Preparándose Para Juzgar

Apocalípsis 15

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por los Hnos. Ricardo y Olga Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entretanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

NOTA DE LOS TRADUCTORES: Esta traducción es del estudio publicado en 2000.

15:1 “Y VI otra señal en el cielo, grande y admirable, que era siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas es consumada la ira de Dios.”

Ahora el apóstol Juan tiene una visión totalmente nueva, él ve 7 ángeles. Para entender correctamente esta visión, primeramente debemos determinar si estos 7 ángeles son 7 ángeles literales ó 7 mensajeros.

Ya hemos aprendido que hay una diferencia entre estos dos. Un ángel es un espíritu ministrador.  “¿No son todos espíritus administradores, enviados para servicio á favor de los que serán herederos de salud?” Hebreos 1:14

Al contrario, cuando la Biblia menciona a un mensajero, ella puede estar hablando de un ángel, del Señor JesüsCristo mismo como vimos en el capitulo 14; o de un verdadero creyente trayendo la Palabra de Dios.

Los  “…ángeles…” de este primer verso del capítulo  15 son verdaderos creyentes, ellos son gente que ha recibido salvación. Déjame enseñarte como es que podemos estar seguros de esto.

Primeramente, Dios en el verso 7 declara:  “Y uno de los cuatro animales dió á los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive para siempre jamás.”  Obviamente estos siete son los mismos que el apóstol Juan ve en el verso 1.

DEL MISMO GRUPO

Yendo a Apocalipsis 21:9 leemos:  “Y vino á mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete postreras plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la esposa, mujer del Cordero.”

Todavía no sabemos quien es este ángel o mensajero, pero sabemos por medio de este verso que él es uno de los siete que recibió las  “…siete copas llenas de las siete postreras plagas…” en Apocalipsis 15:7.

De esta misma persona Dios por medio del apóstol Juan escribe:  “Y el que hablaba conmigo, tenía una medida de una caña de oro para medir la ciudad, y sus puertas, y su muro.” Apocalipsis 21:15

“DESPUÉS me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero.” Apocalipsis 22:1

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor Dios de los santos profetas ha enviado su ángel, para mostrar á sus siervos las cosas que es necesario que sean hechas presto.” Apocalipsis 22:6

Después de esto el apóstol Juan describe su reacción:  “Yo Juan soy el que ha oído y visto estas cosas. Y después que hube oído y visto, me postré para adorar delante de los pies del ángel que me mostraba estas cosas.” Apocalipsis 22:8

El apóstol está inundado con emociones por lo que este mensajero le ha enseñado y dicho, y él quiere adorarlo.

CONSIERVO

Ahora nota lo que Dios nos enseña en el próximo verso:  “Y él me dijo: Mira que no lo hagas: porque yo soy siervo contigo, y con tus hermanos los profetas, y con los que guardan las palabras de este libro. Adora á Dios.” Apocalipsis 22:9

Dios aquí nos está declarando sin incertidumbres que estos siete mensajeros son verdaderos creyentes que residen en el cielo. Es por eso que para evadir confusión, yo voy a sustituir la palabra “ángel” por la palabra “mensajero” cuando esta aparezca en este y en los próximos dos capítulos, ya que estos tres capítulos hablan de la misma visión.

La ültima parte de este verso declara:  “…porque en ellas es consumada la ira de Dios.”  Prestemos mucha atención a lo que Dios declara aquí, pues esto significa que en las ültimas siete plagas se encuentra el cumplimiento de la ira de Dios. Ellas marcan la consumación del juicio de Dios.

15:2 “Y vi así como un mar de vidrio mezclado con fuego; y los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del nümero de su nombre, estar sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios.”

Esta escena de la manera que Dios la pone en el verso 1, es  “…grande y admirable…” debido a que se enfoca en la victoria que el Señor JesüsCristo ha dado a todos sus escogidos.

Para empezar, allí había un  “…mar de vidrio mezclado con fuego…” ¿Recuerdas que nosotros encontramos un mar celestial en Apocalipsis 4:6? Dios declara allí:  “Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro animales llenos de ojos delante y detrás.”

Yo señalé que esta es una referencia al  “…mar de fundición…” en el templo del Antiguo Testamento. Para refrescar tu memoria, puedes hacer un clic aquí en la cita de Apocalipsis 4:6 pero también compartiremos los versos de 2Crónicas 4

Dios declara allí:  “También [Salomón] hizo un mar de fundición, el cual tenía diez codos del un borde al otro, enteramente redondo: su altura era de cinco codos, y una línea de treinta codos lo ceñía alrededor. Y tenía de grueso un palmo, y el borde era de la hechura del borde de un cáliz, ó flor de lis. Y hacía tres mil batos [de agua] .” (v. 2 & 5)

Un codo es equivalente a 1 pies o 46 centímetros y un bato es equivalente a 9.8 galones o 37.069 litros de agua. De esta manera, este molde de metal tiene aproximadamente 15 pies o 4.57 metros de diámetro y 7.5 pies o 2.29 metros de profundidad. Este mar tenia una circunferencia de mas o menos unos 45 pies o 13.72 metros y le podían caber unos 27 mil galones o 102176 mil litros de agua.

LAVANDO POR MEDIO DE FUEGO

¿Por qué quería poner Dios esa enorme palangana o lavabo en el templo? Dios mismo lo explica en el verso 6  “Hizo también diez fuentes, y puso cinco á la derecha y cinco á la izquierda, para lavar y limpiar en ellas la obra del holocausto; mas el mar era para lavarse los sacerdotes en él.”

Obviamente, el lavado nos ata inmediatamente a la expiación provista para nosotros por medio de la obra redentora del Señor JesüsCristo cuando Él fue a través del fuego para pagar por nuestros pecados. ¿Recuerdas que a nosotros los verdaderos creyentes, Dios nos ha hecho reyes y sacerdotes para Él? Esa es la razón por la cual el mar que Juan ve aquí está  “…mezclado con fuego…”

El hecho de que es un  “…mar de fundición…”, también apunta a la expiación. Para poder ser derretido y para ser moldeado, el metal debió haber sido calentado a un fuego muy intenso. Pero el fuego del infierno que el Señor JesüsCristo soportó, debió haber sido mucho mas intenso.

MAR DE VIDRIO

Pero el mar que Juan ve en el cielo no es un mar de agua sino un mar de vidrio. ¿Por qué? En la Biblia, el vidrio es un símbolo de pureza. Por ejemplo, en Apocalipsis 21 donde Dios habla de la Nueva Jerusalem; leemos:  “Y el material de su muro era de jaspe: mas la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio.” (v. 8)

A diferencia de los sacerdotes humanos en el Antiguo Testamento quienes tenían que lavarse ellos mismos una y otra vez. Cristo al ir a la cruz una vez, ha purificado en esa vez a todos los que Él vino a salvar.

Él soportó lo equivalente al castigo eterno en el infierno que cada verdadero creyente debía experimentar por sus pecados. Ellos ya no necesitan lavarse más.

CREYENTES VICTORIOSOS

Parados sobre este mar de vidrio están  “…los que habían alcanzado la victoria de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del nümero de su nombre…”  La bestia, como hemos aprendido en los capítulos anteriores, es Satanás; y  “…los que habían alcanzado la victoria de la bestia…” son los verdaderos creyentes.

Nosotros también somos victoriosos sobre la imagen de Satanás porque los evangelios falsos ya no pueden engañarnos y somos victoriosos sobre su señal; porque Satanás ya no puede poner su marca sobre nosotros.

Y somos victoriosos sobre el  “…nümero de su nombre…” porque el nümero 666 que Dios asignó simbólicamente a los no salvos del mundo (Apocalipsis 13:18) ya no se aplica a nosotros.

Parados sobre la expiación efectuada por el Señor JesüsCristo, estos creyentes victoriosos son vistos  “…teniendo las arpas de Dios.” De la manera que ellos hicieron en Apocalipsis 14:2-3, donde ellos fueron descritos como  “…tañedores de arpas…” ellos están listos a cantar un cántico de alabanza a Dios.

15:3 “Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.”

En el Antiguo Testamento hay dos registros sobre Moisés cantando alabanzas a Dios. Esas alabanzas son mucho mas largas (ellas tienen entre 19 a 43 versos respectivamente) que esta aquí en Apocalipsis 15:3, la cual está contenida en solo dos versos.

Entonces, ¿por qué Dios declara en este verso que ellos  “…cantan el cántico de Moisés siervo de Dios…”? La respuesta es, porque ellos están cantando la misma clase de alabanza.

Miremos rápidamente a las alabanzas que Moisés cantó. La primera está registrada en Éxodo 15:1-19. Es una alabanza muy bonita; permíteme citar los primeros 4 versos.

“ENTONCES cantó Moisés y los hijos de Israel este cántico á Jehová, y dijeron: Cantaré yo á Jehová, porque se ha magnificado grandemente, Echando en la mar al caballo y al que en él subía. Jehová es mi fortaleza, y mi canción, Y hame sido por salud: Este es mi Dios, y á éste engrandeceré; Dios de mi padre, y á éste ensalzaré. Jehová, varón de guerra; Jehová es su nombre. Los carros de Faraón y á su ejército echó en la mar; Y sus escogidos príncipes fueron hundidos en el mar Bermejo.” (v. 1-4)

Moisés cantó esa alabanza justo después que Dios liberó a los israelitas de la esclavitud en Egipto. Dios había dividido el mar Bermejo, y de esta manera les dio la facultad para cruzar la tierra seca. Entonces, cuando los jinetes y carros egipcios entraron a la tierra seca para perseguirlos; Dios los ahogó permitiendo que las aguas fluyeran de regreso a su lugar.

Esta estupenda victoria es una representación de Dios libertando a Sus hijos espirituales de la atadura al pecado y a Satanás. Y el mar rojo que ahogó la hueste de faraón es una representación del infierno donde Satanás y todas sus huestes deberán ir en el ültimo día o Día Del Juicio.

PALABRAS DE DESPEDIDA

La segunda alabanza está registrada en los primeros 43 versículos de Deuteronomio 32. Moisés habló las palabras de esta alabanza a Israel al final de su vida. Dios iba a hacer que él muriera sobre el monte Nebo de la tierra de Moab. Una vez más, leamos solamente los primeros 4 versos.

“ESCUCHAD, cielos, y hablaré; Y oiga la tierra los dichos de mi boca. Goteará como la lluvia mi doctrina; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba: Porque el nombre de Jehová invocaré: Engrandeced á nuestro Dios. El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud: Dios de verdad, y ninguna iniquidad en él: Es justo y recto.” (v. 1-4)

De la manera que estos versos enseñan, la alabanza empieza poniendo a Moisés como figura o representación de la Palabra de Dios, alabando el nombre del Señor y la obra de la Roca.

Enseguida empieza a describir la manera que Dios tomó y alimentó a Israel, como Él lo cuidó a pesar que se rebeló repetidamente contra Él.

Esta alabanza también describe como finalmente Dios trajo juicio contra sus enemigos, en otras palabras; esta alabanza alaba a Dios por Su misericordioso y Maravilloso Plan De Salvación.

De aquí que debido a que estos verdaderos creyentes en el cielo  “…cantan el cántico de Moisés siervo de Dios…”  ellos están alabando a Dios por haberlos salvado. Obviamente que la salvación de ellos fue hecha posible por el sacrificio de Cristo como el Cordero de Dios. Es por eso que lo que ellos cantan, también está denominado  “…el cántico del Cordero…”

JUSTO Y RECTO

Esta alabanza en Apocalipsis 15 empieza con estas bellas palabras:  “…Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.”

Con seguridad las obras de Dios son  “…Grandes y maravillosas…” y sus caminos son  “…justos y verdaderos…” El hecho de que Dios es justo es digno de alabanza porque Él es un Dios justo. Él no puede permitirse a sí mismo el perdonar pecadores simplemente con un mandato divino.

Es por eso que para cumplir las demandas de Su Ley y para satisfacer Su justicia, Él envió a Su Hijo unigénito a pagar la deuda de los pecados de todos aquellos a quien Él ha escogido o decidido salvar.

Ellos también alaban a Dios porque Él es verdadero. El Señor  “Jesüs le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” Juan 14:6 Esto significa que todas las cosas y cualquier cosa que Dios ha declarado, se cumplirá.

Arriba ^

Incluso desde la fundación de la tierra, Dios había escogido personas específicas que Él decidió salvar. Y cuando el tiempo del Día Del Juicio llegue, todos ellos habrán llegado a recibir salvación.

15:4 “¿Quién no te temerá, oh Señor, y engrandecerá tu nombre? porque tü sólo eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán, y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados.”

En esta edad solo los verdaderos creyentes temen y glorifican a Dios. Eso es porque Dios ha inclinado nuestros corazones a creer lo que la Biblia declara. Una vez que el hecho de que el ser humano está bajo la ira de Dios penetre nuestras almas muertas debido al pecado; entonces empezamos a temer a Dios.

Nosotros nos humillamos y nos arrepentimos y rogamos a Dios por Su perdón. Pero esto no es así con los no salvos. Dios lo expone de esta manera:  “Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos; Y camino de paz no conocieron: No hay temor de Dios delante de sus ojos.” Romanos 3:16-18

Pero ellos no se saldrán con la suya, pues cuando el Día Del Juicio llegue, Dios declara en esta alabanza que:  “…todas las naciones vendrán, y adorarán delante de ti, porque tus juicios son manifestados.”

Los juicios de Dios verdaderamente serán manifestados, cuando cada persona que haya vivido en esta tierra y que no haya recibido salvación, tenga que enfrentar el trono del juicio de Dios.

15:5 “Y después de estas cosas miré, y he aquí el templo del tabernáculo del testimonio fué abierto en el cielo;”

¿Cuál es el templo que es abierto aquí? Con seguridad no es el templo del Antiguo Testamento que fue erigido en Jerusalem, pues cuando el Señor JesüsCristo murió en la cruz, su uso para el reino de Dios dejó de ser o llegó a su fin.

Nota que Dios clasifica este templo como el  “…tabernáculo del testimonio…” Entonces primeramente representa al Señor Jesüs. ¿Recuerdas cuando el Señor Jesüs se refirió a si mismo como el templo?

Él declaró:  “Respondió Jesüs, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Juan 2:19
El Señor Jesüs también es el Testimonio. Al principio del libro de Apocalipsis, el apóstol Juan presentó al Señor como:  “El cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.” Apocalipsis 1:2

El Señor Jesüs también es quien vino primero con el testimonio del reino de Dios.  “El que de arriba viene, sobre todos es: el que es de la tierra, terreno es, y cosas terrenas habla: el que viene del cielo, sobre todos es. Y lo que vió y oyó, esto testifica: y nadie recibe su testimonio.” Juan 3:31-32

VERDADEROS CREYENTES

De todos modos Dios en Su Palabra describe al cuerpo de creyentes como el templo. Por ejemplo, Dios declara que cada creyente es un templo de Dios:  “¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno violare el templo de Dios, Dios destruirá al tal: porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es.” 1Corintios 3:16-17

“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque comprados sois por precio: glorificad pues á Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” 1Corintios 6:19-20

Y Dios describe a todos los creyentes colectivamente como un templo santo en el Señor:  “En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu.” Efesios 2:21

Y cada verdadero creyente está comisionado a llevar el testimonio de Cristo a los no salvos. Es por eso que Dios por medio del apóstol Pablo escribe:  “ASI que, hermanos, cuando fuí á vosotros, no fuí con altivez de palabra, ó de sabiduría, á anunciaros el testimonio de Cristo.” 1Corintios 2:1 Y obviamente que el testimonio que el apóstol declaraba, era el Maravilloso Plan De Dios Para Salvación.

Pero los verdaderos creyentes también tienen que dar otro testimonio, y este testimonio es especialmente pertinente al escenario de Apocalipsis 15.

En Lucas 9 cuando el Señor Jesüs envió a los 12 a predicar del reino de Dios, les dijo:  “Y todos los que no os recibieren, saliéndoos de aquella ciudad, aun el polvo sacudid de vuestros pies en testimonio contra ellos.” (v. 5)

Es en este sentido que el tabernáculo del testimonio es abierto ahora. Los verdaderos creyentes están a punto de presentar su testimonio contra aquellos que han rechazado El Verdadero Evangelio.

15:6 “Y salieron del templo siete ángeles, que tenían siete plagas, vestidos de un lino limpio y blanco, y ceñidos alrededor de los pechos con bandas de oro.”

Estos siete creyentes representan a todos los verdaderos creyentes. Ellos ahora salen del templo en el cielo para traer juicio contra los no salvos; ellos vienen con las siete plagas en sus manos.

El nümero 7 en ambos casos subraya la perfección de cada aspecto del Maravilloso Plan De Dios Para Salvación. El hecho de que estos verdaderos creyentes están  “…vestidos de un lino limpio y blanco…” significa que ellos son justos delante de Dios.

Esto es claramente evidente en Apocalipsis 19 donde Dios describe a la esposa de Cristo, Dios declara allí:  “Y le fué dado que se vista de lino fino, limpio y brillante: porque el lino fino son las justificaciones de los santos.” (v. 8)

Los verdaderos creyentes son vistos con justicia perfecta delante de Dios, obviamente esto es solo porque ellos han sido lavados totalmente por la sangre de Cristo.

¿Por qué están ellos  “…ceñidos alrededor de los pechos con bandas de oro.”? ¿Recuerdas que cuando estudiamos Apocalipsis 1:13 vimos que Cristo también estaba  “…ceñido por los pechos con una cinta de oro.”? Allí aprendimos de Isaías 11:5 y Éxodo 28:8 que esto es una representación de Cristo siendo nuestro sacerdote eterno.

DEBERES SACERDOTALES

Al mismo tiempo, este verso declara que estos verdaderos creyentes vienen a llevar a cabo sus deberes sacerdotales. Como sacerdotes del reino sabemos que nuestro deber es el de interceder a favor de los que no son salvos.

Pero, ¿Cuál es el deber sacerdotal que llevaremos a cabo en el cielo en el Día Del Juicio? Bueno, consideremos lo que un sacerdote del Antiguo Testamento hizo:

Evidentemente el intercedió por los israelitas, pero ¿qué fue lo que hizo? El ofreció sacrificio, él mató al cordero, él mató a los becerros, él hizo arder la ofrenda quemada  “…que se quema en olor de suavidad á Jehová…” Levítico 3:16 la cual realmente representaba a los pecadores por los cuales el sacerdote intercedía.

Cuando el Señor JesüsCristo vino como el Sumo sacerdote, Él vino a interceder por nosotros ¿no es así? Pero Él también vino a ofrecerse a si mismo por nuestros pecados. Él soportó el fuego del infierno por nosotros.

Entonces podemos ver que el deber del sacerdote es el de ejecutar juicio sobre los pecadores para satisfacer las demandas de Dios  “Porque la paga del pecado es muerte…” Romanos 6:23a

Solo los sacerdotes que son designados por Dios tienen la autoridad de hacer eso. Esa es la razón por la que Saül fue severamente castigado después de haber ofrecido sacrificios sin autorización (1Samuel 13).

Aquí, los verdaderos creyentes que tienen las siete plagas vienen como sacerdotes trayendo juicio sobre los no salvos. En el nombre del Señor JesüsCristo, ellos estarán activos en el proceso del juicio en el Día Del Juicio.

15:7 “Y uno de los cuatro animales dió á los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive para siempre jamás.”

Anteriormente en este libro de Apocalipsis, vimos que una mejor traducción del término  “…cuatro animales…” es  “…cuatro criaturas vivientes…” y que ellas son una representación de Dios mismo. De esta manera, aquí los siete mensajeros reciben de Dios mismo las  “…siete copas de oro llenas…” de Su ira.

Mientras que esta visión se desenvuelve en especial en el capitulo 16, cuando las siete copas son derramadas sobre la tierra, encontraremos que es muy similar a lo que Dios declara en Apocalipsis 8 y 9.

Para entender mejor este paralelismo, demos un vistazo a Apocalipsis 8:2-5  “Y vi los siete ángeles que estaban delante de Dios; y les fueron dadas siete trompetas. Y otro ángel vino, y se paró delante del altar, teniendo un incensario de oro; y le fué dado mucho incienso para que lo añadiese á las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono. Y el humo del incienso subió de la mano del ángel delante de Dios, con las oraciones de los santos. Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y echólo en la tierra; y fueron hechos truenos y voces y relámpagos y terremotos.”

Nota primeramente que hay  “…mucho incienso…” en el  “…incensario…” esto está relacionado con las oraciones de los santos. De regreso a Apocalipsis 6:10, las almas de los verdaderos creyentes en el cielo  “…clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?”

Entonces el incensario es llenado  “…del fuego del altar, y echólo en la tierra…” Aprendimos que el incensario representa dos cosas:
(1) el juicio sobre la tierra y
(2) la expiación provista por el sacrificio de Cristo que protegió a los verdaderos creyentes de este juicio.

Finalmente, los siete ángeles tocaron sus trompetas una por una, mientras Dios derramaba su ira, empezando con la iglesia corporativa, visible, institucional y finalmente terminando con el Día Del Juicio.

SECUENCIA PARALELA

Aquí en Apocalipsis 15, vemos que Dios entrega las copas llenas con la ira de Dios, a los verdaderos creyentes. Dios efectivamente está contestando sus oraciones y declarando: “El tiempo de la venganza ha venido” Verdaderamente, esta es otra razón por la cual ellos cantan las alabanzas de Moisés.

Anteriormente cuando estudiamos el verso 3, cité solamente los primeros cuatro versos de Deuteronomio 32. Bueno, esa alabanza terminó con estos versos:  “Si afilare mi reluciente espada, Y mi mano arrebatare el juicio, Yo volveré la venganza á mis enemigos, Y daré el pago á los que me aborrecen. Embriagaré de sangre mis saetas, Y mi espada devorará carne: En la sangre de los muertos y de los cautivos, De las cabezas, con venganzas de enemigo. Alabad, gentes, á su pueblo, Porque él vengará la sangre de sus siervos, Y volverá la venganza á sus enemigos, Y expiará su tierra, á su pueblo.” (v. 41-43)

Como puedes ver, en esa alabanza de Moisés, Dios ya había prometido vengar  “…la sangre de sus siervos…” Ahora, Él está a punto de enviar a Su gente a llevar Su venganza a Sus enemigos.

Recuerda que estos creyentes no estarán actuando de su propia voluntad o su propia iniciativa. Este juicio no será una venganza personal, ellos estarán llevando a cabo los deberes sacerdotales que Dios les ha asignado. Ellos estarán viniendo en el poder de Dios para cumplir la voluntad de Dios quien  “…vive para siempre jamás.”

15:8 “Y fué el templo lleno de humo por la majestad de Dios, y por su potencia; y ninguno podía entrar en el templo, hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.”

Aprendimos anteriormente que el humo está relacionado al juicio de Dios (Apocalipsis 9:2). Entonces, este verso declara que cuando el Día Del Juicio venga, Dios manifestará todo Su poder y gloria. Cristo será totalmente victorioso, toda la justicia de Dios será manifestada.

De la misma manera que las 7 trompetas que empezaron a sonar en Apocalipsis 8, las 7 plagas serán derramadas en Apocalipsis 16 una tras otra. Y una vez mas; de la misma manera que las 7 trompetas, las primeras 6 copas están relacionadas a eventos que preceden inmediatamente al ültimo día, mientras que la ultima copa representa al Día Del Juicio.

Dios declara aquí que nadie podrá entrar al templo  “…hasta que fuesen consumadas las siete plagas de los siete ángeles.” o hasta que todo el proceso de juicio haya terminado. Aquí Dios se está refiriendo al nuevo cielo y a la nueva tierra que Él creará después que Satanás y todos los no salvos hayan sido lanzados por la eternidad al infierno.

De la nueva creación, Dios declara:  “Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.” Apocalipsis 21:22 Ese es el glorioso templo en el cual nosotros (los que hemos confiado en el Señor JesüsCristo) después de que el Día Del Juicio haya terminado, moraremos con Dios por toda la eternidad.

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.