Las 70 Semanas De Daniel 9

Por el Hno. Harold Camping
Traducido al Castellano por el Hno. Ricardo Pereddo
fuentedsabiduria@hotmail.com

“Entre tanto que voy, ocúpate en leer, en exhortar, en enseñar.” 1Timoteo 4:13

¿CUANDO EMPEZARON LAS 70 SEMANAS?

Escuche Esta Sección

Uno de los pasajes más intrigantes en la Biblia es aquel que se encuentra en Daniel 9:24-27. En este fascinante pasaje, Dios nos presenta una visión que dio al profeta Daniel, en la cual Él declara que ciertos eventos tomarían lugar durante un período de 70 semanas.

Estudiantes de las Sagradas Escrituras, han trabajado largo y duro para descubrir la importancia de estos versos, porque parece que ellos ofrecen un calendario relacionado al regreso del Señor JesúsCristo.

Un problema más serio interpretando este pasaje, es descubrir el significado de las palabras registradas por Dios cuando declara:

“Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; tornaráse á edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.” Daniel 9:25

El evento de “…la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem…” parece ser el comienzo de estas 70 semanas. La palabra Hebrea (Setenas) traducida a “…semanas…” también puede ser traducida a “…siete…”.

“Dios nos deja ver que para poder obtener alguna luz del resto del pasaje, debemos determinar cuando fue dado este mandamiento de restaurar y edificar a Jerusalem.”

La mayoría de los estudiantes de la Biblia, teólogos y escritores de comentarios; entienden este lenguaje de “…restaurar y edificar á Jerusalem…” como el lenguaje que se refiere a la construcción física de la ciudad literal y terrenal de Jerusalem en el Medio Oriente.

Pero como veremos, esta clase de interpretación no es requerida por la Biblia, ni tampoco es posible encontrar solución bíblica a las 70 semanas por medio de este entendimiento o forma de interpretación.

Por la gracia de Dios, descubriremos que la clave a las 70 semanas es entender que Dios en Su Palabra, regularmente usa a Jerusalem como una figura, carácter o representación del cuerpo de Cristo, los cuales también son llamados verdaderos creyentes.

De esta manera, encontraremos que el mandato a “…restaurar…” y á “…reconstruir…” significa que la Palabra de Dios fue y debe ser proclamada para que los creyentes puedan ser traídos al reino de Dios.

Por la gracia de Dios, desarrollaremos esto a medida que desenvolvamos y despleguemos este estudio.

¿ES NEHEMIAS UN CANDIDATO?

Escuche Esta Sección

Uno de los puntos que es comúnmente aceptado como el comienzo de las 70 semanas, es el año 445 A.C., cuando Nehemías, quien fue copero del rey Artajerjes I, pidió permiso al rey para ir a Jerusalem a reconstruirla.

“Y dije al rey: Si al rey place, y si agrada tu siervo delante de ti, que me envíes á Judá, á la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré.” Nehemías 2:5

Pero no es posible que Nehemías sea una respuesta a nuestra pregunta de cuándo las 70 semanas empezaron. Primero que todo, mientras que el rey Artajerjes dio permiso a Nehemías para construir los muros, él no ordenó la reconstrucción.

Además, en ningún lugar leemos que Dios dio este mandato a este rey de Persia ni tampoco a Nehemías. De esta manera, Nehemías no puede estar relacionado a Daniel 9:25, donde Dios declara que un mandato fue dado.

Mucho mas, pues no importa cuanto tratemos; no podremos avanzar a través de los 70 sietes desde un punto de vista de tiempo para arribar a cualquier cosa que se relacione correctamente al regreso del Señor JesúsCristo.

Existe una solución que ha sido sugerida la cual empieza con Nehemías. Esta declara mayormente, que tomemos todos los días entre 445 A.C. y 32 D.C. asumiendo 365 ¼ días en un año. Después dividir el resultado de este producto por 360 días, lo cual es el número de días en el año que seguían los profetas.

Siguiendo esta computación, obtendremos exactamente 69 sietes o semanas. Dicho de otra manera, obtendremos 483 años de 360 días desde 445 A.C. a 32 D.C. Cualquiera puede leer sobre esto en casi todos los estudios que se relacionan a las 70 semanas de Daniel 9.

Mientras que esta solución parezca interesante e intrigante, ella no es válida. No hay lugar en la Biblia donde Dios utilice una clase de computación en la cual primeramente el tiempo es calculado sobre la base de 365 ¼ de días en un año y de allí dividida en 360 días.

De esta manera podemos ver que no tenemos autoridad bíblica para apoyar o respaldar esta conclusión.

CRISTO FUE CRUCIFICADO EN EL AÑO 33 D.C.

Escuche Esta Sección

Además, Cristo no fue crucificado en el año 32 D.C. pues nosotros sabemos por el registro de la Palabra de Dios, que Cristo fue crucificado en el año 33 D.C.

A medida que Dios describe la predicación de Juan el Bautista en el tiempo que el Señor Jesús fue bautizado, leemos:

“Y EN el año quince del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de Iturea y de la provincia de Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,” Lucas 3:1

Esta información nos da una pista de tiempo histórico. Sabemos por medio de registros seculares muy certeros, que Tiberio César empezó a reinar en el año 14 D.C.

De esta manera sabemos que el año 15 de su reinado fue el año 29 D.C., Además cuando leemos cuidadosamente el evangelio inspirado al apóstol Juan, aprendemos que el Señor Jesús predicó por 3.5 años.

Ya que Él fue crucificado en la pascua, la cual fue observada durante la primavera del año, Su bautismo debió haber sido en el otoño del año anterior. De aquí que 3.5 años después del año 29 D.C. nos trae al año 33 D.C. cuando Él fue crucificado.

Además, debido a las fases lunares que gobernaban el tiempo de las festividades judías, el año 32 D.C. no tiene ninguna posibilidad de haber sido el año cuando Cristo fue crucificado.

“El tiempo de la festividad de la pascua estaba relacionado a la luna llena.
Solo 30 D.C. o 33 D.C. fueron los años posibles que concuerdan con el tiempo de la festividad de la pascua observada durante el tiempo cuando Jesús fue crucificado.”

Esta cronología puede ser encontrada en el libro titulado “Manual de Cronología Bíblica” por Jack Finegan de la editorial de la Universidad de Princeton 1964. El titulo en inglés de este manual es: “Handbook of Biblical Chronology”. ISBN # 1-56563-143-9

De esta manera la evidencia bíblica parece señalar al año 33 D.C. como el año cuando Cristo fue crucificado. Cuando llegamos a entender los 70 sietes de Daniel 9, veremos además que ellos también nos enseñan que 33 D.C. fue el año de Su crucifixión.

De esta manera, debido a todas las razones anteriores, debemos rechazar las actividades de Nehemías en Jerusalem como una solución a nuestro problema.

¿ES EL REY CIRO, UNA POSIBILIDAD?

Escuche Esta Sección

Una segunda solución ha sido sugerida por algunos. Mientras esta parece ser atractiva en algunas maneras, esta también no llenará TODOS los requisitos demandados por Dios en Daniel 9.

Esta solución concierne o involucra a un predecesor de Artajerjes, un rey llamado Ciro el cual venció a Babilonia en el año 559 A.C. Dios registra sobre él de esta manera:

“Mas al primer año de Ciro rey de los Persas, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, Jehová excitó el espíritu de Ciro rey de los Persas, el cual hizo pasar pregón por todo su reino, y también por escrito, diciendo:
Así dice Ciro rey de los Persas: Jehová, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra; y él me ha encargado que le edifique casa en Jerusalem, que es en Judá. ¿Quién de vosotros hay de todo su pueblo? Jehová su Dios sea con él, y suba.”
2Crónicas 36:22-23

Verdaderamente en el año 537 A.C., cerca de 50.000 israelitas que habían estado cautivos en la tierra de los persas; como un resultado del mandato dado por Dios a Ciro de reconstruir Su casa en Jerusalem, regresaron a Jerusalem y pusieron los cimientos del templo.

Significantemente, esta actividad de Ciro fue predicha casi 200 años antes por medio del profeta Isaías, cuando bajo la inspiración del Espíritu Santo declaró:

“Que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice á Jerusalem: Serás habitada; y á las ciudades de Judá: Reedificadas serán, y sus ruinas levantaré;” Isaías 44:28

De aquí que vemos que Ciro llena dos requisitos demandados por Dios en Daniel 9:25. Mayormente que el mandamiento fue dado por Dios y que el mandato estaba involucrado con la reconstrucción de Jerusalem.

Lamentablemente, existe un fallo, grieta, o defecto fatal para su candidatura a ser considerado como el comienzo de las 70 semanas.

No hay manera posible de relacionar el año 537 A.C. (sobre una base de 70 semanas), con el Señor JesúsCristo quien fue bautizado en el año 29 D.C. y crucificado en el año 33 D.C.

Como soluciones a Daniel 9:24-27 (contra la voluntad de algunos) Ciro de la misma manera que Nehemías, deben ser puestos de lado.

ESDRAS REGRESA A JERUSALEM

Escuche Esta Sección

Ahora debemos considerar una tercera posibilidad, la cual por medio de la Palabra de Dios veremos cumple todos los requisitos dados por Dios en Daniel 9.

Esta solución se relaciona al regreso de Esdras a Jerusalem en el séptimo año del rey Artajerjes I. Este fue el año 458 A.C. tiempo durante el cual Esdras regresó a Jerusalem a reestablecer la Ley.

Mientras que el predicar la Palabra de Dios o enseñar la Ley de Dios parece no estar relacionado a construir una ciudad, veremos que Dios en Su Palabra nos enseña una relación íntima entre estas dos actividades.

De aquí que nosotros debemos examinar las Escrituras para demostrar que un mandato a reestablecer la Ley fue verdaderamente equivalente al mandato de reconstruir a Jerusalem.

Demos otro vistazo a Ciro. Mientras estudiamos el lenguaje concerniente a él, empezaremos a ver la cercana relación que existe entre la reconstrucción física de Jerusalem, y la propagación del Verdadero Evangelio.

Mientras que él fue ordenado a construir Jerusalem y a poner los cimientos del templo, la profecía de Isaías 44:28 citada anteriormente habla de Ciro como el buen pastor.

El rey Ciro no fue un pastor, él fue un rey. Cuando la Biblia habla de un buen pastor, nosotros inmediatamente pensamos en el Señor JesúsCristo, quien es el Buen Pastor.

A pesar de que Dios usa el nombre Ciro en Isaías 44 y 45, y mientras que en un sentido físico la profecía de Isaías concerniente a Ciro fue cumplida cuando la fundación del templo fue puesta cerca del año 537 A.C. En otro sentido el lenguaje en su totalidad está señalando al Señor JesúsCristo, pues Dios usa a Ciro como un tipo o figura de Cristo.

De la misma manera que Ciro rey de los persas destruyó a Babilonia en 539 A.C. nación que en la Biblia es un tipo o figura del reino de Satanás, así Cristo tipificado por Ciro en la destrucción de Babilonia, destruyó el reino de Satanás al ir a la cruz.

La representación del reino de Satanás por medio de Babilonia en la Biblia, es encontrado en pasajes como por ejemplo el de Apocalipsis 18 donde Dios usa a Babilonia para representar al reino de Satanás.

“Ciro fue ordenado por Dios a construir una casa literal de Dios, y Cristo fue ordenado por Dios a construir una casa espiritual.
El templo y la ciudad que Cristo vino a construir, es Su cuerpo.”

Esto puede ser visto en Isaías donde Dios hablando de Ciro, declara:

“Yo lo desperté en justicia, y enderezaré todos sus caminos; él edificará mi ciudad, y soltará mis cautivos, no por precio ni por dones, dice Jehová de los ejércitos.” Isaías 45:13

Y continúa declarando:

“Israel es salvo en Jehová con salud eterna; no os avergonzaréis, ni os afrentaréis, por todos los siglos.” Isaías 45:17

De aquí que con la frase “…él edificará mi ciudad, y soltará mis cautivos…” Dios está comparando o asemejando Su salvación la cual es eterna, a una ciudad.

Es por eso que cuando Dios habla sobre Ciro construyendo una ciudad y un templo en el libro de Isaías, en su cumplimiento espiritual Dios tiene en mente al Señor JesúsCristo, quien es quien construye el cuerpo de Cristo.

EL CUERPO DE CRISTO, UN TEMPLO Y UNA CIUDAD.

El concepto de que un templo de Dios y Jerusalem son figuras o representaciones del cuerpo de Cristo, es ampliamente visto en las Sagradas Escrituras.

Arriba ^

Por ejemplo, Dios habla de Israel (este es el Israel espiritual y no la nación física de Israel), y el hecho de que gentes de todo el mundo vendrían a construir sus muros, y declara:

“…y llamarte han Ciudad de Jehová, Sión del Santo de Israel.” Isaías 60:14

Y también:

“Y llamarles han Pueblo Santo, Redimidos de Jehová; y á ti te llamarán Ciudad Buscada, no desamparada.” Isaías 62:12

“En ambos pasajes Dios asimila a Israel con una ciudad.
En el Nuevo Testamento vemos la misma Verdad cuando Dios usa la palabra Jerusalem.
En Apocalipsis 21 Dios presenta una representación de la esposa de Cristo descendiendo del cielo de Dios.”

La esposa es llamada “…la santa ciudad, Jerusalem nueva…” La esposa de Cristo es un pueblo, el pueblo que es el cuerpo de Cristo. La esposa no puede ser una ciudad física, pero de todos modos Dios la presenta allí como una ciudad, con cimientos, puertas y un muro.

En el Nuevo Testamento, Dios habla sobre construir paredes y de construir las ruinas y lo hace en el contexto de la propagación del Verdadero Evangelio.

Por ejemplo, Dios en Hechos 15 nos da un recuento de los líderes de la iglesia del Nuevo Testamento preguntándose y tratando de ver, qué hacer con los gentiles que se estaban incorporando al cuerpo de Cristo.

Entonces, ellos formaron un concilio en Jerusalem para discutir el problema. Finalmente Jacobo se paró y habló sobre el fenómeno de la incorporación de los gentiles y declaró:

“Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:
Después de esto volveré Y restauraré la habitación de David, que estaba caída; Y repararé sus ruinas, Y la volveré á levantar;
Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los Gentiles, sobre los cuales es llamado mi nombre, Dice el Señor, que hace todas estas cosas.”
Hechos 15:15-17

Jacobo fue inspirado a ver que la inclusión de los gentiles al cuerpo de Cristo, (Cristo siendo representado por la palabra David) fue un cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento sobre la reconstrucción de los muros y las ruinas del Jerusalem espíritual.

En otras palabras, la propagación del Verdadero Evangelio, es el esfuerzo de construir la ciudad espiritual de Jerusalem. La misma figura es usada en Efesios 2, donde Dios habla sobre los verdaderos creyentes como los bloques de construcción en el templo de Dios.

Obviamente los verdaderos creyentes no son un templo físico, pero leemos:

“Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo;
En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor:
En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu.”
Efesios 2:20-22

Dios también se refiere a los verdaderos creyentes como piedras vivas en la casa de Dios:

“Al cual allegándoos, piedra viva, reprobada cierto de los hombres, empero elegida de Dios, preciosa,
Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual, y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables á Dios por Jesucristo.”
1Pedro 2:4-5

Dios en Su Palabra, distintivamente usa las figuras de Jerusalem y el templo para referirse al cuerpo de verdaderos creyentes. Por la gracia de Dios, considero que esta es la clave con la cual debemos empezar a estudiar los 70 sietes de Daniel 9, bajo la guía del Espíritu Santo.

Esta es la clave para la solución correcta de la enseñanza de las 70 semanas. Lamentablemente la mayoría de los teólogos se enredan buscando un mandato de reconstrucción de una ciudad física.

Muy a menudo, en relación a la salvación, y en relación al Maravilloso Plan De Dios Para Salvación, mantenemos nuestros ojos en este mundo maldecido por el pecado y muchos nunca ven más allá.

Muchos nunca ven la verdadera naturaleza de la salvación de Dios. No miran que la salvación está concernida con algo mucho más precioso y excitante que este mundo sucio y maldecido por el pecado.

Debido a que muchos tienen sus ojos fijados en lo material y no en lo espiritual, no ven que la salvación tiene que ver o está relacionada con la construcción del templo espiritual que es el pueblo de Dios.

La salvación es eterna en carácter. Cuando por la gracia de Dios lleguemos a entender que la declaración de Dios en Daniel 9:25 (donde habla de reconstruir a Jerusalem), se relaciona a la propagación del Verdadero Evangelio, entonces los 70 sietes pueden llegar a ser entendidos en cada uno de sus detalles.

ESDRAS TRAYENDO LA LEY, ES IGUAL A CONSTRUIR LA CIUDAD.

Escuche Esta Sección

Regresando a Esdras, recordarás que en el año 458 A.C. Esdras fue ordenado por el rey Artajerjes I, a reestablecer la Ley en Jerusalem. Leemos sobre Artajerjes así:

“Artajerjes, rey de los reyes, á Esdras sacerdote, escriba perfecto de la ley del Dios del cielo: Salud, etc.
Por mí es dado mandamiento, que cualquiera que quisiere en mi reino, del pueblo de Israel y de sus sacerdotes y Levitas, ir contigo á Jerusalem, vaya.”
Esdras 7:12-13

Y también:

“Todo lo que es mandado por el Dios del cielo, sea hecho prestamente para la casa del Dios del cielo: pues, ¿por qué habría de ser su ira contra el reino del rey y de sus hijos?” Esdras 7:23

Y además Dios nos dice:

“Porque Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová, y para hacer y enseñar á Israel mandamientos y juicios.” Esdras 7:10

Como hemos podido ver, Dios aquí nos enseña que el establecer la Ley es equivalente a la propagación del Verdadero Evangelio, y la propagación del Verdadero Evangelio es equivalente a construir la ciudad.

“De esta manera, Dios a través del rey Artajerjes I, hubo efectivamente dado el mandato a Esdras de reconstruir la ciudad.
Este mandato está en total armonía con la declaración dada por Dios en Daniel 9:25 la cual pone el comienzo de las 70 semanas en el tiempo en que el mandato de reconstruir la ciudad, fue dado.”

De esta manera, estamos en terreno bíblico completamente seguro al comenzar las 70 semanas en el año 458 A.C. cuando Esdras recibió el mandato u orden de reestablecer la Ley en Jerusalem.

De hecho, Esdras, bajo la inspiración del Espíritu Santo, relaciona la enseñanza de la Ley a una actividad literal de construcción. Dios en Esdras 7:10 indica que Esdras el sacerdote de Dios, estuvo preocupado primeramente con la enseñanza de la ley de Dios.

Pero en una oración concerniente al mandato de Dios a través del rey Artajerjes I, Esdras es inspirado a usar lenguaje que se relaciona a la actividad normal de construcción, y declara:

“Porque siervos éramos: mas en nuestra servidumbre no nos desamparó nuestro Dios, antes inclinó sobre nosotros misericordia delante de los reyes de Persia, para que se nos diese vida para alzar la casa de nuestro Dios, y para hacer restaurar sus asolamientos, y para darnos vallado en Judá y en Jerusalem.” Esdras 9:9

De este verso, vemos que el mandato de Dios al rey Artajerjes I de enviar al sacerdote Esdras a reestablecer la Ley en el año 458 A.C. llena todos los requisitos de Daniel 9:25, donde el profeta habla de un mandato de “…la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem…”

Además Dios declara:

“Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.” Daniel 9:24

Hemos aprendido que la “…santa ciudad…” en realidad se refiere al pueblo de Dios, pero ¿a qué se refieren las otras frases en este verso y cuándo serán ellas cumplidas?

UN CAMINO EXACTO ES ENCONTRADO PARA SATISFACER A DANIEL 9:24

Escuche Esta Sección

A medida que por medio de las Sagradas Escrituras respondamos la pregunta de ¿cuándo las profecías de Daniel 9:24 encuentran cumplimiento? encontraremos a qué se refieren.

¿Cuándo fue que Dios terminó la transgresión a favor de aquellos que están siendo salvados? ¿Cuándo fue que Él puso fin a nuestros pecados? ¿Cuándo fue que Él efectuó la reconciliación para quitar la iniquidad?

Posiblemente tu digas inmediatamente, “bueno, obviamente eso fue en la cruz. Cristo fue crucificado en la cruz para pagar por nuestros pecados. Este verso está hablando de la cruz”.

Así es, este verso está señalando a la cruz. En la cruz Cristo demostró la reconciliación para quitar la iniquidad. Él puso fin a nuestros pecados, allí Él demostró cómo soportó el juicio de Dios a favor de Sus escogidos para que ellos puedan ser salvos.

¿Se relaciona el tiempo de la crucifixión de Cristo en el año 33 D.C. al año 458 A.C.? ¡Con toda seguridad sí se relaciona!

Desde el año 458 A.C. cuando Esdras fue ordenado por el rey Artajerjes I ir a Jerusalem a reestablecer la Ley (en otras palabras a llevar El Verdadero Evangelio para construir la ciudad espiritual).

Desde allí hasta el año 33 D.C. cuando Cristo fue crucificado en la cruz para demostrar la expiación de los pecados de sus escogidos, son precisamente 490 años. Veamos como es que esta comparación se desarrolla.

Yendo desde el A.T. al N.T. debemos agregar los años del A.T. a los años del N.T. De esta suma debemos restar 1 año, (esto es porque no hay año cero), para obtener el número correcto de años entre los dos eventos, uno que tuvo lugar en el AT y el otro en el NT.

DESDE ESDRAS A LA CRUZ, SON SETENTA SEMANAS

Escuche Esta Sección

Esdras fue a Jerusalem a construir la ciudad, en otras palabras a reestablecer la Ley en el año 458 A.C. Cristo fue crucificado sobre la cruz en el año 33 D.C. Si agregamos 458 a 33, la suma es 491 años.

Debemos restar 1 de los 491 años, y obtendremos 490 años reales “…desde la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem…” al tiempo de la cruz cuando Cristo demostró la manera que Él trajo justicia eterna a los seres humanos.

Cristo demostró cómo fue que Él hizo la reconciliación borrando la iniquidad, cuando Cristo terminó la transgresión.

Dios puso Su sello en la visión y la profecía de la cruz. Y 490 años es igual a 70 semanas pues es 70 x 7 = 490. Inmediatamente vemos el cumplimiento preciso de Daniel 9:24-25

La frase “…sellar la visión y la profecía [o profeta] …” puede ser entendida que significa que cuando Cristo fue crucificado en la cruz, Dios puso Su sello en todo Su Maravilloso Plan Para Salvación, y sobre Cristo como el Salvador.

Esta fue la declaración oficial de que el Maravilloso Plan De Dios Para Salvación, era absolutamente cierto o seguro. La frase “…ungir al Santo de los santos…” apunta a la cruz, al tiempo cuando Cristo estableció Su reinado.

El Santo de los santos se identifica con el “…lugar santísimo…” en lo referente a que Cristo es el santuario ó el Templo pues Él declara:

“Respondió Jesús, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Juan 2:19

Él es quien es ungido en el sentido de que Él oficialmente es nuestro Rey, como también Profeta Eterno y Sumo Sacerdote.

De la manera que Dios lo señala en Daniel 9:24, 490 años es igual a 70 semanas. De esta manera vemos una vía directa desde 458 A.C. cuando Esdras recibió la orden de reestablecer la ley (o en otras palabras de reconstruir la ciudad), hasta que Cristo colgó en la cruz.

De aquí que a la luz de las Sagradas Escrituras, hemos descubierto una solución certera a las 70 semanas de Daniel 9. Pero eso es solo una parte de la profecía, y en el próximo capítulo veremos que Dios ha desplegado otro camino que también va desde el mandato a Esdras de reestablecer la Ley, al tiempo del regreso de Cristo.

Veremos que los otros caminos de Daniel 9 nos traen al fin del tiempo, cuando Cristo regrese por segunda y última vez. Deseo dejar esta idea contigo en relación a la reconciliación que expió la iniquidad.

“¿Qué hay acerca de tus pecados?
¿Han sido pagados tus pecados?
¿Te has arrepentido de tus pecados y estás confiando totalmente en el Señor JesúsCristo y de esta manera reconoces que El Verdadero Evangelio también se refiere a ti?”

Existen preguntas muy importantes, mientras continuamos nuestro estudio; si no eres salvo todavía, oramos a Dios que tú seas movido a rogar e implorar perdón y misericordia al Señor.

Oramos que llegues a entender que debes rogar por un corazón contrito y humillado para que de esta manera, recibas la capacidad de poner toda tu confianza en Él. ¡Amén!

Arriba ^



Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Antigua Versión Reina-Valera Revisión de 1909.