del Juicio y El Rapto, porque nosotros estamos espiritualmente listos. Su regreso no nos sobrecogerá como ladrón.

A TRAVÉS DE LA HISTORIA

En un sentido el Señor JesúsCristo ha estado viniendo como un ladrón para los no creyentes a través de toda la historia. Cuando un individuo muere, salvo o no salvo, su destino eterno es sellado: “Y de la manera que está establecido á los hombres que mueran una vez, y después el juicio;” Hebreos 9:27

Para un verdadero creyente, es simplemente una cuestión de su alma cambiando residencia. Pues: “Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor.” 2Corintios 5:8

El verdadero creyente deja su cuerpo y va a vivir y reinar con Cristo en el cielo. Pero cuando una persona que no se ha arrepentido y no ha recibido salvación muere; su cuerpo va al sepulcro y su alma va a un lugar de silencio a esperar el Día Del Juicio.

“No alabarán los muertos á JAH, Ni cuantos descienden al silencio;” Salmo 115:17 Esta persona ya no tiene ninguna conciencia de existencia. Lo próximo que experimentará es la resurrección en el último día, y al mismo tiempo se encontrará frente a Dios respondiendo por sus pecados. Para esta persona efectivamente; el momento de su muerte es el momento cuando Cristo viene como ladrón.

AQUEL QUE VELA

Regresando a Apocalipsis 16:15 leemos además: “…Bienaventurado el que vela…” ¿Velar?, y ¿qué cosa? Este mandato de velar también es enseñado en Mateo 24, donde el Señor Jesús habla a Sus discípulos sobre el Día Del Juicio que viene.

Para tomar el contexto, empecemos a leer desde el verso 37: “Mas como los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día que Noé entró en el arca, Y no conocieron hasta que vino el diluvio y llevó á todos, así será también la venida del Hijo del hombre.” (v. 37-39)

El día del regreso del Señor sorprenderá al mundo de la misma manera que el diluvio en los días de Noé sorprendió a los no salvos de aquel día. Después de esto el Señor Jesús habla sobre El Rapto en los siguientes versos.

“Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado: Dos mujeres moliendo á un molinillo; la una será tomada, y la otra será dejada.” (v. 40-41)

Los que son tomados son arrebatados para estar con Cristo; los otros son dejados a encarar el juicio de Dios. Ahora, en ese contexto el Señor Jesús declara en los siguientes tres versos:

“Velad pues, porque no sabéis á qué hora ha de venir vuestro Señor. Esto empero sabed, que si el padre de la familia supiese á cuál vela el ladrón había de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad apercibidos; porque el Hijo del hombre ha de venir á la hora que no pensáis.” (v. 42-44)

¿Notas ahora como el Señor Jesús usa la palabra “velar” en ese ejemplo? Si tú sabes que el Día Del Juicio viene, y estás listo para ese día; entonces no serás sorprendido. Obviamente que la única manera de estar listo es asegurándonos que hemos recibido salvación.

16:15b “…y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su vergŁenza.”

Antes que el Señor JesúsCristo fuese crucificado, le quitaron sus ropas para que de esta manera colgara desnudo sobre la cruz. Simbólicamente esto subraya que el Señor Jesús estaba delante de Dios cubierto con todos los pecados de todos los verdaderos creyentes, los cuales habían sido imputados sobre Él.

Debido a que los pecados de todos los verdaderos creyentes han sido pagados completamente por el Señor JesúsCristo, los verdaderos creyentes han sido cubiertos por el manto de la justicia de Cristo. Y debido a que un verdadero creyente nunca perderá su salvación; el o ella siempre mantendrá o llevará este atuendo.

Al contrario, cada persona que no ha confiado en Cristo como su salvador; caminará espiritualmente desnudo ante los ojos de Dios y en el Día Del Juicio, toda su vergŁenza será expuesta.

16:16 “Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.”

En Israel hay un área montañosa llamada el Monte de Megiddo. Un tanto mas abajo hay una planicie llamada la planicie de Megiddo. Cientos de miles de viajeros van a Israel cada año y dan un vistazo a esa planicie.

A estos se les predica que este es el lugar donde la gran batalla de Armagedón será peleada un día. Supuestamente Rusia o China vendrá del norte con billones de soldados a atacar a Israel, pero Israel los vencerá allí.

¿Será esa realmente la batalla de Armagedón? ¡Absolutamente no! En realidad, Apocalipsis 16:16 es el único verso en la Biblia donde la palabra Armagedón es presentada. Para entender lo que Dios tiene en vista al referirse a esta batalla de Armagedón, veamos una vez más al contexto.

En el verso 14 leemos que los “…espíritus de demonios, que hacen señales… [van] …á los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.”

Pon mucha atención, Dios indica que esta batalla incluye a todo el mundo y no solo a ciertas naciones políticas. Además; hasta este punto, Dios ha presentado algunos caracteres del período de La Tribulación Final, cuando Satanás y sus falsos profetas obrando milagros engañan al mundo con evangelios falsos.

Y Dios, particularmente en el verso 14 ha hablado sobre la actividad de los “…espíritus de demonios…” De esta manera, mirando cuidadosamente al contexto; debemos concluir que esta batalla es una batalla espiritual. Es en esta batalla espiritual, la batalla de Armagedón; donde Satanás y todos los no salvos serán finalmente destruidos.

EL DÍA DEL JUICIO

Esta representación es descrita dramáticamente en Apocalipsis 19 donde Dios declara: “Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea.” (v. 11)

Nota que Dios enlaza la idea de estar juzgando con estar peleando o haciendo guerra. El que está sentado sobre el caballo blanco, es obviamente el Señor JesúsCristo. Saltando a los versos 19 y 20 leemos: “Y vi la bestia, y los reyes de la tierra y sus ejércitos, congregados para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo, y contra su ejército.
Y la bestia fué presa, y con ella el falso profeta que había hecho las señales delante de ella, con las cuales había engañado á los que tomaron la señal de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego ardiendo en azufre.”

Veremos a este pasaje con mas detalle cuando estudiemos el capitulo 19. Pero, al momento nota que la guerra termina con la bestia y el falso profeta siendo “…lanzados vivos dentro de un lago de fuego ardiendo en azufre.”

Esto es el Día Del Juicio. Repito, la batalla de Armagedón; es una forma figurativa que Dios usa para representar el Día Del Juicio.

DÉBORA Y BARAC

¿Por qué es llamada la batalla de Armagedón? Porque Armagedón es una palabra hebrea que significa “el monte o la montaña de Megiddo” y debido a que Dios registró en Jueces 4 una batalla que tomó lugar en la planicie de Megiddo que tipifica el Día Del Juicio.

Antes que esa batalla tomara lugar, Dios había entregado a la rebelde Israel en las manos de Jabín rey de Canaán. Ese implacable y despiadado rey los mantuvo bajo opresión por 20 años. Cuando ellos finalmente clamaron al Señor por ayuda, Él respondió.

Dios levantó a Débora una profetisa y a Barac para salvarlos. Débora y Barac tomaron 10.000 hombres de la tribu de Nephtalí y Zabulón hasta el monte de Tabor, el cual físicamente se levanta de las planicies de Megiddo.

Estos 10.000 israelitas no tenían armas de ninguna clase porque ellos eran esclavos de los cananeos. Al contrario; el rey Jabín tenia novecientos carros de hierro. Pero con la ayuda de Dios, los israelitas llegaron al monte Tabor y vencieron completamente a los cananeos quienes eran comandados por el General Sísara.

El mismo Sísara fue muerto, y Débora y Barac cantaron una canción de alabanza, esta está registrada en Jueces 5. Allí leemos: “Vinieron reyes y pelearon: Entonces pelearon los reyes de Canaán En Taanac, junto á las aguas de Megiddo, Mas no llevaron ganancia alguna de dinero. De los cielos pelearon: Las estrellas desde sus órbitas pelearon contra Sísara.” (v. 19-20)

Nota que allí Dios hace mención de “…las aguas de Megiddo…” Fue en la planicie de Megiddo que esta batalla decisiva tomó lugar. Y los reyes que vinieron y pelearon contra las estrellas de los cielos “…no llevaron ganancia…”, en otras palabras; ellos perdieron la guerra.

Arriba ^

Como ya anoté anteriormente, esa batalla es una representación del Día Del Juicio cuando los verdaderos creyentes juntos con el Señor JesúsCristo, vendrán del cielo a juzgar y a derrotar a los perversos. Sísara es una representación de Satanás.

16:17 “Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una grande voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho es.”

Hasta ahora en el capítulo 16, seis mensajeros han derramado sus copas de la ira trayéndonos justo al Día Del Juicio a pesar que la gran batalla aun no ha sido peleada. Hasta aquí hemos avanzado a través del período de La Tribulación Final.

Y ahora, el séptimo mensajero (7 es el número que significa perfección) derrama “…su copa por el aire…” y nosotros escuchamos “…una grande voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho es.”

¿Qué es lo que ha sido hecho? La ejecución de la perfecta justicia de Dios, el juicio de los rebeldes. Como puedes ver, desde que Adán y Eva se rebelaron contra Dios, todos los seres humanos procedentes de ellos han sido manchados por el pecado, y por esta razón son sujetos al juicio de Dios.

Durante el curso de la historia, Dios ha demostrado su incomparable gracia salvando a aquellos quienes Él había escogido para salvación. Ya que finalmente hemos llegado al Día Del Juicio, todos Sus elegidos habrán recibido Su salvación pues todos sus pecados han sido pagados en su totalidad por la muerte de Cristo en la cruz.

Pero para que la justicia de Dios sea vindicada y para que la sangre de Cristo y de sus discípulos sea vengada, todos aquellos que no han recibido salvación, deben ser juzgados.

Cuando venga el Día Del Juicio, el tiempo llegará a su fin y la eternidad regresará. Ese último día empezará como cualquier otro día de 24 horas, pero no terminará nunca; simplemente irá en transición a la eternidad.

Entre las primeras cosas que pasarán están obviamente El Rapto de los verdaderos creyentes. Ellos son arrebatados para ir con Cristo al cielo, mientras que ellos reciben finalmente sus cuerpos resucitados.

Eso culmina el proceso de salvación en un sentido (la salvación de los verdaderos creyentes no culminará en todo sentido hasta que ellos experimenten el nuevo cielo y la nueva tierra, pues eso también es parte del Maravilloso Plan De Dios Para Salvación).

Al mismo tiempo, será el juicio de los no salvos. Ellos tienen que ser enviados al infierno. Solo una vez que todo esto tome lugar, el Maravilloso Plan De Dios Para Salvación habrá sido cumplido en todo aspecto.

16:18 “Entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos; y hubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fué jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.”

“Entonces fueron hechos relámpagos y voces…” ¿Cuál es la voz que oiremos cuando Cristo venga en las nubes de gloria? Veamos otros pasajes que se relacionan a esta enseñanza.

Dios declara: “Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero:” 1Tesalonicenses 4:16

No olvides que la palabra traducida “…arcángel…” debió haber sido traducida arc-mensajero, mensajero principal o Jefe de los mensajeros; pues como puedes ver, es la voz de Cristo la que habla aquí.

Dios también alude a esta voz así: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;” Juan 5:28 Esta es la voz de Dios llamando a todos los que están en los sepulcros a levantarse.

TRUENOS Y RELAMPAGOS

Cuando estudiamos Apocalipsis 10:3 vimos en Job 37 que cuando Dios habla, Dios truena. De aquí la razón de los truenos. Pero también hubo relámpagos y un gran terremoto. ¿No te recuerda esto a Apocalipsis 6:12 cuando el sexto sello fue abierto, y hubo un gran terremoto?

Allí, Dios continuó hablando sobre el sol poniéndose “…negro como un saco de cilicio, y la luna se puso toda como sangre.” Y de las estrellas cayendo sobre la tierra. Todo este lenguaje es identificado con el Día Del Juicio cuando todo el universo se despedaza.

16:19 “Y la ciudad grande fué partida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la grande Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su ira.”

¿Qué significa que la “…grande ciudad fue partida en tres partes”? ¿Recuerdas Zacarías 13 al cual yo aludí anteriormente?  “Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos partes serán taladas en ella, y se perderán; mas la tercera quedará en ella. Y meteré en el fuego la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y probarélos como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío: y él dirá: Jehová es mi Dios.” (v. 8-9)

Simbólicamente Dios divide al mundo en tres partes. Dos partes representan a los no salvos; y la tercera parte a los elegidos. Ahora Dios esta separando los verdaderos creyentes de los no creyentes.

La segunda parte de Apocalipsis 16:19 es una reiteración de lo que vimos en Apocalipsis 14 donde leemos: “Y otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, aquella grande ciudad, porque ella ha dado á beber á todas las naciones del vino del furor de su fornicación. Y el tercer ángel los siguió, diciendo en alta voz: Si alguno adora á la bestia y á su imagen, y toma la señal en su frente, ó en su mano, Este también beberá del vino de la ira de Dios, el cual está echado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles, y delante del Cordero:” (v. 8-10)

Babilonia, una representación del dominio de Satanás, el cual está siendo condenado al castigo eterno en el infierno. Este tema que declara que Dios recuerda las perversidades de Satanás y después lo castiga, es encontrado regularmente en el Antiguo Testamento.

Por ejemplo leemos: “Vaso de oro fué Babilonia en la mano de Jehová, que embriaga toda la tierra: de su vino bebieron las gentes; aturdiéronse por tanto las naciones.” Jeremías 51:7

Nota que Dios declara que Babilonia ha embriagado a “…toda la tierra…” y debido a esto “…aturdiéronse por tanto las naciones.” Por esta razón sabemos que este pasaje no puede estar hablando de la conquista de Babilonia sobre Judá en el año 587 A.C.

Dios en este pasaje está hablando del período de La Tribulación Final, cuando el Diablo, tipificado o representado por Babilonia; causa que todas las naciones incrementen sus pecados. De la misma manera las iglesias y congregaciones en todo el mundo incrementalmente llegarían a ser apóstatas.

LA MANO DE DIOS

Dios declara que “Vaso de oro fué Babilonia en la mano de Jehová…” pues Satanás es la vía por medio de la cual Dios prepara al mundo para el Día Del Juicio. Pero leemos en los siguientes dos versos:

“En un momento cayó Babilonia, y despedazóse: aullad sobre ella; tomad bálsamo para su dolor, quizá sanará. Curamos á Babilonia, y no ha sanado: dejadla, y vámonos cada uno á su tierra; porque llegado ha hasta el cielo su juicio, y alzádose hasta las nubes.” Jeremías 51:8-9

Repentinamente Babilonia es juzgada. La frase “…y no ha sanado…” significa que no hay esperanza para Satanás. ¿Por qué? Porque su juicio es tan grave que “…llegado ha hasta el cielo…”

Ahora Dios declara: “Jehová sacó á luz nuestras justicias: venid, y contemos en Sión la obra de Jehová nuestro Dios.” Jeremías 51:10 Este verso indica que Dios juzgará a Satanás solo después que Él haya salvado a todos los elegidos; y ahora nos declara en el siguiente verso.

“Limpiad las saetas, embrazad los escudos: despertado ha Jehová el espíritu de los reyes de Media; porque contra Babilonia es su pensamiento para destruirla; porque venganza es de Jehová, venganza de su templo.” (v. 11)

Históricamente los Medos conquistaron a Babilonia en el año 539 A.C. Pero ellos son una representación del reino de Cristo a medida que Él destruye el dominio de Satanás en el Día Del Juicio. Dios ha venido a destruir a Satanás porque “…es de Jehová, venganza de su templo.” A final de cuentas Cristo es el Templo, entonces es la justicia de Dios la que es cumplida.

Entonces, este es el lenguaje en el Antiguo Testamento que personifica, tipifica o simboliza el Día Del Juicio. Muchos, muchos otros pasajes de esta naturaleza han sido dados por Dios en los libros proféticos. Ese lenguaje es levantado aquí en Apocalipsis 16. Veremos mas de esto en los próximos dos capítulos.

16:20 “Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.”

¿Recuerdas que vimos lenguaje similar sobre islas y montañas cuando estudiamos Apocalipsis 6:14? Donde Dios declara: “Y el cielo se apartó como un libro que es envuelto; y todo monte y las islas fueron movidas de sus lugares.”

Aprendimos que montañas e islas son usadas regularmente como figuras de reinos políticos. A medida que el universo se desploma, ellos son removidos de sus lugares en la tierra. En otras palabras, ellos están siendo juzgados.

16:21 “Y cayó del cielo sobre los hombres un grande granizo como del peso de un talento: y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fué muy grande.”

Regularmente Dios usa el granizo para tipificar juicio. Por ejemplo; vemos esto en el libro de Ezequiel donde Dios declara: “Y yo litigaré con él con pestilencia y con sangre; y haré llover sobre él, y sobre sus compañías, y sobre los muchos pueblos que están con él, impetuosa lluvia, y piedras de granizo, fuego y azufre.” (38:22)

¿Recuerdas que fuego y azufre fueron derramados sobre Sodoma y Gomorra? Esto también es una representación del juicio de Dios. Y aquí Dios agrega “…piedras de granizo…” a la lista de símbolos.

Dios declara que este es un “…grande granizo como del peso de un talento…” De acuerdo a las medidas bíblicas, un talento es algo más o menos de unas 130 libras. Obviamente que granizo de este tamaño haría mucho daño, pero yo considero que Dios aquí tiene en vista algo mucho más significante.

CANDELERO Y CORONA

En la Biblia hay dos objetos que pesaron un talento. El primero lo encontramos en Éxodo 25 donde Dios describe el candelero que es puesto en el templo. El candelero, leemos en el verso 39 era “De un talento de oro fino…”

¿Recuerdas que en Apocalipsis 1 y 2 cada iglesia estaba representada en el cielo por un candelero? De aquí que el candelero es una representación del cuerpo de verdaderos creyentes.

En 2Samuel 12, Dios habla de algo mas que también pesó un talento. “Y juntando David todo el pueblo fué contra Rabba, y combatióla, y tomóla. Y tomó la corona de su rey de su cabeza, la cual pesaba un talento de oro, y tenía piedras preciosas; y fué puesta sobre la cabeza de David. Y trajo muy grande despojo de la ciudad.” (v. 29-30)

Dios declara aquí que David tomó la corona [que pesaba un talento] de la cabeza del rey de Rabba “…y fue puesta sobre la cabeza de David.” Esa corona representa la autoridad que Dios quita de Satanás y la da a los verdaderos creyentes.

De esta manera, con estas dos referencias podemos confiadamente concluir que las “…piedras de granizo…” que llueven del cielo las cuales pesan un talento; son una representación de los verdaderos creyentes participando activamente en el proceso del juicio.

TORMENTO

La declaración final “…y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fué muy grande.” Es otra figura que nos indica lo terrible de la naturaleza del Juicio de Dios.

Es imposible para nuestras mentes humanas entender en su totalidad el significado de la condenación espiritual. Tampoco podemos entender el concepto de la eternidad.

Pero Dios quiere marcar o grabar en nuestro entendimiento el hecho de que la condenación eterna es algo tan horroroso, espantoso, terrorífico y traumático; que cuando los seres humanos finalmente tengan que encararla, ellos instintivamente blasfemarán contra Dios.

De todas maneras, ellos todavía deben someterse a la autoridad de Cristo. Ellos deben aceptar la sentencia pronunciada en contra de ellos. Dios declara que cuando el Día Del Juicio venga esto es exactamente lo que sucederá.

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y de los que en la tierra, y de los que debajo de la tierra; Y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, á la gloria de Dios Padre.” Filipenses 2:10-11 ¡Amén!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.